Volver
  • Índice

Acción de Gracias y suplica. Acto litúrgico final de la XXX Reunión de amigos de la Ciudad Católica

. ACCION DE GRACIAS Y SUPLICA
ACTO LITURGICO FINAL DE LA XXX REUNION
DE AMIGOS
DE LA. CIUDAD CATOLICA
(Sanlúcar la Mayor, 8 de diciembre de 1991)
Entre el gozo y la esperanza
En la reflexión final, ante el Sant!simo Sacramento y bajo la
mirada de
la Virgen Inmaculada de la Esperanza y Reína Auxilia­
dora, tras las tres ¡ornadas dedicadas a las Españas Ultramarinas,
con referencia al V Centenario del, Descubrimiento, queremos
expresar estas gazos y esperanzas: ·
Damos gracias a· Dios por haberse servido de unos españoles
magnánimos y generosos
para extender el Reino de Cristo en la
tierra de
las Españas Ultramarinas, y llevar con ellos --otros
«Christóforos» como Colón-'-la devoción y consiguiente protec­
ción de
Nuestra Señora y de Santiago, evangelizador de la Madre
España. ·
Deseamos ver reconocida la santidad de Isabel la Católica,
principal promotora del des-cubrimiento de aquellos hombres y
mujeres, «naturaliter capaces gratiae», cubiertos, en grandes pro­
porciones,
por un paganismo inhumano y servilismo satánico. La
Reina les concedió ciudadanla española y veló por sus derechos
naturales, bien
asesorada por los teólogos ;uristas de Salamanca.
Nos sentimos gozosamente representados por aquella legión
de misioneros heroicos ( franciscanos, dominicos, agustinos, mer­
cedarios, jesuitas), eximios en santidad y cultura, que supieron
evangelizar y
culturizar a aquella población indígena, sorprenden­
temente dócil
y abierta generalmente a la gracia de Cristo.
Nos complace saber que aquella evangelización
y estructura­
ción juridica,
a imagen de la es¡,añola, fue extraordinariamente
rápida, profunda y persistente, hasta el ¡,unto de poder revertir
benéficamente a
la vieja Madre España.
No estamos
dis¡,uestos a prestar asentimiento a leyendas ne­
gras o a campañas de descrédito de la labor de España en Hispa-
1391
Fundaci\363n Speiro

noamérica -que así se debe llamar-, máxime sabiendo de donde
vienen: de los enemigos de España y de
la Iglesia Católica. Que­
remos una celebración de
acción de gracias, no de golpes de pecho
penitenciales; que si hubo deficiencias, mayores fueron los bene­
ficios. Esperamos que los
pueblos hispa1roamericdnos, que tan exce­
lentes representantes tuvieron. e,r la XXX Reunión de amigos de
la Ciudad Católica, nos sigan teniendo por hermanos e,r la fe,
biológica y espiritualmente integrados con nosotros, colaborando
desde
el medio de los dos grandes océanos a lograr la «commu­
nitas orhis» en que soñaba Francisco de Vitoria.
Confiamos que los Santos de Hispanoamérica, de raigambre
española, intercedan
también por nosotros para que aquí y allí se
mantenga viva la comunión espiritual y humanizadora.
Te damos gracias, Señor, por habernos brindado la ocasión
de oir en Sevilla, puerto de tantas idas y venidas de misioneros,
conquistadores y funcionarios reales,. exposidones tan magistrales
y completas del
compleío aco,¡tecimiento del Descubrimiento y
Evangelización de las Indias. España se biza plural. Isabel no
quería dominio esclavizante y explotador, sino extensión del mun­
do hispano y del reinado de Cristo. Sabemos que la realización
fue fundamentalmente
eso, sin desconocer los particulares y con­
tingentes desafueros de los descubridores y las irracionales resis­
tencias de los ind!genas. En menas de cincuenta años. Hispano­
américa se cubrió de iglesias, conventos y universidades, desde
California a Argentina, desde el Atlántico
al Pacifica.
VrcTORINO RODRÍGUEZ, O. P.
13%
Fundaci\363n Speiro