Índice de contenidos

1990

La praxis democrática

Autores
1990
Volver
  • Índice

La religión democrática

LA RELIGION DEMOCRATICA
POR
EtmALDO FORMENT
La esencia de la democracia moderna.
Los actuales regímenes democráticos, como es patente, no
son sólo la institucionalización de la participación de los ciuda­
danos en el ejercicio
y organización del poder político, sino que
son esencialmente
la realización práctica de una filosofía. Esta
concepción ideológica, que implican todas las clases de democra­
cias modernas, se basa principalmente en tres principios. El pri­
merd
es que toda norma sobre la ordenación y estructura de la
sociedad debe tener su origen en
la voluntad general, es decir,
la voluntad del hombre establece leyes incondicionadas. El
se­
gundo, que toda normativa ética y todo valor debe ser fruto de
la voluntad humana, que no puede, por tanto, aceptar nada tras­
cendente a ella, ni procedente de
la naturaleza, ni de la Revela­
ción. Su reconocimiento supondría una imposición, que violen­
taría la libertad. El último principio,
más fundamental que los dos
anteriores,
es la afirmación del carácter absoluto de esta demo­
cracia, de que tiene un poder sin límites y es totalmente autóno­
ma e independiente (1 ).
Históricameute estas democracias tienen su otigen en la Ilus­
tración del siglo
XVIII, y de un modo más concreto en la Revo­
lución francesa. En un estudio sobre su esencia, Vallet de Goyti-
(1) Véase: F. CANALS VIDAL, «El ateísmo como soporte ideol6gico de
la democracia», Ponencia. de la XXI Reunión de amigos de la Ciudad
Cat6lica, Madrid, Speiro, 1983, págs. 3-10, pág. 5. Reprod. en Cristiandad
(Barcelona), 628-631 (1983), págs. 171-174.
Verbo, núm. 291-292 (1991) 17
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
solo ha indicado que la Revolución, al poner en práctica las ideas
gestadas en
la Modernidad y, sohre todo, en el siglo de las Lu­
ces, trató «de asignar al Estado el papel
de Demiurgo ( ... ) y en
erigirle como el creador de
todo el derecho o, mejor dicho, en
reconocerle el poder de convertir su voluntad en derecho, tal
como
el rey Midas convertía en oro cuanto tocaba» (2).
Lo que no es extraño, porque ya en Spinoza, la fuente más
importante del pensamiento político,
religioso y filosófico de los
ilustrados, en su
Tratado político, comienza su exposición de la
democracia, caracterizándola como «la más absoluta de las for­
mas de gobierno» (
3
). Esta absolutez de la democracia se expli­
ca porque para el filósofo racionalista: «su concepto envuelve
la unión de los poderes particulares --de todos-y, así, el pe­
der no puede sentirse coaccionado desde algo externo a él, puesto
que no hay nada externo a
él» (

4
).
Asimismo demuestra V allet, en el mismo lugar, que «La
primera característica de la Revolución francesa fue la
de impo­
ner un Estado laicista, que se erige en definidor y árbitro de lo
bueno
y lo malo, lo justo y lo injusto, como único pontífice y
oráculo de
la volonté générale divinizada» (5).
También enseñaba Spinoza que el bien, igual que
la verdad,
no es una propiedad trascendental, no pertenece a
la realidad ( 6 ).
El ente no es en sí mismo apetecible, no es perfectivo, y no hay,
por tanto, una moral valorativa y perfectiva. Lo bueno y lo malo,
lo justo e injusto, vienen establecidos por el Estado. Explícita­
mente declara en el
T ratodo político que «El derecho del sobe-
(2) JUAN VALLET DE GOYTISOLO, «Qué queda de la Revolución frao­
cesa», en Verbo (Madrid), 281-282 (1990), págs. 182-210, pág. 184.
(3) SPINOZA, Tratado polltico, trad. E. Tierno Galván, Madrid, Tec­
no~ c. IX, 1, pág. 259.
(4) VmAL I. PENA, El materialismo de Spinoza, ·Madrid, Revista de
Occideote, 1974, pág. 51.
(5) J. VALLET DE GoYTISOLO, op. cit., pág. 1984.
(6) Cf. SPINOZA, Etica, Trad. A. Rodríguez, Madrid, Aguilar, 1957,
IV, Prefac. Para Spinoza, la verdad es la coherencia de la idea, y el bien
es una idea formada al comparar unos entes con otros, según unos mode­
los, que son ideas confusas.
18
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
rano, que no tiene otro límite que su poder, consiste principal­
mente en que existe un pensamiento, que puede decirse que es
el del poder público y sobre el cual todos deben regularse, y que
es el único que determina el bien, el mal, lo justo, lo injusto;
es decir, lo que todos, tomados individualmente o reunidos, tie­
nen que hacer o que admitir» (7).
A pesar de
la evidente falsedad de esta concepción del mun­
do, la democI'acia moderna ha ejercido un enorme atractivo en
el mundo de hoy, logrando su aceptación generalizada.
El moti­
vo es un engaño, pues, como advierte Canals: «Son muchos los
que siguen pensando en que
lo esencial en estos sistemas (libe­
ralismo, democracia
y socialismo) es la defensa de la libertad po·
lítica, el igual derecho a la participación por parte de todos los
ciudadanos,
y el empeño en mejorar las condiciones de vida de
las clases trabajadoras». Además, este error viene reforzado,
por­
que añade el pensador catalán, encima «Se pretende que no
sólo la
fe católica no tiene nada que objetar a tales sistemas, sino
que en ellos
se realizan los ideales evangélicos» ( 8 ).
Lo esencial de las ideologías sustentadoras de las democra­
cias, nacidas en la modernidad, es su antiteísmo y anticristianis­
mo. Por ello, advierte el profesor Canals que «Ningún problema
concreto, por urgente que
pueda ser o parecer, debería desviar­
nos nunca de atender a lo que
es pI'incipal en las corrientes que
han desterrado a Dios cada vez con mayor negativa radicalidad
de
la vida colectiva de las sociedades antes cristianas» (9).
Son, por ello, responsables de
la secularización actual. Tal
relación entre democracia moderna
y secularismo es evidente,
porque, como también nota Canals: «Nunca, en toda la historia
del mundo cristiano, error alguno, o herejía deformadora del
con­
tenido revelado o corruptora de las leyes morales originadas en
(7) 1DEM, Tratado polltico, op. cit., c. IV, 1, pág. 166. Véase: F. CA­
NALS VIDAL, «La filosofía del liberalismo y la ruina de Occidente», en
Cristiandad (Barcelona), 538 (1975), págs. 180-187.
(8) F. CANALS VmAL, «El ateísmo como soporte ideológico de la de­
mocracia», op, cit., pág. 6.
(9) Ibid., pág. 7.
19
Fundaci\363n Speiro

BUDALDO FORMENT
el Evangelio, ha tenido tanta eficacia descristianizadora como la
que han alcanzado a tener sobre millones de hombres en nuestra
época, los errores prácticos, nutridos en filosofías anticristianas,
que
se han ejercitado en la política del mundo occidental en el
curso sucesivo
de las modernas revoluciones» ( 1 O).
La religión en la democracia.
Aunque aparentemente la política democrática parece recla­
mar únicamente la neutralidad de la religi6n en todas las cues­
tiones sociales y políticas, su finalidad secularizadora le lleva a
exigir que
la misma religl6n se ponga a su servicio. Requerimien­
to que
se inició también con la Revolución francesa, y como asi­
mismo ha sefialado Vallet: «La concepción religiosa que impuso
la Revolución francesa corresponde
al modelo propuesto por
Rousseau en el capitulo
VIII del libro IV, Du contrat social» ( 11 ).
En efecto, el filósofo ginebrino en este lugar sostiene que el
Estado debe tener una religión: la «religión civil». Explica que
«los dogmas de la religi6n civil deben ser sencillos, pocos, enun­
ciados con precisión, sin explicaciones ni comentarios. La exis~
tencia de la divinidad poderosa, inteligente, benéfica, previsora
y providente, la vida futura, la felicidad de los justos, el castigo
de los malos, la santidad del contrato social y de las leyes: he
aquí los dogmas positivos» ( 12).
Añ.ade que, además, hay uno
negativo: «la intolerancia». Se trata, por tanto, de una «religión
natural» o racional, en la que
se excluyen los misterios y los
dogmas, en sentido estricto,
y los mandamientos divinos, porque
no se admite
ninguna Revelación de Dios.
Cada hombre puede adquirirla por sí mismo. La denomina
entonces «religión del hombre», descnbiéndola también como
una religión «sin templos,
sin altares, sin ritos, limitada aL culto
(10) Ibid., pág. 6.
(11) J. VilLET DE GoYTISOLO, op. cit., pág. 186.
(12) RouSSEAU, El contrato social, Trad. C. Berges, Madrid, Aguilar,
1969, IV, 8, pág. 147.
20
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA.
puramente interior al Dios Supremo y a los deberes eternos de
la moral» (
13 ). Sin embargo, el Estado puede imponerla, con­
virtiéndose entonces en «religión civil». Concluye, así, que «Hay,
pues, una profesión de fe puramente civil cuyos
arúculos corres­
ponden al soberano fijar, no precisamente como dogmas de reli­
gión, sino como sentimientos de sociabilidad, sin los cuales es
imposible ser buen ciudadanos ni súbdito fiel» (14). Con ello,
tal como comenta V allet, «La religión del hombre
es sometida
al 'contrato social' en todo cuanto éste abarca, es decir, todas
las relaciones sociales, incluido el matrimonio; dejándose circuns­
crita
la libertad religiosa a cuanto queda fuera de aquel contl'a­
to, reducida al campo personal de cada conciencia» ( 15).
También Spinoza, en su
Trdtado teológico polltico, establece
que la religión debe estar sometida
al poder del Estado. En el
capítulo XIX declara que: «Quiero hacer ver que la religión re­
cibe fuerza de derecho sólo por la voluntad de aquellos que son
soberanos y que Dios no establece ningún reino singular entre
los hombres sino mediante aquellos que están
al frente del Esta­
do». Añade, como después igualmente dirá Rousseau:
«y, además,
que el
culto de la religión y el ejercicio de la piedad deben acomo­
darse· a la paz y a la utilidad de la república y ser determinados
únicamente por los poderes soberanos, que de este modo se con­
vierten en intérpretes suyos». Y también queda excluida de esta
potestad religiosa del estado lo que en
El contrato social se de­
nomina religión del hombre, pues precisa Spinoza que ha hablado
«expresamente del ejercicio de la piedad
y del culto externo de
la religión, no de
la piedad misma y del culto interno, o sea, los
medios con los cuales se dispone interiormente el espíritu a ado­
rar a Dios en la interioridad de la conciencia» (16).
Afirma Vallet que, según esta
doctrina religiosa de Rousseau,
la religión, «con esa concepción
y puesto que el contrato social
(13) Ibid., IV, 8, pág. 141.
(14)
Ibid., IV, 8, pág. 146.
(15) J. VALLET DE GoYTISOLO, op. cit., pág. 186.
(16) SPINOZA, Tratado teol6gico politico, Trad. E. Tierno Galván,
Madrid, Tecnos, 1966, c. XIX, pág. 109.
21
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO-FORMENT
consiste en alienarse cada pet'sona con tocios sus derechos a la
voluntad general (
... ), ha de apoyar al .régimen instaurado por la
voluntad general» (17). Igualmente en Spinoza, la obligación
de
la religión de ratificar al poder político tendría el mismo funda­
mento, porque afirma que «Todo lo que
es mandado por una
voluntad común, cada uno se ve
obligado a hacerlo, lo que es
lo mismo que decir que tienen derecho a obligarle ( ... ) este de­
recho definido por la potencia del número es el que se acostum­
bra a llamar poder público, y sólo posee absolutamente este po­
der aquel que, por la voluntad general cuida de la cosa públi­
ca» (18).
Por último, en su comentario al texto sobre la religión
de
El contrato social, V allet hace notar, sin embargo, que «Como
Rdusseau, asimismo, afirmó que la voluntad general es siempte
justa y razonable
-y que, de no serlo, no es tal voluntad gene­
ral sino la de una facción que la domina-, ocutre que, en ese
caso, la revolución contra esta facción gobernante se impone re­
ligiosamente, con lo cual, también, según esa religión laica que­
da justificada la Teología de la
revolución» ( 19).
Con este planteamiento, al reclamar a la religión que
· am­
pare y sirva a la democracia, que sea una «religión democrática»,
lo que se le pide es el apoyo a la secularización, originada por
las corrientes de pensamiento, que han sido asumidas y realiza­
das en la práctica por la misma democracia. Paradójicamente,
se
solicita de la religión que no combata la descristianización, sino
que la
favore2ea.
Por extraño que pueda parecer, algunos teólogos (como Bon­
hoffer, Altizer, Gogarten; etc.), y ciertos sectores de la Iglesia,
han accedido a estas exigencias, asumiendo, por tanto, el secula­
rismo. Justifican su actitud claudicatoria, afirmando el carácter
irreversible de la descristianización actual. Consideran que
el se­
cularismo es una consecuencia necesaria de los actuáles avances
científicos y técnicos, porque con ellos el hombre ya no necesita
22
(17) J. VALLET DE GoYTISOLO, op. cit., pág. 186.
(18)
SPINOZA, Tratado politico, op. cit., c. II, 16, 17.
(19)
J. VALLET DE GoYTISOLO, op. cit., pág. 86.
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
a Dios. Gracias a la ciencia y a la tecnología los . hombres con­
temporáneos se sienten capacitados par'a satisfacer todas sus ne­
cesidades y resolver todos los problemas. El hombre actual ya
no nota insuficiencia alguna, y no tiene, por ello, necesidad de
la religión. Por consiguiente, carece de sentido presentatle el
men­
saje religioso como hasta ahora. La religión ttadicional ha que­
dado superada.
Niegan, además, que el secularismo del mundo actual
sea
una forma de ateísmo o antiteísmo. No es un modo de negat a
Dios, ni tampoco correlativamente
de autodivinización del hom­
bre.
El hombre de nuestta época no busca a Dios, pero tampoco
lo sustituye por otro absoluto. Simplemente
se ha instalado en
un horizonte profano.
Con-ello no solamente se separa el secularismo de la increen­
cia, sino que
se considera como algo positivo. En primer lugat,
porque se sostiene que el fenómeno de la secularización es
be­
neficioso pata el mismo cristianismo, ya que ha permitido la de­
puración de la doctrina y vida cristiana de todos los abusos, des­
viaciones, y etrores, que las han contaminado a lo largo de la
historia y que, en realidad las amenzan siempre. El secularismo
consigue que la religión se vaya purificando de los elementos
mi­
tológicos, impropios, se dice, del mundo actual.
En segundo lugat, representa una ganancia, porque
se cree que
desde esta posición se puede optar por Dios, aun no necesitándole
para la vida terrena.
La religión es así una opción, totalmente
pura y libre, porque no presupone la afirmación del caráctet de
criatura del mundo y del ser humano, ni, por tanto, su depen­
dencia de Dios; ni, adémás, supone
la ordenación natural del
hombre a Dios. Tampoco tal elección importa ningún acto racio­
nal,
ya que el campo de la razón queda limitado a lo científico.
Se presenta, por ello, una concepción voluntarista de la fe; y sus
contenidos quedan así reducidos a meros postulados atbitrarios.
La aceptación de la secularización y su yuxtaposición al cris­
tianismo desemboca, por consiguiente, en un fideísmo
r•eligioso
y un ateísmo filosófico, que mutilan profundamente la religión
cristiana, casi hasta su aniquilación.
23
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
En definitiva, con esa actitud, como explica Rafael Gambra,
en su acertado y profundo libro
El silencio de Dios, se procura:
«Un arreglo
de pesas y medidas con el 'mundo moderno', para
que una Iglesia debidamente evolucionada vuelva a dialogar con
ese mundo y ocupe un puesto de
poder no ya rector, pero sí
respetado y nunca más en situación de lucha y condenación de
ese mundo».
No obstante, añade el pr'ofesor navarro: «La labor consistirá
en minimizar la fe
y la moral reduciéndola (a través de las 'pen­
dientes naturales') a lo que convenga estimar como 'esencial',
en renegar de la propia tradición de la Iglesia y de
la civilización
que ella creó considerándolas como 'adherencias' o 'alienaciones',
en limar cuantas aristas rocen a la mentalidad y formas de vida
modernas, para demostrar al mundo de hoy que ser católico viene
a ser lo mismo que no serlo,
y que tal profesión en nada choca
con las exigencias de
la vida actual y del 'humanismo'».
También por ceder a los requerimientos de las democracias
actuales, tal como indica seguidamente Gambra, esta tarea: «Con­
sistirá asimismo en reducir
la vida religiosa al interior de las
conciencias, abandonando toda pretensión comunitario-histórica de
que la
fe informe jurídica o políticamente la vida de los pue­
blos» (20).
La secularización.
La posición religiosa concordista, reclamada por las actuales
democracias,
además de llegar a estos resultados, que destruyen
a la misma rdigión, se basa en unas tesis no conformes con la
realidad. Una inicial incoherencia teórica le incapacita, por tanto,
para ayudar al hombre contemporáneo.
En primer lugar, no
es admisible que el fenómeno actual del
secularismo no implique el ateísmo. En lo nuclear de todas
sus
manifestaciones se descubre siempre la negación de Dios. La
(20) RAFAEL GAMBRA, El silencio de Dios, Buenos Aires, Librería
Huemu~ 1981, 3." ed., págs. 108-109.
24
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
Exhortación apostólica post-sinodal, «Christifideles laici» lo ca­
racteriza como una forma de ateísmo, precisamente la de mayor
difusión en
la actualidad. Por ello, se dice también en la misma
que «es verdaderamente grave el fenómeno actual del secularis­
mo» porque, además, «no sóld afecta a los individuos, sino que
en cierto modo afecta también a comunidades enteras».
Por esta
especie de ateísmo, «el hombre arranca
las raíces religiosas que
están en su corazón:
se olvida de Dios, lo considera sin signifi­
cado para su propia existencia» (21
). Por la secularización o «des­
cristianización» los hombres viven como si Dios no existiese.
El secularismo es el ateísmo en su vertiente práctica. No se
presenta como una ideología, ni como una utopía, tal como lo
hicieron los ateísmos filosóficos, o de dimensiones racionales, del
siglo pasado, sino como indiferencia religiosa en la propia vida
personal, que queda así situada
en un horizonte terreno o ma­
terial. Como también ha indicado Juan Pablo II, en estos mo­
mentos: «i Cuántos hombres y mujeres pasan su tiempo de tra­
bajo
y de ocio sin ninguna referencia al Evangelio de Dios! Sus
alegrías, sus pruebas, sus esperanzas parecen encerrarse en un
horizonte tetrestre, y muchos parecen vivir y morir en un vacío
religioso. Este agnosticismo práctico, esta indiferencia ttanquila,
es,
¡ qué pena!, el drama frecuente de las sociedades económica­
mente más avanzadas que han abandonado lo sagrado de la vida
cotidiana
y no han aprendido todavía a crear un espacio religioso
en
el corazón de las nuevas culturas. ¡ Cuántos jóvenes respiran
y crecen en este clima arreligioso de ignorancia y desinterés hacia
el hecho religioso!» (22).
En las dos tendencias
generales hegemónicas, que coexisten
en la sociedad democrática de nuestros días,
la modernidad y la
posmodernidad, se encuentra como constitutiVo esencial la in-
(21) JuAN PABLO 11, «Exhortación apostólica post-sinodal 'Chrístifi­
deles
laici', Vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo»,,
30-1-1989, lnttod., 4 Documentos Palabra, 1989, pág. 15).
(22) lnEM, «Al OJngreso Internacional del Instituto Polaco de Cul­
tura y del Pontificio Consejo para la Cultura»1 21-IV-86, 1 (Documentos
Palabra, 1986, pág. 123 ).
25
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
creencia, aunque con matices disúntos. La primer'a se puede ca­
racterizar por su confianza ilimitada en la razón, el convencimien­
to de la llegada a la madurez de un único proceso histórico
uni­
versal, la creencia en la utopía del progreso en todos los órdenes,
la afirmación de la libertad absoluta
del hombre, la superación
de la metafísica, y, por último, el ateísmo.
La modernidad se
inició en el Renacimiento, conúnuó en el Racionalismo y la Ilus­
tración, y
culminó en los humanismos ateos del siglo pasado,
como
los de Feuerbach, Marx, Nietzsche, Freud y Sartre, que
después de subsistir en este, pareceu haberse
ya agotado. Son
ateísmos combativos, que se rebelan contra la idea de Dios, al
que preseutan como enemigo del hombre, y, por tanto, antiteís­
ticos (23 }.
La posmodernidad, que es la misma modernidad en su senti­
do
más radical, pero, por ello, la lleva a su fin y se le opone, pue­
de definirse con estos rasgos contrapuestos: irracionalismo, pues
se proclama la «muerte de la razón» ( 24}; el fin o «disolución»
de la historia (
25} ; el pluralismo cultural y de valores, que lleva
al disenso
y a la inestabilidad; la consumación del nihilismo, pues
se cree que «nada es verdad», «nada está bien», y «todo vale»;
la negación de la existencia de libertad eu el hombre, e incluso
del mismo hombre, pues es impensable el sujeto o la persona
humana ( 26) ; la reuuncia a
la metafísica ; y la actitud incrédula
ante Dios y la indifereucia a
la religión. Su ateísmo no es hostil.
No
se interesa por el problema de Dios, ni por nada de tipo re­
ligioso. La religión es uno de los posibles juegos de lenguaje,
que pertenece al ámbito privado,
al de la mera opinión indivi-
(23) a. E. FoRMENT, «El pecado contra la fe y el mundo de la in­
creencia», en VV. AA., Hombres de fe, Toledo, CETE, 1990, págs. 127-163,
págs. 113-136.
(24) A. WELLMER, «La dialéctica de modernidad y posmodernidad»,
en Debate, 14 (1985), págs. 67-87, pág. 67.
(25) G. VATTIMO, El fin de la modernidad. Nihilismo y hermen¿utica
en la cultura posmoderna, Barcelona, Gedisa, 1987, pág. 33. Véase: J. BAU­
DRILLARD, Las estrategias fataks, Barcelona, Anagrama. 1984, pág. 12.
(26) Véase: C. DÍAZ, El puesto del hombre en la filosofía contempo­
ránea, Madrid, Narcea, 1981.
26
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
dual. Se trata de un «pensamiento débil», relativo e incomuni­
cable (27).
Las consecuencias de este último tipo de ateísmo, que se halla
en el secularismo del mundo de hoy, son muy graves. Además
del materialismo, hedonismo, pragmatismo y relativismo moral,
lleva a la frustración, la angustia y a la falta de esperanza. Tal
como ha dicho Juan Pablo
II: «Muchos parecen haberse aleja­
do de Dios y de
la Iglesia sin ruptura dramática aparente, como
tragados por un océano de secularización. Pero la carrera en pos
de la felicidad se ha hecho más aleatoria y ha aparecido el desen­
canto con todo su pesante cortejo de hastío
y violencia, de ci­
nismo y desesperación» (28).
La situación del hombre secularizado es patética, porque,
como también explica
el Papa: «En cada hombre se realiza un
drama: o
acoge a Dios O lo rechaza, cediendo a las instigaciones
del 'padre de la mentira'. El ateísmo, en el corazón del hombre
no
es ante todo el efecto de una teoría más o menos capciosa:
el ateísmo es una opción» (29).
Los efectos morales de esta opción son desastrosos. Juan Pa­
blo
II ha advertido que «Habiendo suprimido toda subordina­
ción de la criatura a Dios, o al orden trascedente de la verdad
y
el bien, considera al hombre como principio y fin de todas las
cosas, y a la sociedad --con sus normas, sus leyes y sus realiza­
ciones-como su propia obra soberana. La ética no tiene otro
fundamento que el consenso social y la libertad individual, y nin­
gún otro freno que los que la sociedad estime necesario impo­
ner para salvaguardar la libertad de los demás» (30).
(27) Cf. J. F. LYOTARD, La posmodernidad, Barcelona, Gedisa, 1987.
Véase: J. CONILL, «Raíces de la íncreencia contemporánea», en Razón y
Fe, 1077-1078 (1988), págs. 71-83.
(28) JuAN PABLO II, «A la asamblea plenaria del Secretariado para
los nos creyentes», 22*III*1985, 2 (Documentos Palabra, 1985, págs. 106-
107).
(29) lDEM, «A la asamblea plenaria del Secretariado para los no ere~
yentes», 5-III-1988 (Documentos Palabra, 1988, pág. 354).
(30) lnEM, «Discuxso al Pleno del Parlamento Europeo», 11-X-1998, 8
(Documentos Palabra, 1988, pág. 503).
27
Fundaci\363n Speiro

EUD.A.LDO FORMENT
Al faltar el sentido de Dios, falta también el de conciencia
moral y el de la ley objetiva.
La ética queda fundamentada por
un subjetivismo radical o por el consenso social, desembocando
en un permisivismo, fomentado, además,
por los medios de co­
municación. Hace muy pocd el Papa ha llegado a decir que «No
se está
lejos de la verdad si se afirma que, paralelamente a la
difusión del SIDA, se
ha venido manifestando una especie de
inmunodeficiencia en
el plano de los valores existenciales, que
no puede menos
de reconocerse como una verdadera patología
del espíritu» (31).
Ni. la libertad individual ni el consenso a
la costumbre gene­
ralizada pueden convetirse en normativa ética. Por libertad, en
el secularismd, «se entiende como el derecho a hacer cualquier
cosa, como el derecho a no aceptar norma
alguna ni deber algu­
no que obliguen para toda la vida» (32). Sin embargo, como
asimismo recordó Juan Pablo
II al Parlamento Europeo: «La
obediencia a Dios
es la fuente de la verdadera libertad, que nun­
ca es arbitraria o sin alma, sino una libertad para la verdad y el
bien: dos grandezas situadas siempre más allá de la capacidad
del hombre para llevarlas a la práctica plenamente»
(33 ). De ahí
que, «A
los ojos de Cristo, la libertad no es ante todo 'libertad
de', sino que
es 'libertad para'» (34). Como consecuencia, «En
el plano
de la ética, esta actitud fundamental se expresa por la
aceptación de los principios y normas de conducta que se impo­
nen por la razón o que provienen de la autoridad de
la Palabra
de Dios
y que, individual o colecrivamente, el hombre no puede
t'echazar, según las modas o
sus cambiantes intereses» (35). Igual­
mente respecto
al consenso de la mayoría, ha tenido que recordar
(31) IDEM, «Al Congreso Internacinnal sobre el SIDA, organizado por
la Santa Sede», 15-XI-1989, 4 (Doromentos Palabra, 1989, pág. 291).
(32)
!DEM, «A los Cardenales», 5-XI-1979 (Documentos Palabra, 1979,
pág. 246).
(33)
lnEM, «Discurso al Pleno del Parlamento Europeo», 11-X-1988,
7, op. cit., pág. 503.
(34)
lnEM, «A los Cardenales», 5-XI-1979, op. cit., pág. 248.
(35)
lDEM, «Discurso al Pleno del Parlamento Europeo», 1!-X-1988,
1, op. cit.
28
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGJON DEMOCRATICA
que «La verdad no puede tener como medida la opinión de la
mayoría» (36).
En segundo lugat, no parece acertado sostener que el hom­
bre secularizado
no reemplace a Dios por ídolos, cosas, personas
o ideales que absolutiza.
En este sentido se ha afirmado que el
dinero, el placer, el poder y el éxito son los cuatro grandes ído­
los de nuestro tiempo, que sirven como cuatro puntos cardina­
les que orientan y sitúan
la vida. de muchísimas personas (37).
Muy recientemente, el Papa, refiriéndose a ellos, hacía la siguien­
te petición:
«i Acoged a Cristo en vuestra vida! Si camináis con
El,
si lo tomáis como compañero de viaje que os señale el cami­
no, no iréis en busca de falsos valores ni correréis tras los ídolos
del
éxito personal, del poder, de la riqueza y del erotismo, sino
que
os orientaréis hacia los valores auténticos sobre los que se
funda la verdadera libertad. Esta
no deriva de tener más, sino de
ser
más; ser vedaderos hombres y verdaderas mujeres» (38).
La idolatría es una tentación permanente en la historia de la
humanidad.
Decía ya el pt'Ofeta Jeremías, transmitiendo la voz
de _Dios: «Me abandonaron a mí, que soy fuente de agua viva,
para excavarse cisternas, cisternas agrietadas, que no retienen el
agua» (39). El cardenal López Trujillo, describiendo esta situa­
ción dramática de la existencia humana, indica que «Por la
idolatría
el hombre se prosterna ante lo que no es adorable. Son
las viejas
y nuevas idolotrías. En la variedad de versiones, pero
con una constante, se adora el vado, la nada, el no ser» ( 40).
(36) lDEM, «A los participantes en el Congreso Internacional en el
XX aniversario de la 'Humanea vit,ae':, 14-111-1988, 3 (Documentos Pala-­
bra, 1988, pág. 375).
(37) Cf. VV. AA. (Obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San 5.,.
bastián y Vitoria), Ante el reto de 111 increencia, .San Sebastián, Publica­
ciones Idatz, 198.
(38) JuAN PABLO II, «A los j6venes de Cabo Verde», 26-1-90, 4 (Do­
cumentos Palabra, 1990, pág. 21).
(39)
Jer 2, 13.
(40) ALFONSO LóPBZ TRUJILLO, «Esta es la victoria que ha vencido
al mundo, nuestra fe (1 Jo 5, 4)», en VV. AA. Hombres de fe, op. cit.,
págs. 19-33, pág. 21.
29
Fundaci\363n Speiro

BUDALD0 FORMi1fNT
Secularismo en la religión.
Tampoco, en tercer lugar, parece posible sostener que
la se­
cularización haya repercutido favorablemente en la religión, pro­
vocando efectos positivos, por lo menos en ella. Paralelamente a
la secularización
de la sociedad, el secularismo ha penetradd tam­
bién en el ámbito religioso, provocando
parecidos resultados ne­
gativos a los descritos. Juan Pablo II lo constata al lamentar
que «También entre
los cristianos, en la vida cotidiana ha per­
dido
fuerza la fe. Esto se manifesta también en el descenso de
las visitas a las iglesias y de la oración por parte de los indivi­
duos y de las familias. El distanciamiento de muchos bautizados
de la vida comunitaria de la Iglesia sigue aumentando».
Análogamente
al mundo secularizado, entre los mismOs cre­
yentes, añade el Papa: «Se está difundiendo un relativismo ge­
neral, que niega y pone en peligro el anhelo del absoluto del
cristianismo, oponiendo a la vez diversos cosmovisiones a un
mismo nivel de una manera indiferenciada» (41).
El respeto y el diálogo abierto a un mundo, indiferente u
hostil
al cristianismo y opuesto en lo esencial al mismd, no debe
implicar una actitud agnóstica o relativista, sino únicamente
la
comprensión de las dificultades enormes que se presentan al hom­
bre para conquistar
la verdad. En cambio, en esta posición con­
cordista, aparentemente revestida de prudencia, en nombre del
diálogo y
de la apertura se renuncia a la fe. Pdr el deseo de
acomodación
al mundo se pierden las propias convicciones, que
se convierten así en una opinión más.
En el Evangelio, al que recurren para justificar su alternativa
«tolerante» y «democrática», que deducen del precepto de
la
caridad ( 42), se lee: «i No améis al mundo ni lo que hay en el
(41) JuAN PABLO II, «A los obispos de la Conferencia Episcopal Nór­
dica», 1-VI-1989, 4 (Documentos Palabra, 1989, pág. 144).
(42) Advierte BALMES en El Criterio que: «La caridad nos hace amar
a nuestros hermanos, pero no nos obliga a reputarlos por buenos si son
malos»-(JAIME BALMES «El Criterio»., en Obras completas (Ed. P. l. Ca-
30
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
mundo! Si algund ama al mundo, no está en el amor del Pa­
dre» (43). También en San Pablo se encuentra la siguiente pro­
hibición
de adaptación al mundo, a la humanidad que rechaza
a Dios y a su ley: «No os conforméis a este siglo, sino transfor­
maros
por la renovación de la mente, para que sepáis discernir
cuál es la voluntad de Dios, buena, grata y perfecta» ( 44 ). Este
es naturalmente el deseo de la Iglesia y de su Romano Pontífice,
que recientemente ha
expresado esta aspiración: «Quiero anima­
ros y exhortaros a que no os adaptéis al proceso de seculariza­
ción
y de relajamiento de la vida de la fe» ( 45).
También para justificar esta actitud, que no es de fidelidad
a
la verdad, sino de moderación entre el pluralismo de opinio­
nes, entre las que está incluida la dpción cristiana, y que ha sido
sanovas), Barcelona, Edit. Balmes, 1925-1927, vol. XY/, pág. 67). El Sumo
Pontífice ha indicado respecto a esta cuesti6n que «Lo que se necesita
es
la audacia de decir la verdad claramente, sencillamente y con v-alentía,
pero nunca con odio o falta de respeto hacia las personas. Debemos estar
firmemente convencidos de que la verdad libera a la gente (]n 8, 32)»
(JUAN PABLO II, «Al seminario 'Pro Vita'», 1-111-1986, 2 Documentos
Pal,abra, 1986, pág. 62). Pero teniendo muy presente que «El amor a quien
yerra no debe nunca comportar ningún compromiso con el error: el error
debe ser desenmascarado y juzgado» (IDEM, «Al Congreso Internacional
de Teología Moral», 10-IV-1986, 6 (Documentos Palabra, 1986, pág. 112).
(43)
1 Jn 2, 15. Además, se lee también en San Juan: «El mundo
pasa, con sus pasiones. Pero el que hace la voluntad de Dios permanece
para siempre» (1 Jn 2, 17).
(44)
Rom 12, 2. Con esta posición acomodaticia, parece que quiera
volverse la mirada al mundo. A su lujuria, que encubre la nada, como la
mujer de Lot que por nostalgia del hedonismo de Sodoma «habiendo vuel­
to la vista atrás, trocóse en columna de sal» (Gn 19, 26); o a las como­
didades y facilidades del mundo, que son engañosas, igual que los israelitas
en el desierto, que decían a Moisés: «¡Ojalá hubiéramos muerto a manos
de Y ahveh en el país de Egipto, cuando nos sentábamos junto a la olla
de
la carne, cuando comíamos pan hasta hartarnos! Pues no habéis saca­
do a. este desierto para matar de hambre a toda esta multitud» (Ex 16, 3).
Véase: M. UREÑA, «El justo vive por la fe (Rom 1, 17)», en VV. AA.,
Hombres de fe, op. cit., págs. 403410.
(45) JuAN PABLO II, «A los obispos de la Conferencia Episcopal Nór­
dica», 1-VI~1989, 3, op. cit., pág. 144.
31
Fundaci\363n Speiro

BUDALDO FORMENT
calificada como un «comercio de transacciones» ( 46), acnden
otras veces a
la enseñanza del Concilio Vaticano II sobre la auto­
nomía de las cosas temporales.
En la Constitución pastoral Gau­
dium et spes se distinguen dos tipos de autonomía del hombre
y la sociedad, que, por lo general, no se tienen en cuenta al in­
tentar justificar el secularismo (47).
Se lee en este Documento conciliar: «Si por autonomía de
la realidad terrena se quiere decir que· las cosas creadas y la so­
ciedad misma gozan de propias leyes y valores, que el hombre
debe descnbrir, emplear y ordenar poco a poco,
es absolutamente
legítima esta exigencia de autonomía. No
es s6lo que la recla­
men imperiosamente los hombres de nuestro tiempo. Es que
ade­
más responde a la voluntad del Creador, Pues, por la propia
naturaleza de la creaci6n, todas las
Cosas están dotadas de con­
sistencia, verdad y bondad propias y de
un propio orden regu­
lado, que
el hombre debe respetar ( ... ) Dios, sosteniendo todas
las cosas, da a todas ellas el
ser».
Esta independencia de la realidad, por tener su origen en
Dios,
permite descnbrir a su autor. En cambio, hay una autono­
mía ilegítima que ocnlta a Dios a los hombres, pues, como se
afirma en el mismo texto: «Si autonomía de lo temporal quiere
decir que la realidad creada
es independiente de Dios, y que los
hombres pueden usarla sin referencia al Creador, no hay creyente
(46) .ALFONSO LóPEZ TRUJILLO, «Esta es la victoria que ha vencido
al mundo, nuestra fe (1 Jo 5, 4)», en VV. AA., Hombres de fe, op. cit.,
pág. 24.
( 47) Cf. «Relaci6n final de la Segunda Asamblea extraordinaria del
Sínodo de Obispos», 8-XII-1985, II, 1 (Documentos Palabra, 1985, pá­
gina 366). Como ha dicho Canals: «La máxima confusi6n, tal vez obrada
f!ll la mente de algunos hombres de la Iglesia contemporánea, es la de
creer que el Concilio Vaticano II ha sido como un giro copernicano, una
revolución, a partir del cual la Iglesia ha tomado una actitud 'ante el mun­
do', distinta y opuesta a la tradicional» (F. CANALS VIDAL, «Llamada al
niundo para que se abra el don de Dios», en Cristiandad (Barcelona), 661-
663 (1986), págs_ 57-57, págs, 58-59.
32
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA.··.
alguno a quien-• se le escape la falsedad envuelta en tales pala­
bras. La criatura sin el Creador se esfuma» ( 48 ).
La pretensión, propia del seculatismo, de esta autonomía
ilícita, tanto para el mundo como para el hombre y -la sociedad,
no sólo es inútil, sino que además produce un efecto contrario.
En nuestros días es patente que el hombre con ella queda priva­
do de su verdadera autonomía y queda sometido
al mundo. Esta
visión autonomística revela, por tanto, una falta de profundidad.
Como ha dicho el Papa: «El
hombre de la civilización contem­
poránea está amenazado por la enfermedad de la superficialidad,
por el peligro
del aplastamiento. Hay que ttabajar para recon­
quistar
la profundidad, esa profundidad que es propia del ser
humano, esa profundidad que desafía a su mente
y a su corazón,
del mismo modo que
desafía al mar» (49).
El post-secularismo.
La situación actual está mostrando que, en cuarto lugar, no
se puede continuar creyendo que la secularización es irreversible.
Por ser algo contranatural no
es posible que sea demasiado du­
radero. El seculatismo deja sin satisfacer muchos anhelos natu­
rales muy profundos del ser humano. Como
se dice en la exhor­
tación apostólica
Cbristifideles laici: «La aspiración y la necesi­
dad de lo religioso no pueden ser suprimidas totalmente.
La con­
ciencia de cada hombre, cuando tiene el coraje de afrontar los
interrogantes más graves de la existencia humana, y en particu­
lar el del sentido de la vida, del sufrimiento y de la muerte, no
puede dejar de hacer propia aquella palabra de verdad proclama­
da a voces por San Agustín:
"Nos has hecho, Señor para Ti, y
(48) Concilio Ecuménico Vaticano II, Constituci6n pastoral sobre la
Iglesia en el mundo de hoy, Gau (49) JuAN PABLO II, «A la gente dd mar eo Gdynia», ll-Vl-1987, 5
(Documentos Palabra, 1987, pág. 163).
33
Fundaci\363n Speiro

BU'lJALDO FORMENT
nuestro corazón está inquieto hasta que no descansa en Ti' ( Con­
fesiones, I, 1 )» (50).
Cada
vez es más acosada la gran insatisfacción dd hombre
secularizado. Los hechos presentes verifican estas palabras del
actual Romano Pontífice: «Sin fe en Dios no puede haber
espe­
ranza, no puede haber una esperanza duradera, auténtica. Dejar
de creer en Dios
es empezar a deslizarse por un sendero que sólo
puede llevar al vacío y a la desesperación» (51 ). Por este vacío
espiritual
y por sus ansias de bien absoluto, muchos hombres
están demandando
y buscando lo trascendente o, por lo menos,
un camino que permita alcanzarlo. Incluso
se habla de que está
apareciendo
el «post-secularismo» (52).
Hay que reconocer, con Juan Pablo II, que «El hombre no
puede vivir indefinidamente en
d vacío espiritual, la incertidum­
bre moral, la duda metafísica
o la ignorancia religiosa. 'El hom­
bre sobrepasa infinitamente al hombre' (Pascal). No se reduce
meramente a lo
socio-pol1tico; la búsqueda a tientas de lo sagra­
do lo atestigna a su modo, incluso con sus aberraciones y desvia­
ciones
y también con su hinchazón sincretista. Estos signos de
resurgimiento de lo religioso, de brote de 'religiones' sustitutivas
o de religiones 'seculares', como se las ha llamado, prueban a su
manera que una sociedad
de no creyentes no puede menos de
creer»
(53).
Además de este retorno a lo «religioso», también en la ac­
tualidad está teniendo lugar el derrumbamiento dd materialismo
marxista.' Tal como acaba de explicar el Papa en Checoslovaquia:
«Aparentemente, todo
comenzó con la caída de las economías.
(50) IDEM, «Exhortación apostólica post-sinodal 'Christifideles laici',
Vocación y misión de los laicos en la Iglesia y eÍ1 el mundo», 30-1-1989,
Introd., 4, op. cit., pág. 15.
(51) lDEM, «A los jóvenes en Los Angeles», 14-IX-1987, 3 (Docu-
"'f:ntos Palabra, 1987, pág. 214). ··
(52) Cf. E. FoaMENT, «Profesar la fe en un mundo secularizado», en
VV. AA., Hombres de fe, op. cit., págs, 361:372.
(53) JUAN PABLO II, «A. la asamblea plenaria det Secretáriado para
los no creyentes», 22-III-85, 3 (Documentos Palabra, 1985, pág. 107).
34
Fundaci\363n Speiro

LA RBLIGION DEMOCRttTICA
Este era el terreno elegido para construir . un mundo nuevo, un
hombre nuevd, guiado por la prespectiva del. bienestar, pero con
un proyecto existencial rigurosamente limitado al horizonte te­
rreno. Esa esperanza se · reveló comd una utopía trágica, porque
quedaban descuidados y se negaban algunos aspectos esenciales de
la persona humana, su carácter. único e irreptible, su anhelo in•
suprimible de libertad y de verdad, su incapacidad de sentirse.
feUz excluyendo su relación trascedente con Dids. Estas dimen­
siones de la persona se pueden negar por cierto tiempo, pero no
se pueden rechazar perennemente».
De este rotundo fracaso del socialismo, se desprende que
«La pretensión de
construir un mundo sin Dios se ha demos­
tradd ilusoria» (54 ). En el mismo día, dirigiéndose a los repre­
sentantes de la cultura, en Praga, también concluyó: «Hoy nos
encontramos frente a las
ruinas de las muchas torres de Babel
de la historia humana. El edificio que se ha intentado construir
en los años pasados carecía ne dimensión trascendente, carecía
de profundidad espiritual. Todo esfuerzo por construir la socie­
dad,
la cultura, la unidad de los hombres y su fraternidad sobre
la base del rechazo de la dimensión trascedente crea, como en
Babel, división de los ánimos y confusión de las lenguas» (55).
A pesar de
la caída de la ideología marxista, que denomi­
naba científicos a sus
mitds y prometía la salvación del hombre
por la revolución,
no han desaparecido las dificultades. El mis­
mo Juna Pablo II ha señalado que «Algunos muros se han derrum­
bado. Algunas fronteras se han abierto. Pero barreras enormes
se levantan todavía entre la esperanza de justicia y su realiza­
ción, entre
la opulencia y la miseria, mientras las rivalidades r.e­
nacen en el· mdmento en que la lucha por el tener toma ventaja
sobre el respeto al set».
Es natural que,
en estos momentos, añade: «Todos piden una
nueva civilización plenamente humana, en esta hora privilegiada
(54) lDEM, «En el aeropuerto de Praga», 21~IV~90, 7 (Documentos
Palabra, 1990, pág. 95).
(55)
lnEM,«Al mundo de la cultura en el Castillo de Praga». 21-IV-
1990, 9 (Documentos Palabra, 1990. pág. 88).
35
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMEN'T
de la humanidad». Sin embargo,. se encuentran con estas bar=
ras que continúan alzadas. Así, por ejemplo, «la ética laica ha
experimentado sus límites y se descubre impotente frente a los
terribles experimentos que
se efectúan sobre seres humanos con­
siderados como simples objetos
de laboratorio». También, con­
tinúa diciendo: «La ciencia declara su impotencia para respon­
der a
las grandes preguntas sobre el sentido de la vida, del amor,
de la vida social, de la muerte».
En otro orden, incluso: «Los
mismos hombres de Estado parecen dudar sobre qué camino
emprender para construir este mundo fraterno y solidario que
todos nuestros
contemporáneos piden a viva voz, sea dentro de
las naciones como a escala continental» ( 56 ).
El ret01'llo a lo sagrado, aun con sus ambigüedades y dege­
neraciones, y la caída del materialismo dialéctico e histórico, ante
la dura prueba de
la realidad, aunque se alcen nuevas barreras,
son una
oportunidad favorable para la presentación de la verdad
cristiana. Juan Pablo
II la ha llamado «nueva evangelización» (57 ),
e insistentemente ha recalcado su necesidad. Ha declarado, mu­
chas veces, que «La transmisión viva de la fe constituye hoy una
de las tareas
más importantes de la Iglesia. Dicha tarea no com­
porta únicamente mantener la fe sin falsificaciones, sino además
transmitirla de tal modo que
los corazones se enciendan ante el
anuncio de
la Buena Nueva y los hombres reconozcan que su
vida
recibe con ella claridad y energía, en orde11, a una relación
viva con Dios y además
para el servicio a los hermanos y para
una configoración cristiana de la sociedad» (58 ).
Con esta re-evangelización, explica el Sumo Pontífice: «Se
tt'ata de reconquistar los fundamentos perdidos del pasado me­
diante nuevos e ingentes esfuerzos en común. Esta es una tarea
cada vez más apremiante que hay que afrontar ( ... ) de la cual
están necesitados
tan to la sociedad actual, como ámbitos amplios
(56) !DEM, «A la plenaria del Pontificio Consejo para la Cultura•,
12-1-90, 2 (Documentos Palabra; 1990, pág. 5).
(57) Cf.
IDEM, «Discurso al Episcopado del Perú», 2-Il-85, l.
(58) lDEM, «A los obispos austriacos de Viena», 24-VI-1988, 4 (Do­
cumentos Palabra, 1988, págs. 451-452.
36
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCIUTICA
de la misma Iglesia» (59). Ha dicho también que se trata de la
«tarea prioritaria y esencial de la Iglesia» (60).
Por ello, ha de­
clarado que «La Iglesia_ de hoy se prepara para una nueva cris­
tianización» (
61 ). En el reciente documento sobre la vocación
de los laicos
se indica igualmente que «La Iglesia tiene que dar
hoy un gran paso adelante ; debe entrar en una nueva etapa his­
tórica» (62).
Aunque, advierte el Papa: «Para algunos no es
fácil en nues­
tra
época oír hablar de Dios; incluso hay cristianos a. quienes
resulta
difícil hablar de El y conversar con El. Mas Dios, que
está en
el centro de la vida y -de la historia, sigue buscando a
todos. El hombre puede olvidarse
de Dios, pero ciertamente Dios
no
se olvida del hombre, creado a su imagen y semajanza» ( 63 ).
Debe tenerse presente, por tanto, que en toda conversión la
iniciativa
la tiene Dios. Como explica en otro lugar en urta con­
versión: «Sucede, ante todo, que Dios ··se convierte', es decir, se
vuelve hacia él, vuelve a buscarlo. Dios se conmueve y es el pri­
mero que sale al encuentro de la humanidad oprimida por
el
pecado ( ... ). A la iniciativa de Dios cotresponde el regreso, la
'conversión' del hombre» ( 64 ).
Como condición indispensable pata la nueva cristianización
del mundo secularizado, ha apuntado el Papa que debe anurtciat-
(59) lDEM, «A los obispos de la Conferencia Episcopal Nórdica»,
1-VI-90, 3 (Documentos Palabra, 1989, pág. 144). Véases J. CAPMANY,
«Necesidad de una nueva evangelización», en VV. AA., Hombres de fe,
op. cit., págs. 199-219.
(60) IDEM, «A los sacerdotes; religiosos, religiosas y seminaristas en
Asunción (Paraguay)», 17-V-1988, 4 (Documentos Palabra, 1988, pág. 417).
(61)
lDEM, «Vocación universal y católica de España», 19-VIII-1989
(Documentos Palabra, 1989, pág. 183).
(62) IDEM, «Exhortación apostólica post-sinodal 'Christifideles Iaici'»,
30-1-1989. III, 35, op. cit., pág. 29. En ·este mismo documento se dice que
«d fenómeno de la descristianización ( ... ) · reclama., sin dilación alguna,
una nueva evangelización» ([bid., Introd., 4, pág. 15).
(63)
lDEM, «A los obispos españoles», 19-XIII-86, 2 (Documentos
Palabra, 1986, pág. 323).
(64) lnEM, «Homilía en el Trevignano Romano», 17-IX-1989, 3;4
(Documentos Palabra,
1989, pág. 230).
37
Fundaci\363n Speiro

ETfDALbO F'ORMENT
se «Con renovado entusiasmo, el mensaje del evangelio: el anun­
cio del amor
y la paternidad de Dios, la fuerza salvadora de Cristo
muerto
y resucitado, la misi6n del Espíritu Santo, la convetsi6n
del
corazón a Dios, la ley del amdr fraterno, la necesidad de la
comunión con los hetmanos en la Iglesia, la espetanza en la vida
eterna» (65).
A su vez, para proclamar esta fe, debe tenerse la convicción
de su eficacia.
Ha dicho Juan Pablo II: «Estad seguros: la fuerza
del Evangelio
es capaz de transformar las culturas de nuestro
tiempo, por medio
de su fermento de justicia y· caridad, en la
verdad
y en la solidaridad». Por elld, ha afirmado también que
«En esta encrucijada de
la historia en busca de espetanza, la
Iglesia aporta la linfa siempre nueva del Evangelio, creador de
cultura, frente de humanidad y al mismo tiempo promesa de
eternidad» ( 66 ).
El fideísmo.
Tampoco, por último, es aceptable que
la fe católiea no sea
razonable, es decir, que sea una religión irt'acional, y quede re­
ducida a una opción o a un acto voluntario. Por una parte, por­
que el acto de fe es de naturaleza intelectual. Santo Tomás la
define del siguiente modo: «Creer es un acto del entendimiento,
(65) lnEM, «A los obispos espa!ioles», 19-Xll-86, 2, op. cit., pág. 323.
(66) lnEM, «A la plenaria del Pontificio Consejo de la Cultura», 12-1-
90, 7, op. cit., pág. 6. Se tiene que tener también el convencimiento de
qcie «SOlámente la libertad que se somete a la verdad conduce a la per·
sona humana a su verdadero bien. El bien de la persona es estar en Úi
verdad y hacer la verdad. Añade el Papa que «Esta esencial unión de
Verdad-Bien-Libertad
se-ha perdido en gran parte de la cultura contein­
poránea ( ... ) Algo más grave ha sucedido aún: el hombre no está conven­
cido de que s6lo en la ·verditd puede encoiltrar la salvación. La fuerza
salvífica de lo verdadero se rc:chaza, confiando. a la sola libertad, desarrai·
gada de toda objetividad, la tarea de decidir autónoinamente lo que está
bien y lo que está mal (lnEM, «Al Coá.greso Internacional de Teología
Moral», I0-IV-1986, 1, 2 (Documentos Palabra, 1986, .pág. 112). -·
38
Fundaci\363n Speiro

LA RBLIGION· DEMOCRA.TICA.
que asiente a una verdad divina por el imperio de la voluntad
movida por Dios» (
6
7); y está definido dogmáticamente por la
Iglesia su carácter intelectual.
Esencialmente,
el creer es un acto del entendimiento, que es
un asentimiento. La voluntad es asimismo necesaria, porque tal
aprobación no
se basa en algo evidente, sino en la autoridad de
Dios, que no elimina la inevidencia.
Se precisa, por tanto, un
acto voluntario, que incline el entendimiento a aceptar lo creído.
Lo que hace, además, que el acto de fe sea un acto libre. Se ne­
cesita también el influjo de la gracia divina, que mueve a la vo­
luntad e ilumina a la mente. Por esta elevación del entendimento
y la voluntad por la gracia, el acto de creer
es a la vez un acto
sobrenatural.
La fe en cuanto acto del entendimento es una de sus moda­
lidades. Se diferencia de las otras especies de conocimiento inte­
lectual, porque
el asentimiento de la mente no es fruto .de la
evidencia intrínseca de los contenidos creídos, sino de la autori­
dad de Dios, que constituye su único apoyo, y que hace que
sea
toralmente seguro y cierto.
Aunque el asentimiento racional, uno de los tres elementos
del creer,
sea un acto libre, por estar ordenado por la voluntad,
su segundo elemento, precisamente porque no se origina por la
evidencia de lo creído, sino por una autoridad extrínseca, no
conduce a que la fe
no sea conforme a la razón, que su objeto
no sea suficientemente creíble. No es posible sostenerlo, porque
si los contenidos de
la fe no fuesen creíbles o razonables, la
voluntad
los improndría a la razón contra sus propias leyes. La
voluntad, en realidad, no conseguiría el asentimiento de la ra­
zón a algo, que fuese irracional, y, por consiguiente, no se daría
el acto de fe (68).
(67} SANTO ToMÁS, Summa Theologiae, 11.1I1 q. 2, a. 9, in c.
(68) Cf. Ibid., II-II, q. 1, a. 4, ad. 2, 3; II-II, q. 1, a. 5, ad. 1: y II­
II, q. 5, ·a. 2. En la Constitución dogmática sobre la fe Cat6lica, del Con·
cilio Vaticano I, se dice qué «ésta fe· que és 'principio de la. humana
salvación ·1a -Iglesia ··Católica profesá que es una virtud .sobrenatural por
la que, con inspiración y ayuda . de' fa: gracia de Dios¡ creemos ser veros~
39
Fundaci\363n Speiro

BUDALDO FORMENT
La voluntad, en el acto de creer, impera razonablemente, por­
que
previamente se da un juicio de credibilidad sobre la. auten­
ticidad
y veracidad de lo revelado, que se funda en unos testi­
monios o signos totalmente ciertos, que
se denominan, por ello,
«motivos de
credibilidad». No son constitutivos del acto de fe,
pues lo preceden. Son únicamente su condición indispensable.
Los motivos
de credibilidad no proporcionan la inteligtbilidad
intrínseca de los contenidos de la fe, que siempre permanecen
en la oscuridad o inevidencia. Como explica Santo Tomás: «Las
razones
que se aducen para corroborar la autoridad de las ver­
dades de fe no son demostraciones que puedan llevar al enten­
dimiento humano a una visi6n inteligible
de las mismas. Por lo
tanto, éstas no dejan
de ser inevidentes. Pero apartan los impe­
dimentos de
la fe, demostrando que no es imposible lo que la
fe propone» (69). Por ello; todo creyente los posee, aunque no
del mismo modo.
Incluso los que no tienen suficiente capacidad
intelectual, como, por ejemplo,
los niños, aun desconociendo o
no comprendiendo los motivos de credibilidad que apoyan la fe,
les
es ya suficiente la confianza en el testimonio de otras perso­
nas, como sus padres o profesores. Este se convierte, entonces,
en su motivo de credibilidad. · ·
Se puede concluir con el Doctor Angélico: «El que cree tiene
mo.tivo suficiente para creer, pues es inducido a .ello por la auto­
ridad de
la divina doctrina confirmada por los milagros ( u otrOS
motivos de c~edibilidad) y, lo que es más, por el impulso interior
de Dios, que invita a ello.
Por eso no cree con ligereza» (70).
dero lo que por El ha sido revelado, no por la intrínseca verdad de las
cosas, percibida por
la luz natural de la razón, sino por la autoridad del
. mismo-· Dios que revda, el cual no puede engañar ni engañarnos»-(Dei
Filius, 3, D 1789).
(69)
Ibid., II-II, q. 2, a. 10, ad 2.
(70)
Ibid., II-II, q. 9, a, 2, ad 3. En la Constitución Dei Filius se
dice también: «Para que el homenaje de nuestra fe fuera conforme con la
razón (Roin 12, !), quiso Dios que el auxilio interno del Espíritu Santo
·estuviera acompañado de pruebas externas de-·su revelación, a saber de
hechos divinos, y, sobre todo, de milagros ·y profecías. Estos hechost a la
40
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
Por otra parte, no es admisihle la afirmación de la irraciona­
lidad de la religión
en el sentido ,de que sus relaciones con la
razón sean conflictivas. La fe no sólo no se opone a la razón,
sino que
la necesita como su soporte, y la perfecciona, incluso
en su misma línea. Santo Tomás explica esta congruencia
nece­
saria entre ambas con el siguiente argumento: «Como la gracia
no anula la naturaleza, sino que la perfecciona, conviene que la
razón natural esté al servicio de la fe, lo mismo que la natural
inclinación de la voluntad sirve a
la caridad» ( 71 ). El que la ra­
zón humana sea necesaria para recibir la gracia de la fe lo jus­
tifica con esta prueba: «La fe presupone el conocimiento natural
como la
gracia presupone la naturaleza, y la perfección, lo per­
fectible» (72).
Igualmente
no es verdadera la afirmación, que también pa­
rece sostenerse desde esta actitud de «escucha del mundo», de
que el ámbito de la razón
es únicamente el de la ciencia empíri­
co-experimental.
Se olvida, así, que las ciencias filosóficas, espe­
cialmente la metafísica, que se ocupan de penetrar en la interior
y profunda esencia de la realidad, para explicar sus grados y
causas, y, por tanto, estudiando el mundo de lo espiritual, utili­
zan la razón. Las ciencias experimentales no agotan el conoci­
miento de toda la realidad. Tampoco
se tiene en cuenta que todo
hombre posee una inteligencia que
no está r'derida únicamente
a lo sensible y que puede trascenderlo.
En este sentido, podtía
decirse que posee una sabiduría o «filosofía natural».
Con el esfuerzo de su inteligencia, todo hombre, ya sea desde
esta «metafísica natural o espontánea» o desde la metafísica
«científica» o filosófica, puede obtener algún conocimiento de
Dios. Doctrina que ha enseñado el Concilio Vaticano
II. En la
par que muestran sin ambigüedad la omnipotencia y sabiduría infinitas de
. Dio~, son . signos certísimos de la revelación y adecuados a la inteligencia
de todos» (Concilio I, Constitución dogmática Dei Filuis, c. 3, D 1790).
(71) Ibid., I, q. 1, a. 8, ad. 2.
(72)
!bid., l, q, 2, a. 2, ad. l. Cf. F. CANALS VmAL, «Actualidad
teológica de SantX> Tomás», en Verbo (Madrid), 141-142 (1976), págs. 127-
150. , ,
41
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
Dei V erbum, citando la. Constitución dogmática sobre lo fe cat6-
lica del Vaticano I, se dice: «Confiesa el santo Concilio 'que
Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con
seguridad por. la luz
natur:al de la raz6n humana, partiendo de
criaturas'» (73). Ambas constituciOnes citan seguidamente las
pa·
labras de San Pablo de la Eplstola a los romanos: «Lo invisible
de El, se ve, partiendo de
· la creación del mundo, entendiendo
por medio de lo que ha sido hecho» (74).
Sobre esta posibilidad del
conocimiento racional de Dios,
advierte Santo Tomás que muy frecuentemente no se da fáctica­
mente esta suficiencia de la razón para
conocer a Dios como
causa primera, El hombre, pot sí mismo, podría llegar a obtener
muchas verdades sobre Dios
cOn su conocimiento racional, pero
hay una imposibilidad «moral».
«Si se abandonase al esfuerzo
de la sola razón
el. descubrimiento de estas verdades -indica
Santo Tomás-, se seguirían tres inconvenientes».
El primero· sería que la posesión de las verdades racionales
acett:a de Dios estaría limitado a un númerd escaso de personas.
Como añade Santo Tomás: «Muy pocos hombres conocerían a
Dios. Hay muchos imposibilitados para
,hallar la verdad, que es
fruto de una diligente investigación, pot tres causas».
La primera de ellas es «por la mala complexión fisiol6gica,
que les indispone naturalmente para conocer ;
de ninguna manera
llegarían éstos
al sumo grado del saber humano que es conocer
a Dios».
La segunda causa por la que muchos hombres viven
alejados del estudio
es que «Se hallan impedidos pot el cuidado
de los bienes familiares.
Es necesario que entre los hombres haya
algunos que se dediquen a
la administración de los bienes tem­
porales,
y· éstos no pueden dedicar a la investigación todo el
tiempo requerido para llegar a la suma
dignidad del saber huma­
no, consistente en el conocimiento
de Dios». La tercera, que da
C-73) Concilio Vaticano 11, Constituci6n d_ogmática sobre la divina
revelaci6n,
c. I, 6.
(74) Rmn 1, 20. También se lee en el Antiguo .Testamento: «Por la
.magnitud y la· belleza de las criaturas por cierta analogía se deja ver su
Hacedor original» (Sab 13, 5).
42
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION·-DEMOCRA:TICA
Santo Tomás es la pereza. Revelao4o unas grandes dotes de o~
servación · psicológica, ·explica· que· «La· · pereza es también un i~,
pedimento para otros», ya que «es preciso saber. de antemano
otras muchas cosas
para el conocimiento de lo que la razón pue­
de inquerir de Dios (. .. ) no se puede llega al conocimento . de
dicha verdad sino a fuerza de intensa labor investigadora,· y cier,
tamente son muy pocos los que quieren sufrir ese trabajo por
amor de la ciencia, a pesar de que Dios ha insertado en el alma
de los hombres el deseo de esta verdad».
El segundo inconveniente para este conocimiento de las ver­
dades naturales sobre Dios, según Santo Tomás, es que «Los
que
llegan al hallazgo de estos verdades lo hacen con dificultad
y después de mucho tiempo». Hay tres motivos. ·Primero, por su
dificultad intrínseca, «ya que por
su misma profundidad, el en­
tendimiento humano no es idóneo para captarla sino después de
largo ejercicio». El segundo, por la gran cantidad de
conocimien­
tos previos que son necesarios, o como se dice en este pasaje:
«Por lo mucho que se requiere saber de antemano». El último
inotiVo, que se expone en el mismo, es porque se necesita una
cierta madurez, que proporcione · la paz y la tranquilidad, impres,
cindibles para el estudio, y no se alcanza en todas las etapas de
la vida.
Se advierte en el texto que «En el tiempo de la juven­
tud, el alma, que se hace prudente y sabia en la quietud, como
~e dice en el libro VII de la F!sica, está sujeto al vaivén de los
movimentos pasionales y no está en condiciones para conocer tan
alta verdad».
El tercer obstáculo es que estas verdades se poseerían con
gran incertidumbre. Y también ello
pot tres razones. La primera,
dice Santo Tomás,
es que «Por la misma debilidad de nuestro
entendimiento para discernir y por la confusión de las imágenes,
las más de las
veces la falsedad se mezcla en la investigación ra­
cional, y, por lo tanto, para muchos serían dudosas verdades que
realmente
están demostradas, ya que ignoran la fuerza de la de­
mostración». El segundo motivo de la incertidumbre es «El ver
que. los mismos sabios enseñan verdades contt11rias». Por último,
el comprobar que «Entre muchas verdades demostradas se in-
43
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO F.QRM11'/i'r
troduce de vez en cuando algo falso que no se demuestra, sino
que
se acepta por una razón probable o sofística, tenida como
demostración».
Por estos tres impedimentos, concluye Santo To más: «La hu­
manidad permanecería inmersa en medio de grandes tinieblas de
ignorancia, si
para llegar a Dios sólo tuviera expedita la vía ra­
cional, ya que el conocimiento de Dios, que hace a
los hombres
perfectos y buenos
en sumo grado, lo lograrían algunos pocos, y
estos después de mucho tiempo», y, además, aún de modo in­
seguro.
Añade que estos obstáculos, que rodean al entendimiento y
a la voluntad, permiten advertir que «Fue conveniente presen­
tar a los hombres por vía de fe, una certeza fija y una verdad
pura de las cosas divinas.
La divina clemencia preveyó, pues, sa­
ludablemente al mandar aceptar como de fe verdades que la ra­
zón puede descubrir, para
que así todos puedan participar fá­
cilmente del conocimiento de lo divino sin ninguna duda y
error» (75).
Igualmente, la
Constitución dogmática sobre la divina reve­
lación,
después de afirmar la posibilidad del conocimiento de
Dios, también citando textualmente
al Concilio Vaticano I, afia­
de: «Pero enseña ( el Concilio) que hay que atribuir a su revela­
ción
{la de Dios) 'el que todo lo divino que por su naturaleza
no sea inaccesible a la razón humana lo pueden
conocer todos
fácihnente, con certeza y sin error alguno, incluso en la condi­
ción presente del género humano' (
Constitución dogmática sobre
la fe católica, c. 2)» (76).
Además estos incovenientes
muestr'an1 como ha mostrado
(75) SANTO ToMÁS, Summa Contra Gentiles, 1, 4. Cf. lnEM, Summa
Theologiae, II-II, q. 2, a. 4.
(76) Concilio Vaticano 11,·constitución dogmática sobre la ditlina revela­
ci6n, c. I, 6. Se precisa seguidamente en el pasaje citado del Concilio Va­
tiéano 1 que «sin embargo, no por ello ha de decirse que la revelación
sea absolutamente necesaria, sino porque Dios, por su infinita bondad,
ordenó al hombre a un fin sobrenatural, es decir, a participar bienes di­
vinos que sobrepujan totalmente la inteligencia del a mente humana~ (Dei
Filius, c. 2, D 1786 ).
44
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMO_C~TICA
Cándido Pozo, que el hombre «Tiene una imposibilidad moral
de llegar a alcanzar en su conjunto
--,---eomo frutd. de su búsque­
da-las verdades que constituyen una religión natural pura. Las
aberraciones religiosas existentes en el paganismo nos dan la me­
dida de lo que de hecho ha podido conseguir el hombre en este
campo» ( 77
).
Se comprende que la posición teológica que se amloda, al
mundo, al aceptar y asumir el secularismo vaya a parar en un
modo de fideísmo, porque, como ha advertido el profesor Sayés:
«El fideísmo es el pariente más próximo del agnosticismo. El
fideísta cree, pero nd sabe si Dios existe. El agnóstico tampoco
sabe y opta por no creer. Experiencia
por' experiencia; uno se
deja llevar por la experiencia de la creencia y el otro por
la ex­
periencia de la increencia, pero, ambos son en el fondo agnósti­
cos de la razón» (78).
La situación actual en el ámbito creyente confirma la grave­
dad de esta deformación de la religión, porque, tal como también
indica Sayés, « Si antes una fe más d menos fideísta podía sos­
tenerse por medio del ambiente, hoy en día, cuando el ambiente
es incluso hostil a la fe, no se puede mantener ésta si no se ha
profundizado, al menos en una forma básica, sobre
los funda­
mentds de
la fe. Una fe basada exclusivamente en el ambiente
y en el sentimiento cae cuando el ambiente cambia
y se hace
hostil (
... ) las motivaciones de aquellos que han dejado la fe
son muchas veces slogans de modo, influjos del ambiente, pseudo­
rrazones transmitidas por los medios de comunicación social, et­
cétera» (79).
(77) CÁNDIDO Pozo, «Creer a Dios que habla: valor religioso del acto
de fe», en Hombres de fe, op. cit.,. págs. 67-80, pág. 73.
(78) J. A. SAYES, «Dificultades en la vida de la fe», en Hombres de
fe, op. cit., págs. 107-126, pág. 119. Se pregunta a continuación: «Y, ¿no
es un contrasentido que queramos convertir el agnosticismo moderno con
una agnosticismo solapado como el del fideísmo, con una fe enferma y
acomplejada, con una fe que no tiene ni puede tener certezas?» (Ibid.).
(79) Ibid., págs. 113-114.
Fundaci\363n Speiro

SúnAl.Do· FORMENT ·
La democracia .en la religión.
La detnd<;racia modetlllí . ll9 sólo reclruna que la religión le
sirva, que sea uno de .;,.·fines, o incluso el principal o el único,
y, por tanto, que el cristianismo sea «para» la democracia, sino
que también parece imponer la adopción de sus tres principios
fundamentales, expuestos al principio. Algunos creyentes tam­
bién admiten esta segm;ida petición. Pero tal pretensión supone
una ignorancia de la . natµraleza de la Iglesia.
La Iglesia militante, o de
la vida presente, es la sociedad de
los fieles bautizados, bajo una cabeza suprema, que
es Jesucristo,
que profesan la
misma fe, participan de los mismos sacramentos,
dirigidos por
el Romano Pontífice, Vicario de Jesucristo en el
mundo. El
Concilio Vaticano II ha declarado sobre su esencia y
sus propiedades que «La Iglesia santa. y católica, que es el Cuer­
po
místico de Cristo, consta de fieles que se unen orgánicamente
en el Espíritu Santo por la misma
fe, los mismos sacramentos y
el mismo gobierno» (80).
La Iglesia tiene un origen divino, porque fue instituida por
el
mismo Jesucristo, antes de abandonar el mundo, para que se
continuara
y se cumpliera su obra redentora. También Jesucristo,
para el cumplimiento de este fin, señaló
los medios: la evangeli­
zación y la
administración de los sacramentos. Asimismo deter­
minó el régimen de esta sociedad, al dar el poder de utilizar estos
medios únicamente a algunos.
Por consiguiente, por institución
divina, en
la Iglesia hay una jerarquía. Entre sus fieles hay gra­
dos superiores e inferiores, unos que dirigen y otros que obede­
cen, unos que enseñan y otros que son enseñad.os.
También este poder de regir y de instruir fue transmitido
por Jesucristo, y quiso, además, que el Papa tuviese la jurisdic­
ción.
suprema sobre todo la Iglesia. Por concentrarse todo el po­
der de la Iglesia en el Sumo Pontífice, por voluntad del mismo
Jesucristo, la Iglesia queda regida por un régimen monárquico,
(80) · Concilio· Vaticano II, Decreto sobre las Iglesias Orientales Ca­
t6licas, Orientalium Ecclesiarum, 2.
46
Fundaci\363n Speiro

LA. RELIGION DEMOCRATICA.
por la forma de gobierno de uno solo. Por consiguiente, queda
excluido, por
la misma voluntad divina el régimen democrático
para el
gobierno de la Iglesia. Por ello, siempre la Iglesia ha es·
tado regida por el régimen moruúquico, forma elegida por su
fundador.
Siguiendo la Constituci6n dogmática del Concilio Vaticano
I,
Pastor aeternus, en el actual C6digo de Derecho Canónico se
afirma que:
«El. Obispo de la Iglesia Romana, en quien perma­
nece la función que el Señor
encdmend6 singularmente a Pedro,
primero entre los Apóstoles,
y que había de transmitirse a sus
sucesores,
es cabeza del Colegio de los Obispos, Vicario de Cristo
y Pastor de la Iglesia universal en la tierra; el cual, por tanto,
tiene en virtud de su funci6n,
pdtestad ordinaria, que es supre­
ma, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siem­
pre ejercer libremente» ( 81 ).
Con la aspiración del democratismo en la Iglesia, como ha
dicho el Cardenal Ratzinger: «Se
rechaza el concepto de una
autoridad querida por Dios, una autoridad que tiene su legiti­
mación en Dios y no ---<:dmo acontece en las estructuras políti­
cas--en el acuerdo de la mayoría de los miembros de la organi­
zación».
La Iglesia debe entenderse desde una perspectiva sobre­
natural, pues, como añade a continuación:
«La Iglesia de Cristo
no es· un partid.o, no es una asociación, no es un club: su estruc­
tura profunda y sustantiva no es democrática, sino sacramental
y, por lo tanto, jerárquica; porque la jerarquía fundada sobre
la sucesión apostólica
es condición indispensable para alcanzar
la fuerza y la realidad del sacramento. La autoridad, aquí, no se
basa en los votos de la mayoría ; se basa en la autoridad del mis­
mo Cristo, que ha querido ccimpartirla con hombres que fueran
sus representantes, hasta su retorno definitivo» (82).
·
·
En la recién publicada Instrucci6n de la Congregación para
(Sl) Código de Derecho Canónico, II-H, art. 1, c. 331. Véase: Con
cilio
Vaticano I, Constitud6n dogmática sobre l4 lgl'esia de Jesucristo,
Pastor
·aete;nus.
(82) Card. Joseph RATZINGER, Vittorio MESSORI, Informe sobre I•
/e, Madrid, BAC, 1985, 3,• ed., págs. 57-58.
47
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
la Doctrina de la Fe, cuyo Prefecto es. el Cardenal Ratzinger,
sobre
La vocaci61' eclesial del. teq/ogo, se recuerda que «La Igle­
sia, que tiene su origen en la unidad del· Padre y del Hijo y del
Espíritu Santo,
es un misterio de comunión, organizada de acuer­
do con la voluntad de su Fundador en torno a una jerarquía,
que ha sido establecida para
el servicio del Evangelio y del Pue­
blo de Dios que lo vive» ( 83 ). Se añade, a continuación, que los
miembros de la Iglesia «deben tender con sincero
corazón hacia
una armoniosa unidad de doctrina, de vida y de culto», tal como
lo procuraban los primeros cristianos ( 84 ), y se precisa que «esta
es una regla que procede del ser mismo de la Iglesia».
De todo ello se infiere que «No se puede aplicar pura y sim­
plemente a esta · última los criterios de conducta que tienen su
razón de ser en la sociedad civil o en las reglas de funcionarnien;
to de una democracia. Menos aún, tratándose de las relaciones
dentro de la
Iglesia, se puede inspirar en la mentalidad del me­
dio ambiente» ( 8 5 ). Respecto a esta última se había dicho un
poco antes que «Las ideas que circulan en el Pueblo de Dios
no todas son coherentes con
la fe, puesto que pueden sufrir fá­
cilmente el influjo de una opinión pública manipulada por mo­
dernos medios de cdmunicación» ( 86 ).
Por consiguiente, se afiade: «Preguntar a la opinión pública
mayoritaria lo que conviene pensar o hacer, recurrir a ejercer
presiones en la
opinión pública contra el Magisterio, aducir como
(83) Congregación para la Doctrina de la Fe, «Instrucción sobre la
vocación eclesial del teólogo», 24-V-1990 (Publicada el 25-Vl-199), 39
(Documentos Palabra, 1990, pág. 138). Se cita el siguiente texto: «Se ma·
nifesta toda la Iglesia como 'una muchedumbre reunida por la unidad del
Padre y del
Hijo y del Espíritu Santo' (San Cipriano, De orat. dom., 23,
PL, 4, 5.53), (Concilio Vaticano. II, Constitución dogmática sobre la Igle·
sia,
Lumen Gentium, I, 4 ).
( 84) Se cita Act 2, 42 («Y perseveraban asiduamente en la doctrina
de los Apóstoles y en la comunión, en la fracción del pan y en las ora·
dones»).
(85) «Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo», op. cit., pá·
gina 138.
(86) Ibid., 35, pág. 138.
48
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
pretexto un consenso de los teólogos, sosteoer que el teólogo es
el portavoz profético de una· base o comunidad autónoma que
sería por lo tanto la única fuente
de la verdad, todo ello denota
una grave pérdida del seotido de la verdad
y del seotido de Igle­
sia» (87).
La actitud católica.
Ante la secularización o descristianización del mundo actual
y su penetración eo la misma religión, ambas promovidas por
las democracias, que son
la expresión práctica de las filosofías
basadas en la doctrina roussooiana de la voluntad general, que
se apoya eo la metafísica monista de Spinoza, el catolicismo no
adopta
una· posición de inhibición o de reclusión. Ha declarado,
por ello, Juan Pablo
II que «La verdad no nos exige alejarnos
de los que no pieosan como nosotros».
·
Sin embargo, el diálogo con ellos no debe llevar a la reoun­
cia de
la verdad. Como advierte a continuación el Papa: «Pero
no por esto hemos de aceptar
los errores que pareceo proponer.
La verdad
más bien nos estimnla continúameote a mantener un
profundo respeto a todas las personas,
y nos anima a apelar a la
razón, a la conciencia y al corazón, sin perder nunca la esperanza
de llegar a un entendimieoto nuevo. y más profundo en ordeo a
una solución»
(88).
(87), Ibid., 39, pág. 138.
(88)
JuAN PABLO II, «A parlamentarios ingleses de la Asociaci6n 'Pro­
Vita'», !2-XII-1986,
3 (Documentos Palabra, 1986, pág. 30). Un poco
antes había dicho: «Vosotros debéis practicar continúamente el arte del
diálogo como personas llenas de integridad y de verdad. Esto exige que
expongáis, franca y valientemente~ vuestras propias convicciones, buscando
descubrir la parte de verdad que los otros presentan a vuestra considera­
ción». Pero precisa seguidamente: «No cerréis los ojos a lo que es injusto
o
erróneo. De hecho, cuanto más profundamente estéis en armonía con los
auténticos valores
morales, más sensibles os haréis a lo que es incompati­
ble con estos y por ello, perjudica! p·ara el bien· de la familia humana»
(!bid.). Para que siemp·re se mantenga, no obstante, la actitud de genero-
49
Fundaci\363n Speiro

EUDALDO FORMENT
Además de este acercamiento, se debe ofrecer la verdad re­
velada por Dios, que hace auténticamente libre al hombre, por
apartarle de la
ignorancia y del mal, que le esclavizan. En estos
momentos es preciso, como se ha dicho más arriba, que se em­
prenda una «nueva evangelización». Juan Pablo
II ha dado dos
motivos principales.
En primer lugar, «Lo exige el avance del
proceso de secularización, que se manifiesta con particular
agu­
deza en el ámbito delicadísimo de la familia, de la transmisión
y de la aceptación de la vida, y que asume, de manera cada
vez
más marcada, .una imagen descristianizada. Consumismo y ma­
terialismo tienden a hacer olvidar a Dios y a excluirlo de hecho
del horizonte de la vida de muchas
pt,rsonas, reduciendo así las
auténticas dimensiones del hombre».
En segundo lugar, como también se ha indicado ya: «La ne­
cesidad de evangelización surge también por otros signos, afor­
tunadamente positivos, relacionados con el fenómeno del secula­
rismo, pero que manifiestan una radical insatisfacción con res­
pecto a él» (89).
Puesto que la Iglesia no es una institución más del mundo
democrático actual, para la reevangelización del mismo, es
nece­
saria la oración. El Papa ha advertido, por ello, que: «Sin la
oración nuestro esfuerzo sería ·vano y nuestra esperanza- de una
nueva evangelización, que sea eficaz, podría quedar sin funda­
mento» (90).
sídad y benignidad hacia los demás, el Papa la ha concretado en estas
tres peticiones: «Buscad, siempre y en todo, pensar bien de los demás,
porque es en el corazón y en la mente donde anidan las obras de paz o
de violencia; buscad, siempre y en todo hablar bien de los demás, como
hijos de Dios y hermanos nuestros; que vuestras palabras sean de con­
cordia y no de divisón; buscad siempre y en todo lugar, hacer el bien a
los
demás; que nadie sufra nunca injustamente por vuestra causa, en las
relaciones familiares, sociales, económicas, políticas» (IDEM, «Homilía en
Punta Arenas (Qúle), 6, 4-IV-1987 (Documentos Palabra, 1987, pág. 98).
(89) InEM, «A la _Asamblea Nacional de la Acción Católica Italiana»,
25-IV-1986, 4
(Documentos Palabra, 1986, pág. 128).
(90) IDEM, «Mensaje a las religiosas de clausura de América Latina».,
12-XII-1989 (Documentos Palabra, 1989, pág. 312).
50
Fundaci\363n Speiro

LA RELIGION DEMOCRATICA
Siempre ha puesto de relieve la primada de la oración, de la
unión con Dios, para
la realización de cualquier plan evangeli­
zador. Dijo, por ejemplo, a unos obispos franceses: «La oración
acompaña y precede de alguna manera todo esfuerzo de evange­
lización. (
... ) Jesús nos ha dado un mandamiento de rezar con­
tinuamente (Cfr. Le 1, 9-13; 18, 1; 21, 36)». Añadió, a conti­
nuación:
«¿ Cómo acostumbrar al pueblo cristiano a rezar mejor
por
sí mismo? ¿ Cómo hacerle comprender que esto es capital?
Tenemos que convencerle de que la oración es indispensable
sim­
plemente porque se trata de hacer la obra de Dios y no la nues­
tra» (91).
Por ello, como ha notado Canals:
« Sería un grave error prác­
tico creer que, por haberse ejercido la acción descristianizadora
muy especialmente en el ámbito de
la desintegración del orden
natural de
las sociedades, y a través de políticas profundamente
anticristianas, pudiesen los católicos emprender la defensa del
orden cristiano, del reinado de Cristo en la vida social, principal­
mente confiando en esfuerzos de orden cultural y político». Añade
que debe tenerse: «La plena conciencia de la insuficiencia de
todos los medios, semihumanos y ordinarios, en orden a superar
las extraordinarias dificultades de nuestros tiempos»; y también:
« Un práctico reconocimiento de que sólo la efusión misericordiosa
de la gracia redentora puede dar fuerzas, incluso a las capacida­
des naturales humanas
para su propia reintegración» (92).
(91) IDEM, «A los Obispos franceses de la Región del Norte en visita
'ad limina'•, 22-1-1987, 4,5 (Documentos Palabra, 1987, pág. 25).
(92) F. CANALS VIDAL, «Para sobrenaturalizarlo todo: entrega al amor
misericordioso», en Cristiandad (Barcelona), 645 (1984), págs. 457463, pá­
gina 462.
51
Fundaci\363n Speiro