Índice de contenidos

1972

Acción y contemplación

Autores
1972
Volver
  • Índice

Resumen de la plática, en el acto Eucarístico de clausura de la XI Reunión de amigos de la Ciudad Católica

RESUMEN DE LA PLATICA, EN EL ACTO EUCARISTICO
DE CLAUSURA
DEL Rvno. DR. LucAS GARCÍA BORREGUERO.
Ora; piensa ep. Dios, habla a Dios, pide a Dios ...
Ora; Jesús, la Santa Virgen, los Apóstoles, los santos oraban.
Ora; Jesús quiere que ores ... «Pedid
y recibiréis ... ».
Ora; Jesús siempre vive, siempre interpela por nosotros (Hebr. 7, 25).
Ora;
ef Espíritu Santo ora en nosotros -nos hace orar-con ge-
midos inenarrables (Rom. 8, 26).
Ora; la Iglesia ora en su sacrificio, en el oficio divino, en toda su
liturgia.
Ora;
la oración brota de la fe, es el lenguaje de la esperanza y la
compañera de la caridad.
Ora;
somos mendigos de Dios (S. Agustín), y cuando ve orar a la
misericordia ¿cómo no va a orar la miseria?_ (San Cesáreo de
Arlés).
Ora; eres hijo y amigo de Dios; los hijos y los amigos hablan con
los padres y amigos más que los mendigos, y les piden más,
mucho más que los mendigos.
Ora; porque sin Dios no puedes hacer nada en lo natural y nada
en lo sobrenatural.
Ora; para vivir bién, la oración es la respirª"ci6n del alma.
Ora; para hablar bien, con unción, prius orator quam dictar; antes
orante que orador.
Ora; para morir bien,
la perseverancia final está vinculada a la ora~
ción.
Ora; Dios quiere que pidas para El : tres . primeras peticiones del
Pater nos ter ...
Ora; Dios quiere que pidas para El, para ti, para todos: cuatro úl­
timas peticiones. Nuestro interés es el suyo.
21
Fundaci\363n Speiro

LUCAS GARCIA BORREGUERO
Ora; Dios quiere que trabajes para El y tienes derecho a pedirle su
ayuda.
Ora; hay muchas necesidades, tuyas, de los tuyos, de los que luchan
contigo, de los
·que luchan contra ti y contra Dios.
Ora; tú también, como Daniel,_ eres «varón de deseos» (Dan. 9,23),
pero ineficaces. Entregas tu dinero, tu sudor, tu talento, tu
vida ... , y te desazonas por lo poco que puedes y alcanzas ...
Dios
es el que da el «incremento», la eficacia a tus deseos.
«No aflojes en tu deseo, ni bajes la voz. Grita, grítame para que
tenga misericordia del mundo», decía el Señor a Santa Cata­
lina de Sena.
Ora; ora siempre, sé como una perpetuamente encendida llama oran­
té; quiere, como Santa Teresa, ser «todo oración».
Ora; que Dios lo vende todo al precio de la oración. La oración
es una condición que Dios ha puesto al hombre, libre. No nos
envía
sus dones, si no los deseamos, si no los pedimos ; no
quiere forzar nuestra libertad.
Ora; incluso contra Dios. «También de entre ellos busqué yo quien
levantase muro
y se pusiese a la brecha frente a mí en favor
de
la tierra, para que yo no la devastase ... » (Ez. 22,30). Alis­
tate a la legión de los
que «con Dios se yerguen -contra Dios»
(San Gregario Magno).
Con
Dios, ora siempre con Dios, con Jesús al -Padre en unión
del Espiritu Santo. La oración es uno de los cuatro actos de
la virtud
de la religión : adora, agradece, se
arrepiente~ pide. Cuatro actos que
coinciden con los fines del Santo Sacrificio: latreútico, eucarístico,
propiciatorio, impetratorio. El sacrificio
es ápice de la religión. Jesús
es Hostia y Sacerdote de valor infinito; pero es tu Hostia y tu Sacer­
dote
y tú eres hostia y sacerdote con El. En la Santa Misa tu oración
es omnipotente.
22
Fundaci\363n Speiro