Índice de contenidos

1969

Poder y libertad

Autores
1969
Volver
  • Índice

El intento de liberación del hombre por la técnica

EL INTENTO DE LIBERACION DEL HOMBRE
POR
LA TECNICA
POR
Jost MARÍA CARBAI,LO FERN.ÁNDEZ
Doctor en Economía por la Universidad de Roma
I. Artesanos y Chamanes.
El Esplritu que vi puede ser el Diablo, y el
Dia:blo tiene la capacidad de adoptar cualquier
forma
seductora.
(HAMI,ET.)
Por mucho que retrocedamos en el pasado, dentro del limi­
tado intervalo que nos es dado iluminar, con algo de
rigor, del
deambular del hombre en
el espacio y el tiempo, encontramos en
él
una doble caracteristica: su actividad fáctica y su palabra. Es
decir, la labor de su mano, llamada por ·Kant cerebro externo
del hombre, y ese poco de aire estremecido, usando una expre­
sión orteguiana, que permitió e hizo posible 1a comunicación y
la simbiosis con los otros seres de su contorno.
La acción implicó la técnica, que .en su semántica primaria
alude a la habilidad mauual sen.su stricto, y la palabra emitida
al Mitos, puente de diálogo e invocación, vehículo
de relato, de
comprensión
y ... de encantamiento.
He aquí el mundo ambivalente del hombre a lo largo de su
historia.
Y
si bien es cierto que cada día se descubren antecedentes
más remotos de técnicas refinadas, a veces misteriosas e incom­
prensibles,
al decir de Faussurier, también lo es que nada parece
haber, en la vida de la Naturaleza
y en la Historia, que deje de
presentar
"un toque de. encantamiento que no esté penetrado ¡xir
207
Fundaci\363n Speiro

!OSE MARIA CARBALLO FERNANDEZ
una magia sutil", aun cuando "la definición exacta de estos con­
ceptos,
la precisión de sus orígenes y_ su significación consti­
tuyan uno de los más difíciles problemas", en opinión de Casti­
glione, conocido y excelente historiador de la Magia y
la Me­
dicina.
La Técnica implica un conocimiento empírico de la Natura­
leza, más o menos profundo, más o menos organizado en un cuer­
po estructural. La Magia supone la fe en unos principios que ilus­
tran la acción. Para '!"oltaire, la Magia era "el secreto de hacer
lo que la
Natt1raleza no puede", definición que atribuye al campo
mágico todo aquello que excede a lo probable, o

a los límites de
lo explicable al nivel de cada época de la historia.
Castiglione, refiriéndose al hombre· primitivo, sostuvo que ''su
individualidad no estaba limitada ni definida, debido a que no
era consciente de ella, y su vida no tenía seguro principio ni bien
marcado fin, no pudiendo concebir la vida del yo desligado de
sus infinitas prolongaciones.
En este Mundo mágico TODO EL
COSMOS, TODO LO QUE LE CIRCUNDA, APARECE
COMO ANIMADO Y VIVIENTE".
Genios y dioses se suponían ser los artífices del hecho mágico,
en el clima de intoxicación gregaria e hipersugestiva del llamado
"estado de encantamiento", aun cuando sea difícil llegar a enten­
der las razones que obligaban, a dioses
y genios, a responder a la
ceremonia ritual de la invocación o del conjuro.
Maspero, refiriéndose a la Magia egipcia, la consideraba
como
fundamento de su religión, y contemplaba al creyente enfrentado
con la necesidad de recurrir, para lograr el favor de los dioses,
al uso de ritos y encantamientos por ellos mismos establecidos,
como fórmula para ser invocados con eficacia.
Esta forma de la Magia, contemplada por Maspero, consti­
tuía
la forma social de lo que podríamos denominar estrategia de
lo invisible, menester de especialistas impuestos
en el arte de do­
minar las fórmulas esotéricas del diálogo con lo desconocido. Y
no es necesario advertir que, al lado de estas formas sociales,
existieron las formas rebeldes, insociables.
y, a veces, antisociales,
208
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE LIBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
encarnadas en la hechicería y en la brujería, obra de psicópatas
convencidos de su dominio del mundo.
Y de elJas surgió un camino de endiosamiento que nada pone
de relieve mejor que un viejo decir de
la India: '"fado el Uni­
verso está sometido a los Dioses; los dioses están obligados a los
conjuros; los conjuros (Mantras) son dominados por los brah­
manes, por
Jo tanto los brahmanes son NUESTROS DIOSES.
El psicólogo J ung afirmó que Mefistófeles no es otra cosa
que
el aspecto diabólico de la pretensión psíquica de liberarse de
la totalidad hasta alcanzar la independencia absoluta y el absoluto
dominio.
Frente a la tesis de Levy-Bruhl de la existencia de un espí­
ritu primitivo, Frazer sostuvo la identidad de ]as formas de pen­
samiento mágico y científico al afirmar que los primitivos razo-,
naban en forma análoga a la nuestra, con la única diferencia de
los principios de partida.
La Magia, dijo Frazer, era ya ciencia,
y el
PRINCIPIO DE PARTICIPACION DEL SER es algo
universal. Tanto el mago como el científico están convenci­
dos de la existencia de una Na tu raleza coordinada y creen en el
Principio de Causalidad. Los procesos asociativos son semejantes,
aun cuando la magía contemple lo improbable y los procesos sim­
patéticos
(y contaminantes) y la ciencia se aplique a la regulari­
dad implicativa y experimental.
La ciencia se ha movido en el campo de los porqués; la magia
en
el del arte de dominar. La primera pretendió entender, la se­
gunda someter. Pero es Ítlnegable que el mago parecía estar es­
pecializado en el arte de
propiciar_ las fuerzas misteriosas.
A veces, los augurios contradecían la apariencia evidente~ pero
era menester dar prioridad al dict.amen de Jos oráculos y seguir
las advertencias de los dioses.
Nada más elocuente que el relato que transcribe Julián Ma­
rías en su
BiolJ'Yafía de la Filosofía, al que pertenece el siguien­
te párrafo:
"Los griegos recurrían a la adivinación (Mantheia)
para orientarse respecto al futuro incierto y decidir, por tanto.
El examen de las entrañas de las víctimas sacrificadas o, mejor
aún,
el" decreto del oráculo son los que permiten descubrir cuál
209
,4
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARBALLO FERNANDEZ
va a ser el curso de los acontecimientosJ y así hacen posible la
elección. En el capítulo cuarto del libro sexto de la AN ABAS IS
-para buscar wi ejemplo al azar-nos cuenta minuciosamente
J enofonte la conducta de fa expedición militar griega al puerto
de Calpe, en la tierra asiática. J enofonte hace un sacrificio para
saber si debe salir del campamento; las entrañas resultan favora­
bles y entierran los cadáveres. Al día siguiente, J enofonte reúne
sus tropas y les dice que es evidente que hay que marchar por
tierra, puesto que no tienen barcos; y que
es necesario marchar
en seguida, porque no tienert víveres; en vista de ello ordena un
sacrificio; su resultado es desfavorable y no se mueven en todo
el día ... " Gomo se sabe, no se decidió la salida del campamento
hasta que los hados fueron favorables.
Era natural esperar que la consecuencia del racionalismo cien­
tífico hubiera implicado el destierro de principios que suelen con­
siderarse aberrantes. Pero el Diccionario de las Supersticiones,
en
su prólogo, nos advierte que el hombre moderno, incluso el
ateo, continúa teniendo en su inconsciente un espíritu de lo má­
gico que parece anclado en él en forma perdurable.
Nuestro lenguaje, instrumento a través del cual informamos
nuestra vida y especulamos sobre el mundo, conserva, según Cas­
sirer, los ingredientes mágicos de los Totem y Tabús y mantiene
una
estructura sexuada y bipolar.
El prologuista del citado Diccionario afirmó que la razón es
sólo
una delgada capa de hielo en la. superficie de un fago pro­
fundo, desde c;uyo· recóndito interior amenaza grandes e insólitas
sorpresas. Y Michelet,
en La Sorciere, se preguntaba si estarnos
seguros de
que los antiguos d1oses hayan muerto.
Según datos publicados en L' Express del 14 y 20 de abril
del corriente año, se mantiene vivo un "Complot contra la Razón",
y el oficio de augur y maestro en ciencias ocultas prolifera en la
. mayor parte de los pueblos de Occidente: En Italia, según dicha
revista, se constituyeron en sindicato 12.000 ocultistas; .en Fran­
cia actúan cerca de 50.000 pitonisas, videntes y echadoras de
cartas.
Una cifra análoga parece existir en Estados Unidos. En
cuanto a Rusia, según Frisson, parece, cosa curiosa, que no hay
210
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE UBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
ocultistas ni adivinos. ¿ Cómo explicar esta :-.upervivencia de la
Magia?
Acaso la razón haya de buscarse en el hambre de certidumbre
del hombre como individuo, a quien no
bastaU: las respuestas del
tipo probabilista, al uso cientifico, aplicables solamente a los fenó­
menos
de masa pero incapaces de aportar consuelo a la problemá­
tica vital, que exige una respuesta aplicable a cada singular acon­
tecimiento,
La experimentación sobre hechos paranorrmales, percepciones
extrasensoriales, etc., constituyen hoy tema de simposios inter­
nacionales: reunión CIBA; congreso de Moscú; reunión de .Kes­
sington ; etc.
Bertrand de Jouvenel transcribió el siguiente párrafo de
Wright: Hoy, un hombre
de color, ~egro, bruno. o amarillo, ple­
namente consciente, puede decir:
"GRACIAS, SE1'"0R HOM­
BRE BLANCO, ME HAS LIBRADO DE LA PODREDUM­
BRE DE MIS TRADICIONES, DE MIS COSTUMBRES
IRRACIONALES, AUNQUE TU SEAS TODA VIA VIC0
TIMA DE TUS PROPIAS COSTUMBRES Y TRADICIO­
NES IRRACIONALES ...
La tesis de la película de Kubrick "2001 : A Space Odyssey"
se centra en el hombre, que recibe el "Elan" civilizador de un
Cosmos ignoto, impreciso y lejano, para terminar convirtiéndose
en germen humanizante, en una
apoteosis personalizadora del
Universo, epopeya que no es momento de tratar en relación con
otras tesis contemporáneas, pero que pone de relieve, como prin­
cipios: La participación; la unidad vital; la comunicabilidad ili­
mitada, indefinida y completa del Cosmos. Y éstos son
los prin­
cipios, precisamente, que sostuvieron ·1as primitivas concepciones
mágicas.
Pero pasemos a tratar otras cosas,
211
Fundaci\363n Speiro

!OSI!, MARIA CARBAILO P/!.Rl'IAND/!.Z
II. Azar y antiazar.
La Naturaleza parte de la razón cósmica y
termina en la
experiencia, mientras que el hom­
bre
tiene que seguir, po:r el contrario, la vía
de la experiencia ,a la razón.
(LEONARDO DA VINCI.)
En opinión de Jaspers, algo extraño aconteció en el Mundo,
allá por los años quinientos antes de Cristo, al cristalizar una
mutación espiritual y epistemológica que fue desenvolviéndose a
lo largo de un período que en aquel entonces tenía ya trescientos
años de existencia.
En dicho -"tiempo-eje", como lo denominó Jaspers, ej,ercieron
su influencia Laotsé, Confucio, Buda, Chuang-Tse, Zaratustra,
Elías, Jeremías, Isaías,..
Es también la época de los Upanishads
védicos,
de Homero, de Parménides, de Heráclito, de Platón, de
Arquímedes ...
Las grandes culturas de exclusivo soporte mágico, en tOO.os
los ángulos del Mundo entonces conocido, periclitaron, salvo
aquellas áreas que permanecieron en el estado llamado primitivo.
El hombre adquirió "conciencia de sí mismd' y pasó de la uni­
valencia participativa a la bivalencia lógica, de la vivencia inma­
nente
mágica a la razón trascendib!e.
El Mundo greco-latino asistió a un sucederse de ru.lturas,
mientras el Mundo asiático renació de sí mismo en forma aná­
loga a la anterior, superados los cambios sólo aparentes, en una
posición ahistórica vinculada a la concepción magizante.
En las especulaciones de Parménides, que interpretó a la Rea­
lidad como
una consistencia, se suelen encontrar las raíces de lo
que hoy llamamos ciencia. Tales es mencionado, en general, como
el primer pensador científico. Y es curioso que Tales sea, corno
hizo observar Ortega y Gasset, contemporáneo de Periandro, el
primer Tirano.
Los griegos,
al decir de J uliáu Marías, comenzaron a filoso-
212
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE LlBERACION DEL HOMBRE POR. LA TECNICA
far por la razón de haber perdido la certidumbre y sentir d vér­
tigo de la incertidumbre.
Pero la creación cultural griega no ten­
día a la aplicación práctica, quedando en un saber especulativo
que implicaba, según frase de Marce!
de Corte, la victoria del
Logos sobre el Mitos.
Este espíritu,
pura y simplemente especulativo, que no basta
a desmentir excepciones·
como las de Arquímedes, fue heredado
de los griegos por
el Mundo medieval.
Zilsel destacó la contraposición entre el solitario gabinete
del
humanista o del monje y los talleres y arsenales en que se traba­
jaba
en equipo y en forma experimental.
El prestigio de calidad
se otorgaba al saber especulativo, y to0
davía el Diccionario francés de Richelet calificaba a la Mecánica
de "contraria a lo liberal o a lo honorable, de trabajo civil y poco
digno para uua persona honesta ... ".
Las crisis derivadas de los descubrimientos y exploraciones y
la duda en
el rigor del conocimiento especulativo (fundado en
principios con frecuencia mal entendidos) llevaron a un punto de
discontinuidad, en la trayectoria mental del hombre renacentista,
que se conjugó con una extraña concentración de genialidad, en
los siglos xvr y xvn : Bacón, Descartes, Galileo, Miguel Angel,
Erasmo,_ Maquiavelo, Leonardo ...
Claro que, al lado de la naciente concepción tecnificante. súb­
sistían la magia y el ocultismo, abundaban los astrólogos y caba­
listas. Nostradamus pretendía levantar
el velo del futuro. de la
Humanidad y hasta Bacon confesaba creer en las brujas.
Pero
lo mítico era suplantado, cada vez más, por lo matemático y lo
experimental.
Leonardo escribió sobre el pe!Isar especulativo :
"Y si me dices que las ciencias que principian y terminan en la
mente son verdaderas, esto no se concede, sino que se niega por
muchas razones, y es la primera que en semejantes discursos
mentales no entra
la experiencia, sin la cual nada da de por sí
certeza."
Galileo, en su Soggiatore (1623), refiriéndose al "Libro de
la Naturaleza", decía: "Este libro está escrito en lengua matemá­
tica
y los caracteres son triángulos, círculos-y otras figuras geo-
213
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARBALLO FERNANDEZ
métricas, sin cuyos medios es imposible entender humanamente
ni una palabra."
Nació entonces la llamada por Ortega y Gasset técnica del
técnico, es decir, del limitado saber operativo de estilo principal­
mente matematizante.
La nueva forma de abordar el entendimiento del mundo se
basó en las ciencias naturales, físicas y matemáticas, en detrimen­
to de la tradición filosófica, de vuelo especulativo orientado al
orden natural humano, Sus principios fueron: pretensión de de­
mostración convincente y validez general; estructura determinista
y fácil comunicabilidad metodológica,
Laplace, en su Teoría ana/itica de las profobüidades, afirmó
que con un conocimiento completo de la situación y de las fuer­
zas actuantes nada seria incierto. Tanto el porvenir como el pa­
sado estarian presentes a los ojos del investigador, La incertidum­
bre,
para Laplace, procedía sólo de la ignorancia. Su GRAN
SISTEMA DEL MUNDO permitiría sustituir el azar del des­
conocimiento por
el antiazar derivado del dominio de la causali­
dad deterrninística.
Todavía en 1899, un año antes del inquietante reto cuántico
de Planck, escribía Ha.eckel eu Die Welt~iitsel: "La gran Ley
ab.stracta de la causalidad rige ahora
el Universo, como hace la
mente
del hombre" ... Y, sin embargo, las aparentes seguridades
fueron padeciendo asaltos graves:
Darwin, Freud, Gódel, Eins­
tein, Planck, Heisenberg ...
El saber causal-determinista empezó a resquebrajarse. En
1932, von Neuman escribía: "Hoy no hay razón que permita afir­
mar la existencia de la causalidad en la Naturaleza; ninguna ex­
periencia puede dar prueba de
dla, ya que los fenómenos ma­
croscópicos son, por su propia esencia, incapaces de suministrarla,
y la única teoría compatible con nuestros c011ocim:ientos elemen­
tales inclina a rechazarla."
El principio de indeterminación de Heisenberg, la idea de
simultaneidad en las teorías einsteinianas-, la doble faz ( corpuscu­
lar y ondulatoria) de lo material ... , todo ello llevó al reinado su-
214
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE LIBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
¡,remo de lo probable y lo conjetural, más allá de lo estrictamen­
te
causal.
Eddington dudaba de que el_ determinismo pueda ser traído
de nuevo al campo de la física, aun cuando otros científicos, como
Poincaré y Einstein, hayan rechazado la idea de que Dios pueda
dedicarse a juegos de azar con el Mundo.
Pero no puede negarse que según la conocida expresión
de
Heisenberg, en la actualidad, cuando se habla de una imagen de
la Naturaleza, no se habla ya de otra cosa que de la imagen de
nuestras relaciones con ella.
Y los más grave es que, como hizo observar Eddington, al
abandonar la estricta ley de causalidad se corre el riesgo de con­
fundir
lo natural y lo sobrenatural, ya que, según Ducrocq, hoy
todas las leyes de la Física sólo pueden afirmar lo
probable, de
modo que cuando soltamos, pm ejemplo, una piedra sólo sabe­
mos que es muy probable que caiga al suelo, aun cuando la proba­
bilidad
de que :¡.sciencja, si bien muy pequeña, no es rigurosa­
mente nula.
En el Zaratustra de Nietzsche, se dice que sólo la Ley del
Azar puede regir cuando
los dioses juegan a los dados en el ta­
blero del Mundo. Sería paradójico que esta ley fuese
la única
respuesta al largo período de interrogación causal-determinista
del Cosmos.
Y es interesante recordar aquellas palabras
de Bossuet, que
Ortega reproduce en
su Origen y epílogo de la FüowfíaJ: "Cuan­
do considero este mar turbulento, si así me es lícito llamar a la
opinión y a los razonamientos humanos, imposible me es, en es­
pacio
tan dilatado, hallar asilo tan segttro ni retiro tan sosegado
que no se haya hecho memorable por el naufragio de algún na­
vegante famoso." Nada podría mejorar la imagen
del pasado,
como sucesión ininterrumpida de errores que se autodevoran, que
la serie de interpretaciones dadas a los hechos del Mundo feno­
ménico, experimentable y cognoscible.
Es cierto que, en rigor, la técnica no consiste en la aplicación
de
la ciencia y que ésta ha contradicho con frecuencia las realiza­
ciones de aquélla antes de que la eficacia de los resultados la
215
Fundaci\363n Speiro

fOSE MARIA CARBAILO FERNANDEZ
haya impulsado a· buscar las razones teóricas capaces de expli­
carlos.
Puies bien, la técnica, en plena apoteosis, cada vez más
segura y triunfante, está contribuyendo a crear un mundo extra­
ño, en el que el hombre ya no se encontrará más que consigo
mismo, quedando la naturaleza velada y oculta por las "creacio­
nes humanas". La técnica parece hacer real la posibilidad de mo­
ver las montañas, aun cuando sea lo cierto que la vida se im­
pregna cada vez más de angustia, de soledad y de servidumbre.
V
ea.mas, un poco más de cerca, algunas de las características
tecnoestructurales de la Sociedad actual.
fil. La serva padrona.
Quien no quiere razonar es un fanático; qlllien
no SBJbe razonar es un loco; quien no osa razo­
nar es un esclavo.
(Y/. DRUMMOND.)
Es evidente, no obstante la parcial concepción de Ranke, que
la Historia
de Europa no es la Historia del Mundo y que los
procesos
y las estructuras occidentales no alcanzan, con absoluto
sentido, a toda la Humanidad, aun cu.ando no puede negarse que,
por el predominio europeo en los siglos próximos del pasado, las
tensiones del mundo de Occidente ban sido importadas incluso
en los países que parecían permanecer
al margen del ciclo de des­
arrollo
cultural técnico-lógico.
Acaso algunos de los acontecimientos recientes del mundo asiá­
tico, con sus perfiles antitecnocráticos, no significan otra cosa que
la protesta de pueblos de cultura universista contra las formas
modernas de la Sociedad, que articulan en la técnica la existencia
del hombre en el Mundo.
Jünger afirmó que las fuerzas elementales, que la técnica pre­
tende dominar, se desencadenan, precisamente, y con renovado
vigor, a consecuencia del mismo progreso tecnológico, compro­
metido en
un proceso de desarrollo exponencial que produce es­
tupefacción y· vértigo.
216
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE UBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
Heiddeger habló del enfrentamiento del hombre con la Natu­
raleza, provocada
y forzada por la ciencia y la técnica a poner de
manifiesto sus poderosas fuerzas ocultas, Y Russell advirtió que,
dada la
INSENSATEZ DEL HOMBRE EN CUANTO A
LOS FINES, todo aumento de la potencia técnica que facilite
su logro es un mal.
La ética futura ha de enfrentarse con las nuevas circunstancias
de un mundo tecnificado y, acaso en primerísimo lugar, con ,el
fenómeno de una técnica que tiende a un poderío total indepen­
dizado.
Marcel de Corte, en el libro L'Homme contre lui-meme,
afirmó que no constituye un azar el que el desarrollo de la tec­
nocracia, en el mundo moderno, haya coincidido con el crecimien­
to de la idolatría de lo colectivo, en la que el hombre pierde el
sentido de lo individual y conc,eto y naufraga bajo la presión
abstracta del número ...
Pues bien, la ironía consiste en que la Tecnología moderna
parece estar conduciendo al hombre a su desvalorización, que al­
canza a las actividades cerebrales, e incluso a la angustia del pro­
pio poder, según aguda observación del Cardenal Danielou. La
rrincipal característica de nuestro tiempo es, en opinión de 'Weis­
chedel, el miedo universal.
El mundo tecnológico parece estar provocando el naufragio
de
lo SANTO y lo Genial, sustituidos por la acumulación de lo
mediocre. Como si el horizonte del águila pudiera ser sustituido
por la suma del de múltiples gorriones. La gran desgracia de
nuestro tiempo, afirmó Friedrich Seifert, consiste en_ el hecho del
destronamiento de Dios, de la degradación del sentido de lo sa­
grado, en una Sociedad secularizada.
Son los imperativos de
la técnica, no los de las ideologías,
según Galbraith, los que determinan la forma
de la Sociedad ac­
tual, en la que vamos convirtiéndonos en esclavos de las máqui­
nas, que, de siervas, están
¡xi.san.do al papel -de ~mas y señoras.
La coacción que padece el hombre en nuestra Sociedad tec­
nológica es sin duda más sutil
y peor que la que lo cohibió en
las peores tiranías del pasado. La propaganda, montada sobre mé-
217
*
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARJ3ALLO FERNANDEZ
todos subliminares de influencia, llega incluso a provocar domi­
nios inconscientes de origen exógeno, por vías endógenas inad­
vertibles.
Las dos ideologías que hoy
parecen dividirse el mundo (li­
beralismo y colectivismo) constituyen dos grandes
MITOS que
vive el hombre en forma de creencias irracionales, _que no resul­
tan justificadas por las experiencias de los últimos años.
Galbraith puso
de relieve que, desde el momento en que las
tecnoestructuras aparecen y ponen
en marcha la Sociedad de
consumo, hay que relegar
al museo de las ideas irrelevantes la
noción de equilibrio de gastos de consumo que reflejen la máxi­
ma satisfacción, apareciendo las
NECESIDADES FORZADAS.
El sacerdote sociólogo español don Jacinto Rodríguez Osuna
advertía, en un reciente informe, que la Sociedad de consumo
genera pobreza. Las viejas certidumbres y esperanzas en la eman­
cipación a través de la técnica empiezan a poner de manifiesto
sus hondos peligros.
La tecnología esta pretendiendo convertirse
en
juez de lo que es moral, trastrocando nuestro modo de ver el
mundo.
En un artículo de fines del año 1968, el hoy Cardenal Danie­
lou advirtió: "La civilización técnica reclama templos y fiestas,
tiene técnicos y demanda sacerdotes. Es un espectaculo, a la vez
lametitable e irrisorio, que esto suceda en el -mismo momento en
que los sacerdotes pretenden convertirse en técnicos y en el que
se quiere transformar las iglesias en lugares de reunión política.
La juventud, sin embargo, tiene SED DE ABSOLUTO. El
drama
de hoy sería la dimisión de aquellos que tienen la misión
de responder a e$ta sed."
Mientras las técnicas de la Naturaleza son técnicas bien lo­
gradas, decia en su
Introducción a la Filosof¡a Julían Marías,
son deficientísimas las
TECNICAS HUMANAS, las de la so­
ciedad, la política y la
historia. .

. y
se empieza ahora a clamar
por una técnica del manejo de las técnicas, que no es fácil de im­
prcvisar.
Y Kaufmann, en un artículo de Le Monde en octubre de
1966, trauscribió
el siguiente párrafo de Bergson: "Me he pre-
218
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE UBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
guntado, muchas veces, ¿ qué habría pasado si la ciencia moderna,
en vez de partir
de las matemátic.a.s para orientarse en la direc­
ción de la mecánica, de
la astronomía, de la física, de la quí_mica,
en vez de hacer converger todos estos esfuerzos hacia el estudio
de
la materia, hubiera empezado por la consideración del espíri­
tu? Tendríamos ciertamente una psicología de la que no podemos
hacernos una idea hoy, lo mismo que era imposible, en tiempos
de Galileo, imaginar nuestra física.
Esta psicología hubiera sido
probablemente, respecto de la nuestra, lo que nuestra física es en
relación con la física de Aristóteles."
Pero, desgraciadamente,
el hombre eligió un camino opuesto
al aludido
por Bergson y corre el riesgo de caer prisionero y cau­
tivo,
en una Sociedad· opulenta, pero sin alma, entregada de nuevo
al limitado dominio de
lo fáctico, en la magia de una técnica so­
metida a
la demonolatría de las máquinas.
Es precisamente contra este tipo de Sociedad contra lo que
se alza la más rotunda "contestación", en una -sugestión que 'busca
la verdad en el nihilismo y se opone al mediocre mundo de los
tecnócratas, a los que
la elegante pluma orteguiana calificó de
sabios ignorantes, capaces
de comportarse en las cuestiones que
desconocen la petulancia de quien es un sabio en su cuestión es­
pecial. A ellos atribuía Ortega
la desmoralización de Europa en
su
RebeUo"n de las ma~l1!S, en la que advertía el peligro de que
este tipo de hombres
se apodere de la dirección social por el
hecho de estar desinteresados de los principios de la civilización.
Las mismas sociedades de nuestro tiempo son puras máquinas,
y el problema fundamental consiste en el proceso de reducción
que está produciéndose
en la acción humana, cada vez más ru­
tinaria y en completa ignorancia
e incertidumbre respecto de los
objetivos, en
un tipo de vida unidimensional.
Pablo
VI, en la encíclica Popul&um progressio, advirtió que
la economía y la técnica no tienen sentido si no es por ,el hombre,
a quien deben servir, Por su parte, el Episcopado francés, refirién­
dose a los problemas de la juventud actual, que ésta no rec1ama
medios de vida, sino rawnes para vivir, afirmó que su rebeldía
se dirige contra una Sociedad en la que los hombres son poseídos
219
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARBALLO PERNANDEZ
y no poseen y que desean que las estructuras se pongan al servi­
cio del hombre y no se encuentre el hombre al servicio de las es­
tructuras.
Se ha advertido, con frecuencia, que el desarrollo económico
es, a la larga, más perjudicial que beneficioso para el hombre y
que la cantidad como objetivo está deteriorando la calidad, dando
origen a "deseconomías" y despilfarros, a través de lo que ha
dado en denominarse bienes negativos: emponzoñamiento de
aguas, polución del aire, acumulación desorganizada
de ~esiduos,
consumo desordenado de bienes agotables y no renovables y el
ruido, que está produciendo neurosis colectivas y gran número de
sorderas.
En un reciente libro, Bertrand de J ouv'enel incitaba, a pesar
del
aparente carácter irreversible de la dinámica social, a recivi­
lizar la civilización. La tecnología, -en su opinión, debería actuar
como servidora de la AMENIDAD.
Es aleccionador recordar el caso de la nación sueca, que pa­
ree.e encarnar-lo que Camus denominó "aproximación a la Socie­
dad justa". Pues b;en, lo inquietante es que en Suecia abundan
los divorcios, los stiicidios, la delincuencia juvenil y el uso de los
alucinógenos. Además, los suecos son, en general, ~ristes. Un so­
ciólogo sueco llegó a hablar de la NEUROSIS DE BIENES­
TAR, provocada por el disfrute de una existencia asegurada, su­
perados los límites
del sufrimiento y el temor, eliminadas las pre­
ocupaciones materiales. Esta existencia,. como contrapartida, está
socavada por una sorda inquietud, por el morbo del placer y por
el peso de la violencia.
Y es que sucede que: siempre placer ... no es placer.
Ya Schopenhauer, en Parerga y Paralipomena, escribió que:
"Si se pretende que el mundo no tenga más que una significación
física, desprovista de todo sentido moral, nos enfrentaremos con
el más grande, el más pernicioso
y fundamental error; en sínte­
sis, cara a cara con aquello que el creyente calificaba de ANTI­
CRISTO."
La notable prosperidad económica no es suficiente para que la
vida
se haga digna de ser vivida, si el precio de la prosperidad
220
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE UBERACION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
consiste en vaciar la existencia de_ las aspiraciones más profundas
y elevadas del hombre.
Es inneg- críticas marcusianas, aunque sea difícil admitir sus plllltos de
vista en cuanto a las perspectivas resolutivas.
En la Sociedad actual son fáciles de advertir los síntomas de
la absorción del individuo en la masa y el renacimiento de la
creencia
en la participación y comnnicación animista, incluso a
la escala cósmica, en el espacio y el bempo. Y, como en los tiem­
pos mágicos, la vida es acción dominada por el esoterismo de los
nuevos chamanes: los técnicos.
~l clima--social~--sorn.etido a la sugestión colectiva y a la hipei ------~~
~-----------------sensibilidad tóxica, en forma de mitos, de p~das... y de
/ drogas, es la causa ~--1.ós- cxtraiios----fenomerios, como el de los
hip,pies, estudiado-po~ Toynbee .en su grave dimensión de intento
de
abordar un nuevo sentido de la vida y de la sociedad, qne
hoy puede calificarse con las palabras que
Borma.n:-aedloo-.a--!a_ __
Luna, de vasta, desértica y sobrecogedora. ------------
J ulián Marías, refiriéndose a los hippies americanos, dijo de
ellos que : "Son la respuesta al mortecino aburrimiento de los
hogares, que desconfían de la imaginación, que no admiten la in­
ventiva, la sorpresa, la improvisación, que no ponen en sus vidas
la pimienta de un grano de locura."
La existencia de los hippies, en opinión de Becher, es la na­
tural consecuencia de una sociedad indiferente _al empeoramiento
del habitáculo humano, propicia a la producción de bienes de
innegable nocividad y propensa a dudosas aventuras de discuti­
ble prestigio, mientras abandona sus más elementales responsabi­
lidades
en orden a la convivencía y los problemas del hombre.
Los hippies sustentan una sorprendente moral, cuyos puntos
fundamentales
han sido resumidos en la siguiente forma: Haz lo
que te plazca y cuando
te plazca; abandona a la sociedad por
completo y entrégate; trata de convertir a cuantos burgueses en­
cuentres a la alegría, al amor, a la belleza, sino a
la droga ...
Los hippies sostienen la cr·eencia de que nuestra civilización
está asistiendo a sus propios funerales.
Y, no obstante, sería posible, como advirtió el p~ofesor ita-
221
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARBALLO FERNANDEZ
liano Federico Caffé, en un reciente trabajo, encontrar salidas
multidireccionales, ya que todo nuestro futuro ha de depender,
en último término, de nuestra voluntad, de nuestra capacidad de
comprensión
y de nuestra inserción en el orden natural de lo hu­
mano.
En resumen, de nuestro genio creador y de nuestra moral.
A pesar de los sombríos presagios del presente, resulta difícil
admitir que el dedo de Dios nos oprima contra un muro, como
Sartre afirmó que acostumbra a hacer con sus elegidos.
El cristiano, dijo San Pablo,
es el que tiene esperanza.
---~-c.----BIBLIOGRAFÍA
-------L. G0J.UN-R1~Historj;, del Ocultismo, Ed. G. P. 1697. ---, CASTIGI,IONE: Encaintamie~------Magia. F00<1o. __ Cultura Ecollómica de
Méjico. 1947. -
]EROME-.ANTOINE RoNY: La Magie. P. U. F. 1950.
KuR'J.' SELIGMAN: Le Miroir de la Magie. Frasquelle Ed. 1965.
FRAZ~--L--a-Raina Dorada. Fondo Ctlll.t. Econ. Méjico. 1951.
_______.-~---JúuO CAE.o BAROJA: Las Brujas y su Mtmdo-. .A-Iiauza E CAssrRER: I.,an¡¡uage and Myth-Dover Pub. 1946.
RoBERT MoREL.: Dictionnaire des Superstitions. (Prólogo de JEAN PIERRE
ABRAHAM). Ed. 1967.
C. E. M. HANSEL: ESP: A Scientific Evaluatinn. McGibbon & Kee.
1966. JoHN WREN LEWIS :· The Form oí Things Unkow? New Sdentíst. Ju-
lio. 1969. SIMPOSIO: Percepción extrasensoria. E ELIPHAS LEVI: The History of Magic-Rider & Co. London. ·1969.
J. B. RHÍNll & J. G. PRAFF: Parapsychology. Blauk.well. Oxford.
PIERRE FRISSON: L'Avenir est-il a L'Astrologie? Le Fígaro Litteraire.
Julio. 1969. MALINOWSKI: Myth in Primitive Psychology. Magic Science and Reli-
gion. Nueva York 19515.
J. G. RBrNE: El Nuevo Mundo de la Mente. Ed. Paidos. 1962.
FuSTEL DE CouLANGE: La Cité Antique. Hachette. 1960.
]ULJ.ÁN MARÍAS: Biografía de la Filosofía. Ed. EMECE. 1954.
RICHARD 'WRIGH't: Ecoute Homme Blanc. Calman Levy. 1959.
NSS'tOR Al.BESARD: El origen de la Humanidad. Plaza y Ja111es. 1969.
M1cmtr. GANQUELIN; La Astrología ante la ciencia.· Enciclopedia Hori-
zonte. 1969.
J. G. FRAZER: The Worship of Nature. Londres. 1926.
PIERRE GALLON: Mages et Sorciers. Monde et Vie. Octubre. 1969.
LucY MAIR: La Brujería en los pueblos primitivos actuales. Ediciones
Guadarrama. 1969.
KARL JASPJ!;RS_: Origen y Meta de la Historia. Ed. Rev. de Oc:c. 1950.
Jm,IÁN MARÍAS: Nuevos ensayos de Fi.fosofía. Ed. Rev. de 0cc. 1968.
V ARIOS: El Futuro Inmediato. Ed. Plaza & Janes. 1969.
BER'tRAND RuSSELL: El Impacto de la Ciencia en la Sociedad. Ed. Agui-
lar.
1952. ·
222
Fundaci\363n Speiro

EL INTENTO DE LIBEMCION DEL HOMBRE POR LA TECNICA
R1ccr:
Momenti decisivi del Pensiero Matema.tico. Rendic. 1st. Lomb,
Atti Ufficiali., vol. 95. 1961.
GALILEO: Discorsi in.torno a due Nuove Scienze. Eoringhieri .. 1958.
ALBERT DucROC:Q: La Aventura del Cosmos. Nueva Col. Labor. 1968.
PAOLO Ros,sr: Los Filósofos y las Máquinas 1400-1700. F;d. Labor. 1966.
E. ZILSEI.: The Genesis of the Concept of Scientific Process, Wiener &
Noland. N. Y. 1957.
MAX BoRN: Ist die Klassische Physik tatS3.chlich deterministisch? 1958.
A. C. CRoMBIE : Svolte decisive in fisica. Ecl Boringhieri. 1961.
J. DEs'l'OuCHE·s: La Physique Mathematique. P. U. F.1964.
BERNARD n'ESPAGNA'I': Conceptions de la Physique contemporaine, Her­
man. 1965.
J. voN NJWMANN: Les fondements mathema.tiques de fa Mecanique Quan­
tique. P. U. F. 1950.
ScnRéiDINGER: Mind and Matter. Cambridge U. P. 1958.
w. HEISSENBERG: La Natw"a da.ns la Phyisique 1contemporaine. Galli­
mard. 1962.
JuI,ES SEGON: Hasard et Contingence. Ed. Herman. 1938.
DAVID BoHM: Casualty and Change in Modern Physics-Har.pers Torch­
book. 1961.
JACQUSS RuEFF: Visiou Cuántica del Universo. Ed. Rev. Oc. 1968.
PASCUAL J ORDAN : La Physique et le Secret de 1a Vie Organique. Afbin
Michel. 1959.
}EAN CHARON: De la Física ail Hombre. Ed. Guadarrama. 1967.
BEISER: Contepts of Modern Plhysics-Inter S.tudent. Ed. 1963.
SIR AR'tHUR EnorNG'toN
: La naturaleza del Mundo Físico. Ecl. Sudame-
ricana. 1952.
K1,1NéK<1WSTROEM : Histor:iá de la Técnica. Ed. Labor. 1965-.
J. &.r.UL: El Siglo XX y la Técnica. F,i. Labor. 1960.
LucIENNE F:iu.rx : The Modero Aspects of Mathemati'cs. Se. Ed. Inc.
N. Y. 1961.
H. FRl!;UDEN'tAHL: Las matemáticas en la Vida Cotidiana. B. H. A. Ed.
Guadarrarna. 1967.
W. HEISENBUG: Los Nuevos Fundamentos de la Ciencia. Ecl. Norte y
Sur. 1962.
J. M. IRVINE: Les Bases de la Physique moderne. Dunod. 1969.
HEIDDEGER : Fragen der Technik. 1953.
ÜSKAR BECKER: Magnitudes y límites del pensamiemo matemático. Ed.
Rialp. 1966.
ERmts'l' }EROME lioPKINS: Ottr Lalwless Poilice. Viking Press. N. Y.
MARCEI. D}} CoR'I'E: L'Homme contre Lui-mene. Col. ltineraires. 1962.
F. G. ]ÜNGER: Ueber die Perfektion der Technik Frankfurt. 1944.
GERARD BoNNOT: Hs on ttre Descartes. Coll Mediation-Gonthier DenúeI.
1969.
JEAN D:ANIELOU: La Revolution des jeunes. Le Monde 26 Nov. 1968.
JuLLÁN MARÍAS: Introducción a. la. Filosofía.. Ed. Rev. de 0cc. 1947.
V ARIOS: Options Humanistes. Les Ed. Ouvr. 1968.
V ANCE PACKARD : Las formas ocultas na. 1963.
J. L. KAHN : Al service de la recherche techruque. Eyrolles. 1968.
J. J. L. ARANGUREN: Humanismo versus Civilización Industrial. Rev. de
0cc.
mayo de 1969.
FRIEDRICH SEIFERT: Tieren PsyC'hologie. Die Entwicklung der Lehre vom
Umbewussteu. 1955.
223
Fundaci\363n Speiro

/OSE MARIA CARBALLO FERNANDEZ
L. J. LJSBRE'.r: ¿Suicidio o supervivencia de Occidente? Col. Nuestro Tiem-
po. Ed. española Desclée de Brouwer. Bilbao. 1968.
NDRBÉRT Voss: ¿El fin de la Civilización? Ed. Plaza & Janes. 1968.
BERTRAND RussELI..: Has Man a Future. A Penguin Special. 1961.
RO:rxÉ: Science et Société lndustrielle. Rev. de Science Financiere. AbrH-
junio. 1965. RAYMOND A.RON: Tres ensayos sobre la Era Indus'CT'iail. EDIMA. 1967.
J. E. MEAo~; Is the New Industrial State inevitable? Econ. Jour. Junio.
1968. J. G. GALBRAITH: El Nuevo Estado Industrial. Ed. Ariel. 1968.
J. G. GALBRAITH: The Affluent Society. Hamish Hamilton. 1958.
F:EllERICO CAFFt: "Oapitalismo Mortopolístico", "Nuovo Stato Industriale
ed Effectiva Realtá Eoonomica. CEDAM. 1968.
Ed. Progres Scientifique et Progres Social. Perspectives Economiques.
Marzo. 1966.
VARIOS: Tecnología y Desarrollo Económico, Ed. Rev. de 0cc. 1965.
P. O. : Le Cout du Progres. Perspectives Economiques. Marzo. 1969.
E. J. MrsHAN: Progresso Technologioo o benessere Mercurio. Octubre.
1969. JAN DRENOWSKY: Analyse des couts et rendements des projects sociawc..
Rapporto d'un groupe d'experts reuní a Rennes. Sep. Oct. 1965.
Roen ou PASQUIER: Suece Etat Pilote. Jour de Geneve 22. Nov. 1968.
BERTRAND D:it J oUVENEL: Arcadie, Essais sui le mieux vivre. Coll. Futuri-
bles, SEDEIS. 1968.
MARTÍN BRUGAROLA: Sociología y Teología de la Técnica. BAC. 1967.
H. MARCUSE : The One-dimensional Man. Beacon Press. 1964.
SIGUAN: La Vida y la Obra de H. MARCUSE. Convivium núm. 27.
P:EARCE & STURMEY : Priva te and Social Costs iand Benefits. Econ; J our.
1966. H. ·w. BALDWIN: The Price of Power. N. Y. 1948.
PAUL M'ÜI,LER: Le Livre Rose du Hyppy. Union General d'Editions. 1968.
JoA DAVID BROW: Les Hippies. Ecl. Robert Lafont. 1968.
LóPEZ IBOR : ¿ Hacia una degradación de la sexualidad? Extraordinario
de ABC de 17 de nov. de 1968.
A. J. TOYNBEE: El desafío -de los jóvenes. Extraordinario de ABC de 15
de sep. de 1968.
PETSR LAuRIE: Las Drogas. Alianza Editorial. 1969.
JoHN CASHMAN: E)l fenómeno LSD. Plaza & Janes. 1968.
JACQUES DuQUESNE: Complot contre la raison. L'Expres. Abril. 1969.
DuRKHE;IM: El Suicidio. Buenos Aires. 1965.
F. HEYSCH: Elements pour un Art de vivre. N. E. Debressé. 1%7.
M UMFORD : Technique et Civilisation. Ed. Senil. 1950.
CLAuDIO E&TEVA: La máquina y la deshumanización del trabajo, Cuader­
nos de Política Social,
1960. ·
EMMANUEL ·G. M~THENE: Technology and Human Values. Sdence Jour­
ml. Octubre. 1969. BARRY CoMMONER : Quelle terre laisseron nous a nos enfants? Ed. Seuil.
París.
1969.
ARTHUR KoESTI,ER : Eine kühle l\iV elt ohne Glauben und Ta:bus. Die Welt.
Noviembre. 1969.
FRAN,COIS PERROUX : FRANQOIS PltRROUX interrogue MARCUSE... qui re­
pond. Aubier. 1%9.
Ed. Die Ha.sdlisch Welle. Der Spíegel 10. No,. 1969.
VARIOS: L'Homme encombre. P.U.F. 1%9.
224
Fundaci\363n Speiro