Índice de contenidos

1974

Santo Tomás de Aquino, hoy

Autores
1974
Volver
  • Índice

Palabras finales en la XIII Reunión de amigos de la Ciudad Católica, sobre el tema Santo Tomás de Aquino, hoy

XIII REUNION DE AMIGOS DE LA CIUDAD CATOLICA
Madrid, 1, 2 y 3 de noviembre de 1974.
Tema: Santo Tomás de Aquino, hoy.
PALABRAS FINALES
por el Rvdo. P. VICT0RIN0 RODRÍGUEZ, 0. P.
Felizmente, gracias a Dios, a Santo Tomás y a ustedes, estas pala­
bras finales no expresarán un "finis consumptionis", sino un "finis
consummationis"
.-El finis consumptionis es el de los pensamientos
novedosos y caducos, fechados en el tiempo. El finis -consumm«tionis
es el del pensamiento perenne que Santo Tomás viene ofreciendo a
través de los siglos a los que se acercan a él abiertos y operantes de
la verdad, como ustedes.
Resultaría paradójico hablar aquí de clausura, cuando lo que
realmente hay
es una apertura desbordante de pensamiento, bien
poseído y que aspira a completarse. Los profesores que nos han ha­
blado lo han hecho con tanta maestría que supieron enseñar mucho,
sugerir más
y dejar siempre viva la apetencia de entrar a fondo en
el inexhausto magisterio del Aquinatense.
No tendría sentido resumir ahora todo lo que aquí tan profun­
da
y ampliamente se ha enseñado, siempre· con el trasfondo de Santo
Tomás. Sería reducir a poco
_lo mucho bueno que todos han oído.
Me limito a señalar puntos especialmente luminosos por
lo que
valen en sí
y por lo necesarios que resultan para nuestros días. Todos
han sido expuestos o sugeridos por los conferenciantes.
l. Ante todo, un hecho sobrenatural espléndido: la Santa Misa
diaria, con comunión masiva
y el Santo Rosario. Así empezaba y
terminaba Santo Tomás sus jornadas. El último año de su vida en
Nápoles
se le vió celebrar la Misa con efusión de lágrimas y eleva­
do físicamente
en · éxtasis durante la celebración, según testigos del
1109
Fundaci\363n Speiro

VlCTOR/NO RODR/GUEZ, O. P.
proceso de canonización. Y entre sus últi~os escritos (de 1273)
está la breve y densa exposición del Ave-María, a la que llama "to­
tius Trinitatis nobile triclinium", expresión digna de figurar en la
Letanía de la Virgen. Al lado
de estas prácticas de fe, se ha convi­
vido ·en perfecta afabilidad, también digna de aquel a quien Dante
llamaba
"il buon fra Tommaso".
2. Actitud ante la verdad.-u de Santo Tomás se manifiesta
así: apertura a toda la verdad
{divina ·y humana, antigua y moderna),
transparencia para la verdad (
que siendo un bien de la persona no
está condicionada por la persona,
ya que la filosofía no es para saber
"quid homines senserint, sed qualiter
se habeat veritas rerum ... ",
"non propter aucroritatem dicentium, sed propter rationem dicto­
rum" ), discernimiento de la verdad o pensamiento crítico (búsqueda
del Aristóteles original, -discernimiento
de elementos neoplatónicos
en la tradición_ patrística, rechazo de algunas "auctoritates" inautén­
ticas), jerarquización de las verdades. (de
fe o de razón, "principiales"
o conclusivas, especulativas o prácticas), aprecio
y celo de la verdad
(defensa
de. su vocación religioso-intelectual, defensa de su teología,
de su método
y de su cátedra), generosidad en la iluminación de la
verdad (siendo sumamente original, no aparenta serlo; siendo pro­
fundamente personal, su obra es universal).
3. Principales características -de. la doctrina de Santo Tqmás.­
Como saben, Pablo VI viajó· el 14 de septiembre a Fossanova y
Aquino para honrar la memoriá de Santo Tomás en el VII Cente­
nario de su muerte,
y dar, una vez más, testimonio, máximamente
válido, de la perennidad de su magisterio
y de la necesidad que tiene
de él
el hombre actual. El Papa se dirigió al Santo, en la Basílica de
Fossanova, eón estas palabras: "Maestro Tomás ¿qué lección puedes
darnos?
... ¿a nOsotros, Santo Tomás, que to~avía sigues sobresa­
liendo,. filósofo
y teólogo, sobre el horizonte del pensamiento ávido
de seguridad, de claridad, de profundidad, de realidad?
... Nos pa­
rece escuchar una lección exhortatoria:
la. confianza en la verdad
del pensamiento religioso católico, tal como fue defendido
por él,
expuesto, abierto a la capacidad -cognoscitiva de la inteligencia hu­
mana"
(L'Osservatore Romano, 16-17 sept. 1974, !).
El ,Papa tiene confianza e invita a la confianza en Santo Tomás
1110
Fundaci\363n Speiro

SANTO TOMAS DE AQUINO, HOY
por ser maestro de seguridad, de claridad, de profundidad, de reali­
dad. Estas cuatro características han sido petfectamerite detectadas
y expuestas aquí estos días. En los ambientes progresistas actuales
parece profesarse gustosamente
lo contrario: gusto por dudar de
todo, preferir
la oscuridad o confusión para eximirse de respon­
sabilidades enojosas, alergia a
las profundidades -metafísicas para
vagar en
superfifitdidades, desconocer otras" realidades que no sean
las tangibles, tempórales, sociales .
.. · Permítasem·e subrayar estas cuatro notas eri todos y cada uno
de los cuatro grandes temas de esta
XIII Reúhión df! Amigos de la
Ciudad de Dios: pensamiento filosófico, pensamiento teológico, pen­
samiento jurídico
y pensamiento_ político de Santo Tomás.
a) · La seguridad de Santo Tomás teológicamente descansa en
la palabra de Dios, captada por la fe sobrenatural, bajo el criterio
infalible de la Iglesia, que
es esencialmente firme y es el principio
propio de todo acto teológico. En el
-orden filosófico y jurídico-po·
lítico la seguridad viene de la vigencia clara, inconmovible y univer­
sal
de los primeros principios del conocimiento, tanto especulati­
vos como prácticos,
y del rigor de la lógica aristotélica en las demos.
ttaciones a partir de ellos. Aquí se ha subrayado justamente estos
día_s la consistencia de todo derecho por su_ vinculación más o me­
nos. próxima al
habitus principio-rumJ que es la sindéresis.
b) La claridad proverbial del napolitano Santo Tomás tiene
estos focos: en primer lugar
su_ intelectualismo -frente,. a toda clase
de agnosticismo y voluntarismo ciego. En
Santo Tomás, sin que se
reduzca todo .a razón, todo es racional. Es racional · el_ asentimiento
a la
fe;-toda elección· sigue a un juicio práctico; la conciencia, que
rige todo comportamiento, es un .acto de raz4n; la ley, que es. la
"ratio iuris",
es un producto de la razón; la prudencia, que rige la
justicia
y las demás _virtudes morales, es hábito racional; el. acto
"-imperium" pertenece formalmente a la
razón; en ·el gobierno po­
lítico han de tener -preferencia los más perspicaces y el consejo. de
los ancianos
experimentados,
En .segundo lugar, la claridad deriva del influjo causal de los
primeros,·principios, tanto espéculativos .como prácticos, que son
1111
Fundaci\363n Speiro

VICTORJNO RODRJGUEZ. O. i'.
-~ialmente claros, en que todo se resuelve, y de la lógica más
exigente en el razonamiento.
En tercer lugar, la claridad se debe al método de distinguir y
proceder ordenadamente. Santo Tomás es el gran maestro del orden.
Orden en la graduación de los temas, y orden en la aplicación de
los principios a su conocimiento. Distinguiendo
y ordenando se
evita roda confusión. Santiago Ramírez expuso, en su De ordine,
tan convincentemente la doctrina del orden y de su vigencia en Santo
Tomás que a un tomista italiano le pareció ver en ello la no~a más
característica del tomismo.
e) Profundidad de pensamiento, no sólo porque se acepta o
intnye una profundidad
en las cosas, más allá de Jo sensible y fe­
noménico, sino por la indicación y práctica del acces~ a ella. Así
como en el orden del ser todo va de causa a afecto, de lo substan­
cial a
lo accidental, de lo absoluto a lo relativo, de lo necesario a lo
contingente, análogamente en
el orden del conocer todo va de los
principios a las conclusiones, de lo claro a lo oscuro, de
lo elemental
a lo
coll!plicado, con todas las variaciones metodológicas que exigen ·
las materias a tratar; e inversamente, en el momento de las resolu­
ciones, de la profundización
en los fundamentos, se llega a los pri­
meros principios y a
las últimas causas.
En el orden filosófico las profundidades tomistas están en
la
doctrina del ser, que, si bien en su simple aprensión, es el "primum
cogninun", en último análisis es el objeto de la suprema de-las cien­
cias humanas que
es la Metafísica, cuya originalidad en Santo Tomás
ha sido justamente subrayada estos· días aquí.
De este análisis óntico
resulta su intrínseca composición de esencia
y existencia, con todas
las implicaciones que esto supone de participabilidad limitada, de
necesidad
y coritingencia en el ser participado, de su radical distin­
ción respecto de
Dios, etc.
En el ámbito antropológico el dato fundamental
rs la esencia
psicofísica del hombre.
La composición esencial de alma y cuerpo
condiciona todo lo que
es, hace y tiene el hombre, transcendiendo
las parcialidades tanto del materialismo como del angelismo huma­
no. En este tema es sorprendente la incongruencia del autodenomi­
nado "personalismo" moderno: ha creído descubrir o poner en
su
1112
Fundaci\363n Speiro

SANTO TOMAS DE AQUINO, HOY
sitio a la persona, rescatándola del "cosismo" medieval; y lo que nOs
presenta en realidad es una persona carente de sustanti_vidad y ra­
cionalidad (cual es la tomista), reducida a la inconsistenciá. y ·even­
tualidad· de una serie de
actos de conciencia o de elección o de amor
revocable.
La persona tomista es consciente, libre y sujeto de amor,
pero
es mucho más que eso. Goza de individualidad y sociabilidad,
pero transciende una y otra dimensión: "Horno non ordinarur ad
communiratem . politicam secundum se
totum et secundum omnia
sua . . .
Sed totum quod est, et quod potest et haber, ordiriatum est
ad Deum" (1-11, 21,4 ad 3).
En cualquier intento de profundización filosófica Santo Tomás
lleva al ser: las doctrinas políticas
y jurídicas descansan en los prin­
cipios morales; las normas éticas derivan de la antropología;
la con­
ciencia está regulada
por la ley de . Dios; la antropología descansa
en la ontología; la ontología se abre, en su última parte, a Dios
transcendente.
En el orden teológico la razón, con todos sus haberes, entra en
el servicio de la
fe para escudriñar en el misterio, buscando inteli­
gibilidad, expresión y virtualidad por el uso de la analogía, que es
la quinta esencia de todo el sistema filosófico-teológico tomista. La
analogía es el puente entre lo sensible y lo inteligible, entre la razón
y la fe, entre la naturaleza y la gracia, entre el hombre y Dios. Sin
el uso de la analogía no se puede profundizar nada. La actual "teo­
logía radical", derivada de Karl Barth, para quien la analogía entis
es invención del Anticristo, no puede menos de perderse en super­
ficialidades sociológicas.
d) Realismo del pensamiento tomista. Realismo en el conoci­
miento por el origen inductivo, sensible,
de todo conocimiento, y
por la espontaneidad de los primeros principios de la inteligencia;
realismo por
la transparencia de la inteligencia bien formada para
captar la realidad en todos sus grados de inteligibilidad; realismo en
la aceptación de la experiencia suprasensible, estética y mística; rea­
lismo en la preponderancia de la virtud de la prudencia en todo el
comportamiento humano, tanto individual -como social y político,
para atender a todas las situaciones concretas, a conciencia
dé que
"omnis operativa_ scientia tanto
perfectior est quanto magis parti-
• 1113
Fundaci\363n Speiro

VICTORJNO RODRJGUEZ, O. P.
cularia considerat" (l-II, 6, pro!.); realismo en el descubrimiento
de
las leyes de evoluéión · y dinamismo de las facultades humanas y
de sus hábitos mentales y afectivo-operativos; realismo en la acep­
tación sincera de Dios por la fe, con todas las prioridades de cono­
cimiento, de afecto y de valor que
le competen, lo cual se expresa
en
un término técoico que define adecuadamente la Teología de
Santo Tomás: el teocentrismo, que, en el orden especulativo signi­
fica juzgar de todo según la palabra de Dios, y en el orden afectivo­
operativo significa hacer del amor a Dios el · p~imer mandamiento,
como leíamos en el Evangelio de la Misa de hoy (Me., 12,30).
Termino agradeciendo a la Comisión Organizadora del Congre­
so la invitación que se me ha hecho a tener estas palabras finales,
no por otra razón que por . mi condición de ser hermano de Santo
Tomás~ invitación que acepté gustosamente, porque a Santo Tomás
debo cuanto soy en . filosofía y teología.
ACTAS DE LA V REUNION DE AMIGOS
ESP~OLES DE LA CIUDAD CATOLICA
El Paular, 29, 30 y 31 de octubre de 1%6.
I
CONOCER, VIVIR Y DIFUNDIR LA VERDAD
Deber de conocer, vivir y difundir la verdad, por Gonzalo Cues-
ta More1W.
La verdad religioaa, ¡,or Juan Ramírez V aJúlo.
La verdad natural, ¡,or Juan Miguel Pal.acws. ..
Vivir la verdad: Las virtudes- cardinales y el hombre moderno,
por Rafael Gambra Ciudad.
Difundir la verdad: Caridad y verdad, por José Antonio Gar­
cía de Cortázar y Sagarmínaga.
48 págs. 48 ptas .
.
1114
Fundaci\363n Speiro