Volver
  • Índice

Dios y la naturaleza de las cosas. Crónica de la XXXIV Reunión de Amigos de la Ciudad Católica

CRONICAS
DIOS Y LA NATURALEZA DE LAS COSAS
Crónica de la XXXIV Reunión de amigos
de la Ciudad Católica
Durante los días 8, 9 y 10 de diciembre del pasado año 1995,
celebramos en Barcelona la
XXXIV Reunión de amigos de la
Ciudad Católica, en el Seminari vez más,
la acogida fue espléndida y el entorno resultó suma­
mente adecuado pata el buen desarrollo de
la Reunión.
Como en otras ocasiones en
que nos reunimos en la Ciudad
Condal, hay que destacar
la elevada patticipación de los amigos
catalanes. Más de doscientas personas procedentes de toda Es­
paña acudimos a esta cita anual,
que sin interrupciones ha alcan­
zado su trigésimo cuarta edición. En su mayoría los asistentes per­
tenecían al Principado, Cristiandad, Nord y especialmente la Unión
Seglar
de Barcelona, aportaron el mayor número de participantes.
Como siempre, y fieles a su vocación
de difusión de la doc­
trina social de la Iglesia en orden a
la instauración de la Ciudad
Católica
y la restauración de la civilización· cristiana, se trató es­
pecíficamente de una cuestión esencial, no sólo para lograr el
establecimiento de fos mandatos de Cristo como leyes para el
vivir social, sino al menos para alcanzar una auténtica conviven­
cia humana. En electo, en estos tiempos de creciente y alarmante
indiferentismo religioso -con manifestaciones de ateísmo e in­
cluso de rechazo hacia Dios y la religión católica-, de «pasotis­
mo» hacia
la verdad y el bien y de desprecio -tácito o expreso-­
de la realidad natural, la Reunión. giró en . tomo al tema general
de Dios y la naturaleza de las cosas, a fin de recordar que la
Revelación y
el orden natural que muestra la naturaleza que Dios
ha creado,
constituyen,.----eada una en su orden-los dos faros
luminosos con cuya luz permanente es posible descubrir los
ca­
minos para el recto obrar humano, personal y social. Sólo retor­
nando a Dios y
a su obra, en la
que los hombres actuamos como
causas segundas, será posible s..llr de la crisis, de la enfermedad
crónica en la qu<> nos ha hundido la modernidad.
Como es habitual la Reunión se desarrolló
en una triple ver-
Verbo, núm. 341-342 (1996), 179-189
179
Fundaci\363n Speiro

CRONICA DE LA XXXIV REUNION DE AMIGOS DE LA CIUDAD CATOLICA
tiente. En primer lugar, los actos religiosos, con Misa --oficiada
por los padres Alba y Arredondo, S. J.-, Rosario y acto litúr­
gico final con
exposición del Santísimo y plática final . del padre
Martínez Cano, M. C. R.
En segundo lugar las conferencias, en las que se desarrolla­
ron diversos aspectos del
tema general. Así, tras la introducción
de Juan V
allet de Goytisolo, que habló sobre el orden de las
cosas creadas, MigudAyuso trató de la naturaleza de las cosas y
las leyes
humanas; la profesora titular de Filosofía del Derecho,
Consuelo Martínez-Sidnna, trató la cuestión de
la concepción
clásica y las concepciones modernas de la naturaleza de las cosas;
Francisco Canals, catedrático de Metafísica, de la teología y la
naturaleza de las cosas; el catedrático de Filosofía de la Natura­
leza, José María Petit, de
la lrj eterna y la ley natural; el profe­
sor
titular de Filosofía del . Derecho, José Miguel Serrano, .de
ser y deber ser: ¿dos mundos distintos?; :Eudaldo Forment,
catedrático de Metafísica, de
.la naturaleza de las cosas y la filo­
sofía;. el profesor de Filosofía del Derecho, Evaristo Pafomar, de
naturaleza. de las cosas y tradición; el magistrado José :M:aría
Juanola, de}a naturaleza de las cosas y la determinación del de­
recho;
el profesor italiano de Filosofía Mpral y Política, Danilo
Castellano, de
la esencia de la política y el naturalismo politico
y Estanislao Cantero, de el orden de las cosas en la doctrina pon­
tificia,
-. En tercer ]ugar, los foros,· que resultaron con interesantes y
animados debates tras la exposición
del ponente: Mateo Argerich,
la identida.d cultural, ob¡eto del derecho ; Javier González Blesa,
la adopción de menores por homosexuales; Arao,li Herrera, Evan­
gelium vitae;
Manuel María Doménech, Informática, física y Tri­
nidad; Miguel Angel Belmonte, la naturaleza del poder politico:
errores modernos;
Juan Antonio Martínez Muñoz, Naturaleza del
derecho y Dios;
Santiago Milans del Bosch, el jurado; Jorge Soley,
el encuentro de culturas a .finales del siglo XX, y Elisa Ramirez, la
transmisión de los valores a través de la enseñanza de la historia.
Para terminar esta reseña de la Reunión, cuyos foros princi­
pales y conferencias se publicarán en el año ·en curso y · en un
número monográfico de
Verbo, quisiera destacar la parte final de
la intervención de Estanislao Cantero, en
la. que resaltó como
perteneciente al ordeo de las cosas relativo a
la doctrin,¡ católica,
el deber de trabajar inteosamente
-mediante la aportación per­
sonal, la propaganda, la cOntribución ·económica-"-, conforme a
nuestra condición de católicos militantes y romprometidos, a ·fin
de que nuestra tarea y nuestra obra alcancen mucha mayor difu-
180
Fundaci\363n Speiro

CRONICA DE LA XXXIV REUNION DE AMIGOS DE L4. CJUD.A.D.·CATOLICA.
sión, para la mayor gloriá de Dios, bien de las almas, mejora de
nuestra patria
y nuestra propia santificación.
Finalmente, quisiera animar a aquellos de nuestros lectores
que
aun. no conocen nuestras reuniones anuales a que acudan a
la que, si Dios quiere, se celebrará en Madrid este mismo año.
Seguro que no quedarán defraudados.
c. E.
HOMILIA DEL P. AGUSTIN ARREOONDO, S .. J.
EN LA MISA DEL DIA 9 DE DICIEMBRE
Los caminos que nos llevan a nuestra definitiva felicidad son en sus
concretas y últimas consecuencias muy distintos
y variados, cuantos son
les carismas del Esplritu de que cada uno está dotado para llegar al
fin todos a. confluir en la plenitud de la .infinidad divina.
Pero
distintos co1110 son en nuestro andar concreto, cuentan todos
con
una dirección y base común amplia en la _que todos caben.
Y
es que siendo Dios uno en su querer · y obrar, y siendo suya la
naturaleza de las cosas por El creadas~ tal punto de partida resulta ser
mtstico fundamento de todo comportamiento social; y por ello, también
acertado tema de nuestras reflexiones en esta Reunión: DIOS
y· LA
NATURALEZA DE LAS COSAS.
Porque siendo Dios como El es en St, y siendo tales como son las
cosas todas del Universo, es exige_ncia indeclinable para nuestro com­
portamiento libre el ajustar librenµmte toda nuestra . vida a ese dato
inamovible, Dios
y Creación, del que también no.sotros· formamos parte
inseparable, con
~nuestra propia naturaleza, h~mana también nosotros,
que reclama
asimismo el total asenso de nuestra libertad.
• • •
Más aún: ese Dios infinit.o, árbitro de este. mundo determinado, tuvo
a bien hablarnos
y dirigir nuestra marcha hacia El por medio de-emi-.
sarios suyos durante siglos; y acabó p~r. venir P.l mismo y enseñarnos
a vivir. Con
su vida divina que nos. comunicó nos abrió horizontes que
ni hubiéramos sido capaces de sospechar;
y que en nada invalidan, sino
que aclaran
y perfeccionan, aquellas exigencias qu_e intimaban de siem­
pre a nuestra libertad
la existencia de Dios y su autoria sobre todas
las cosas.
Porque capacidad para entender el lenguaje de la Creación toda, y
de su Autor, sin la cual la misma. Creación no resultaria explicable,
ya la tenla la razón humana sin otro adicional adoctrinamiento divino.
La tenía, sin duda; pero, de hecho, (,lperulS hubiera llegado el hombre
con
la razón natural a conoc.er ese lenguaje y a dar con su camino. Tal
se había mostrado a lo largo de los siglos la debilidad y la degeneración
de
los humanos, no sólo en la inmensi.dad apóstata del paganismo, sino
181
Fundaci\363n Speiro