Índice de contenidos

1968

Los mitos actuales

Autores
1968
Volver
  • Índice

La agricultura contemporánea, el hombre y la nueva coyuntura técnica

LA AGRICULTURA CONTEMPORANEA, EL HOMBRE
Y LA NUEVA COYUNTURA TECNICA
POR
FRANCISCO DE GoMIS CASAS
Al· hablar de la agricultura no interesa considerar solamente
el factor productividad.
La Agricultura es asiento de una impor­
tante actividad humana. Y es a
través del hombre y de su tras­
cendencia como deben centrarse todos los problemas que la afec­
tan. Esta es la actitud de quienes utilizan los problemas agrarios
para proyectarlos en el campo de la política, pero en muchos casos
se tiende fácilmente a posiciones demagógicas que más que acudir
al fondo de los problemas para buscar las soluciones más adecua­
das, preténden utilizar la fuerza psicológica que tales problemas
despiertan para encauzarlos al servicio de la voluntad de poder
de un pequeño grupo.
Vivimos evidentemente en momentos de crisis. HEs todo un
mundo que hay que rehacer desde sus cimientos", decía Pío XII.
El derecho de propiedad es de derecho natural y al servicio de
todos los hombres, recordaba
Juan XXIII. La sociedad debe,
pues, buscar medios adecuados para que este derecho pueda llegar
a realizarse.
Pero ello no supone que tenga que concretarse pre­
cisamente
y por modo exclusivo en propiedad de tierra, cuando
el desarrollo de nuevas riquezas es tan fabuloso que en el pro­
ducto bruto nacional la riqueza agrícola representa un porcentaje
cada véz más reducido en los distintos países. En Estados Unidos
no llega al 3,5 por
100; en España es inferior al 19 por 100, con
tendencia constante a su disminución.
El derecho de propiedad
puede, pues, encontrar cauces adecuados en las nuevas fuentes
de
riaueza, como sucede en Alemania con el accionariado popular
619
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
y en la mayoría de los países de Occidente; sin exclusión limita­
tiva respecto a ninguna clase de riqueza, pues es Ley básica
en economía que las personas busquen invertir sus ahorros donde
encuentren mejores compensaciones.
Se trata, por tanto, de encauzar· toda la fuerza creadora que
tiene el hombre con los medios de que actualmente dispone;
no de entretenerse
en destruir o interferir el desarrollo adecuado
de lo que
ya existe. En definitiva, el "principio de subsidiariedad":
que
el Estado auxilie o apoye las iniciativas creadoras que se
susciten en el cuerpo social.
Ello nos lleva a considerar dos ideas que se hallan mez­
cladas confusamente en forma contrapuesta en el ambiente ac­
tual: la de la "libertad del hombre" y la determinista o supues­
tamente irrefragable "corriente de la historia".
EL PROBLEMA DEL DETERMINISMO Y DE LA LIBERTAD.
Hoy prevalecen "todavía" en las especu]aciones sobre el hom­
bre aquellas teorías que
tratan de disminuirle en su albedrío y
dignidad y crean un ambiente de sugestión determinista que le
"instituye" como elemento pasivo e impotente dentro del cauce
arrollador e irrefragable
de lo que se viene en llamar "la corriente
de la historia".
Este determinismo es falso. El hombre, como
0ice la promesa evangélica, es "Rey de la Creación" : su pen­
samierito penetra· las leyes
profundas del Universo, domina la
materia y la transforma; penetra también en los espíritus, los
ilumina o los
confnnde, los arrebata a lo sublime o los sumerge
en las más oscuras penumbras. Tan poderoso es el hombre
que son siempre unos pocos hombres con conciencia
de las posi­
bilidades de ese poder
y con consecuente esfuerzo los que des­
cubren, dirigen o dominan, sea en las ciencias, en las artes o
en
la sociedad. Sin Sócrates, Platón, Aristóteles o Santo Tomás y
sus epígonos, el pensamiento humano retrocede a sus -balbuceos;
lo
mismo sin Pitágoras, sin Edison y otros eximios matemáticos
o científicos.
La intuición y el descubrimiento de la penicilina
620
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPOR.ANEA Y COYUNTURA TECNICA
por un solo hombre, el Dr. Flemming, ha salvado millones de vidas.
La tea de odio que lanzó Carlos Marx entre los hombres y re­
cogieron Lenin
y Stalin, lejos de extinguirse produce todavía
redoblados incendios, cuyos efectos son millones de muertos
y,
peor aún ... , millones de esclavos; "Fuertes colosos caen -se des­
bandan bicéfalas águilas-y algo se inicia como un vasto y social
cataclismo sobre la faz del orbe", como intuyó Rubén.
Pero
toda esa fuerza ha sido desencadenada por el pensamiento de un
solo hombre que ha penetrado en -los problemas de su época con
sagacidad
y poderío de síntesis, bajo una inspiración negativa
de odio
y rebeldía. Es decir, la síntesis de un hombre ha sido
más fuerte que las más sólidas naciones y estructuras sociales
que se vienen cuarteando o hundiendo silenciosamente o con
estrépito.
La onda expansiva del pensamiento ha abierto los grandes
cauces de la
Historia por mano de unos pocos capitanes: Ale­
jandro, Julio César,
Hernán Cortés, Napoleón.
No hinquemos nuestra rodilla ante
la simple fuerza, pues
sabemos que
su poder es tan reducido frente al espíritu del
hombre.
No hinquemos la rodilla frente a las "corrientes de la
historia", pues esta afirmación ni
es sagaz, ni llega a pensamiento.
Es sólo una morfi.na para paralizar a débiles, y el momento pre­
sente exige hombres fuertes, como dice Paulo
VI; es una ar­
gucia con que el pensamiento marxista, que ha perdido su onda
expansiva al contraste con la realidad, busca perpetuar los pri­
vilegios feudales de minorías "latisueldistas" que utilizan esta fuer­
za
para dominar.
¿ Cómo aceptar pasivamente "la corriente de la historia" si
esa corriente,
si ese determinismo, que se denomina científico y
materialista, se encuentra hoy desmentido por los últimos des­
cubrimientos de la misma ciencia y de la misma materia; sí
incluso los corpúsculos,
en la física de los "quanta", tienen un
cierto indeterminismo, una cierta autonomía imprevisible en sus
reacciones frente a influencias
extrañas? ¿ Cómo, con esa inde­
terminación en los corpúsculos,
e.abe aceptar el determinismo
para el hombre?
621
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
¿ Cómo aceptar pasivamente un determinismo que niega el
espíritu y el albedrío del hombre y lo somete al imperio de
fuerzas exteriores, aun las más innobles, si sabernos por expe­
riencia que ese
espíritu y ese albedrío y voluntad del hombre
descubre las leyes de la materia y las domina hasta transformar
al mundo exterior; si sabemos que la luz de una intuición pro­
funda es capaz de conmover los cimientos de la sociedad, aunque
esa intuición sea de signo destructor? Después de
una época
bajo el fuego del error vendrá otra con la luz de la verdad.
La verdad existe. "La verdad os hará libres." Y si existe
en forma de leyes que van siendo descubiertas para el mundo
físico, existe también para cuanto atañe personalmente al hombre.
Si éste es capaz de descubrir las verdades que gobiernan al
cosmos, ¿ será incapaz de conocer las leyes óptimas que le afecten
a
Sí mismo? Mientras las leyes del cosmos son constantes, ¿ serán
acaso una entelequia las que se refieran a la más noble de las
criaturas?
LA voz DE LA CIENCIA l. Ni siquiera la materia se halla sujeta
a un ciego determinismo.
La solución determinista es de nn pesimismo aterrador y está
desmentida por los más recientes descubrimientos de las ciencias
naturales. La teoría de Luis de Broglie con su descubrimiento
de la cornplementariedad "onda-corpúsculo", y la teoría física de
los "quanta", considera a la materia como constituida por pe­
queños corpúsculos aislados (protones, electrones)
en constante
movimiento.
Estos son como los "individuos" de todo el cosmos.
"Su síntesis genial de la mecánica ondulatoria hace posible la
elaboración de
una filosofía quántica del Universo aplicable no
sólo a las ciencias físicas sino
también a todas las ciencias hu­
manas." (1).
Cada corpúsculo tiéne unas propiedades que le son inherentes,
(1) Jacques Rueff: Les Dieux et les Rois, pág. 65. Edit Hachette, 1968.
622
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
se mueve en unas ondas incesanties y su presencia "modifica las
propiedades de todo
el campo que lo circunda" (2).
Todo corpúsculo "puede considerarse en un sentido como
libre de manifestarse aquí o allí, con tal capacidad de su energfa
o tal otra; pero habida cuenta de los datos iniciales se puede
calcular de modo riguroso la
probabilidad de que haga una elec­
ción más que
otra" (3). Es decir, se puede calcular la probubilidad,
pero existe una autonomía en el comportamiento del corpúsculo,
como existe
también en el de la célula, los órganos o los indivi­
duos superiores.
En la desintegración radioactiva '' si bien ésta se determina
exactamente
para una masa constituida por un gran número de
ÁTOMOS, es P'atra nasotros absolutamente im,previsible cuando se
refiere a un átomo aislado. Un átomo sólo es radioactivo una
sola vez en toda su vida, pero no sabernos nunca cuándo lo
será.
No podemos calcular más que la probabilidad de su descom­
posición en
un instante determinado" ( 4).
"Después del descubrimiento de las relaciones de incertidum­
bre de Heisenberg, se sabe que
la localización de los corpúsculos
en
el espacio no puede ser objeto de previsiones unívocas. Y
Pascual J ardan llega a afirmar que las reacciones del átomo o de
la molécula aislados no están casualmente determinados con certeza
por las acciones a que se les someta. Según él, la molécula aislada
tendría la posibilidad de "elección", en cada caso, entre
una serie
de reacciones posibles, cuya "elección" obedecería
a leyes de pro­
babilidad constantes." (S) .
. .. "lo que interesa a la física macroscópica, es decir, el com­
portamiento medio de
un número elevado de átomos de igual
naturaleza,
es susceptible de pronósticos rigurrosos a; pesar de lo
imprevisible de las reacciones indivi,duales, del mismo modo que
en
un rebaño de animales o en la población de una gran ciudad,
(2) Luis de Broglie: Matiere et Lumi.Jre, págs. 239 a 242; Jacques
Rueff: Les Dieux et les Rois, pág. 6.7.
(3) Luis de Broglie, ob. cit., pág. 289; Jacques Rueff, ob. cit., pág. 73.
(4) Jacques Rueff, ob. cit. pág. 54.
(5) Jacqué, Rueff, ob. cit., págs. 54-55.
623
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
a pesar de lo incierto del comportamiento de los individuos que
los componen ... " (6).
Esta nueva perspectiva de la física invalida en -sus funda­
mentos la afirmación que hace Laplace en su ''Essai sur le calcul
des probabilités", según la cual, "una inteligencia que en un ins­
tante dado conociera todas las fuerzas que mueven a la naturaleza
y la situación de cada uno de los seres que la componen, si
además fuera lo bastante
·vasta como para someter todo ello a
su análisis, abarcaría en 1a misma fórmula los movimientos de
los mayores cuerpos del Universo y los del más ligero átomo;
nada sería incierto para ella, y el porvenir así como el pasarle
estarían presentes a sus ojos" (7).
Y añade Jacques Rueff en su libro "Les Dieux et les Rois",
tantas veces aludido a lo largo de estas consideraciones
y de
donde proceden todas las citas de la teoría corpuscular aquí
mencionadas: "Era evidente que si el comportamiento del cor­
púsculo hubiera estado determinado, el mundo
entero no podía
dejar de estarlo, y sin embargo, la más pequeña sinfonía, el
más oscuro poema, bastaría para demostrar la inexactitud de
semejante afirmación.
Pero para que quedase conscientemente
invalidada era necesario que el indeterminismo tuviese cabida
en nuestro universo. Es el individuo (corpúsculo) el que ha
abierto el camino (con su indeterminismo), por el que pasará
el inmenso cortejo de la libertad ... "
"Es chocante que haya sido preciso el descubrimiento pura·
mente matemático de las relaciones de incertidumbre para que
reconozcamos en el
mundo un indeterminismo fundamental, a
pesar de que la experiencia de nuestra libertad creadora nos
daba de ello un conocimiento cierto" (8).
(6) Pascual Jor ginas 209-212; Jacques Rueff: ob. cit., prág. 50.
(7) Laplace: TheoYW analytique des probabilités. pág. 20; en Jacques
Rueff: ob. cit., pág. 52.
(8) J acques Rueff: ob. cit., pág. 52.
624
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
2. La fuerza integradora del universo se apoya en la riqueza
especifica y potencial de sus "individuos".
Salvada la libertad, la riqueza potencial y específica de todos
los elementos del cosmos
actúa espontáneamente como fuente
de superior riqueza e integración.
El orden del universo se halla formado por una integración
sucesiva de ""individuos". Protones y electrones constituyen los
átomos. La asociación de éstos se integra en células y éstas a
su vez en órganos, hasta llegar a los seres superiores. Cada ele­
mento, cada corpúsculo, cada "individuo", crea un campo de
acción, a la manera de campo magnético, · y se halla sometido a
la interacción o atracción recíproca de otros, a los que llega
a
unirse formando así unidades superiores perfectamente dife­
renciadas. Cada "individuo" aporta su "personalidad", su "com­
portamiento", su energía específica y además su energía potencial,
de modo que esta última sólo se manifiesta después
de integrarse
en una unidad superior. El principio de "subsidiariedad" preside
toda creación. Los "individuos" se asocian por virtualidades que
llevan inmanentes
y por atracciones recíprocas que provocan
entre sí. Después de la asociación, el nuevo ente tiene unas fa­
cultades y unas funciones superiores y distintas a las de los
"individuos" integrados. La integración la hacen los "individuos"
con sus potencialidades características,
que no se destruyen, sino
que al conjugarse
dan una resultante de mayor riqueza, un
nuevo "individuo" o ente de más alta capacidad en funciones
específicas
y potenciales. A mayor capacidad de integración, mayor
riqueza potencial. De ésta surge espontáneamente la capacidad
de asumir funciones específicas del ente superior y de repro­
ducirlo
y conservarlo.
"Las fuerzas que forman el átomo, la molécula, el ser vivo
mono o pluricelular, la familia o la ciudad, sólo proceden de los
elementos
que los constituyen. Todo organismo es una me­
lodía
que se canta a sí misma" (9).
(9) Jacques Rueff: ob. cit., pág. 32.
625
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
"Si se consideran las innumerables sociedades que constituyen
nuestro universo se observa que, a pesar de su duración, nio es
por medio de cadenas que se constituyen o mantienen. Paul Valery,
subrayando esta constatación, concluye que· «no existe ningún
poder capaz de fundar el orden por el solo imperio de la fuer­
za
por la fuerza»" (10).
De ahí resulta el respeto que existe en la creación para
cada uno
de sus elementos o "individuos" de cualquier orden
o complejidad hasta el más simple corpúsculo. Las estructuras
u organismos superiores se forman integrando y respetando la
''personalidad", el "comportamiento" y las fuerzas de otras in­
dividualidades de un orden inferior. La nueva estructura adquiere
así una personalidad que le viene dada por los elementos que
la integran -"sólo proceden de los elementos que la constitu­
yen"~, y si un elemento exterior irrumpe violentamente en el
campo
de esa nueva estructura u organismo, la transforma por
adición de la personalidad del nuevo elemento, o desintegra sim­
plemente al organismo.
El orden auténtico no es, pues, el que viene dado por la
fuerza, para imponer teorías más o menos sutiles y parciales,
sino el que se deriva de la misma naturaleza de las cosas, con res­
peto a
sus leyes naturales, o, como dice Santo Tomás, "la recta
disposición de las cosas a su, fin".
De todo cuanto antecede se puede concluir: ¡¡En nuestros
días parece que hayan transcurrido siglos entre la tea,ría de los
quanta, que sostiene el edificio científico de la edad atómica, y
el pensamiento de los economistas y filósofos marxistas o tecnó­
cratas.
No hablan el mismo lenguaje. No tienen una idea en co­
mún' como dice textualmente Eric Kramer en "La Grande Muta­
tion" (11).
(10) Jacques Rue!f: ob. cit., pág. 63.
(11) Jacques Rue-H: ob. cit., pág. 8.
626
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
ASPECTOS JURÍDICOS, SOCIALES Y TECNÓCRATAS DE LA TENENCIA
DE LA TIERRA.
l. Un socialista defiende la propiedad privada.
La propiedad es un escudo de la libertad y estímulo de las
fuerzas creadoras del individuo.
Tan es así que una de las más
representativas figuras intelectuales del socialismo alemán con­
temporáneo, Profesor Dr. Carl Schrnidt, refiriéndose a las so­
cializaciones de
tierras realizadas en la Alemania del Este, for­
muló ante el Bundestag alemán, con fecha 6
de abril de 1960,
una declaración que comienza así: HAl otro lado, más allá del
«telón de acero», se lleva a cabo un nuevo exterminio de cam­
pesinos.
Se dice a las personas afectadas y a nosotros que lo que
se hace obedece a motivos económicos, que se trata de un aspec­
to de la racionalización de la agricultura. En realidad, se trata
cle algo completamente distinto."
"Los gobernantes totalitarios encuentran dificultades si en
sus territorios habitan hombres que pueden vivir sin depender
de su benevolencia o de su gracia, hombres cu.._va forma de vida
les p,enwiten decir también «NO» cuando se trata de aquellas
cosas que son las únicas que hacen a la vida digna di ser vivída.
Por ello tratan de quitar a estos h,nr,-bres la base de su indepen­
dencia.
Han ideado para ello una multitud de técnicas y las
aplican progresivamente, pues consideran que no -sería inteligente
el
derribar la valla que protege la libertad de los ciudadanos
de un solo puntapié" (12).
2. Fundamento de las Instituciones.
Las instituciones han de partir de las necesidades reales del
hombre; no de una abstracción. El hombre, más que el "cor-
(12) Revista del "Instituto Agrícola Catalán de San Isidro", agos­to, 1964, pág. 165.
627
*
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
púsculo" ", tiene también una "personalidad", una potencialidad";
tiene apetitos.
No es JX)Sible cegarlos; hay que integrarlos. Si
se ciega el apetito gastronómico o el sexual, se sigue la disminu­
ción, el empobrecimiento de la fisiología humana o de la demo­
grafía social. Si" se ciega el apetito de la propiedad, que asoma
con fuerza poderosa desde la primera infancia y el apetito de
perpetuarse,
se ciegan los-más fuertes estímulos del progreso
social. La ley debe crearse no para congelar estas "potenciali­
dades", sino
para estimularlas e integrarlas en instituciones que
sean beneficiosas para el individuo y la comunidad.
Para Balmes, la civilización supone la mayor independencia;
cultura y bienestar para el mayor número posible de personas.
Este concepto de civilización ha ido creando en el correr de los
siglos
una serie de instituciones capaces de dividir a la propie­
dad en contenidos independientes como en el caso de arrenda­
mientos, aparcerías, enfiteusis, hipotecas, etc. Tal división del
contenido de la propiedad implica mayor número de autonomías
y mayor estímulo, y por consiguiente mayor riqueza. Destruir
estas instituciones supone empobrecimiento jurídico y social. Si
alguna vez en la historia la propiedad ha sido en cierto modo
transferida, inmediatamente después las instituciones clásicas han
recobrado
su vigor: Prat de la Riba comenta que es descendiente
de los
"femensas" del siglo xv J. pero él tenía sus tierras cedidas
de nuevo en aparcería.
3. Desintegración y pobreza de los países marxistas.
Destruir instituciones jurídicas implica socialmente esclerosis
y colapsos. Si aplicamos idéntica regla al comercio y anulamos
el
cheque, la letra de .cambio, la transferencia bancaria y aun el papeJ
moneda, llegaríamos a
una progresiva paralización: a la necesidad
del transporte material de monedas metálicas para el pago, y, si­
guiendo esta vía retrógrada, nos remontaríamos al trueque de cosa
por cosa y a una paralización inconcebible en nuestros días.
628
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
Algo de esto sucede en los países socialistas que han renun­
ciado a las instituciones jurídicas que aseguran
1a propiedad, la
iniciativa privada y la libertad. Cualquier comentarista objetivo
que haya conocido lo que existe detrás del telón de acero, re­
conoce lo triste, apagado, tosco
y limitado de cuanto se produce
en aquellos países, con la salvedad de esa
"pirámide" que consti­
tuyen hoy las ciencias espaciales, cuyos dispendios agravan la im­
potente pobreza de las naciones que niegan las fuentes de riqueza
que manan del hontanar profundo de la libertad humana.
Tan estéril resulta aplicar la fuerza y la violencia para destruir
unas estructuras e imponer
otras concebidas por especuladores de
teorías, que en Yugoslavia,
por ejemplo, obligadas por el estado,
se constituyeron·
7.000 cooperativas agrícolas de producción entre
1949
y 1952, pero sus resultados fueron tan desastrosos que "un
Decreto de 1953 reorganizó estas cooperativas, concedió una ma­
yor libertad real a los campesinos para abandonarlas y autorizó
que pudieran ser disueltas
por decisión de la mayoría. Los aigri­
cultores las abandonaron, en masa_. sobre todo los más pequeños
que eran quienes parecían experimentar más profundamente la
necesidad de la propiedad privada ... De las 7.000 que habían
existido
en total, en 1962 su número descendió a 116" (13).
Existe hoy una gran perplejidad. El fastuoso desarrollo de lo
material ha puesto de moda las ideas materialistas del marxismo,
y éstas, en su dialéctica extrahumana, destruyen todas las institu­
ciones que
se han ido fraguando en el correr ele los siglos. El
marxismo valora sólo 1a productividad, pero con abstracción del
hombre.
&te queda en su sistema como algo accesorio. Las es­
tructuras sociales que ha creado fracasan. La libre empresa pug­
na por afirmarse cada vez con mayor fuerza y tienen que acep­
tarla los Estados marxistas para evitar su esclerosis. Por el
contrario, los países donde todavía perdura como pnncipio fun­
damental la iniciativa particular,
la fecundidad creadora del es­
píritu del hombre ---de cada hombre
y no sólo de los que ocupan
(13) Georges Nasserre: La Empresa socialista de Yugoshruia, pág. 141. Edit. Nova Terrn, Barcelona, 1966.
629
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
los puestos más eminentes-, :ven incrementar constantemente el
acervo de su riqueza y de su libertad. Como ejemplo de ello, los
Estados Unidos, con
una población de 195 millones de habitan­
tes, aportan
el 34,6 por 100 de la producción mundial, mientras
que la
URSS, que rebasa dicha población en 37 millones de habi­
tantes, aporta sólo
el 14,S por 100 de dicha producción (13 bis), lo
cual supone
que EE.UU. aporta más de tres veces que la URSS en
relación al número de sus respectivos habitantes.
Ricos y pobres habrá, sin duda, en Estados Unidos; pero si
nos paseamos
por todos los rincones del mundo comunista en­
contraremos pobreza más sórdida, pero además mucho más di­
latada
y total; porque lo que destaca en los Estados civilizados y
libres es la riqueza social, y lo común a los Estados marxistas es
la esclerosis de toda riqueza.
Refiriéndose a Alemania, decia
Erhard que la población de la
zona oriental era del
~ismo pueblo e igual cultura que la occi­
dental. Que en ésta cada vez era mayor la riqueza, mientras que
aquélla administraba su pobreza, y que la causa de tal diferencia
radicaba sólo en la riqueza potencial de la iniciativa del indivi­
duo, en la fuerza y estímulo
de la libertad.
Para aquilatar más exactamente el significado de los anterio­
res porcentajes y
el nivel de vida que suponen para los pueblos
respectivos, será oportuno considerar que los
EE.UU., con 195
millones
de habitantes, tienen 98 ·millones de vehículos; mien­
tras que la URSS, cuya población es superior en 37 millones de
habitantes a
la acabada de expresar, alcanza escasamente los
5 millones de vehículos, de los cuales los dos tercios son vehícu­
los industriales; es decir, la industria del automóvil es prácti­
camente inexistente en la
URSS. Pero como lo mismo sucede
en este país con otros muchos productos básicos de nuestra civi­
lización técnica,
y la vivienda es misérrima y reducida, y el ciu­
dadano tiene pocas posibilidades
de hacer compras, después de
largas esperas en
"colas" que Occidente ha Conocido sólo en tiem­
pos de economía de guerra, .
. . resulta evidente que
en la URSS
(13 bis) El Noticiero Universal de 23-X'I-68, pág. 7: España Semanal.
630
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
permanecen desiertas muchas fuentes de iniciativa, de empleo y
de bienestar ¿ En qué consiste esa aportación industrial fuera de las
ciencias espaciales y de la producción de armamentos? ¿ Cuál será
la vocación histórica de un poder asentado sobre la pobreza de
sus ciudadanos y cuyas energías se concentran sólo en el forta­
lecimiento de sus
ejércitos~ respecto a sus vecinos, especialmente
aquellos cubiertos de todos los atractivos de las riquezas y la ci­
vilización y sin fuerzas propias adecuadas que oponer en un mo­
mento de crisis?
4. Corrupción., reacción y terror.
Algo de la brutal afrenta para el hombre que suponen estos regí­
menes nos lo explican los 2.700.000 alemanes que huyeron de
la zo­
na oriental de un total de 17.000.000;
y que para contener esta hui­
da haya sido preciso cer~ar con alambradas todas las fronteras del
país y con inuros de más de cuatro metros de altura en Berlín; y
que a pesar de ello hayan seguido escapando alemanes a la zona oc­
cidental, y -los policías orientales hayan asesinado en la misma
frontera en los últimos siete años, mientras intentaban escapar, a
150 alemanes, de los cuales 78 asesinados en
el mismo cinturón
de Berlín-oeste. Es todo un punto de meditación para los que se
rasgan las vestiduras en favor de los derechos humanos y . . . del
marxismo (
!).
¿ Qué aberrante coacción se ejerce sobre el cuerpo social has­
ta llegar a represiones como la de Budapest: 8.000 casas des­
truidas, 40.000 muertos húngaros
en ocho días? (14). ¿Qué ten­
siones no han debido provocarse para que muchachos y mucha­
chas jóvenes,
la vida en flor, buscasen allí deliberadamente la
muerte; y sin armas, con sólo botellas de gasolina, hayan hecho
estallar su indignación contra el hierro
y la metralla de los tan-
(14) James A. Michener: El Puente de Andau, Edit. "Braguera", 1968, págs. 124, 169. Zl7 y 281.
631
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
ques rusos, destruyendo a 400 de éstos? (15). ¿ Qué brutal des­
encanto ha podido lograr que después de
tan terrible represión.
y con la amenaza de su deportación a Síberia y de una muerte
cierta, los 15.000 obreros de
la isla de Csepel de Budapest -lo
más "modélico" del comunismo húngaro-, con una espectacular
unanimidad hayan paralizado totalmente con
la huelga, durante
cuatro meses, la actividad de los complejos industriales de dicha
isla? (16).
¿ Qué violencias se han tenido que producir para que
la "potencialidad" que representa la juventud haya llegado en
Checoslovaquia a pactar
entre estudiantes la "auto-inmolación"
por el fuego, como ha revelado la reciente muerte de Palach, y
uno
tras otro de varios de sus amigos, en un intento desesperado
de movilizar a la opinión
y forzar así al rompimiento de 1a
pesadilla que les oprime?
Cuanto se publica sobre estas realidades resulta alucinante a
pesar de estar ya habituados a los más dramáticos sucesos o a
las informaciones más monstruosas.
Se lee con estupefacción el
informe de Georges
Menant sobre las causas de la realidad che­
coslovaca:
"Son los «economistas de la primavera.» los que iban
a descubrir a los checos la dimensión de
su miseria: Ota Sik,
cuyo nombre es actualmente célebre,
y también un personaje me­
nos conocido,
Ivan Sturp, al que Novotny había colocado en 1966
a la cabeza
de una comisión de encuesta. «Prace», el diario de los
Sindicatos, ha publicado las conclusiones de esta, investig'llción, que
Novotny había mantenido secretas.
En ellas se revela que el ni­
vel de vida del asalariado francés, que era
tan sólo igual al de
Checoslovaquia antes de la guerra, es ahora dos veces y media su­
perior: dos veces para el obrero, seis veces para el ingeniero. La
industria checoslovaca, prestigiada antes por la buena calidad de
sus productos, ha llegado a
tal punto de degradación que, al decir
de los expertos, le
harán falta de tres a cinco. años -después de
una puesta a punto total de su tecnología-para poder llegar a
igualar las normas de calidad vigentes en occidente.
El mismo
(15) Ob. cit., pgs. 23, 24, 211 y 216.
· (16) Ob. cit., págs. 202 a 205.
632
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
desfase existe en la agricultura... Sin embargo, esto no-viene
motivado
por un incremento en el número de sus habitantes: el
último
año ha disminuido en 60.000 personas. Y el checo -ter­
cer productor. de .cemento en el mundo en relación al número de
habitantes~ es el hombre peor alojado de Europa" (17).
Desgraciados los pueblos
en los que sólo prevalecen teorías
antihumanas y que se hallan bajo la tiranía de ideólogos y tec­
nócratas.
Sin la prudente y humilde objetividad de los que lu­
-chan y saben que su situación no depende de su fuerza, sino de
sus aciertos, no hay audacia, ni riesgo, ni previsión, ni grandes
virtudes; sólo egoísmo, dureza y obcecación; Esos tecnócratas
e ideólogos medran
por compadrazgo y adulación ( en Checoslo­
vaquia
un 20 por 100 de los directores de fábricas tienen sólo
estudios primarios y otro 22 por 100 carece de estudios univer­
sitarios) (17), y aspiran a encontrar en su función burocrática
las glorias y riquezas más criticadas. Se constituyen en clase in­
feudada despóticamente en la administración con "latisue1dos"
y
prebendas muy propias de un feudalismo.
Dice Svetlana,
la hija de Stalin, refiriéndose a Rusia: "era
preferible percibir lo que se ha ganado realmente a meter la mano
en los fondos del
erario' público sin cesar y sin límite alguno,
tomando de ellos lo
que a uno le hiciere falta para subvenir a sus
necesidades familiares
para cio, etc
.... ", "renunciando a los honorarios por los trabajos del
partido, sus miembros ilustres, con toda su parentela próxima
y
lejana, vivían a costa del estado" ... (18). Los altos grados del
cuerpo de guardia "no tenían más que un afán: forrarse lo más
posible agarrados a
su enchufe. Todos se fueron construyendo sus
y adquirieron coches a costa del Estado, y no vivían peor
que !Ós ministros y los propios miembros del Politburó" (19).
También Milovan Djilas, el ex-vicepresidente con Tito del
(17) Georges Menant: Au fond de leur hiver sans fin les Tcheques
parlent encare, "Paris-Match", núm. 1.035, pág. 71.
(18) Svetlanai Stalin: Rusia, mi Padre y Yo, E.dit. "Planeta", pág. 157.
(19) Ob. cit., pág. 188.
633
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
Estado yugoslavo, corrobora la misma tesis: "Los dirigentes co­
munistas manejan la propiedad nacional como si fuera suya, pero
al mismo tiempo la derrochan como si fuera de otros. Tal es la
naturaleza de la propiedad y del gobierno en ese sistema" (20).
"El sistema comunista -añade-persigue, tiene por sospechosas
e impulsa a la autocrítica a todas las personas realmente creado­
ras. Ofrece
a sus aduladores condiciones de trabajo atrayentes,
honorarios generosos, recompensas; casas
de campo, lugares de
descanso, descuentos, automóviles, puestos en Embajadas, pro­
tecciones e intervenciones magnánimas. Y así favorece, por re­
gla general, a. los carentes de talento, sumisos y desprovistos de
inventiva" ... (21) "la corrupción es p(Jffte integral de la política
estatal" (22). De ahí que se forme una "nueva clase voraz e in­
saciable, como
lo era la burguesía. Pero no posee las virtudes de
frugalidad
y la economía que poseía y posee ésta. La nueva clase
es tan exclusiva como la aristocracia, pero sin
el refinamiento y
la orgullosa caballerosidad de los aristócratas ... " (23). "Cuando
la nueva clase abandone el escenario histórico -y eso tiene que
suceder-se lamentará su desaparición mucho menos que la de
cualquier
otra clase anterior. Al sofocar todo menos cuanto con­
venía a
su ego, se ha condenado al fracaso y a la ruina vergon­
zosa'' (24).
En resumen. Por un lado se produce un empobrecimiento
general al no respetar las leyes naturales, frenar la libertad y pa­
ralizar los estímulos creadores de la
gran masa del país. Por
otro lado se instituc~onaliza un sistema de "adulación", de "co­
rrupción", como medio selectivo de formación de la peqtieña oli­
garquía que tiene en sus manos todos los resortes del
Estado~
que queda así constituido en un inmenso feudo.
La mayor preocupación de esta oligarquía es imponer una
(20) Milovan Djilas: La Nuevo Clase, Eclit. "'ED!HASA", pág. 147.
(21) Ob. cit., pág. 173.
(22) Ob. cit., pág. 172.
(23) Ob cit., pág. 76.
(24) Ob cit., pág. 87.
634
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
realidad socio-económica que elimine la libertad y la indepen­
dencia. Sólo los esclavos pueden ser mantenidos sujetos al
ar­
bitrio de una tan deleznable oligarquía, y ésta puede así imponer
realidades como las actualmente vigentes en tantos países comu­
nistas y afines.
5. Causas de la desintegración.
¿ Por qué cada vez es mayor el número de países que han
sido sumergidos en la esclavitud? ¿ Quién dirige luego esas so­
ciedades comunistas? Sólo
una muy reducida minoría tiene to­
dos los resortes del poder.
¿Cuáles el aliento profundo que dirige
la fuerza poderosa que disgrega
y pulveriza todas las resistencias
de la sociedad
?
Frente a los acontecimientos que hoy presencia la humanidad,
y para enjuiciar muchas de las actitudes que actúan sobre el
cuerpo social desde altas posiciones de influencia o de· poder,
someto a la reflexión del lector
las siete reglas de vida que se
derivarían de una consecuente moral de pura Maldad, publicadas
en 1795 en
una apología del Diablo :
"l. No digas la verdad, pero que parezca que la dices. Por­
que si eres verdadero, los otros podrán confiar en ti; tú servirás
a los demás y ellos no te servirán a ti.
"2. No reconozcas ninguna propiedad, pero afirma que 1a
propiedad es sagrada e inviolable y aprópiate de todo. Si puedes
poseer
todo como tuyo sin que te lo disputen, todo dependerá de ti.
"3. Sírvete de la moralidad
de los otros como de debilidad
para conseguir tus fines.
"4. Instiga a todos al pecado mientr:as tú aparentas reco-
nocer
la moralidad como necesaria.
''S. No ames a nadie.
"6.
Haz desgraciado a todo el que no quiera depender de ti.
"7. Sé plenamente coherente y no te arrepientas de nada.
Lo que has resuelto una vez, hazlo sin vacilación, cualesquiera
635
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
que sean las consecuencias. Así demuestras tu entera indepen­
dencia,
y por la igualdad de tu proceder tomas la apariencia de
hombre justo,
lo que te proporcionará un buen medio para hacer
a los otros hombres esclavos tuyos, antes de que
se den cuen­
ta" (25).
LA ACTUAL COYUNTURA TÉCNICA (26),
l. Agricultura y mecanización.
La agricultura, como toda la economía contemporánea, se
encuentra aquejada ,por problemas gravísimos dimanantes de una
nueva época: el tecnicismo. La máquina ha trastornado todas
las capacidades de producción y sus células unitarias, irrumpiendo
en las estructuras clásicas de la sociedad y provocando un gi­
gantismo que el hombre no ha conseguido todavía domeñar.
Este aumento de capacidad lleva en su seno elementos fecun­
dos de riqueza, pero se
corre el peligro de apisonar al hombre
si
se le subordina a las exigencias abstractas de la técnica, en
lugar de que ésta sea un mero instrumento que aumente el al­
bedrío espiritual del hombre sobre las cosas.
Frente a la nueva coyuntura provocada por la mecanización
hay quienes pretenden
arbitrar soluciones partiendo de lo ópti­
mo
para el aprovechamiento de la máquina en lugar de partir
de lo óptimo para el mejor servicio del hombre. Y como quiera
(25) Juan Benjamin Erhard: "Philosophisches Journal", año 1795,
Apología del Diablo; Giovanni Papini: El Diablo, Edit. "AHR", pág. 211.
(26) La mayoría de las cifras y porcentajes relativos a estructuras
y producciones que aparecen bajo este epígrafe han sido sacadas del
Informe
de la OCDE titulado Les politiques agricoles en 1966, París,
1967, ;y del informe del Servicio de 1Estudios del Banco Urquijo de
Barcelona, sobre el
desarroilo económico de Cataluña.
Los cuatro
1primeros números del presente epígrafe fueron publicados
por el autor del trabajo, en la revista -Cataluña Económica, en su último
número extraordinario de noviembre
de 1967.
636
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
que las máquinas y su potencia se modifican de día en día, por
este camino podría llegarse teóricamente a un despotismo tec­
nócrata que aspirase a
barrer las estructuras sociales con la mis­
ma vertiginosa mutación que se
opera con las posibilidades de
la técnica, dejando,
por tanto, inestables todas las estructuras de
la sociedad, sometida así a la dialéctica más implacable y deshu­
manizada: la dialéctica de 1a técnica.
2. Situación actual y evolución progresiva de las estructuras
agrarias de Occidente.
Cuanto antecede hace referencia al problema de las estruc­
turas agrarias,
tan debatido actualmente. Este problema se re­
suelve en
el mundo occidental respetando la libertad humana
y creando nuevas fuentes de riqueza que permitan al hombre
buscar libremente las soluciones
más convenientes frente a los
problemas económicos hoy latentes.
En los países de mayor alien­
to técnico se
ha producido una progresiva traslación de activida­
des,
cu)ia consecuencia ha sido el abandono espontáneo de las
explotaciones de rentabilidad deficiente o nula, la venta de éstas
explotaciones que·
han pasado así a integrarse el). otras de mayor
dimensión; pero todo ello acompasadamente, sin precipitación
m violencia a la libertad del hombre para que pueda buscar por
sí mismo las soluciones mejores que ofrezca en cada momento
el conjunto económico social en el que se encuentre incor­
porado.
En el Informe aprobado por los· Ministros de Asuntos Ex­
teriores de la O. C. D. E., reunidos en París el ?:l y 28 de oc­
tubre de
19&5, se dice textualmente: "En la mayoría de los
países
el núnwro de explotaciones ha disminuido a un ritmo
anual del 1 al 2,5
por 100; en los Estados Unidos este ritmo ha
sido de más del 3 por 100 por año ... Siendo así que la super­
ficie total de las tierras cultivables de
un país varía sólo muy
ligeramente, la superficie media de las explotaciones aumenta
637
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
aproximadamente al mismo ritmo que su número disminuye. Pero
como en la mayoría de los casos la superficie media de las ex­
plotaciones es generalmente débil, el awnento de estas superficies
en cifras absolutas ha sido muy modesto, y sus repercusiones
sobre los rendimientos medios de los agricultores
no muy im­
portantes. Así, en Alemania
entre 1949 y 1965 el número de ex­
plotaciones
ha disminuido en un 25 por 100, pero su superficie
media se
ha elevado solamente de 7 a 8 Ha. ; mientras que en
Suecia entre 1951 y
1961 la superficie media de las explotaciones
se
ha elevado de 12,5 a 14,2 Ha. En Bélgica se ha previsto que
esta superficie media que
era de 9 Ha. en 1959, será de 12 Ha. en
1970."
No sólo existen en todos los países de Occidente explotado~
nes pequeñas, sino que además muchas de tales explotaciones
están constituidas
por parcelas pequeñas . que varían de uno~
países a otros. Así, por ejemplo, en los _P ficie media de las parcelas es de 2,6 Ha;, y en Luxemburgo de
0,9 Ha. solamente.
3.
Grandes y pequeñas explotaciones.
La naturaleza .no es uniforme, sino rica y exhuberante en sus
formas
y manifestaciones; lo mismo sucede con toda actividad
humana
y sus efectos. No existen sólo pequeñas explotaciones,
sino también medianas
y grandes con sus peculiaridades y exi­
gencias específicas,
y los beneficios sociales dimanantes de cada
una de ellas.
En Inglaterra el porcentaje más importante de la producción
agrícola
se obtiene en una cuarta parte de las 450.000 explota­
ciones existentes.
Más todaví_a; aproximadamente la mitad de
la total producción agrícola se obtiene
en 42.000 explotaciones
capaces de dar trabajo a
más de cuatro hombres; es decir, en
menos de
un 10 por 100 del total número de explotaciones exis­
tentes. E inversamente
la mitad de las explotaciones sirven casi
638
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
exclusivamente a la subsistencia familiar de quienes en ellas tra­
bajan.
Igualmente en
Estados Unidos, el 45 por 100 del número
total de explotaciones, o sea aquellas cuyo rendimiento es su­
perior a los 5.000 dólares anuales,
han producido en el año 1964
el
92 por 100 de los ingresos del sector agrícola nacional. Más
aún; las explotaciones con rendimientos superiores a los 20.000
dólares, que representan el 12 por 100 del total de explotaciones
existentes,
han producido para dicho año 1964 el 58,9 por 100
del total de los ingresos agrícolas de la nación. Y por contra,
e1
44 por 100 del total de las explotaciones, o sea aquellas cuya
rentabilidad es inferior a los 2.500 dólares, no han producido
más que el 4,4 por 100 del total de la producción agrícola na­
cional.
Son, pues, útiles
_al bien común todo tipo de explotaciones.
Las pequeñas para ti subsistencia familiar de las personas que
en ellas viven o como complemento de otros ingresos familiares.
La productividad debe respetar aquí unas exigencias humanas
insoslayables, pues éstas se desenvuelven en
otra esfera que la
meramente crematística, lo que explica y justifica tantas otras
vocaciones
y actividades humanas que no guardan ninguna re­
lación con
la productividad, y que, sin embargo, son en muchos
casos la fuente nutricia de los
más altos valores de la sociedad.
Asimismo,
y en el otro extremo, las mayores explotaciones
tienen una utilidad económica y social evidente
por su muy alta
productividad
y bajos costos que benefician la capacidad adqui­
sitiva de la comunidad y proporciona a
1a nación, como se ha
expresado anteriormente, la mayor
parte de sus ingresos agrí­
colas.
Son, por tanto, los mismos interesa.dos los que
mejor pueden
determinar en cada caso el ritmo de
la evolución de las estructu­
ras campesinas a
tenor de las posibilidades económicas de tiempo
y de lugar.
Se
ha de tener en cuenta que la actividad agrícola está en­
cajada dentro del conjunto económico de cada nación.
Que ni e_s
639
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
la riqueza única· de la nación ni absorbe la totalidad de la mano
de obra del país.
En el año 1961, en Inglaterra la producción agrícola repre­
sentó el 4 por 100 del producto bruto nacional; en Estados Uni­
dos
el 3,5 por 100; en Alemania el 4,9 por 100, y en Francia
en
1%2 el 9 por 100.
En las mismas fechas el porcentaje de la actividad agrícola
respecto a la total población activa en dichos países representaba
tan sólo el 3,5 por 100 en Inglaterra; el 6,8 por 100 en Estados
Unidos;
el 11,4 por 100 en Alemania, y el 19 por 100 en Francia.
Si se analizaran ahora detalladamente estos mismos porcen­
tajes referidos a los veinte años anteriores, veríamos cómo en
los países citados, y en general casi todos los de Occidente, se ha
producido una rapidísima evolución que viene en gran parte fun­
damentada en la creación de nuevas fuentes
de riqueza, que sólo
el espíritu de iniciativa y de libertad imperante en los países de
Occidente ha permitido desarrollar aprovechando a pleno ritmo
la
capacidad creadora del hombre sin interferencias doctrinarias
o estatistas.
4. Las estructuras agrícolas en España.
No es posible juzgar nuestros problemas actuales con crite­
rios estrechos sobre el pasado
y sin ver objetivamente los distin­
tos factores que han contribuido a su formación.
Por ejemplo,
entre otros, el factor demográfico: 8.000.000 de habitantes en el
siglo xvm, 15.000.000 en el xrx, 22.000.000 en el primer cuar­
to del presente siglo
y 32.000.000 actualmente.
En nuestro país también se ha producido una profunda evo­
lución en la importancia de
la agricultura en su doble aspecto
de producto bruto y actividad laboral respecto a la total de la
nación.
En el año 1964 el producto bruto agrícola representaba el
20,8 por 100 del total producto bruto nacional, y la población
640
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
activa era el 33 por 100 de la total; hoy dicha población no llega
al 28
por 100.
Si se examinan los mismos porcentajes en los veinte afios
anteriores, los cambios producidos resultan impresionante:3. J fás
que entretenerse en proyectos costosos o inoperantes, se trata de
ir creando nuevas fuentes de riqueza que faciliten esta evolución.
Ello se ha-venido haciendo últimamente, aunque por distin­
tas circunstancias se ha producido con un cierto retraso que la
actividad de estos últimos años parece querer superar.
La diferencias entre las distintas regiones de ·nuestro país
son tan extraordinarias que impo~ibilitan considerarlas análo­
gamente. Así, en Soria se ha producido en el año 1%6 la concen­
tración de 107.984 parcelas que han quedado convertidas en
6.781 nuevas fincas, integradas
por dos nuevas parcelas que
suman 3 Ha. para cada finca como promedio ; en lugar de las
29 antiguas parcelas en que antes se dividían dichas 3 Ha.
Se trata aquí de un minifundio inexistente en otras regiones.
En Cataluña, merced a su legislación foral, que ha permitido
conservar los
patrimonios familiares, existe un horizonte favo­
rable
para la nueva coyuntura, puesto que la cancelación de pe­
queñas explotaciones que hoy resultan antieconómicas permite
realizar la concentración de explotaciones, identificándose fácil­
mente con los límites de las antiguas propiedades, cuya extensión
es generalmente muy superior a la media de muchos países de
adelantada economía agrícola, lo
que permite entrever con con­
fianza las posibilidades de nuestro futuro agrario
.. Es muy fre­
cuente que las superficies de tales fincas coincida con
el módulo
óptimo que señalan las modernas corrientes del mercado común
para las explotaciones familiares, que con los medios mecánicos
actualmente existentes pueden explotar racionalmente varias de­
cenas de hectáreas.
641
,,
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
5. La agricultura y las estructuras en la URSS.
Rusia es el ejemplo vivo de que la vulneración de las leyes natu­
rales producen la esclerosis y la asfixia.
En Occidente la iniciativa individual es fecunda en las grandes
y en las pequeñas explotaóones. Como se ha dic~o antes, en los
Estados Unidos, eu el año 1964, el 12 por 100 del total de las
explotaciones existentes, o sea aquellas con rendimientos anuales
superiores a los 20.000 dólares, han producido para dicho año el
58,9 por 100 del total de los ingresos agrícolas de la nación. En
Rusia, en cambio, el 97 por 100 de las tierras -cultivadas en gran­
jas Colectivas o estatales-producen escasamei:ite como promedio
el 65 por 100 de la producción agrícola total; y el 3,2 por 100 de
las tierras -cultimadas ésta.s privadamente-producen) como pro­
medio, más de la tercera parte de dicha produccMn agraria (27).
"¿ Por qué el labrador americano tiene una productividad ocho
o nueve veces superior a
la del ruso?", se pregunta Salvador Ló­
pez de la
Torre desde Moscú (28). En realidad la diferencia es
mucho mayor.
La explicación sólo puede hallarse en el hecho de que los Es­
tados Unidos potencian al máximo la iniciativa y la libertad indi­
vidual, y ésta es fecunda así
en las grandes como en las pequeñas
explotaciones.
Pero en Rusia, las grandes explotaciones se hallan
dirigidas
por tecnócratas con teorias antihumanas que no tienen ~n
cuenta el estímulo individual inherente a la libre empresa; de ahí
su fracaso.
Además de negar la iniciativa individual,
la presión burocráti­
ca aplasta toda posibilidad de realización eficaz
y racional : "Es
preciso estllblecer -decía una crítica de Kruschef------en cada sov­
joz, nada más que
para calcular la renumeración del trabajo,
(27) La Gaceta Rural 19-II-69, pág. 7: "La prop-iedad p-rivada en el sec­
tor agrario en Rusia".
(28)
A H C 25-X-67, pág. 57 "La Unión S'Dviética ha sufragado con
grandes sacrificios el desarrollo de la Industria", por Salvador López de
la Torre.
642
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
15.000 fichas y diversos documentos de cálculo que contienen
1.800.000 datos" (
! 1 !) (28).
Sólo unas pequeñas parcelas de unas 20 áreas de superficie
se dejan a la libre iniciativa individual, como realidad incontenible
que el marxismo ha tenido que reconocer; y estas pequeñas parce­
las, que suman
el 3,2 por 100 de todas las tierras cultivadas, pro­
ducen
más de una tercera parte como promedio de la producción
de la
URSS. En un reciente trabajo aparecido en Le Monde
se dice: el campesino, "para asegurar su subsistencia debía con­
sagrar una gran parte de su energía a su granja personal, que,
todavía hoy, produce: el 40 por 100 de la carne y de la leche, el
42 por 100 de las legumbres y el 64 por 100 de las patatas produ­
cidas en
la URSS, a pesar de la exigüidad de las pequeñas par­
celas, cuyo total representa menos del 3,2
por 100 de las super­
ficies cultivadas" (29).
En realidad, estos porcentajes, que señala Le Monde glo­
balmente, son todavía muy superiores en algunas estadísticas ofi­
ciales
de la URSS. Le Fígaro Agricole núm. 152 dice a este res­
pecto:
Estas pequeñas parcelas de cultivo individual o familiar tie­
nen "de 20 a
25 áreas de superficie; sobre las cuales están auto­
rizados a mantener como .máximo una vaca, dos terneras, una cer­
da y sus crías, algunas cabras u ovejas, gallinas y conejos y even­
tualmente veinte colmenas ...
El Estado se reserva el derecho de
reducir o suprimir en cualquier momento este sector
de peque­
ñísima explotación
agrícola privada... Es un pequeñísimo sec­
tor cultivado en horas de descanso con la pala y la azada, sin abo­
nos orgánicos, sin semillas seleccionadas, sin ayuda
del Estado, __
En tanto que el sector colectivizado se beneficia de inversiones pre­
supuestarias fabulosas, de
una mecanización intensa, de toda la pro-
(28) A B C 25-X-67, pág. 57 "La Unión Soviética ha sufragado con
grandes sacrificios el desarrollo de la Industria", por Salvador López de
la Torre.
(29) Le Monde nÚm. 996 de 22-XI-67, páig. 7: "De la Agricultura ·cam­
pesina a
la agricultura industrializada y colectivista", por Basilio Kerblay.
643
*
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
ducción de abonos artificiales, de tOOos los cuadros y equipos espe­
cializados,
de todos los estímulos que el Estado puede prodigar''.
¿ Cuáles son los resultados de esta competición involuntaria? (30).
Los resultados, con datos del año 1961, son los siguientes (30).
Sector colectivizado Sector privado
Patatas 30.800.000 Tm. 53.500.000 Tm.
Frutas 1.008.000 1.803.000
Uva 1.610.000 615.000
Ganadería vacas 18,600.000 unidades 16.200.000
unidades.
Ganadería cerdos 43.400.000 15.300.000
Ganadería
ove1as 105.000.000 28.000.000
Ganadería
cabras 1.400.000 5.900.000
Carne ... 4.800.000 Tm. 3.900.000 Tm.
Leche ... 34.100.000
28.500.000
Huevos ... 6.300.000 unidades 23200.000.000 unidades
El resultado
es tan fabulosamente sorprendente que huelga
todo comentario. Prueba que el sector colectivizado está aqueja­
do de catastrófica paralización. El dogmatismo estatista es an­
tinatural, e inhibe toda la capacidad creadora del individuo, que
es precisamente la fuente más importante de la riqueza social,
lo mismo en la agricultura que en cualquier otra actividad. No es
posible edificar el progreso de la sociedad en contra de la ini­
ciativa y del progreso de los individuos que la componen. Y es­
tos individuos reaccionan pasivamente frente a una realidad an­
tinatural; pero al aplicar su inic~ativa al pequeño margen priva­
do que tolera inevitablemente el dogmatimo oficial, con sus
resultados señala un camino que acabará imponiéndose, porque
el principio de supervivencia y vitalidad social arrollará inevita­
blemente todos los dogmatismos que se le opongan.
'éEs todo un
mundo que hay que rehacer desde sus cimientos ... " Falta la fór-
(30) Le Figaro Agricole, núm. 151; "Revista del Instituto Agrícola Ca­
talán de San Isidro", abril 1965.
644
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
mula afortunada, la síntesis honda que conmueva y aglutine toda
esa conciencia social; y los nuevos feudales del papeleo se verán
arrollados, como han sido arrolladas en la historia las más fir­
mes
estructuras al contraste de las luces sucesivas que han ilumi­
nado los caminos
de la Humanidad. El espejismo acaba siempre
en desengaño y reacción. El espejismo en manos de quienes lo
manejan buscará nuevos señuelos para mantener su imperio;
pero la Humanidad no puede eternizarse en la penumbra y el en­
gaño.
Surgirá la luz y la alegría de la acción. Corno las raíces del
;irbol, que buscan primero tierra buena y crece luego rápidamente
con
el imperio y señorío de su vitalidad, así sucederá también con
el árbol de la libertad individual, y el vigor de su savia y su im­
perio volverán a
dar nuevos frutos.
Cuanto más eficaces son los medios de producción más acen­
tuadamente se manifiestan los efectos paralizantes y empobrece-­
dores
de las teorías que niegan la ley natural, la libertad naturctl
del hombre,
y su fecundidad creadora.
Si prescindimos de
todas las exaltaciones de una propaganda
arrolladora, los datos concretos nos permitirán formular un diag­
nóstico real ;
y éste es, en el caso de Rusia, tan deprimente como
pueda serlo considerar la situación de los países satélites (Che­
coslovaquia,
Hungría, etc.). Recientemente Pr ''grandes deficiencias en la agricultura soviética''; ''su rendimiento
-declara-ES DE UN 25 por 100 en relación con el de Esta­
dos Unidos" (31).
Esta misma realidad señalaba otro reciente trabajo pubEcado
por el Subdirector del New York Times, basado en datos facili­
tados
por Kruschef en 1953, según los cuales la producción de
cereales de la URSS durante los últimos años de gobierno de
Stalin, fue inferior
en un 10 por 100 como promedio a la pro­
ducción obtenida en tiempos del Zar, y que también era inferior
el censo
de ganado de labor. Recuerda que la Rusia de los Zares
era uno de los más importantes exportadores del mundo en pro-
(31) La Vanguardia Española de 8-II-68 (Comunicado de las Agencias
A.P-EFE).
645
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
duetos alimenticios, lo que todavía está lejos de poder realizar la
Rusia actual (32).
La realidad, y la marea contenida de la libertad, sin duda obli­
ga a los soviets a buscar salidas más allá de sus estrechos dogmas
estatistas. En una reciente información de la Gaceta Rural se
dice : "los periódicos soviéticos ,dejan filtrarse informaciones según
las cuales los experimentos -hasta este momento a pequeña es­
cala-están en curso ; y que se les puede considerar como el co­
mienzo de la aplicación del sistema Laberman (liberalización en
lugar de socialización) para la agricultura. En cierto número de
Sovkhozes y de Kolkhozes hace algunos
airns se han distribuído
tierras y aperos a equipos de varias personas -de cuatro a seis en
regla general-que se repa.-ten entre sí los IYeneficios y a los que se
deja u_na autonomía completa en la organización de su trabajo.
Un reciente artículo del agrónomo Kopyssov (Literaturanin. Ga-­
ceta núm. 6) revela que este método ha tomado una extensión in­
sospechada. Los resultados han sido excelentes: los campesinos
cuidan
la tierra y lvs instrumentos, que les pertenecen (no üficiat­
mente sínü
de hecho)" ... (33).
La URSS se ve forzada a dar de vez en cuando algún paso
atrás en su dogmatismo
para poder sobrevivir. En Occidente hay
empero quienes divulgan una falsa información y crean un clima,
con engaños
y disfraces, propicio a la difusión de las· fórmulas es­
tatistas soviéticas. ¿ Por qué? Se nos habla del progreso de la
URSS, pero resulta que su agricultura al lado de la de Occidente
es un completo desastre. ¿ Por qué?. Se nos habla de la potencia
fabulosa
de la URSS, pero resulta que, como se ha dicho antes,
según uu estudio de
Enterprise, los EE. UU. aportan el 34,6
por
100 de la producción mundial y la URSS, que tiene 37 mi­
llones más de habitantes, aporta
sólo el I 4,5 por 100 de dicha
(32) La Vanguardia Española de 3-X-67, pág. 19, "La URS.S a los
cincuenta afios de su Revolución", por Ha.rrison S. Salisbury, 9ubdirector
del N ew Y or'Ji Times.
(33) La Gaceta, Rural de 5-VI-68: "La Agricultura en Rusia", pág. 7.
646
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
producción (34). ¿ No se pondera debidamente la diferencia que va
de un 14,5 por 100 a un 34,6 por 100 en relación a sus habi­
tantes y a las cargas espaciales y ejércitos que soportan? Si
la
URSS aporta sólo el 14,5 por 100 a la producción mundial, es evi­
dente
quela potencia del resto de la Europa libre es muy superior.
Así se comprende que al
Ejército soviético le preocupe perder sus
posiciones en Checoslovaquia
... ¿ Por qué eútonces el clima de de­
rrotismo
y de claudicación de Occidente? Por qué entonces ese
clima de colectivismo, de estatismo, que en nombre de la eficacia
técnica postula en definitiva soluciones
para la agricultura, la in­
dustria o los servicios, que aproximarían las estructuras de Oc­
cidente a las de la URSS, con ser éstas contra natura y vehícuk,
de esclavitud? Por encima de la técnica está el hombre y su li­
bertad. Se habla de uniones de empresas como sí sólo la gran
empresa pudiera sobrevivir no obstante que en Francia lo mismo
que en
España el 92 por 100 de las empresas no llegan a los 11
obreros; y que incluso en los Estados Unidos, la pequeña y me­
diana empresa representan
el 91 por 100 del total (35). Las em­
presas colosales, tienen sus ventajas, pero tienen también sus

mitaciones y no impiden, sino que dan impulso a esas empresas
más pequeñas, como la General Motors, que cuenta con 40.000
suministradores
...
Uno de los más graves males de la época moderna es la su­
perficialidad,
el aturdimiento, que impiden penetrar en el fondo
de las cosas.
La importancia de los momentos que vivimos obliga
a esa penetración. Hay que descubrir el error, y como dice
Pio
XII, "en aquella parte (del mundo) donde no es delito el com­
batir el error, los hombres de Estado deberían poner una mayor
confianza en sí mismos y
mostrar a los otros un valor más firme
en deshacer las
maniobras de las fuerzas ocultas que tolwía tien­
den a insta,urar heg,enzonías de p,oder" (36).
(34) El .Noticiero Universal de 23-XI-1968, pág. 7. "España Semanal".
(35) La Vanguardia Española de 7-V-1967, .pág. 15·: "La Institucio­
nalización de
la Pequeña y Mediana Empresa", por Manuel Parés Maicas.
(36} Pío XII. Encíclica "Temor, error, verdad, coexistencia", 1954,
ap. núm. 17.
647
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
6. El difícil camino de la intervención estatal.
Los problemas existentes son tan complejos que sólo con
las debidas asistencias de información y de crédito por parte del
Estado, con una política fiscal protectora y respetando siempre
el
Principio de Subsidiariedad, que permite valorizar toda la fe­
cundidad creadora de la iniciativa particular, puede llegarse a
través de las etapas precisas a coronar satisfactoriamente la evolu­
ción económica" y social con los medi"os extraordinarios que existen
en nuestra época.
En cambio, deben rechazarse prudencialmente las soluciones
milagreras de quienes pretenden realizar transformaciones radi­
cales en un abrir y cerrar de ojos.
Así sucedió en el siglo pasado con ocasión de la desamortiza­
ción
de los bienes "baldíos" y los pertenecientes a las llamadas
"manos muertas", que, según Joaquín Costa, tomando como tes­
timonio a un contemporáneo de tan alto relieve como Flórez
Estrada, "sumaban casi como tres veces la propiedad individual"
existente en
la nación (37). La. desamortización se realizó sólo
en beneficio de los especuladores que compraron las fincas des­
amortizadas a precios ridículos, so pretexto de progresismo y
de modernidad, afianzándose así como clase política influyente.
Hubo quien, corno Flórez Estrada, pretendía que la desamortiza­
ción se realizase en beneficio de los colonos,
pero en las Cortes
de 1836 su plan sólo pudo reunir una quincena de votos (37).
J...a casi absoluta mayoría de las Cortes, con sólo 16 .excepciones,
fue partidaria de la venta pura y simple de todos los bienes pertene­
cientes a las llamadas
"manos muertas". A los municipios, enton­
ces
tan ricos en muchos lugares, en nombre del liberalismo y del
progreso se les obligó a vender los bienes comunales, y las sumas
obtenidas a colocarlas
en Deuda pública, cuya depreciación produjo
su total ruina. Modesto Lafuente .en su Historia de España nos di-
(37) Jo.,quín Costa: Oligarquía, y Caciquismo, Colectivismo Agrario y
otros
escritos, pág. 55. &lit. Alianza Editorial,, Madrid, 1967.
618
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
ce que en una sola semana se llegaron a subastar más de 5.000 fin­
cas. Para cualquiera que pondere la influencia de la oferta y la de­
manda en el precio de las cosas comprenderá que en tales cir­
:cunstancias las fincas subastadas pudieron adquirirse a precios
-verdaderamente ridículos.
Por otra parte, las personas de arraiga­
dos principios cristianos no quisieron adquirir bienes procedentes
del clero, disminuyendo así de manera importante el número de
posibles compradores.
Tan importante fue la reacción del sector
católico frente a la desamortización, que hace todavía treinta años
1as personas ancianas y cultas citaban con censura los nombres
Reducción,
por tanto, en el número de compradores y fabulosa
cantidad de fincas a subastar, el resultado fue que éstas se ad­
quirieron a precios ridículos.
Hay quien sostiene que la desamortización provocó una gran
revalorización de la agricultura. Gerald Brenan sostiene que "el
precio de la
tierra subió hasta un mil por cien sobre su valor
:anterior" (38),
pero ello sólo denota que la tierra se vendió,
.dadas las circunstancias dichas, a
un 1 O por 100 de su valor.
El mismo autor reconoce que "las propiedades de la Iglesia ( unos
cinco millones de hectáreas) fueron vendidas de
una vez a precios
irrisorios" y que los terrenos comunales "fueron todos vendidos
-y las sumas obtenidas (aparte las habituales deducciones hechas
por los caciques y los empleados locales) colocadas en Deuda
:pública, con lo que sufrieron gran depreciación" (39), El re­
sultado, pues, de todo este reformismo teórico y puritano fue el
empobrecimiento de los municipios y de la Iglesia, dejar al
de la colectividad, y la expulsión de los cultivadores por la
nueva clase de enriquecidos que se sirvieron de la fraseología
milagrera para afianzar su situación económica y política so
pretexto del bien colliún.
(38) Gerald Brenan: El laberinto español, pág. 90. Eclit. Ruedo Ibé­
rico, París.
(39) Gerald Brenan, Oh.
cit., pág. 89.
649
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
7. Peligros que amenazan a Occidente.
Hoy, el peligro de una extemporánea intervención del Estado,
existe también. El peligro consiste ahora en que "en el seno de
la propia orga,n;,,ación del Estado se formen "centros de poder
económico", C'On daño de su misma rmzón de' ser, que es el bien
de la comunúiad", como advierte claramente Juan XXIII en la
Encíclica Mater et Magistra. El peligro consiste en que los Es­
tados se conviertan en una progresiva y excluyente fuente de pro­
piedad, la propiedad administrativa, donde la renta se percibe en
función del título administrativo; no en función de la ini­
ciativa particular y del resultado. El peligro consiste en que
para alimentar esos "centros de poder" administrativo, insensible­
mente y corno sin parecerlo, respetando incluso el "tabú" del
nombre para evitar sobresaltos, por medios indirectos se vaya
desintegrando
el contenido propio del derecho de propiedad.
La propiedad se cualifica por su contenido. Si se niega, por
ejemplo, la posibilidad de arrendar, desvirtuando progresivamente
el contrato de arrendamiento, el derecho de propiedad pierde su
contenido jurídico y se reduce a derecho de posesión. Si se es­
tablecen tales
gravámenes y congelaciones que desaparece la ren­
tabilidad, la propiedad pierde su contenido económico. Si dismi­
nuido el contenido
jurídico y el económico, se fija, no obstante,
una elevada valoración a ese residuo de propiedad, y se esta­
blecen importantes derechos
de traspaso o sucesión, la desintegra­
ción se
habrá consumado al ser así absorbido por el Estado el
resto
de su hipotético valor. ¿ Quién podría conservar una finca
"congelada" cuyos derechos
de traspaso llegasen a absorber acaso
la renta de quince años? El Estado acabaría así detentando toda la
propiedad,
toda la riqueza, todas las iniciativas que precisen de
medios económicos para desarrollarse. Los particulares necesita­
rían buscar en el Estado el remedio de todas sus necesidades. Se
habría llegado así a aquel sistema que según el ex-vicepresi del
Estado yugoslavo, Milovan Djilas, "favorece por regla ge-
650
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
neral a los aduladores ... , a los carentes de talento, sumisos y des­
provistos de inventiva" ( 40) ; en el que
"la corrupción es parte in­
tegral de
la política estatal" (41) y cuyos resultados negativos
hemos comentado anteriormente.
Bajo una consideración parcial de los problemas, puede pare­
cer acertada la suspensión de determinadas instituciones, pero los
males que se derivan de la suspensión son siempre mayores que
los males qne se pretendían eliminar. Si sólo se respeta el derecho
de propiedad cuando coinciden propiedad y posesión, como quiera
que institucionalmente la posesión
es lo accesorio, sería absurdo
imaginar que se iba a respetar indefinidamente lo accesorio (la
posesión), si no se había respetado lo principal (la propiedad). "Lo
accesorio sigue a lo principal", reza un conocido aforismo jurídico.
Supone, pues, que sería facultativo que
se reconociera o no el de­
recho de posesión, pues aunque transformado en aparente propie­
dad, ello sería
por concesión arbitraria, que lo mismo que otorga,
quita.
Es un proceso indefectible. La atrofia es un síntoma que
precede de inmediato a la muerte. Y la muerte de la propiedad in­
dividual es
el fin de la libertad; supone el imperio de la Adminis­
tración, convertida así en el mayor latifundista que quepa imagi­
nar.
Pero un latifundista con derecho de horca y cuchillo, de vida
y muerte; y de quien depende la fuerza pública, los magistrados,
los medios de difusión y las mismas leyes
...
En el fondo de todo problema humano existe un problema
moral, y éste no se resuelve destruyendo aque1las instituciones que
garantizan la libertad y estimulan la espontaneidad creadora del
individuo. Todo problema moral sólo puede resolverse moralmen­
te.
Nada hace suponer que la alta tecnocracia de un Estado om­
nipotente, con
su mayor impunidad, hubiera de tener una moral .
más elevada que el pequeño propietario particular. Al contrario;
hay en éste unos valores humanos y concretos, en contacto con
la
realidad inmediata, que aquél en sus alturas abstractas y teóricas
no puede llegar a percibir.
(40) Milovan Djilas:-La Nueva, Clas.e. Edit "EDHASA". pág. 173.
(41) Ob. cit., pág. 172.
651
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
Ejemplo de cuanto se viene diciendo -y por contraste---- nos
lo da el Japón. En 1945 todas sus fábricas arrasadas, los puertos
desmantelados, la flota hundida, las vías de comunicación paraliza­
das.
En 1969, a los veinticuatro años, se ha convertido en la tercera
potencia industrial del mundo: el 80 por 100 de su utillaje indus­
trial tiene menos de seis años;
su industria de construcción naval es
la
primera del mt:ndo (en doce meses 164 navíos, o sea la mitad de
la producción mundial).
Su pesca de alta mar es 15 veces más im­
portante que la de Francia. En el año 1968 se ha adjudicado la
cuarta parte de
las obras públicas ofrecidas en el mercado in­
ternacional.
En diez años su ·comercio exterior se ha elevado de
6.000 a 23.000 millones de dólares.
Todo ello por sus propios
medios,
sin la financiación de capitales extranjeros; prácticamen­
te sin ayuda norteamericana: sólo 4.000 millones de dólares fren­
te a los 46.000 millones de dólares que
ha recibido de los EE.UU.
la Europa Occidental. Todo ello co11 una población equivalente a
sólo una
tercera parte de la Europa Occidental (incluida Inglate­
rra). En los diez últimos años ha elevado su producto bruto na­
cional más de
tres veces .. En el mismo período, la renta nacional
por persona ha pasado de 477 a 1.200 dólares. El 97 por 100
de los hogares japoneses tienen televisión, el
86 por 100 ne­
vera, el
78 por 100 máquina de lavar, Y contrariamente a lo
sucedido en Europa, los precios se han estabilizado desde 1953
(¡ durante dieciséis años !) y los ímpuestos estatales se han reducido.
¿ Cuál es el secreto de tanta grandeza?: un gran ideal -la volun­
tad de levantar a su nación-; limitación del número de sus fun­
cionarios, de cualquier clase, que por especifica disposición leg-al
en el Japón no pueden pasar de un millón ( el 1 por 100 de la
población); y el principio filosófico que denominan Seikei Bunri
según el cual "la política y la economía son dos cosas muy dis­
tintas que deben p,ermanecer absoh terferirse
jamás" ( 42).
(42) Mond,e C'J' Vie núm. 192, pág. 29: "L'irresistible marche en avant
du J aJpon", por Pierre Darcourt.
652
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
¿ Será sólo el japonés capaz de tales resultados ? Los dos
países de Occidente que tienen mayor fuerza, riqueza y expan­
sión
-EE.UU. y Alemania-apoyan también sus realizaciones
en
el respeto a las instituciones jurídicas y en el principio de la
libre iniciativa individual, con
la menor interferencia posible del
Estado.
DOCTRINA DE LA IGLESIA RESPECTO A LAS "ESTRUCTURAS", LA
PROPIEDAD PRIVADA, LA INICIATIVA INDIVIDUAL Y LA FUN~IÓN
DEL ESTADO (43).
Ante problemas de tal amplitud y complejidad como plantea
la evolución actual de la agricultura y de la economía en general,
podría incurrirse fácilmente en despotismo si por consideraciones
esencialmente económicas
se intentase imponer soluciones coac­
tivamente desde el Estado, sin tener en cuenta que son los pro­
pios interesados los que deben juzgar en cada momento la opor­
tunidad
y conveniencia de toda evolución. En nuestra época de
confusión,
el peligro radica --como se ha dicho----en un desliza­
miento hacia
un estatismo excesivo; en definitiva hacia un socia­
lismo, que
1a Iglesia ha condenado siempre como contrario al bien
común y a la libertad.
Se afirma por muchos que caminamos fatalmente hacia el so­
cialismo, que las corrientes de
la historia no se pueden contra­
rrestar, que sólo
el socialismo puede solucionar los problemas ac­
tuales, que la Iglesia incluso ha cambiado de actitud
y emplea len­
gua
je socialista; se amparan en la Encíclica "Mater et Magistra"
de
Juan XXIII para proclamarlo. Es, pues, necesario deshacer
equívocos y afirmar la verdad.
"Mater et Magistra" es la más
formidable y actual impugnación de las doctrinas socialistas.
Frente a las teorías estatistas que constituyen la esencia de
(43) Las· citas de este epígrafo que no vienen seguidas de número de
referencia corresponden textualmente
a la Encíclica "Mater et Magistra",
de Juan XXIII.
653
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
todo socialismo, la Encíclica propugna insistentemente la efectiva
difusión de
la propiedad privada entre todas las clases sociales.
Reitera la doctrina de Pío XII de que "la dignidad de la persona
exige normalmente, como fundamento natural para vivir, el de­
recho al uso de los bienes de la tierra, al cual corresponde la obli­
gación fundamental
de otorgar una propiedad privada en cuanto
sea posible, a todos"... "una propiedad segura, aunque sea mo­
desta, a todas las clases del pueblo".
¿ Cómo, pues, se han hecho tantos comentarios cual si se tra­
tase de un viraje en la doctrina de la Iglesia? Por primera vez
aparece en un documento pontificio la palabra "socialización" y
se emplea en un sentido elogioso que se ha interpretado equívoca­
mente. Pero "socialización" no es "socialismo", como luego se
verá, y el significado que le da la Encíclica es inédito y absoluta­
mente opuesto al que tiene en la doctrina la palabra "socialismo".
¿-Por qué -se preguntan algunos-se emplea una palabra que
ha podido ser aireada torpe o maliciosamente con interpretaciones
equívocas?
Cuando Juan XXIII emplea la palabra "socializa­
ción",
la humanidad se encuentra en uno de sus momentos más
cruciales: el socialismo marx-ista, vulgarmente l!amado comuni.;;­
mo, ocupa gran parte del continente euroasiático; Europa camina
rápidamente a
su ocaso; Inglaterra y Francia y tras ellos los de­
más países (con la única excepción de Portugal), abandonan sus
colonias
y pierden toda influencia colonizadora; estas antiguas
colonias, en muchos casos
pobres, incultas y bárbaras, sin el co­
bijo
de unos principios políticos y morales que están en crisis en
sus antiguas metrópolis, son presa fácil de _ las dos fuerzas des­
piadadas que hoy amenazan a la humanidad: la codicia de los es­
peculadores
y el resentimiento marxista. La nueva colonización
del resentimiento y
la del dinero van a agitar, hasta sus cimien­
tos, esta
gran porción humana abandonada, ignorante y débil. Y
lo que llamamos Occidente ---'-ese reducto doride reside todavía la
fuerza,
la riqueza, la cultura y 1a libertad-parece cam.inar inexo­
rablemente
en contra de los principios que le dieron savia, vigor
y fecundidad creadora, al dar ahora aliento y estímulo a cuanto
654
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
desintegra sus estructuras y creencias. "Con grito de angustia
-dijo Pio XII-damos la voz de alerta a una civilización que
camina sin saberlo a
un abismo de cuerpos y almas, pueblos y
c;vilizaciones" ( 44).
Frente a esta ola destructora de oscuridad y de demencia sui­
cida,
Juan XXIII, el Obispo de Roma, sale ·al encuentro de los
nuevos bárbaros, que amenazan la civilización y la libertad, y em~
plea con ellos el lenguaje de la persuasión y de la caridad. Otras
veces en la Historia la Iglesia ha vivido este mismo drama. Del
proceder actual de la Iglesia puede colegirse cuán dramática
es
hoy la situación.
La Iglesia, que cristianizó tantas costumbres y símbolos del
antiguo paganismo, aspira a cristianizar también al
nu'evo. Hoy,
frente al símbolo marxista del
l." de Mayo opone el símbolo cris­
tiano y ejemplar de
un l." de Mayo festividad de San José Obre­
ro.
Frente al significado de un vocablo, "socialismo", idealizado
pero paralizante, omnipotente
y esclavista, contrario a la ley na­
tural, que inunda
ya la mente de una gran parte de la humani­
dad, opone otro vocablo, "socialización", según la ley natural,
que se constituye
en regla de armonía y progreso social y garan­
tía de toda clase de libertades.
En la famosa Encíclica "Mater et Magistra" lo que en reali­
dad hace
Juan XXIII, al emplear ahora el vocablo "socializaciótl",
es reiterar la doctrina católica sobre la propiedad, la libertad y
el bien común, al mismo tiempo que da a dicha palabra un signi­
ficado nuevo y puntualiza precisamente aquellos peligros que
trae
consigo la aplicación más o menos integral de la doctrina socialis­
t::.. anteriormente condenada. Veamos cuál es, pues, la verdadera
y siempte actual doctrina católica.
La Encíclica se refiere a la "socialización" "como un progre­
sivo
multiplicarse de /,a.s relaciones de convivencia y como institucio­
nalización jurídicm"; y ello, corno consecuencia de "los pro­
gresos científico-técnicos" y también "de una tendencia natural,
casi incontenible, de los seres humanos a asociarse
para la con-
(44) Pío XII. Encíclica "Para un mundo mejor", 1952.
655
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
secución de los objetivos que superan la capacidad y los medios de
que pueden disponer los individuos aisladamente".
Su resultado :
"una serie de grupos, de movimientos, de asociaciones, de institu­
ciones,
para fines económicos, culturales, sociales, deportivos ... "
"Es claro que la socialización ASI ENTENDIDA -----{lñade­
acarrea
muchas ventajas ... ", "multiplica las formas organizati­
vas" ... etc.;
pero "no ha de considerarse como producto de las
fuerzas naturales que
obran fatalísticarcente, sino que es creación
de los hombres,
seres conscientes, libres e incliriados por natura­
leza a obrar con responsabilidad ... ".
La palabra "socialización" se emplea, pues, por el Pontífice, co­
mo sinónimo o consecuencia de la natural sociabilidad del _hombre,
de su libertad y responsabilidad; nada tiene que ver con aquella
doctrina socialista,
tantas veces condenada por la Iglesia, que es­
camotea o niega
la propiedad privada, la atribuye a un estado
omnipotente y quita toda auténtica posibilidad de libertad.
Por el contrario, la misma Encíclica limita los poderes del
Estado. La acción de éste, "que tiene carácter de orientación, de
estímulo, de coordinación, de suplencia, de integración, debe ins­
pirarse en el principio de subsidiariedad formulado por Pío XI"
(el subrayado es de la Encíclica): "es injusto reservar a una
sociedad mayor o más elevada lo que las comtinidades menores e
inferiores pueden hacer. Y esto es., juntamente, un grave daño y
un trastorno del recto orden de la sociedad; porque el objeta natu­
ral de cualquier intervención de la sociedad misma es el de ayu­
dar de manera supletoria a los miembros del cuerpo social y no
el de destruirlos y absorberlos".
Defiende la iniciativa y
la libertad particular: "Ante todo
afirmamos que el
mundo económico es creación de la iniciativa
personal de los ciudadanos ... ". Y más adelante: "es menester
afirmar continuamente el principio de que la presencia del Estado
en el campo económico, por dilatada y profunda que sea, no se
encamina a empequeñecer cada vez
más la esfera de la libertad
en la iniciativa de los ciudadanos particulares, sino antes a ga­
rantizar a esa esfera la mayor amplitud posible, tutelando efecti-
656
Fundaci\363n Speiro

AGRICULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
vamente, para todos y cada uno, los derechos esendales de la per­
sonalidad, entre los que hay que reconocer el derecho que cada
persona tiene de ser estable y normalmente el primer resp'Dnsa.­
/Jle de su propia manutención y de la de su propÚii familia; fo
cual implica que en los sistemas económicos esté permitido y
facilitado el libre desarrolla de /(J)S arCtividades de producción".
Reitera que la propiedad privada es un derecho natural y ne­
cesario
para la libertad del hombre: "El derecho de propiedad
privada de los bienes, aun de los productivos, tiene valor perma­
nente, precisamente porque es derecho natural fundado so}Yre la
prioridad ontológ,ca y de finalidad de los seres humanos particula­
res
resp1ecto l.ll la Saciedad. Por otra p:trte, en vano se insistiría
en la libre iniciativa personal en el campo económico, si a dicha
iniciativa
no le fuese permitido disponer libremente de los medios
indispensables
para su afirmación y además la historia y la ex­
periencia atestiguan que, en los regímenes políticos que no reco­
nocen el derecho
de propiedad privada de bienes, incluso pro­
ductivos, son oprimidas y sofocadcr.s las expresiones fundamentales
de libertad" ( con ello coincide el socialista Karl Smith en la alo­
cución
ante el Bundestag alemán más arriba transcrita).
Se plantea asimismo el problema de las "estructuras" tan de­
batido actualmente.
Lo primero que dice la Encíclica a este res­
pecto
es que "la naturaleza de los hombres exige que, en el des­
envolvimiento de
su actividad productora, tengan posibilidad de
empeñar la propw respomabilidad y perfeccionar el propio· ser".
De los tres factores que intervienen en la producción-tierra,
capital y hombre--, lo principal no son las teorías de los econo­
mistas, sino el
hombre: "si las estructuras, el funcionamiento, los
ambientes de un sistema económico, son tales que comprometan
la dignidad humana de cuantos ahí despliegan las propias acti­
vidades, o les entorpecen sistemáticamente el sentido de respon­
sabilidad, o constituyen
un impedimento para que pueda expre­
sarse por cualquier modo su iniciativa personal: un tal sistema
económ,ica es úijusto ... " -dice-. A continuación condena ,preci­
samente la fundamentación utilitaria
de la tecnocracia socialista:
657
,,
Fundaci\363n Speiro

FR/lNCISCO DE GOMIS CASAS
.. .injusto el sistema -añade-... "aun en el caso de que, por hi~
pótesis, /,a riqueza producida en él alcance altos niveles y sea
distribuida según criterios de justicia y equfrlad". Aquí la con­
denación de
la doctrina socialista adquiere acentos paulinos (si hi­
cieres
todo lo bueno y no tuvieres caridad de nada te sirve ... ).
Juan XXIII análogamente afirma: si la riqueza producida con un
tal sistema "alcanza altos niveles y es distribuida según criterios de
justicia y equidad", pero se compromete la dignidad del hombre, o
el sentido
de su responsabilidad individual, o su iniciativa, de nada
sirve. ES IN JUSTO un tal sistema económico; la sociedad debe
rechazarlo.
¿ Cuál será el sistema justo ? , ¿ cuáles las estructuras más idó­
neas?: "No es posible determinar en sus detalles -contesta-las
estructuras de un sistema económico que respondan mejor a la
dignidad
de los hombres y sean más idóneas para desarrollar ~n
ellos el sentido de responsabilidad. Sin embargo, nuestro prede­
cesor Pío XII --añade-traza oportunamente esta directiva: "La
pequeña y la mediana propiedad, en la agrú:ultura, en las Mies )1
oficios} en ·el camercio y en la indu'stria) deben ser garantizadas
y promovidas, asegurrándoles las ventajas de la organ,zación graw­
de median.te uniones cooperat'VlXls ). mientras que en las grandes
organizaciones deb,e ofrecer se la posibüidad de moderar-el con­
trato de trabajo con el contrato de sociedad".
Insiste todavía Juan XXIII: "Se deben conservar y promover,
en armonía con el bien común y en el ámbito de las posibilidades
técnicas,
la empresa artesana, la empresa agrícola de dimensiones
familiares y también la empresa cooperativista, incluso como inte­
gración de las dos precedentes".
¿ Y cómo ajustarse ''incesantemente'' en las estructuras, fun­
cionamiento y productos
"a las situaciones siempre nuevas", de­
terminadas por los progresos de las ciencias y de las técnicas?
¿ Quién será el que deba ajustar y realizar esos cambios de es­
tructuras? Fundamentalmente los propios interesados, según he­
mos visto que viene sucediendo
en Occidente en anteriores epí­
grafes
de este trabajo: la "acción de ajustamiento debe ser
658
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTUM CONTEMPOMNEA Y COYUNTUM TECNICA
realizada en primer lugar por los propios artesanos y los propios
cooperativistas",
y los poderes públicos deben actuar en favor de
los artesanos
y cooperativistas porque "esas categorías son por­
tadoras de valores humanos y contribuyen al progreso de
la cul­
tura".
La sociedad debe ayudar, .orientar, dar facilidades fiscales,
económicas, técnicas, de información y fomentar
el espíritu de
iniciativa y responsabilidad de los particulares:
"la experiencia,
efectivamente, atestigua que donde falta
la iniciativa personal de
los particulares hay tiranía política; pero hay además estanca­
miento en los sectores económicos", cuyos bienes se promueven
precisamente
por "la genialidad creadora de los individuos''.
Este respecto a la persona, a su "genialidad creadora", dig­
nidad y libertad; la supeditación del sistema económico, y aun de
una mayor productividad y equitativa distribución, a aquellos va­
lores humanos; Ia defensa de
las estructuras a nivel humano y
familiar;
dejar a los propios interesados el primer lugar en el
"ajustamiento incesante de las estructuras" a las situaciones siem­
pre nuevas que se producen; la afirmación del derecho de pro~
piedad privada, incluso de los bienes de producción, como derecho
natural y primario de los individuos respecto a
la Sociedad; la
furi.ción meramente "subsidiaria" del Estado, cuyo "objeto natural"
sea "ayudar de manera supletoria a los miembros del· cuerpo so­
cial y
no el de absorberlos y destruirlos"; el "control" de sus ac­
tuaciones", "incluso
para evitar que en el seno de la propia orga­
nización del
Estado se formen centros de poder económico~ con
daño de su misma razón de ser, que es
el bien de la comunidad"
y no
el bien de las mismas personas que dicen administrar. Todo
ello constituye
la más rotunda, categórica y penetrante impugna­
ción de las doctrinas socialistas que con tanta superficialidad
se
supone hoy por muchos como doctrina aceptada por la Iglesia. Y es­
ta formidable puntulización y defensa del hombre frente a un
socialismo desintegrante y esclavista, así como
-la orientación pa~
ra encauzar los problemas existentes, partiendo del hombre y al
servicio de su dignidad,
por encima de toda consideración estric-
659
*
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
tamentt:: económica, la realiza nada menos que el Papa del "aggior­
namiento)J, el buen Papa Juan; porque para la Iglesia, el hombre,
cada hombre, es el Rey de la creación; y todas las circunstancias
técnicas, institucionales o de cualquier clase deben estar al servicio
del bien común; "concepción que se concreta en el conjunto de
las condiciones sociales que permiten y favorecen en los seres hu­
manos el desarrollo integral de su persona".
***
EL CoNcn,ro V ATICA..""iO II ha reiterado y confirmado la anterior
doctrina. El hombre es quien debe ser servido; la socieda9,, la eco­
nomía, deben concebirse al servicio del hombre y no al revé~: ... "el
principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales es y
debe' ser la persona humania) la cual, por su misma naturaleza, tie­
ne absoluta necesidad de la vida social" (45).
También para el Concilio la palabra "sociaíización" se toma
en su acepción de sociabilidad: "... a través del trato con los
demás, de
la reciprocidad de servicios, del diálogo con los herma­
nos, la vida social engrandece al hombre en todas sus cualidades
y le capacita para responder a su vocación. De los vínculos so­
ciales que son necesarios para el cultivo del hombre, unos, como
la familia y. la comunidad política, responden más inmediatamente
a su naturaleza profunda; otros proceden más bien de su libre
voluntad. En nuestra época, por varias causas, se multiplican sin
cesar las conexiones mutuas y las interdependencias ; de aq_uí na­
cen diversas asociaciones tanto del derecho público domo del de­
recho
prWG-do. Este fenómeno recibe el nombre de socMliza­
ción" ( 45).
Este concepto de "socialización" es contrario al que venía ri­
giendo hasta que así fue formulado. En efecto, el Diccionario· de la
Lengua dice de "socialización" : "acción y efecto de socializar".
Y define
"socializar" como "transferir al Estado u otro órgano
( 45) Constitución sobre la Iglesia en el Mundo actua!, capítulo II, nú­
mero 25.
660
Fundaci\363n Speiro

AGRJCULTURA CONTEMPORANEA Y COYUNTURA TECNICA
colectivo las propiedades, industrias, etc., particular.es". (Ya he­mos visto cómo para el concilio "socialización·" hace referencia al enriquecimiento "de los vínculos sociales que son necesarios para el cultivo del hombre", y las "diversas asociaciones e institucio­nes" que de ahí se derivan).
En cambio, reitera el Concilio que "la propiedad, como las demás formas de dominio privado sobre los bienes exteriores,
contribuye a la ex:{n·esión de la persona y le proporciona ocasión de ejercer su función responsable en la sociedad y en 1a econo­
mía. Es, por tanto, muy importante favorecer el acceso de todos, individuos o comunidades, a algún dominio sobre. los bienes ex­ternos. La propiedad privada, o un cierto dominio sobre los bienes externos, aseguran a cada cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar, y deben ser considerados
como prolongación de la libertad
humana" ... (46). Reitera asimismo el Concilio -la primacía de los "cuer_lX)s in­termedios": "Cuiden los dirigentes de no entorpecer las asocia­
ciones familiares, sociales o culturales,
los cuerpos e instituciones
intermedias
y de no privarlos de su legítill1:a y constructiva acción,
que más bien deben promover con libertad y de manera orde­nada" ( 47).
Como complemento de lo anterior, reitera la limitación de un "poder excesivo" para el :8.stado: "los ciudadanos, por su parte,
individual o colectivamente, eviten
atribuir a la autoridad política
todo poder excesivo, y no pidan al Estaxl,o, de manera ino-portu­na, ventajas o favores excesivos, con riesgo de disminuir la res­
ponsabilidad de las personas, de las familias y de las agrupaciones
sociales" (47).
Por último, al referirse a la revisión de las "estructura:S." eco­
nómicas y sociales, confirma la
doctrina de la Encíclica "Mater et Magistra", de la primacía del hombre sobre la economía, y previene
(46) ,Constitución sobce 1a Iglesia en el Mundo actual, capítulo III, nú­mero 71.
(47) Constitución sobre la Iglesia en e1 Mundo actual, capítulo IV, nú­mero 75.
661
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO DE GOMIS CASAS
contra las apreciaciones fácilmente superficiales y limitadas de la
tecnocracia: "hay que prevenirse-dice el Concilio-frente a solu­
ciones técnicas poco ponderadas, y sobre todo aquéllas que ofrecen
al hombre ventajas materiales, pero se oponen a la naturaleza y
perfeccionamiento espiritual del hombre" ( 48).
(48) Constitución sobre la Iglesia en el Mundo actual, capítulo V,
Sec.
2.~., núm 86, d)
662
Pluralismo y unidad, reflejo del infinito del cual todo trae
origen.
"El mundo es complejo; su vision total contiene una
"ri,queza de realidades y presenta -una multiplicidad de as­
np·ecto's que exigen un pluralismo de conceptos, de valora­
'ciones, de conducta.
"La civilización se mide por la capacidad pluralística
"del hombre. La santidad ,puede decirse, se desarrolla en 1,t,n
"tejido siempre mity complicado de relaciones espirituales
" y morales. Todo es complejo, todo es prnfundo, todo lleva,
"la
impronta de lo indefinido, que es como un reflejo del
"Infinito del Cu.al todo trae origen. Quien ve, quien observa,
"quien piensa, quien reza se siente abrwnwdo par la mul­
"titud, por la grandeza, por la explora.bilidad, por el miste­
"ri'o
de las cosas. El pluralismo está en las cosas; después
"en los conceptos y en las pal.abas.
"Y al mismo tiempo ( ésta también es una realidad ma­
"ra.villosa)
todo indica un evidente principio de unidad. El
"se_r m.ismo, en to-da su expresión, se dirz'ge a una misteriosa
"y también evidente unidad."
PAULO VI: Audienda generaJ del miércoles
día 14 (texto itaHmo en L'Osservatore Romario
de 15 de mayo de 1%9 ;· texto en castellano
Ecclesi.a n.úm 1.441, sábado 24 de mayo de 1969.
Fundaci\363n Speiro