Volver
  • Índice

La contrarrevolución en Francia

LA CONTRARREVOLUCION EN FRANCIA
POR
]ACQUES TRÉMOLET DE VILLERS
I
Es para mí un gran placer y un gran honor hablar en este
congreso de los amigos de la Ciudad
Católica. Pues, para nosotros,
en Francia, la Ciudad
Católica es una vieja amiga. Y ese placer
resulta
aón más grande al ver que esta amistad, reforzada, vuelve
a nacer con la generación siguiente. Hace quince días, el profesor
Miguel Ayuso
nos hizo el honor de hablar en nuestro congreso de
Versalles, como Juan Vallet de Goytisolo lo hizo en Lausana. Así
también yo lo hago hoy aquí como solía hacerlo Jean Ousset a los
predecesores de este Congreso. Con la fidelidad, la continuidad y
la amistad, tenemos lo necesario para triunfar.
Me han pedido que hable sobre
la contrarrevoluci6n en Francia.
Es
un tema muy amplio, razón por la que me voy a limitar a ilus­
trar con algunas pinceladas que permitan comprender mejor la si­
tuación actual. Con el fin de actuar mejor, porque creo que no
hace falta hablar y estudiar si el fin no radica en hacer pasar a
acto lo que es intención.
Dividiré mi exposición en tres partes. En primer lugar, ha­
blaré de lo que
se puede llamar «la contrarrevolución espontánea»,
es decir,
al periodo inmediatamente siguiente al estallido del fe­
nómeno revolucionario en Francia en su fase aguda: de 1789 a
1815. Luego les hablaré de la reflexión y de la acción
más pro­
fundas que
se desenvuelven contra la Revolución a lo largo de
la segunda mitad del siglo
XIX y la primera mitad del XX. Por fin,
expondré la situación actual, en vísperas del tercer milenio y
después de dos siglos de una revolución dominante.
Verbo, núm. 317-318 (1993), 751-759 751-
Fundaci\363n Speiro

JACQUES TRÉMOLET DE VILLERS
II
Cuando estalló la Revolución, en 1789, o sea, en su fase agu­
da, ya llevaba actuando desde mucho tiempo atrás. Según Jean
Ousset, y no
es el único en analizar lo que también Paul Hazard
escribió en su libro sobre «la crisis de la conciencia europea», fue
al final del reinado de
Luis XIV, es decir, a comienzos del si­
glo XVIII, cuando la Revolución encontró su verdadera dinámica.
La francmasonería fue el hormigón que trabó el agregado de ideas
de la «ilustración», uniéndose
por la acción de las logias todas las
oposiciones, anteriormente divididas, contra la Iglesia Católica y
el Reino
Social de Nuestro Señor Jesucristo.
Hay que confesar que las élites francesas del clero y la noble­
za no sólo no acertaron a divisar ese mal revolucionario, sino que
ayudaron positivamente a difundirlo .. La Corte solía divertirse en
pertenecer a las logias ; daban apoyo a los autores subversivos
cuando la policía real intentaba limitar
la publicación de sus obras,
etcétera. Malesherbes, bibliotecario del Rey, que luego fue su
abogado,
y que murió con su «cliente» en la guillotina, fue uno
de los que, antes de aquella época aguda y visible de
la Revolución,
ayudó a la difusión, o por lo menos no prohibió, de unas obras
que provocaron
la Revolución.
Cuando ésta estalló, nadie o
casi nadie comprendió la ampli­
tud del fenómeno. Hubo que esperar a Joseph de Maistre
para
encontrar una comprensión a la altura de las circunstancias. Por
eso,
la contrarrevolución espontánea es a menudo revolucionaria
sin saberlo. El caso del poeta André Chenier es suficientemente
expresivd. Hasta que llegó a la cárcel donde esperó la guillotina,
André
Oienier permaneció fiel a sus ideales, sin comprender que
le llevaban a la muerte. Es solamente entonces, sin embargo, cuan­
do en ciertas odas escritas contra
el horror de Marat, su genio
poético le permitió entrever y estagmat:izar el horror. Pero en
vano
se buscará en él ni una .definición de la Revolución ni una
estra_tegia contrarrevolucionaria.
Además, fos mismos contrarrevolucionarios no se definían
752
Fundaci\363n Speiro

LA CONTRARREVOLUCION EN FRANCIA
como tales, Fueron los otros, esto es, los revolucionarios, quienes
los apodaron así. Ser contrarrevolucionario era un crimen, por eso,
nadie quiso llamarse así oficialmente.
Charlotte Corday, cuando
mató a Marat, quiso librar a Francia
de una plaga malhechora. Cumplió así un acto digno de las trage­
dias de su tío Pierre Comeille, lleno de ejemplos precedentes de
la antigüedad romana,
muy de moda en la época. Pero en modo
alguno fue un acto contrarrevolucionario consciente y organizado.
Este ejemplo de Charlotte Corday dio, sin embargo, el tono a
esa «contrarrevolución espontánea». Fue esencialmente una reac-­
ción contra las atrocidades de la Revolución. -
Tres rasgos esenciales alimentaban esa contrarrevolución:
-El horror a las persecuciones religiosas, lo que sostuvo a
los sacerdotes refractarios que se negaron a prestar juramento a
la Constitución civil del clero. Fue la contrarrevolución religiosa.
-La negativa a la guerra ideológica -prefiguración de las
guerras
modernas-y de la protesta masiva que provoca con el
servicio militar obligatorio.
-La oposición a la destrucción de los órdenes y corporacio­
nes que constituían, con el rey, _todo el sistema del antiguo régi­
men, y que a1 colapsarse acarreó un conjunto de miserias, ruinas
e inoertidumbres económicas.
Estos tres elementos, que nacieron espontáneamente de
la_ ex­
periencia, se hicieron presentes y aún hoy siguen presentes en
nuestro patrimonio contrarrevolucionario, Tan
sólo, en cuanto a1
segundo elemento, ha desaparecido la consctipción militar por ra­
zones históricas, aunque permanece la negativa a la guerra por
motivos ideológicos, siempre muy presente en
la concepción con­
trarrevolucionaria.
Sin embargo, hasta este momento, los tres elementos anterio­
res no cuajan en una teoría. Son simples acciones: red de apoyo a
los sacerdotes; movilización de los vandeanos y de
los bretones,
aunque también de los
« blancos del sur» y del este_ .. Esta mo­
vilización se hizo contra la Nación. La Nación, en París, sustituyó
a1 Rey. Además terminó dándole muerte el 21 de enero de 1793,
momento en
el que Francia quedó sobrecogida de .estupor y de
753
Fundaci\363n Speiro

JA·CQUES TRSMOLET DE VILLERS
horror. Por todas partes estalló la «contrarrevolución espontánea»,
que sólo tenía
una idea:-oponerse por la fuerza contra esos hom­
bres de
la Nación. Pero no había _ni unidad de mando, ni estrategia
común, ni siquiera una idea común. Fue una explosión de heroís­
mo individual y, sobre todo, la Vandea y Bretaña se llenaron de
gloria.
Quizá el único elemento común, cierto y unificador de esta
«contrarrevolución espontánea»
-el único además que no resultó
vencido
en la contienda-fue la defensa de la religión católica,
del mantenimiento del culto y de la libertad
de la Iglesia. Esta
salió todavía más fuerte y consolidada de la prueba. Victoriosa
gracias a los sacrificios de los vandeanos, bretones, meridionales,
etcétera.,
m
Todo esto nos lleva al segundo período de la contrarrevolu­
ción, el
-de los siglos XIX y xx: Con la Restauración de los Borbo­
nes asistimos a un fabuloso renacimiento católico en el clero, en
las letras
y artes y eo la política, aun deotro de un panorama muy
mezclado. Siu embargo, la
contrarrevolución· no logró convencer
a las clases medias de
la nación. Fue un período con una gran
producción literaria
y filosófica de análisis sobre la revolución, se
ihlció la gran época de la contrarrevolución teórica. Así, por ejem­
plo, tenemos a Joseph de Maisrre, Blanc
de Saint-Bonnet, Bonald,
el cardenal Pie, monseñor Freppel, Louis Veuillot, el
padre Ba­
rruel y, en un campo distinto, Delacroix; Bandeler, Auguste Comte,
Taine. El primer grupo compuso
un cuerpo de doctrina, mientrás
que el segundo elaboró
un conjunto de reflexiones críticas· sobre
la Revolución, contribuyendo ambos a
construir teóricamente la
contrarrevolución. La contrarrevolución salió victoriosa en el campo
de la fe y
de la liturgia,. gracias a Dom Guéranger y Dom Delatte. Salió
victoriosa en las bibliotecas con los autores que, entre otros, be
citado: ganó el combate dcictrinal, sobresalió en las luchas de las
754
Fundaci\363n Speiro

LA CONTRARREVOLUCION EN FRANCIA
ideas. También se hizo importante en el campo político con la
restauración borbónica
y, luego, después de la Revolución de 1830,
gracias
al mantenimiento de una realeza por supuesto liberal y,
sin embargo, políticamente tradicional. Incluso con el manteni­
miento de un régimen de autoridad durante el Segundo Imperio.
Es sólo en 1871 cuando la
contrarrevolución fue oficialmente ven­
cida. Pues de 1815 a 1870, aunque conoció una serie de fracasos
en su intento de imponer una dinastía católica, tradicional
y con­
trarrevolucionaria, y, por tanto, no tuVo en el poder, se mantuvo,
sin embargo, cerca del mismo.
Fue en
el campo cultural donde fracasó la contrarrevolución.
No le faltaron talentos, ni mucho menos
... Pero no consiguió dar
el tono general a
la sociedad. Después de una revolución espan­
tosa, cuando volvió la
paz, no se notó el desarrollo de una verda­
dera educación, de una verdadera cultura católica, nacional
y po­
pular. Se notó, al contrario, por un lado un conjunto de autores
católicds o contrarrevolucionarios agnósticos pero sinceros, y por
el otro una red de cnlrura nacional y popular revolucionaria. Esa
red utilizó la poesía
y la canción, el teatro y la novela, los recuer­
dos de guerra
-incluso las napoleónicas--; crearon un mundo
aparte que apareció
más libre, más atractivo, adornado del encanto
de la sensibilidad y de la culrura. Fue esa acción cultural la que,
poco o
poco, fue ganando el mundo político y el económico, ha­
ciendo fracasar la contrarrevolución. Una contrarrevolución que
en 1815 contaba con la vuelta a
la fe, el apoyo popular y la sim­
patía de poetas y escritores como !vlusset, Lamartine y Hugo que
fueron legitimistas
y fieles a Roma. Luego sólo Musset permane­
cería así, porque Lamartine y Hugo
se hicieron republicanos, lle­
gando este último a
morit como «religioso sin Iglesia». Así, sesenta
años después, iba a quedar la contrarrevolución desprovista de
todo menos de libros: tesoros pero tesoros escondidos
... Las ideas,
eran buenas, justas y verdaderas. Pero no circularon.
Durante la primera mitad del siglo xx una tentativa original
encamó la contrarrevolución: se trata del movimiento de la Acción
Francesa.
La Acción Francesa naciente alcanzó grandes logros:
sacó las lecciones de la situación del siglo anterior
y reunió cul-
755
Fundaci\363n Speiro

JACQUES TREMOLET DE VlLLERS
tura y contrarrevolución, aunque también se valió de hombres
militantes y valientes. Sobre todo política, ruvo una destacada
impronta cultural.
«La inteligencia, en primer lugar», decía Maurras. Y su ejem­
plo personal demuestra que la culrura, es decir, el combate cultu­
ral, fue para él
lo más importante. Con esta dimensión, el combate
político directo iba a sufrir una importante transformación.
Las
ideas iban a trascender de los libros y los libros tampoco iban a
quedar encerrados en las bibliotecas. Iban a hacerse presentes en
los anfiteatros, en las reuniones, en los cafés, en los salones, en
periódicos, y mediante los periódicos salieron a la calle.
La estrategia parece sencilla y aun simplista:
es la vuelta del
Rey. Con él el sistema entero
podría desarrollarse, puesto que
el Rey
es el eje de la contrarrevolución eficaz.
Este gran esfuerzo, que duró
más de medio siglo, fracasó en
su mayor parte. Por dos razones:
1.
La restauración del rey era la base única de todos los
esfuerzos. Ahora bien, no había un rey,
y el que los líderes de la
Acción
Fran.cesa habían elegido no quiso comprometerse con ellos.
Así, este esfuerzo de restauración monárquica
se quedó en plató­
nico. El rey, encabezando
sus tropas, hubiera podido animarlas y
reforzarlas. Pero hubieron de luchar sin él e incluso resultó
evi­
dente que a despecho de él y contra él.
2. La mayoría de las tropas -por no decir la totalidad­
de aquella contrarrevolución encarnada en el movimiento de la
Acción Francesa fue católica. Sin embargo, Charles Maurras y
Jacques Bainville
se declaraban agnósticos. Respetaban a la Iglesia
y, como dijo San Pío X, de Maurras, «fue
un defensor de la fe».
Maurras expresó su dificultad creer en su oración final:
Ecoutez
ce besoin de comprendre
Seigneur, je-he -sais··qui vous etes
Et je .ne comprends rien a l'&tre de mon &tre.
Sus adversarios explotaron esta mayor dificultad consiguiendo,
de manera injusta
y provisional, pero eficaz, su puesta en el In­
dice por el Vaticano en 1926. Esta puesta en el Indice fue llamada
756
Fundaci\363n Speiro

LA CONTRARREVOLUCION EN FRANCIA
muy rápidamente «condena», tanto más importante en cuanto se
le quería atribuir el significado de revancha del movimiento del
Sillon, que San Pío X había condenado por sus «comparaciones
blasfemas entre el Evangelio y la Revolución».
Así, la Contrarrevolución, caracterizada principalmente por la
fidelidad a la Iglesia y la esperanza de la restauración monárquica,
se encontró debilitada por la desaprobación oficial de la Iglesia
y por las reticencias -para no repetir desaprobación- posterio­
res del
rey. No podía darse, desde luego, una situación peor. En
este estado, a fines de la segunda guerra
mundial, Charles Maurras
seria aún condenadd a
reclusión perpetua por delito de traición.
Era el golpe definitivo, pues el jefe de la contrarrevolución que­
daba convertido en un «infame» y «traidor», siendo condenado
como tal.
En 1945
triunfó en Francia la revolución, que iba a asentarse
sobre un régimen tripartito constituido
por el comunismo, el so­
cialismo y el «progresismo» cristiano. E iba a matar, encarcelar o
juzgar «indignos nacionales» a todos sus oponentes.
IV
Fue en ese momento cuando nacro en Francia la tercera y
última forma de contrarrevolución. Procede de la iniciativa de
Jean Ousset, denominada primero Centro de Estudios
Críticos y
de Slntesis, y más tarde La Ciudad Cat6lica. La idea de Jean
Ousset parte del planteamiento de Maurras: sacar provecho de
las batallas perdidas y luchar únicamente en lo esencial. Y lo esen­
cial para Ousset, en el momento en que sale a la palestra, es lo
temporal
cristiano, mientras que la concreta forma pol!tica resulta
secundaria. En primer lugar, hay que hacer aceptar el
hecho de
que lo temporal también puede y tiene que ser cristiano. Los
cris­
tianos deben convencerse de esto. En segundo lugar, para lograr
esta aceptación, se necesitan grupos activos cuya actuación siga
una estrategia general.
La experiencia había mostrado la fragilidad y la vulnerabili-
757
Fundaci\363n Speiro

IACQUES TRBMOLET DE VILLERS
dad de las grandes organizaciones y la revitalización cristiana de
la sociedad precisa de número ilimitado de iniciativas diversas.
Las reacciones contra la revolución fueron numerosas, espontá­
neas, vivaces, en definitiva
diversas e incluso a veces se creyeron
opuestas entre sí. Una acción eficaz no puede pretender por sí sola
reconstruir todo: si tenemos que volver a levantar
un edificio, ese
resultado no puede obtenerse sino de
la sincronización de una
pluralidad de fuerzas
y acciones diversas.
Ahdra bien, cuando empezó Jean Ousset, era evidente que la
revolución había ganado todas las posiciones y que la contrarre­
volución agonizaba con sus dirigentes en las cárceles. Sin embargo,
existía un tesoro doctrinal, el de la doctrina social de la Iglesia;
y un tesoro cultural, el patrimonio de la civilización cristiana. Se
trataba sólo de convencer a los hombres, uno tras otro, para evi­
tar que tales tesoros quedaran muertos en bibliotecas y museos.
Por esó, se precisaba una atención-realmente nueva en la his­
toria de la contrarrevolución francesa a la acción, los métodos
apologéticos
y la forma de actuar, con la finalidad de conquistar
los corazones y seducir los espíritus. No es, en consecuencia, exa­
gerado decir que este tercer y último período de la historia de la
cdntrarrevolución en Francia es el de la preocupación por los mé­
todos de acción.
¿Cómo
convencer a la gente? ¿Cómo conquistarla? ¿C6mo
atraerla? ¿Cómo moverla a actuar? ¿Cómo desarrollar esta acción
y asegurar su continuidad? ¿Cómo realizar la unidad dentro de
la diversidad? ¿ Cómo suscitar lo que tiene que ser, fomentar lo
que es, reformar lo que
se aleja del sentido real y saludable y,
sobre todo, asegurar
la cotnplementariedad entre las fuerzas que
actóan juntas sin saberlo?
La ideá de una obra auxiliar, no competidora de otras
y a su
servicio, asegurando -mediante. la difusión de una enseñanza y
la práctica de un cierto tipo de acción-una unidad, aunque sea
mínima, es la idea central de Jean Ousset. Su realización nunca
ha concluido, de modo que la Cité Catholique, el Office Interna­
tional des Oeuvres de Formation Civique et Action Culture/ selon
le Droit Naturel
et Chretien y ahora el Institut Culture/ et Techni-
758
Fundaci\363n Speiro

LA CONTRARREVOLUCION EN FRANCIA
que d'Utilité Social (ICTUS) son sólo formas. diversas y sucesivas
cuyo motivo
es responder a lo esencial de esta preocupación ;Y
que, pot tanto, se van adaptando a la evolución de los tiempos.
Todas tienen como base lo esencial,
es decit:
-el servicio · de la encamación temporal, cultural, social y
política de la fe católica;
-el servkio de es.ta encamación. temporal peculiar e irr~­
nunciable que es la patria, para nosotros Francia ;
-la utilización de un método de acción que sigue siendo i:J
servicio de todos los hombres, movimientos, partidos que se de­
dican a la difusión de la fe en lo temporal o a la defensa de ja
patria.
Esta obra conoció muchas vicisitudes. Padeció lo que
se ha
llamado «crisis de la Iglesia». Sufrió divisiones y
separaciones.
También conoció de la duda y la vacilación con el paso del tiem­
po. Pero no dejó de existir y hoy empieza su tercera generación.
Llega esta tercera generación· cuando
la Revolución alcanza su
fin. Su mayor encamación -paroxística-, el comunismo soviéti.­
ro, se ha colapsado. Y en la situación que resulta de este colap~
los herederos de la contrarrevolución no tienen sólo que defenderse,
tienen sobre todo volver a construir. Y a no tienen que
dffiunciar,
sino proponer soluciones. Ya no tienen que vigilar para que no
caigamos, sino mostrar el buen camino. Ahora, toda la herencia
tiene que servir. Es la hora en que
se recoge el buen vino y se
abren las bolsas para el grano. Es la hora de la madnigada, cuando
l,a luz despierta por encima de las naciones y anuncia la llegada
del sol de justicia,
el premio para los que han luchado toda la
noche
y el triunfo tan esperado y merecido de la contrarrevolu­
ción.
759
Fundaci\363n Speiro