Índice de contenidos

1975

La sociedad a la deriva

Autores
1975
Volver
  • Índice

Aspectos del tiempo libre

AS~ECTOS DEL TIEMPO LIBRE
POR
FRANCISCO CoRTÉS BLANES.
El estudio sobre his distintas facetas del tiempo libre es prácti­
camente inabordable y su compendio llevru:ía consigo grandes ma­
nuales,
elaborados por equipos especializados, y aun así quedaríao
fuera
de so rratado muchos y variados aspectos por lo complejo y
extenso del rema.
Una
sensación de disgusto prende en nosorros al considerar las
infinitas maoeras hábiles eRisrenres para pasar el tiempo libre, todas
ellas muy dignas
de acención y estudio, en tanto constituyen plazos,
períodos y rrozos de eRisteneia, rraspasados de humanidad, rebosantes
de
personalidad, a los que pot falta matetk.l de tiempo -¡Qué poco
tiempo libre renemos!-no podernos atender; Nombremos, por citar
algunos, el tearro, las revistas, h,s sahis de fiestas, '"boites", festivales
de la canción, concursos de belleza, deportes, caza, pesca, excursionis­
mo, juegos
de sociedad, lectura vulgar y de clásicos, coleccionismo,
afición a las plantas, filatelia, turismo, ejercicios espirituales, conviven­
cias, cari~ prensa ... y una lista interminable de estos "trozos vi­
tales'" que pueden acercar al hombre a Dios, siempre que sean uti­
lizados como medios
pru:a llegar a El, o pueden muy bien convettirse,
cuando no está
el Señor enrre ellos, en tiempo perdido, desaprove­
chado, sin rrascendencia
y, por tanto, sin valor. ¡Qué pena! ¿Pru:a
qué me sitvió?, dirán fos antes entusiastas de tantas y tantísimas afi­
ciones que el tiempo se encargó de postergar e incluso
borrar su
propio recuerdo.
El autor, que no tiene otra pretensión sino la de matiz.ar su
punto de vista catQlico en el llamado tiempo de holgar, o sea el tiem­
po diferente al del rrabajo, del estudio o de los menesteres diarios,
ha escogido cuarro situaciones de esre espacio
temporal (por consi-
951
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
derar que son las que más inciden y preocupan de una manera ge­
neral
en las horas dedicadas al entretenimiento del elemento juve­
nil), dividiéndolas
en dos apartados: A) Aspectos del tiempo libre
como tal, y B) Aspectos de la degeneración del tiempo libre, o sea
en el apartado A) dos· facetas del tiempo-Descanso (Televisión y
Música), y
,en el apartado B) otras dos facetas del tiempo-Perversión
(Estupefacientes y Pornografía).
El comentario a los aspectos elegidos del tiempo libre no agota
la temática de los mismos, trata de reflejar el punto de vista del ciu~
dano medio y, en especial, del precavido padre de familia, que no
desea sino lo mejor para los suyos, y
apoyándose en principios ca­
tólicos, racionales, políticos y educativos intenta explicar el lugar en
que
· se encuentra la acrual forma de divertirse la juventud, la false­
dad e irracionalidad de sus modas, no ha mucho inventadas para
todos de manera totalitaria y cómo los cimientos que las sostienen
son
tan contrarios al auténtico ser del hombre que socavan su pet·
sonalidad.
El trabajo
de colaboración con "Los amigos de la Ciudad caró­
lica" presenta una gran dosis de generalidad y de ambientación ac­
tual, admitiendo todas las excepciones que se quieran formular, aun­
que sí denuncia la existencia de un muy fuerte enemigo pertrechado
detrás de lo que parece diversión, y de una actitud desafiante y ame­
nazadora, contraria a los valores del hombre y del católico,
que está
pidiendo a
voz en grito una inmediata intervención de los poderes
públicos y privados en aras de una defensa de lo que es de Dios y
depósito nuestro,
ya que se nos ha entregado en custodia, reniendo el
sagrado y nunca bien enaltecido deber de velar
por su integridad. Y
si
es una verdad indiscutible la expresada tan brillantemente · por
Gabriel de .Armas de que Ser es Defenderse, muy bien se puede
afiadir que SER ES DEFENDERSE Y DEFENDER A NUESTRAS
FAMILIAS.
Esta aportación a un Congreso de y para Católicos, no tiene más
ambición,
por lo que no está elaborada siguiendo un criterio cien­
tífico ni estadístico siquiera, sino la de servir como testimonio y
manifestación de lo que ya se
ha dicho Y MUCHO MEJOR DES­
DE DISTINTOS ANGULOS acerca de la real desaparición de la
952
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
presencia de Dios en el tinglado montado por y para la actual ju­
ventud con
el fin de "ocupar" el tiempo libre, sirviéndose del mis­
mo corno
un fin o ídolo al que se adora y venera, y no, ni mucho
menos, como un medio que
se debería utilizar corno plataforma o
puente para lanzarse o pasar hasta el auténtico, verdadero y accesi­
ble Señor,
capaz de satisfacer inquietudes, calmar desesperanzas y
llenar los vacíos tan explicables en los
años juveniles.
Televisión.
La Televisión se nos presenta corno una realidad ineluctable. El
siguiente experimento así nos lo demuestra.
"El Dr. Henner Ertei, filósofo y psicólogo alemán realizó, du­
rante el
afio 1972, la siguiente prueba: Escogió 200 cobayas ( co­
bayas humanos naturalmente, una muestra representativa del públi­
co en general, y se les cerró y selló el televisor doméstico, prometién­
doles una cantidad sustanciosa al término de un experimento que
tenía que durar un
afio. No habría compensación, sin embargo, se­
gún se hizo constar en cláusulas de rigor germánico, para quienes se
susttayeran con anterioridad al compromiso, marchándose a
ver el
televisor de "otros" o solicitando con toda honradez, que les quita­
ran los sellos del aparato.
"Los resultados fueron
los siguientes:
l.º Todos los voluntarios, sin distinción, renunciaron =tes del
plazo
fijado, solicitando expresamente que fuesen quitados los sellos
del televisor antes de los seis meses, en su totalidad. La primera de­
fección se produjo a las tres semanas de comenzar el experimento.
Fue un obrero con instrucción elemental.
No quiso perderse un en­
cuentra de futbol

Unos días después fue un profesor universitario,
con
familia, aduciendo que quería ver un telefilm político. Paulati­
namente y por diversas razones fueron renunciando tod.OS a su com­
promiso. 36 dijeron que "no podían mantener su posición". 29 que
no querían.
42 aportaron el argumento de que las veladas se habían
hecho muy aburridas. 27 respuestas ,fueron "de que nos hace falta
algo necesario". 18 dijeron que no valía la pena el sacrificio y los
953
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO COR.TES BLANES
restantes casos no quisieron dar explicación alguna, dando con la
puerta en las narices de los encuestadores.
2.º Otra
nororia consecuencia fue la de que empeoraron las re­
laciones con los "cobayas" conforme avaozaba el tiempo. En los pri­
meros días
de las indagaciones los sujeros eran amables, pródigos en
la información, e incluso si
no se solicitaba de forma específica.
Pero poco después de
comenzar el silencio televisivo empezaron a
cambiar. Las visitas de los anotadores parecían molestas, estaban me­
nos inclinados a suministrar información; incluso en algunos apare­
cieron los primeros síntomas de los malos modales" (1).
Pero no sólo será el uso absoluto y necesario como necesidad de
primer orden sino también su abuso, corno se desprende de los
si­
guientes datos: El Times de Londres publ:lcaba recientemente lss
ronclusiones llevadas a cabo por un pediatra en los Estados Unidos
de América acerca del lugar que =Jl'l la T.V. desde la más temprana
edad
en la vida de los niños americanos.
Durante los primeros años de su vida y antes incluso de asistir
a
clase el niño americano medio pasa el 64 % de las horas que está
despierto ante
un aJl'lf"to de televisión, o sea más tiempo del qne un
estudiante está en clase durante sus cuatrO años de Universidad.
Llegada a la
edad de 14 años, el niño muy probablemente ha
asistido a la muerte d,: 18.000 personas ..• y en el momento de
tertninar la enseñaoza media habrá visto 35.000 anuncios publici­
tarios. Finalmente, a la hora de su muerte
habrá Jl'!Sado 10 años de
su vida
contemplando televisión.
"Estadísticas elaboradas en distintos países coinciden
l'fi que
la media de las horas
pasadas ante el televisor por parte de los ni­
ños de
6 a 16 años oscila entre las 12 y 24 horas semanales"' (2).
"Un reciente informe, realizado por un grupo de experros, parte
de la
romprobación de que el 95 % de las casas norteamericanas tie­
nen por lo menos un televisor que mantienen encendido como pro­
medio seis horas
diarias.
(1) Bole#n .Informativo del lnst#uto de la ¡uventud, agosto 1972, pá~
gioa 14.
(2) Boletín Informativo del Instituto de la Juventud, septiembre· 1972,
pág.
13.
954
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO LIBRE
A medida que se baja en la escala social y en los salarios, el tiem­
po absorbido por la televisión aumenta hasta alcanzar en los barrios
más pobres las 5-6 horas diarias" (3).
Ante esta necesidad tan exigente y su elevado nómero de horas
que absorbe al individuo, ¿qué
es lo que ofrece la Televisión en com­
pensación? ¿Son ejemplos de vidas que nos mueven a elevarnos y
acercarnos a lo inmarcesible? ¿Son estímulos de amor a Dios? ¿Aca­
so son bagajes culturales profundos acompañados de incentivos de
voluntad y esfuerzo que motivan al hombre para emprender grandes
empresas?
-Muy poco o nada en absoluro de todo esro. Si, en
cambio, se está motivando para una actitud pasiva ante la propia
existencia, molicie, comodidad y de una forma pa,rticuladsima vio­
lencia. Violencia en todas sus manifestaciones.
Javier Esquive! nos comenta en el periódico Y a: "La violen­
cia en muchas escenas de la Televisión es metida en los hogares, in­
vade el reducro famiiliar y en determinadas
circunstállcias puede re­
percutir en la mente de determinados espectadores, sobre todo ado­
lescentes
y jóvenes. La razón está en que las distintas sécuencias há­
bilmente montadas dan un efecro real, y la fuerza de un puñetazo,
por ejemplo,
es como si repercutiese estimulando el cerebro del te­
lespectador. No hace falta siquiera que se vea cómo el puño llega
a la cara del contrario. Basta que una imagen represente la acción
de dar y la siguiente muestre el efecto del golpe. Todo instantáneo,
todo medido al segundo, todo buscando impacro emocional.
Esta
violencia es más nociva en tanto en cuanto no es representada mu­
chas veces como un delito, sino que se justifica y ensalza como ·una
de las virtudes necesarias al héroe si quiere vencer en la lucha que
se desarrolla en las imágenes. El grán peligro está, pues, en los vio­
lentos, simpáticos y "buenos" de la mayoría de las narraciones".
Según la tesis de Schramn defendida por Agostino Senelli y su
escuela italiana, las escenas de agresión
y violencia estimulan al tele­
espectador a la agresión
y a la violencia. Cuando el hombre llega a
su
casa, después de su jornada laboral y desea abanodar sus preocu-
(3) Boletín Informativo del Instituto de la Juventud, febrero 1973,
pág. 12.
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
paciones y .sacrificios, el que se le bombardee con programas de vio­
lencia, como se
le lava el cerebro en torno a determinados artículos
de consumo,
es como si se quisiese fomentar en él el desequilibrio,
como si se le quisiese matar toda esperanza en los valores positivos.
Una llamada constante a la tensión, al conflicto, a recordarle con
1llildiaconera insistencia que en este mundo todo es pobredumbre,
delito
y asesinato, van deformando lenta pero seguramente su con­
cepción equilibrada del mundo.
En el libro titulado "Violencia y medios de comuuicación so­
cial", estudio sociológico editado por la Confederación de Cajas de
Ahorros
y realizado por el equipo de Sociología aplicada de Madrid
se recogen al
respecto las siguientes opiniones: 1) Las películas y
programas de Televisión en los que se ensalza al criminal son lo que
más ha influido sobre los jóvenes delincuentes. Las escenas de bru­
talidad directa afectan de forma principal más al niño que al joven,
mientras que
ést.e será más afectado por las imágenes en las que pre­
domina el sadismo. Cuando a la violencia se une el erotismo es el
joven el más perjudicado. 2) La Televisión es pieza fundamental en
la difusión directa de la violencia,
merced a la influencia que la ima­
gen tiene sobre la masa telespectadora.
"El profesor alemán Heribert Heinrichs ha realizado estudios
sobre niños
en los que trata de demostrar que la violencia televisiva
hace a los niños más descarados y menos atentos en clase, más ma­
lignos y menos limpios en el trato con sus compañeros, además de
producirles perturbaciones en el sueño, palidez y angustia que a ve­
ces llega a
la enfermedad, o sea un aumento de la agresividad que
denomina.
"efeeto rocker" y un ansia insaciable de ver televisión.
A esta tesis se suma la del pediatra Thoodor Hellbrúgge que dice
de
la televisión que frena el impulso natural al movimiento en la
edad juvenil. Añadiéndose la del psicólogo estadounidense Robert
M. Liebert quien habla incluso de "agresividad almacenada" por un
exceso de televisión· que puede manifestarse a posteriori hasta los
19 años,
Si con ello no tuviésemos bastant.e y haciendo referencia a la in­
fluencia
de la televisión en el comportamiento sexnal juvenil, el pro­
fesor alemán Henner
Ert.ei indica que la primera anotación elemental
956
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
y nada inédita es que la televisión favorece la expansión de los sen­
timientos eróticos, siendo la razón
el de que las propias imágenes
de la pantalla, aunque estén privadas de un preciso significado se­
xual, que es raro que falte sobre todo si se piensa en Ja publicidad,
agitan el subconsciente provocando un interés de tipo erótico" (
4).
A través, pues, de recortes de prensa, . opiniones autorizadas y
criterios científicos sólo hemos querido patentizar
el gran peligro
que a través de la
pequeña pantalla se está incoando con destino
hacia nuestros propios hijos.
Múaica.
Cuando un himno o simplemente una canción, son cantados, ta­
rareados o simplemente escuchados, pueden hacer vibrar las cuerdas
espirirnales ya del individuo, ya de la comunidad deseosos de lo su­
blime, bello
y porqué no, divino. Es el anhelo hacia Dios. Es el
arte caminando hacia Dios que de igual manera arranca de las demás
artes, llámense escultura, pintura,
ere.
Este sentimiento tan humano quiere ser aprovechado por una
caterva de falsos artistas, llámense en este caso músicos, que impo­
tentes para satisfacer sus inquietudes más íntimas e incapaces de
llenar su vacío espiritual, pretenden transmitir por medio de lo que
ellos
llaman música, aquel fervor, entusiasmo y elevación de los que
tan faltos se encuentran.
Dado que nuestra época se caracteriza por una manifiesta nega­
tiva a los únicos caminos de elevación, resulta que quienes hablan
o pregonan medios, senderos o pistas de felicidad a través de unos
estribillos o pareados inconsistentes están
tan ignorante de saber lo
que
es un simple rastreo de aquélla, que lo que proporcionan está
fuera de órbita, pese a todas las artimañas, ficciones o plataformas
de
lanzamiento, que se derrumba a las primeras de cambio, o aguan­
ta tan poco tiempo, pues su contextura es tan débil como la misma
(4) Boletín Informativo del IniJituto de_ la /u11entud, abril 1973, pá­
gina 3.
957
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
vitalidad artística de sus creadores. Un espectador miope puede darse
perfecta cuenta del oo arte, mentira, ilusión, fatuidad y falsedad to­
tal del sistema. Sin
embargo está ah~ presidiendo casi todas las es­
feras
de la vida artística y del tiempo libre y engafía.odo a tantos in­
cautos que de lo que más deseosos están es, precisamente, de ser en­
galiados, pues si se les fuera con las exigencias que entraiía el nece­
sario esfuerzo reque,,ido para conocer algo a fondo, quedarían ano­
nadados
por lo que se les pide, necesitando la mentira, porque la
verdad no la soportan.
Al estudiar las vidas, actividades y muestras de la llamada cul­
tura musical pop, descartamos
de entrada su vida espiritual, pese a
las manifestaciones
de sus líderes. Lo único que pretendemos es de­
jar patente que dada la atmósfera que se desprende de las actitudes
observadas se deduce una
flagante y clara manifestación de desafío
a las exigencias
de la Ley de Dios, y si condescendemos con ella, es­
tamos comprometiendo el futuro
de los jóvenes que no ven otro
desafío a
la inversa.
Veamos algunas declaraciones,
temática y consistencia de al­
gunos cantantes o grupos
de ellos de la aetualidad para por Jo que
hacen y dicen deducir la altura de sus espíritus y valorar la mercan­
da que están ofreciendo.
Expresión
de un conjunto musical francés: "En las actuaciones
públicas nos desatamos el
moño y dejamos el cabello suelto. Si la
gente acude a vernos también quiere vivencias visuales. Querernos
que en nuestros espectáculos
el público se divierta, pues nosotros
vivimos
gtacias a él. Nosotros también disfrutamos del espectáculo
y hacemos
Jo que se oos ocurre en aquel momento. Hacemos chistes
que nos hacen reír y, en ocasiones, el espectador ya no sabe siquiera
de qué clase de espectáculo se trata" (5).
Un conjunto fondinense se expresa de la siguienre manera: "A
la señal de comienz.o el batería da el primer golpe, que se va am­
pliando ·monótonamente. a la vez que unos velos de guitarta fluyen
lentamente.
Así va naciendo la música de esferas, donde los diferen-
(5) El mundo de la múskt1-Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 126, Ba­
rral Editores, Barcelona-72.
958
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
tes campos de sonidos- se contraponen unos a otros: música electró­
nica, órgano, contrapunto, solemnidad religiosa, pesadez y repentino
cambio
de ánimos: primero un fragmento dulce, luego extraños SO·
nidos como silbidos, bufidos, rugidos, gritos de cuco. Se entremez·
clan bramidos, tintineos, lloros, etc." ( 6).
Otro conjunto inglés matiza. así su actuación_: "La música re­
suena más potente, los bailes son más desenfrenados y las luces se
encienden y apagan como locas. Rayos
de luz saltan a los ojos y el
oído se llena de cláxon inmediatamente una oleada de ruido
parece vaya a echarnos al· sue­
lo. El público, las luces y el ruido se convierten entonces en un fot·
rnidable instante de alegría"
(7).
Un célebre cantanre actual manifiesta: "Lo pop es lo que es.
Creo que la
,música es para los chicos que la siguen como un susrltu·
tivo de algo que les falta en su vida. Tal vez los padres no les pres­
ten 1a debida atención o es porque· se muestran . irritados contra un
sistema en el que no logran identificarse. En la música encuentran
los chicos algo que les satisface y
para muchos · de ellos se está con­
virtiendo en algo más que en una simple diversión",
Un iíder de la música psicodélica dirá: "La nueva música pop
transmite siempre un mensaje. Este es solamente captado por los
predispuestos a ella. El concepto de predisposición significa que la
música ha de
ser escuchada y comprendida pot personas que se ha­
llan todas en la misma onda por la forma de su vida cotidiana. De
la misma forma que la sociedad autoritaria produce sus canciones
melódicas, el movimiento
antiautoritario pop produce formas de
expresión de una creatividad liberadora. Una música de y para
personas
que buscan liberarse de cualquier forma de represión" (8).
Temática polínca y sexual.
Repasando "las letras" de un elevado número de canciones del
momento detectamos un marcado matiz político y sexual, entre cuya
( 6)
(7)
(8)

El mundo de la mú.rica Pop, de Rolf Ulricb Waiser, pág. 196.
El mundo de la música Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 224.
El mundo de la música Pop, de Rolf Ulrich· Kaiser, pág. 225.
959
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
barahunda entresacamos . Jas siguientes opiniones de "autoridades"
musicales de la actualidad:
"Las canciones más típicas de nuestro conjunto son utilizadas
pata poner al descubietto la íntima conexión entte política y sexo.
El texto ofrece los argumentos políticos, mientras la música ilustta
la parte sexual. Se ttata, comenta su direct0t, de canciones sobre
«esa pobre gente» que compone nuestro Gobierno, hace nuestras le­
yes
y nos impide vivir ral como querernos. Esas desdichadas gentes
--dice-fabrican unas leyes y unas disposiciones imposibles, sin
saber quizás que rodas estas restricciones que nos imponen a la gente
joven no son más que el resultado de su propia frustración se­
xual"
(9).
Un conjunto célebre de Alemania se explica así: "Nuestro tema
principal es el económico y el sexual. En la funda de su primer
LP recomiendan a sus oyentes como lectura fundamental los libros
de temas sobre la «Sexualidad» de Hubert Bacia y «Trabajo asalaria­
do y capital» de Katl Max" (10).
Otro conjunto de Colonia dice en una de sus canciones: "Los
diez mil de arriba
sólo existen porque los millones de abajo lo per­
miten asL Prosigniendo a coro y repetidas veces: ¡Deben ser elimi­
nados!"
(11).
"Cuando hacemos una canción sobre las prácticas sexuales de los
jóvenes
-comenta un acreditado conjunto de fama mundial-, so­
bre las relaciones
de chicos y chicas y no nos ceñimos a lo conven­
cional, al
punto de vista moral del ciudadano medio, entonces se nos
boicotea esta canción.
Así, por ejemplo, una emisora de radio de­
volvió uno de nuestros discos a la casa discográfica, aco.lll.pañado de
una furibunda carta, en la cual afirmaba que tales porquerías no
deberían publicarse, lo que coarta nuestra libertad de expresión y
artística" (12).
Al ser pregnntado un dirigente musical acerca de sus ideas en
materia política contesta: "Pairan personas pata acaudillar a las ma-
960
(9) El mundo de la música Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 194.
(10)
El mundo de la música Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 2,3:
(11) El mundo-de la música Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 254.
(12) El mundo de la múska Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 183.
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
sas de jóvenes y que no permitan que los viejos administren los
asuntos del país. Porque ellos desconocen
sus problemas y tampoco
se interesan por ellos. Esos dirigentes viejos no representan en ab­
soluto
el promedio de la población".
Finalmente parece ser que el objetivo último
de algunos de estos
conjuntos ya no
sea siquiera político o sexual, sino el llevar a sus
admiradores
al consumo de "la droga"

tratan de
acabor definitiva­
mente apagando algún resquicio de
hombría que pudiera quedar en
ellos. Así nos encontramos en que: "En la Coda Gallery de Nueva
York
un grupo de psicólogos y de propagandistas de LSD han ofre­
cidos programas musicales con novísimos efectos de luz. En sus me­
ditaciones de LSD se envuelve todo en una luz difusa, a la vez que
se fuma la droga repartida previamente para una mejor comprensión
y asimilación del contenido musical. Así
no es de extrañar que hayan
surgido
en toda la Costa occidental de los Estados Unidos clubs como
el "The Acid test" en los Angeles. Ha sido allí donde los conjuntos
pop comenzaron a combinar su música '1ácida" con los efectos de
la luz" (13 ).
Estupefacientes.
Escalada
de la droga: "El creciente consumo de drogas en eda­
des cada vez más tempranas, supone la transcendencia. de un pro­
hlema que comenzó siendo individual y médico, a un fenómeno
sociológico de
alcance internacional. Se trata de un complejo fenó­
meno que
se debe analizar como parre integrante de la actual con­
testación juvenil y cuyas causas deben set analizadas junto a la de
ésta, en tanto ya. por razones intrínsecas o extrínsecas los jóvenes
han perdido la esperanza en Dios, pues de no ser así no se com­
prende la entrega
al vicio que nos ocupa.
"Sin que existan razones médicas se puede constatar la existencia
de
una creciente ansia que conduce a la juventud hacia el consumo
descontrolado de toda clase de drogas.
Se caracteriza tal consumo
(13) El mundo de la múJica Pop, de Rolf Ulrich Kaiser, pág. 221.
k %1
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
porque el joven consumidor no parece tener preferencia alguna por
ninguna substancia en particular; por el contrario, consumirá Jo que
tenga
más a mano sin importarle sus específicas consecuencias y ca­
racterísticas. Se comienza consumiendo una substancia u otras, des­
pués se recurre a mezclas, a fin de potenciar sus efectos, en coro­
. binaciones verdaderamente explosivas, que en ocasiones conducirán
a. un fatal desenlace, pues el joven, como si se tratase de "una ru­
leta rusa" experimentará con extrañas combinaciones sin detenerse
a pensar en sus posibles efectos. Se suele comenzar con una substancia
débil,
aparentemente inoocua, que el adicto pronto combinará o subs­
tituirá
por otras, una vez perdido el temor inicial al consumo de
drogas, pasando así a dosis más fuertes,
y por lo tanto más peli­
grosas"
(14).
Razones de la Uarnmla de la droga.
"Si nos preguntamos sobre el origen de la atracción que ejercen
las
drogas como cantos de sirenas que llaman a numerosos adictos,
podremos responder que obedece a distintas causas. Entre ellas: 1)
La droga como búsqueda del placer. La búsqueda del placer cons­
tituye esta atracción, creando en el adicto un estado de compulsión
patológico que Jo impulsa a modificar· artificialmente su manera
de ser, repitiendo· con frecuencia la experiencia psico-tóxica que le
procura gratificaciones pasivas hasta llegar a la embriaguez
por el
tóxico. El adicto presenta una impulsividad incontrolable, es inca­
paz de limitar sus apetitos, incapaz de todo control sobre sí mismo;
en una palabra, pierde su libertad de acción.
2)
La droga como una evasión de la realidad. La atracción por
la droga se encuentra unida al temor de la responsabilidad, subya­
cente
en todo adolescente, a la angustia e inseguridad del proceso
de individualización del joven,
que se produce en el momento en que
éste abandona
la seguridad y protección del mundo infantil y se
(14) Boletín Informativo del Instituto de la Juventud, junio 1975, pá­
gina 166.
962
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
adentra en el desconocido mundo exterior, dándose cuenta perfecta
de su soledad, de la enorme soledad que cree !e va a acompañar a
lo largo de toda su vida. En esre miedo a la 'libertad se fundamenta
una actitud de escapismo, de rechazar el compromiso que la vida
supone de huir de
la realidad que le hará sentir la llamada de la
droga.
3)
La dtoga como una rebeldía frente al mundo. En este sen­
tido se encuadta el fenómeno de la contestación juvenil, la que pode­
mos definir como una actitud desafiante e impugnadora de los va­
lores imperantes en la Sociedad. Las drogas constituyen en este caso
la forma de burlar y desafiar los preceptos irnperanres en la Socie­
dad de adultos. El joven se adentra en el camino de las drogas ante
el escándalo de
su familia y la Sociedad, adoptando una actitud de
disconformidad. 4)
La dtoga como una puerta haci~. el mundo de Jo fantásti­
co. Las dtogas han sido consideradas de antiguo como la llave de ac­
ceso a un mágico y misterioso mundo en ,el que la i~inación del
adicto se adentra en experiencias fantásticas y en Ja contemplación
de percepciones desconocidas.
Esto
sólo se produce en excepcionales casos, motivados por par­
ticulares características del drogadicto ... , siendo la verdad que el
adicto sólo llega a sentir realmente
los efectos psíquicos de una
droga cuando
su organismo se encuentra totalmente invadido por
ella, cuando se han producido lesiones irreparables en su mente y
en su constitución biológica y cuando ya no es posible la vuelta
atrás, cuando
ha quedado irremediablemenre enganchado en la de­
pendencia psíquica o biológica del tóxico, cuando ya es demasiado
tarde" (15).
Consecuencias de /,a droga.
"1) Un desequilibrio emocional persistenre, pasando de esta­
dos de
depresión a estados de euforia, un vacío afectivo, su ego-
(IS) Boletín Informativo del Instituto de la Juventud, Junio 1975,
pág.
196.
963
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
latría le hace incapaz de mantener unas relaciones afectivas; un sen­
timiento de hallarse marginados, reñido de rabiosa impotencia, que
los llevará a la
ruptura con todos los vínculos que les unen a la So­
ciedad actual a la que simultáneamente remen y odian.
2) Es característico en los adictos a la droga su temor y repulsa
a todo lo que signifique esfuerzo o responsabilidad.
3) El drogadicto suele ser
un mal estudiante. La inmensa ma­
yoría de ellos no terminan sus estudios, siendo su influencia sobre
sus compañeros siempre nefasta.
4) El joven drogadieto es un peligro social, pues a menudo
hace prosélitos
y, a veces, ejerce de pequeño traficante, como en la
conducta criminógena en que incnrre. Dado el tipo de vida que
lleva, como
la necesidad de agenciarse cantidades extr,is de dinero
con
que pagar su vicio, lo que le impulsará lll robo y al crimen,
como en la conducta antisocial y moral que suele tener, la cual tam­
bién le potencia para cualquier comportamiento delictivo, como en
los posibles daños que cornera
por imprudencia o negligencia al
obrar bajo los
efectos de la droga.
S) El joven toxicómano
se retira de toda actividad profesional
o vida
en sociedad, para refugiarse en un mundo imaginario, por
lo que se convierte en un elemento improductivo. Dado su carácter
apático, pasivo y retrasado, es incapaz de emprender ninguna acción
en provecho de los demás e incluso de sí mismo, porque se con­
vierte en una lacra para el proceso de desarrollo del país, tanto por
el coste suplementario que
origina (financiación de centros de trata­
miento y recuperación) como por los daños que causa (absentismo
laboral, accidentes profesionales, deterioro
de las relaciones familia­
res, proselitismo, ejemplo negativo sobre los demás jóvenes), los
cuales suponen
un retraso en el proceso de desarrollo" ( 16).
(16) Boletín Informativo del Instituto de la Juventud, junio 1975,
pág. 208.
964
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO LIBRE
Extensión de la d.-oga.
Existen países, como Estados Unidos, en los que según encuestas
realizadas,
un 85 % de la juventud respondió haber probado alguna
clase de droga antes de los 18 años.
El
40 % de los estudiantes de Bachillerato de Milán ha tenido
experiencias de
droga, dice el informe elevado a las autoridades
competentes, por un grupo de médicos y sociólogos expertos en el
terna, que al cabo de una investigación miouciosa han logrado loca­
lizar hasta 35 institutos milaneses en los que hay muchachos que
han tomado o están
tomando estupefacientes. De fotma más o me-­
nos intensa, el problema abarca a todas las grandes ciudades del
país. Muchos jóvenes drogadictos mueren en los hospitales por he­
patitis vital o cittosis hepática producidas, en la mayoría de los ca­
sos, por las jeringas que usan colectivamente en sus promiscuas
reuniones. El dato lo acaba de facilitar el Padre Mario Pich, Direc­
tor del Centro Italiano de Solidaridad, que con sus 20 delegaciones
repartidas
en toda la península hace lo posible por socorrer a los
jóvenes que caen .en el tremendo vicio. Pero en muchísimos hospi­
tales faltan los centros adecuados para el tratamiento de desintoxi­
cación
que cuesta casi el equivalente a 150.000 pesetas.
En España, según los datos facilitados
por la III Encuesta Na­
cional de la Juventud,
un 75 % de los drogadictos detenidos tienen
menos de
25 años. En el año 1973, de los 1.651 conswnidores dete­
nidos, 1.142 individuos eran españoles
y 509 extranjeros. En el año
1974 de entre
.los 1.971 consumidores habituales detenidos, 1.437
eran españoles y 534 extranjeros" (17).
(17) Boletín Informativo del InstitPto de la Juventud, junio 1975,
pág. 207.
965
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
Problema,s que origina 1,, droga.
"El consumo abusivo de drogas por la juventud ha comenzado
a
ser problema en España; la disponibilidad de todo tipo de drogas,
tanto legales como ilegales, cada
vez es mayor y con ello la facilidad
de su consumo. Se
están prodnciendo las primeras llamadas de ad­
vertencia, quye han conducido al
interés del Gobierno a preocnpatse
por el tema, habiéndose podido constatar la inexistencia de unos es­
tudios
en profundidad sobre la materia, no obstante existir alguno
de ellos efectuados por diversos organismos o instituciones, aunque
sin un carácter de generalidad o sin la profundidad debida. No exis­
ten centros de orientación, preparados para ioforrnar de maneta prác­
tica. y faltan centros de rehabi,Jitaci6n y tratamiento, aun cnando su
situación
es muy otra. Los profesionales en relación con el problec
ma (médicos, ,enfermeras, asisrentes sociales, etc.), carecen de una for­
m,ción profesionafü,ada sobre las drogas o su consumo por la ju­
ventud. Se constata
la falta de recursos presupuestarios por parte de los
organismos encargados del
oonrrol y represión del tráfico de drogas
y para financiar investigaciones con prevención de ese consumo.
Como conclusión se puede decir, que· nos encontramos en un
proceso de incubación de la toxicomanla en Espafia, y el problema
más importante es que no estamos preparados para hacer frente a
esta
situación. La opinl6n pública no está preparada y es ajena al
problema, y los profesionales fo desconocen; el panorama no puede
ser peor"
(18) ..
Pornografía.
Del periódico Las P,ovi,,,c;,,s, de Valencia, entresacamos el si­
guiente comentario:
"La pornografía se ha desatado en el viejo Occidente con toda
su desfachatada fealdad
ética. y estétiCR. Es imposible acerCRtse a un
(18) Boletln InformaJivo del Instituto de la Juventud, junio 197:i~
pág. 207.
966
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
puesto de periódicos sin hallarlo tapizado de portadas a todo color
de revistas eróticas.
Las tiendas especializadas del sexo abundan y
en París es difícil encontrar un cine donde no se exhiba una pelícu­
la pornográfica.
Los anuncios de las fachadas son peores que las
películas.
Las gentes pasan con cierta desenfadada indiferencia frente
a esa constante y monótona feria
de escenas y ternas de la líbido.
También se
ha desbordado por las calles, aparece en los trajes o en
los no trajes, en las actitudes, en el lenguaje, y en todas las fortnas
de comunicación masiva. Hay una rica y lamentable industria que
la explota. Es como un hartazgo pantagruélico y repugnante que por
su calidad y cantidad de ternas eróticos han invadido la Europa li­
beral. Es como un cerco que nos rodea a todas horas y en todas las
circunstancias.
Es imposible olvidarlo o ignorarlo. Nos acecha, nos
sorprende, nos hace su sucia proposición en todas las formas-ima­
ginables.
"Lo peor es que muy pocos se atreven a protestar abiertamente
contra esta verdadera prostitución de la decencia humana, contra esta
invasión de instintos elementales que parea: ignorar que el hombre
es lo que es porque logró elevarse por encima de los niveles del ins­
tinto que mantienen aprisionados a los demás animales".
En el ABC el autor Vicente Gallego se expresa así:
"Con su verbo
arrebatado y encendido Gabriel D'Annunzio ,ex­
clamaba: ¡Diversidad, sitena del Mundo! ¡Mudanza de los Tiempos!
La invocación ha perdido ya su vigencia e incluso su sentido.
La diversidad se ha transformado en monotonía y ha degenerado
en procacidad. La novela, el teatro y el cine tienen ese denominador
común. En las páginas
de la literatura, en los escenarios y en las
pantallas abundan las palabras malsonantes,
tacos, palabrotas y obs­
cenidad. "En uno de sus sainetes Carlos
Arruches hizo decir a uno de sus
personajes: ¡La madre que te parió!
Al publicar la edición de su
obra advirtió que esta frase había sido airadamente rechazada
por
el público la noche del estreno, y recomendó a la compañía teatral
que al presentar el sainete sustituyeran la exclamación por otra de
mejor sonido. ¿Qué ha ocurrido para que la
misma sociedad española
que expresó ruidosamente su protesta
por unas palabras de dudoso
967
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES ELANES
gusto acepte ahora con júbilo y complaceoda tanta desvergüenza
como se le sirve? Han degenerado las costumbres, se han petrifica­
do los oídos, se ha
marchitado la sensibilidad. En suma, se ha per­
dido el respeto para los demás después de haberse perdido el res­
peto a sí mismo".
Como tiempo libre dedicado a la delectación amorosa, especial­
mente por el elemento juvenil sólo el Señor conoce estadísticas, pero
buena será la consideración de que a nuestro alrededor parece que
no
exista otro interés sino el de sepultar ol hombre bajo los estragos
de la carne. ¿Cómo no se da cuenta
el hombre de que se le está
ofreciendo un
cortísimo placer, para dejarle después abandonado en
la cuneta de
su exist1encia? ¿Cómo se puede ser tan estúpido des­
pués de milenios de existencia para caer en la misma treta, argu­
cia, trampa en la que han caído millones de antecesores?
¿Acaso no
se nos ha dado la solución? ¿Acaso no
se han visto derrumbar por
la misma manera millones de hombres de prestigio deglutidos por
una
visión fugaz, repentina, malvada, que ha hecho que se renun­
ciase a millones de años de luz por una cucharada de barro,
por un
rato insignificante de
delectación emponzoñada de veneno? Algo val­
drá la pure-za ruando un contingente tan enorme y constante está
empeñado en destruirla y cuando han habido precedentes que se han
arrojado a
las llamas o a una muerte segura antes de perderla.
¿Cómo se ha llegado a la actual situación. en materia de en­
tretenimiento?
¿Por qué las diversiones en vez de partir del propio ciudadano
o
grupos de ciudadanos y por motivos popula,es son creadas me­
diante fótrnulas prefabricadas que se olvidan completamente de
Dios, de la auténtica realidad del hombre
y obedecen a criterios im­
puestos, a moldes que tienen mucho más de forzados que de es­
pontáneos?
Trataremos de dar una explicación mediante ocho razones con
sus correspondientes comentarios:
1) Lo primero que debe saberse y se ignora,
968
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
2) Una educación regresiva que animaliza al hombre.
3) Los planes de enseñanza que Je masifican.
4) Desplazamiento de lo infinito y creación de falsos dioses.
5) El libera/,ismo como libertad sin ley.
6) Liberación del sexo y con ello creencia errónea de haber en­
contrado la panacea de las soluciones.
7) Ambición y soberbia como determinantes de costumbres.
8) Enfriamiento total de las relaciones con Dios.
1) Lo primero que debe saberse y se ignora.
"La finalidad primordial de la enseñanza no es educarnos para
la convivencia política, ni prepararnos para ganarnos la vida. La fi­
nalidad de la enseñanza es llevar al entendimiento la verdad; la ver­
dad acerca de todas
las cosas: Ciencia, Literatura, Arte, Filosofía, Teo­
logía, Profesión,
etc.
Por encima de todas esas verdades, la verdad básica que \hemos
de aprender es, naturalmente, la verdad de nuestra propia existencia.
Si en nuestra casa tuviésemos un objeto cualquiera, no pasaríamos
cinco minutos sin que averiguásemos para qué servía. Y,-sin embar­
f!P, algunos viven 20 ó 60 años !,Í:ll saber para que están aquí o a
dónde van. Cuando
la vida no tiene significado hastía. La carencia
de
un objetivo o finalidad engendra inquietudes, ansiedades, temo­
res, psicosis y neurosis.
¿De qué sirve vivir si no sabemos para qué vivimos? Si este co­
nocimiento no se consigue, no se recibe _o por iniciativa propia no
se adquiere y vive, en la realidad se· carece de él. La primera ense­
ñanza que la educación debe darnos es la contestación a las pregun­
tas ¿Cuál
es la -.erdad acerca del hombre? ¿Para qué fue creado?
Cuando todos los demás fines remporales y próximos han sido al­
canzados o conocidos, queda siempre el último Fin, a saber, el logro
de
fa perfecta felicidad, que es DIOS" {19).
(19) La vida merer:e vivirse, de Fulton J. Sheen, pág. 157, editor Juan
Flors, Barcelona, 1955.
969
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
Que vamos hacia Dios nos lo dicen la Sagrada Escritura y la Tra­
dici6n. Nos lo están diciendo algunas personas con su ejemplo, nos
lo dicen circunstancias, las más· dispares, que nos rodean, y que sólo
al pararse un instante para considerarlas nos están hablando de Dios.
Nos lo dice nuestra propia conducta cuando sinceramente buscamos
a Dios. Todo
el que con sed de trascendencia le grita a ese Dios en
momentos· de creación fervorosa, es esruchado y puesto en órbita.
Es el Objeto de la existencia del hombre.
2) Una eduooción regresiva que animaliza al hombre.
De la obra La vúla m(lf'ece vivirse del Arzobispo norteamericano
Fulton Sheen entresacamos lo que sigue:
"Supongamos que hubiésemos de
estructurar una teoría educati­
va encaminada a producir delincuentes
y criminales juveniles. De­
jando correr la imaginaci6n podríamos llegar a
urta te0ría que po­
dríamos llamar la Educaci6n regresiva.
La educación regresiva tiene
tres principios fundamentales:
l. El hombre es un animal.
2. La juventud debe expresarse libremente.
3. Deben evitarse todo género de represiones.
Son desarrollados de la siguiente manera:
l. El hombre es un tmhnal.-I.a mejor manera de fomentar la
criminalidad
en la pr6xirna generaci6n es decirles a los niños que
no tienen alma. Que son simples animales, con los mismos instintos,
pasi_ones, apetitos, inclinaciones e impulsos que éstos. Y si no se les
dice así y toda la ambientaci6n de sus vidas está presidida por la
idea de que no tienen almas, el .efecto es el mismo. La conclusi6n
será ésta: Ya que no tenéis un alma que ha de ir hacia Dios, cread
vuestros propios dioses.
2) La 7uventud debe expresarre 1/bremente.-FJ. segundo prin­
cipio de la educación regresiva, destinada a producir criminales,
es
el de que siempre hemos de manifestar libremente esos apetitos e
970
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO LIBRE
inclinaoiones. Expresad, pues, todo lo instintivo. Dejad que el ins­
tinto agresivo, el sexual, etc., se manifiesten por sí mismos. Si per­
mitís que vuestro ser contraríe, frene vuestra libertad, os volveréis
anormales.
3)
Deben evitarse todo género de rep,esiones.---El tercer pun­
to de la teoría que analiz.amos consiste en no corregir nunca al niño
cuando hace algo malo, porque si se le dice que es malo puede des­
arrollarse en él un complejo de culpabilidad. Se comprende que esta
teoría sea llamada Educación regresiva, ya que a través de ella el
hombre retoma a animal.
Los tres puntos son refutados como sigue:
1)
. Además de sus pasiones, apetitos, instintos e impulsos el
hombre tiene
un alma que es capaz de conocer lo infinito y eterno.
Solamente la falta de lo eterno puede producil: la auténtica desespe­
raoión en el hombre. Unicamente la frustraci6n del deseo de Jo in­
finito pnede hacerle
sentirse fracasado. Es su espíritu lo que hace di­
ferente
al hombre de la bestia. Es una verdad indiscutible el que
todo debe vivir de acuerdo a su
oaturaleza propia. La naturaleza del
hombre no
es porcina sino racional. Por consiguiente, habrá de usar
de sus pasiones de acuerdo con la
razón y no de acuerdo con el im­
pulso.
Si intento abrir una botella de cerveza con una pluma estilográ­
fica
no s6lo no abril:é la botella sino que romperé la pluma, porque
la finalidad de la pluma es
escribir y no abril: botellas. El hombre
tiene uoa finalidad que es
lá de alcanzar lá vida, verdad y amor
perfectos; cuando se aparta de este destino, no s6lo
pie dad en la tierra, sino que incluso se hiere a sí mismo psíquicamente.
2) El expresarse libremente no es siempre correcto. Suponga­
mos que
un soldado está en el frente y que en el momento más crí­
tico
de lá batalla, siente el impulso de abandonar el puesto. Según
lá teoría que estamos examinando, el capitán debería decir a seme­
jante
soldado al verle huir: -Muchacho, tengo que felicitarte. Du­
rante demasiado
tiempo los soldados han venido 1igiéndose por esos
anticuados tabúes
de lá 1eaitad a la nación y de permanecer firmes en
sus puestos en medio del peligro. Te propondré para la medalla de
honor del Congreso.
Tú eres de los que se manifiestan libremente.
971
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
Si un ladrón asalta un banco y es capn¡rado por la policía cuan.
do huye con su botín, debe el banquero decir: ¿Qué malo hay en el
robo? Después de
oodo, yo obtengo un interés sobre el dinero de los
demás. Este obtiene ahora el 100 X 100 del dinero de los demás. Le
felicito por ser más autoexpresivo que yo. Dejadle que se quede con
el dinero.
3) Si
es correcto reprimirse de comer, pot ejemplo, en aras de
la hermosura del cuerpo,
¿pot qué no ha de serlo el reprimir ciertos
malos impulsos en aras de la hermosura del alma? Sí la represión
es un error, ¿por qué aquellos que más se dominan acostumbran a
ser los más normales y los libertinos los anormales? Cuando se re­
prime una cosa, otra queda liberllda. Si se reprime el nw, sobreviene
el bien. Si se reprime el bien, entonces sobreviene el mal" (20).
"En
todo programa de enseñanza las materias y sus correspon­
dientes cnrsos deberían
ordenarS<: en forma de pirámide. Este prin­
cipio guiaba a los griegos
y aún sigue teniendo validez. Todo ob­
jeto superior ilumina
al inferior. Si vertemos agua en la cúspide ere
una pirámide el líquido va escurriéndose hasta la base cada vez
más amplia. Del mismo modo los pdncipios de la Metafísica arrojan
alguna luz
sobre. las Matemáticas, las cuales a su vez ayudan al co­
nocimiento del universo. 1ln el lenguaje no todas las palabras tienen
el mismo valor.
.
Hoy, la teoría de la pirámide ha sido reemplazada por la teoría
del estante.
En un estante hay diversas botellas, y es completamente
indiferente que el estudiante escoja una u otta de ellas. llscoge el
primer cnrso que le pasa ,pot la cabeza. Al cabo de x años el estu­
diante ha coleccionado botellas. Poco importa el conl!enido de las
mismas: agua, arena, arte de coleccionar alfombras, ciencia econó­
mica, etc., todas tienen igual valor. El estudiante lleva sus botellas al
Director de la Escuela y le dan un diploma. El resultado de este sis-
(20) La vida merece vivirse, de Fulton J. Sheen, pág. 166.
972
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
tema de enseñanza es que los estudiantes no reciben la educación que
deberían recibir; se limitan a recibir una serie de materias descono­
cidas
y faltas de relación recíproca, que ni ellos ni nadie puede
acoplar. El hombre verdaderamente
instruido, en cambio, ve una relación
entre
los temas, de la misma suerte que ve una coordinación entre
su cuerpo y el universo. Todo sistema de ,elección que ignore la uni­
dad del conocimiento y la primordial firuú.idad de la vida, más que
perfeccionar al esrudiante lo que hace es confundirle. Sólo a través
de la profundización en los conocimientos se llega a la verdadera
educación. Pero, a veces, la enseñanza
rechaza el esclarecimiento del
misterio, la profundización, la vserdad y apoya el conocimiento · por
substitución. Al estudiante de hace 40 años, educado a base de la
substitución, se le dijo que la filosofía de Herbert
Spencer era la
última palabra en materia de verdad. Hoy ya nadie se acuerda de
Herbert Spencer. De aquí a 30 años nadie se acordará de Freud. Se
incuban en la juventud unas filosofías de la vida cambiables como
sombreros de mujer, dejándola
sin conocimientos estables sobre los
que edificar a lo
largo de la vida.
El estudiante
que no reciba una norma fija que pueda desarro­
llar
durante toda su vida sufrirá forzosamente de vértigo, porque el
terreno que pisa dará
vueltas como una peonza. Cuando la mente ca­
rece de objeto determinado y
de una definida filosofía de la vida,
aquel
ronstante girar engendra primero la confusión, luego el hastío
y, finalmente, la desesperación.
En cambio, si se dota al estudiante de una filosofía de la vida
sólida y capaz
de hacer frente a todas las vicisitudes podrá entrar en
el laberinto de la vida sin miedo a perderse. En los pasajes obscuros
llevará siempre
un hilo que le permitirá encontrar el camino de re­
greso. Pero trazar
un día unas huellas para borrarlas al día siguiente
porque no está
seguro de su destino, es más que suficiente para
trastornar la razón" (21).
(21) La vida merece vivirse, de Fulton J. Sheen, pág. 161.
973
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
4) Despl,,zamierúo de k, infinito y creación de /al.sos dioses.
"El hombre no puede vivir sin Dios. Lo infinito le persigue cons­
tantemente. Y así tiene que fabricarse sus propios dioses.
Estos dioses suelen ser tres:
1) El primero es su propio cuerpo. El placer sexual. se con­
vierte así en el objetivo de su vida y en su última felicidad. A par·
tir del instante de ,esta aceptación, intenta compensar la falta de un
el'emo destino divino con la intensidad de sus experiencias eróticas.
2) Otros hombres hacen un Dios de sus mentes a través del
egoísmo, del orgullo
y de la exaltación del ego. No hay más saber
fuera
del que yo sé, no hay más ley fuera de mi propia voluntad.
Debo ser complacido en todo momento.
3) El tercer dios que los hombres se fabrican en sustimción
del verdadero Dios
es material: riqueza, avaricia, negocios, gula.
El verdadero "infinito"'
es reemplazado por el falso del más. Desnu­
dos en su interior, tales hombres intentan cubrir su desnudez con un
vano despliegue o exaltación de lo exterior, pensando que valen algo
potque poseen algo.
Si los tres · falsos dioses lograran unirse confirmarían entonces que
toda la útielicidad del hombre proviene de la adoración de las tres
concupiscencias:
l. La lujuria de la carne.
2. El orgullo de la vida.
3. El
amor desenfrenado al mundo.
Cuando el
sexo de desatraiga de Dios deja de ser físico--espiri­
mal
pata con-.ertirse en psíquico y anOtrnal.
Cuando la mente niega su condición de criamra, crea en sí mismo
una anormal sensaci6n de superioridad.
Cuando el hombre deja
de creer en la inmortalidad, se vuelve
loco
eo su intento de compensatla con la seguridad económica.
El orgullo alcanza su cúspide cuando el hombre se desliga
de
toda relación con Dios, haciéndose dios a sí mismo. El péndulo de
974
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO LlBRJi
un reloj oscila libremente mientras permanece unido a:l mecanismo,
pero tan pronto se desconecta del mismo pierde su libertad de ba­
lanceo. El hombre es
lilwe mientras tiene un punto de suspensión
respecto a Dios. Cuando se desliga a sí mismo en una falsa inde­
pendencia, acaba causándose de su falsa libertad. Busca
en torno
suyo a quien traspasar esta
libermd que más le pesa que le da
alas"
(22).
5) El liberalismo como lib.ertad sin, ley. ·
"El liberalismo puede tener alguno de los siguientes significados:
a) Puede significar una especial filosofía del · siglo pasado que
creía que
la producción económica no debía. ser intervenida por el
Estado, la moral y la Religión.
b) Puede también significar una creencia en los derechos y
libertades fundamentales dentro de
la. ley.
e) Finalmente, el liberalismo puede significar libertad sin ley.
A los liberales de este género sólo les interesa libertad de algo pero
no la libertad para algo. Dicen que son de espíriru muy abierto,
tanto que nunca
logran encerrar nada. Dicen que buscan la verdad,
pero si alguna vez
la encontrasen caerían muertos. La razón de que
no quieran la verdad, ni la virtud, ni lo absoluto está en que el des­
cubrimiento
de la verdad les haría contraer respousabilidad.
Bajo
ésta falsa teoría de la libertad, cuyo verdadero nombre es
libertinaje,
cada cual busca satisfacer su propia voluntad. Este con­
tinuo egocentrismo no solamentie provoca antagonismo entre los in~
dividuos, sino conflictos entre clases. La lógica del libertinaje es te­
rrible. Si todas las cosas son permisibles el hombre se convierte en
esclavo de su propia libertad. Al cabo de algún tiempo se cansa de
ella, porque la !ibe,tad entraña responsabilidad, viniendo entonces
la reacción. El caos se hace tan general, que las mantes fatigadas bus­
can alguieu a quien ceder su libertad y subsiguientemente su res­
ponsabilidad.
Ese alguien es la organización coactiva del caos por un
falso liberalismo.
(22) La vida merece vivirse, de Fulton J. Sheen,. pág. 55.
• 975
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
La caldera tiene una finalidad impuesta por la mente del in­
geniero que la construyó de contener vapor de agua a una deter­
minada temperatura. Cuando pierde su findidad, explom. Cuando las
personas rechazan la pauta normal de su vida señalada por Dios,
se sublevan"
(23 ).
6) Liberación del sexo y con ello creenci,, errónea de haber
en.oontrado /,. panacea
de k,s so~.
La libetación del sexo puede ser de tres cosas:
l. Liberaci6n de la i-ntimidad.
2. Liber,.dón de """ parte del todo.
3. Liberaci6n de la Ley y del Orden.
l. Liberaci6n de la i-ntimidad.-~:.iertas acciones de la gente
son personales, íntimas e incomunicables. El hacerlas comunes o pú­
blicas es tanto como vulgarizarlas o prostitnirlas. Todo el mundo tie­
ne la llave de. la puel'ta de su casa. Aquellos que se respetan a sí mis­
mos en un sentido moral y justo consideran una ofensa que cual­
quier investigador pueda tener una ganzúa que abra su puerta.
Liberación en el sentido de destruir los privilegios personales es
el lenguaje de la tiranía. Se habla de la liberación de Polonia, Hun­
gría, etc, se vanaglorian de haber "liberado" estas naciones. ¿Qué
significa la liberación de estos países? Significa privar a la gente de
sus derechos personales y del derecho a ,egir sus propias vidas. Ignal­
mente los que violan la decencia y la moralidad son también parcida­
rios de esa clase de "libetación", que en realidad es esclavitud, rui­
na y caos.
2. Liberaci6n de """ p"1te del todo.-Los que liberan el sexo
en el ,sentido de separarle de la naturaleza racional del hombre le
vulgarizan. La laringe del hombre no es la misma que la del lino,.
El funcionamiento de ambas es diferente, porque diferente es también
su
estructura. La fa1acia de interpretar al hombre en virtud del se0<0,
(23) La vida merece vivir.re, de Fu.lton J. Sheen, pág. 106.
976
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
oonstimye una tremenda equivocación, porque es el h001bre, como
oompuesro
de cuerpo y alma, lo que explica el sexo.
3. Liberación de la Ley y del Orden.-Una de las diferencias
entre el hombre y la bestia consiste en que el hombre habla y el ani­
mal no puede hacerlo. Para proteger el lenguaje están las leyes de la
Gramática. ¿Se le ha ocurrido jamás a alguien abogar por la "J.ibe­
ración" del lenguaje suprimiendo todas las leyes de la Gramática?
Una de las características del ser racional es el de .la posibilidad
de transmitir vida racional por medio de unas reglas dadas por el
Hacedor primero de la vida racional: Dios. En términos parecidos
los animales transmiten vida anima:l.
Pues sí. Aquí sí que hay quienes desean e[ aniquilamiento de
todas las reglas dadas por Dios para 1a tmnsmisión de la vida ra­
ciowtl, utilizando
las propias de los animales o incluso sin respetar
éstas siquiera.
El arzobispo Fulton Sheen explica la pretendida liberación con el
siguieute ejemplo:
En medio de un gran océano había una isla cercada por una pa­
red muy alta. En aquella isla
vivían unos niños que cantaban, bai­
laban y jugaban. Cierto día llegaron a !a isla unos hombres con un
bote. Se titulaban a sí mismos libertadores. Dijeron a los niños quién
ievantó esa po,red. ¿Quién puso esa ,barrera? ¿No véis que limita
vuestra independencia y vuestra libertad? Echadla abajo. Sed libres.
los nifios destruyeron la pared. Si volvéis por allí, hallaréis a los
nifios acurrucados en el centro de la isla, temerosos de bailar, te­
merosos
de caer al mar" (24).
7) Ambición. y soberbia como determimmtes de costumbres.
Platón, en la República, concretamente en el Coloquio VII, pre­
ocupado por la Ambición y Soberbia como factores determinantes
de las cosmmbres en iJa ciudad, nos dice:
"Cuando
eu una ciudad son desmedidamente honrados la rique­
za y los ricos por el mero hecho de serlo, sobreviene el menosprecio
(24) La vida merece vivirse, de Fult-0n J. Sheen, pág. 137.
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
de la vtttud y de los hombres virtuosos, la ambición de honores se
convierte
en codicia de bienes y el pobre es desoído y postergado. De
esta desmoralización incubada por la oliguquía nace el desorden de
una juventud ávida del éxito fácil e inmediato, entregada al hedo­
nismo y la democracia acaba corrompiéndose, al corromper lo que
constituía su genuino bien,
la libertad.
Describiendo la crisis por donde cede la fortaleza y la generosi­
dad·
juveniles, sigue: vacíos de Doctrina y de hábiros de veracidad,
asaltados por opiniones tan presuntuosas como falsas, arrojan con
escarnio la templanza desestimándola como falta de hombría y pros-­
criben la moderación en los gastos como si fuera rusticidad y vileza,
enredándose en un sinfín de vanas apetencias fluctuantes y consa­
grando como valores incuestionables la insolencia, la indisciplina,
el
ttnpudor, de suerte que su vida discutre sin suj.eción ni orden a[.
guno. Por esta pendiente el padre se habitúa a hacerse igual a los
hijos y
a
temerles, y el hijo a hacerse igual al padre y

a
no respetarle
para ser absolutamentre libre. El maestro medroso ante sus discípu·
los, los adula; y los disc! polos, naturalmente, corresponden con el
desprecio ... , los jóvenes rivalizan con los mayores de palabra y de
obra,
y no faltan ancianos que intentan extremar el buen humor y
la jocosidad ttuitando a fos muchachos para no parecerles agrios o
despóticos".
8) Enfriamwnto total de las relaciones con Dios.
El profesor López Ibor, con visión clara del momento acmal CO·
menta: "Hay, y ha habido, un enfriamiento de la religiosidad de ca­
rácter planetario. Las crisis se inician incluso en las sectas más es­
condidas del corazón de Africa o de la isla más lejana de Oceanía.
La raíz histórica es clara. La obra del hombre ha querido sup!it la
Obra de
Dios. En el medioevo el hombre veía la presencia de la
Divinidad en el
piat de 1os pájaros, en el rumor del bosque y en el
palpitar
del corazón humano. Después ha descubierto que el piar
del pájaro, el rumor del bosque
y el palpitar del corazón humano son
978
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
el resultado de ondas, átomos y electrones, como una danza regulada
con paso de minué" (25).
Desaparece Dios y queda el hombre justificándolo todo por me­
dio de un movimiento que no tiene principio ni fin, dentro del cual
está él mismo apoyado en la técnica y en el regodro de su placer.
"Pero
se avecina -continúa el Dr. López Ibor-el momento en
que la
danza está amenazada con perder su ritm0, para emprender
un
baile infernal de átomos que se destruyen. La vida ha aumentado
su coeficiente de inseguridad, aunque el hombre luche estadística­
mente por _demostrar lo contrario".
ÜBsERVACIONES FINALES AL TIEMPO LIBRE,
l. La privación del esfuerzo o de participación activa, tanto
en el
m-abajo como en el tiempo de entretenimiento.
2. O>mpatibilidad de los conocimientos técnieo-laborales con
la
distracción relajante o formativa.
3. Traición a los ptincipios católicos y tradicionales.
4. El héroe solitario no puede hacer que cambien las masas en
su forma de ocupar el tiempo libre.
5. Omsideraciones finales.
l. La privación del esfuerzo o de participación activa, tmúo
en el trabajo como en el tiempo de entretenimiento.
El indus,rial Ford ha dicho: "El ,rabajo que exijo yo a mis obre­
ros para
construir un automóvil no es mayor que el que emplean
en colgar sus ropas de una percha. La meta del maquinismo moder­
no estriba en arrancar al hombre del imperativo bíblico de ganar
el pan con el sudor del rostro, en suprimir el esfuerzo.
Las utopías maquinistas que nos lanzan autores más o menos
ingeniosos pero desconocedores de la auténtica naturaleza humana
(25) Rebeldes, de J. J. López Ibor, pág. 82.
979
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
convergen en la misma idea: una ciudad traruparente y fría donde
los hombres se trasladan sin andar, donde las necesidades se cubran
empujando suavemente taumatúrgicos botones y donde las muje­
res
paran sin dolor.
Este
es el objetivo de una especulación racionalista sobrre el des­
tino del hombre, que no se coosceguirá sino con una despersonaliza­
ción del mismo. Esta sería la promesa de un futuro en el plano de
las actividades laborales" (26).
En el plano de la diversión, de la relajación, del tiempo libre, se
sabe que el hombre-masa (amoral, desligado de Dios, al que no debe
dar cuenta de nada), busca !a felicidad en la satisfacción de sus ne­
cesidades, Dios
no cuenta. Es la civilización de masas la que ha de
proporcionarle los pasatiempos y rellenar su tiempo libre para col­
mar sus ansias.
"lo que de felicidad puede ofrecer una civilización de masas
se hará a base o a costa de valores internos y personales. Es la felici­
dad
en serie, que naturalmente se convierte en una auténtica desgra­
cia.". Es la felicidad embotellada, prefabricada, cómoda, asimilable,
sin oposición o comentario en contra. Representa todo Jo que no
sea sacrificio o dominio del instinto. Es una concesión gratuita a la
pereza, orgullo, lujuria, vanidad, gula, etc. Consecuentemente, en las
aguas cenagosas del instinto no dominado, sino dominador, la liber­
tad no florece, porque
para que ésta exista debe dominar el espíri­
tu y no el instinto, pero desgraciadamente lo que debería ser libera­
ción, mando, dominio humano sobre sí mismo o dignidad personal,
se convierte en sumisión y esclavitud. Si la civilización de masas le
ofreciera al hombre-masa distracciones condicionadas a poner fa mi­
rada
en el más allá, equivaldría ello a una invitación al sacrificio,
a la doma de Ja.s ap~tendas e instintos y, lógicamente, esta oferta no
es aceptada, porque la posible remuneración mediata o a la!tgo plat.o
es totalmente negada por los prinicipos -si así pueden llamarse-­
del hombre masificado.
La consecuencia
es la de que el hombre modemo se está privan-
(26) Rebeldes, de J. J. López Ibor, pág. 118, Ediciones Riaip, S. A.,
Madrid, 1966.
980
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
do de la posibilidad de esforzarse y consecuentemente de desarrollar­
se a un precio de sangre.
Sólo puede salvarse si ve

a Dios
y actúa con coraje y energía, si
baja la cerviz y reconoce a un Dios al fin y no una ciudad urópica,
una felicidad prefabricada
. o una sujeción desde su propio ser. Para
sacudirse este triple
acogotamiento necesita las fuerzas del más
allá" (27).
2. Compatibilidad de ws conocimi.entos técni,cu.laborales con
la distraci.ón relajante o formativa,
"Reduciéndose cada vez más las horas de trabajo, debido a los
avances técnicos,
restilta que la cuota del ocio, queda dificultosamente
y a veces malignamente rellena, porque sigue actuando sobre ella, el
impacto
técnico, en forma de distracciones prefabricadas y masifi­
cadas.
A la par que los nuevos conocimientos técnicos es necesario que
se ctiltive en la nueva sociedad lo que de humano hay ro el hom­
bre.
No es fácil, pues el. esfuerzo que exige la posaoión de una téc­
nica consume tantas energías que, muchas yeces, ,el individuo queda
exhausto para ctiltivar otras posibilidades de vivir lo esencialmente
humano.
Si hay en realidad otras formas de saber que las técnicas (las
que no se computan mediante la acumtilación de conocimientos sino
que se
empeñan en mejorar los perfiles y los hondones de la per­
sonalidad) oo tiene por qué existir incompatibilidad entre unas y
otras. El mundo moderno debe proponerse como tema desentrañar
esta cuestión y aumentar, a:l menos proporciona:I.men~e, al crecimien­
to de los utensilios técnicos, las posibilidades de que los hombres
puedan encontrar
un sentido cada vez más profundo a su vida" (28).
(27) Rebeldes, de J. J. López Ibor, pág. 89.
(28) Rebeld", de J. J. López Ibor, pág. 49.
981
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO .CORTES BLANES
3, Traición a ws Pf'incipws ootólicos y tradicionales.
Del profesor Corts Grau, .de un comentario en el periódico va­
lenciano La, Pr01Jincias, entresacamos: "No era Judas un profesio­
nal de la delación. Era uno de los doce, sin nada que ver con quie­
nes, por la razón que fuera, trataban de eliminar • Cristo. ¿Qué pudo
ocurrir
para que se produjera aquella conversión a1 revés? Pedro ne­
gará al Maestro. Lo negará por miedo, motivo en verdad miserable,
pero psicológicamente
explicable al fin. Pero ¿Judas? ¿Qué tenta­
ción, qué
especie de ,esentimidlto se apodero de él? Ni formular
hipótesis se puede. Lo único que se oos ha dicho es que en él entró
Satán.
¿Qué ocurrió luego para que abrwnado por el remordimiento
arrojara las
30 monedas de plata y se ahorcara?
De vivir hÓy, no tendría que tomar la grave decisión de ahorcar­
se. La Dialéctica le habría hecho saber que la bUJena conciencia es
un asco y la mala es la auténticamente buena, y podría presentarse
como el hombre que tuvo el coraje de adelantarse a hacer lo que
no osaban hacer los demás. Para cierta Filosofía de la Historia su
traición resulta ser la felli: culpa dialéctiaunente redimible por for­
mar parte integrante de su apostolado. Su suicidio viene a ser, no el
efecto trágico de los remordimientos, sino el signo de una conciencia
alienada, incapaz todavía de comprender que -- gel-los crímenes del espíritu se curan sin dejar cicatriz. Ya no hay
Judas en el sentido peyorativo de la palabra. Hay, en todo caso, con­
ciencia alienada
por la noción de la Verdad Eterna. Judas es el pri­
mer dialéctico
de la historia".
El comentado es
claro. Lo que es pernicioso siempre lo es. Los
focos masivos de distracción están ptivados de la p atentaa contra la dignidad del hombre. Le envilecen. Pero no hay
muchas autoridades en los campos científicos, políticos, ecle,;iásticos
que denuncien el hecho. Que lo justifiquen sí, e incluso que lo pro­
mocionen. Quizás hayan sido muy amigos de Jesús. Pero ahora le
traicionan. ¿Por qué no admitir que Satanás ha entrado en muchos
corazones antes amigos del
Maestro y ahora Judas, pese a todas las
dialécticas?
982
Fundaci\363n Speiro

ASPECTOS DEL TIEMPO UBRE
4. El héroe solitario ,w puede hacer que cambien la,, ma808
en su forma de ocupar el tiempo Ubre.
"Al fraguarse el hombre-masa (que carece de moral, que es siein­
pre por esencia sumisión a algo, ronciencia de servicio y obligación)
se vincula el hombre a wms exigencias de tipo técnico que le pro­
porcionan unos
ingresos, no deseando sumisiones de clase alguna sino
alto
nivel económico, cuaru:o más mejor, y mucho tiempo libre, tam­
bién cuanto más mejor.
Se ha dicho que Jo ónico que podría contraponer al hombre-masa
era el héroe. Sólo él ron su jerarquía de valores sería capaz de dis­
ciplinar al
hombre-masa. A la falta de moral opone él su tremenda
ascesis
que le hace renunciar a todos los beneficios perecederos y
morales. Frente a
la minúscula temporalidad del hombre-masa lleva
el héroe una apetencia de trascender y pervivir. Le podría dominar
porque en el fondo es más fuerte por tener menos necesidades" (29).
Pero segón el psicólogo López Ibor, la rontraposición héroe-hom­
bre-masa
ya no dice nada a los oídos del hombre medio. Ha perdi­
do su sensibilidad auditiva y visual y no oye ni puede ver al héroe_ .. ,
pasa éste por su vida como una sombra, un visionario caduco y tam­
bién como un egoísta que mira sólo a· sus ideas exclusivas y no mira
el bien común . . . cuando es precisamente lo contrario.
5. Consideraciones finales_
Una avalancha masificadora atenta contra el católico. ¿Está reo.l­
mente perdido? Esta es la impresión generl. Pero nOSOtrOS sabemos
que el héroe no está solo, que Dios puede actuar, que lo único que
nos va a pedir es aguante en su Fe, que el triunfo es de El, que la
permanencia en el sacrificio, quemándose en aras de una victoria,
será decisiva. Sólo nos falta "'soportar" agarrados al madero de la
Cruz. Santos ha habido y los hay. Su fuerza es la del Señor, y el
(29) Rebeldes, de J. J. López Ibor, pág. 58.
983
Fundaci\363n Speiro

FRANCISCO CORTES BLANES
Triunfo final está al alcante de la mano. Paciencia, coraje, Sllcrifi­
cio
y oración son armas decisivas.
El fallo actual está en la pérdida de la 1uz, en la falta de hom­
bres . . • y si no los hay es porque no se cultivan y quien los debe
cultivar debe oír hasta la saciedad que es traidor al caudal de
bienes o poder recibido, ya que no le da el uso que está exigiendo
el momento
presente.
No se propagan las ideas humanísticas ni los valores esenciales
al hombre. Sólo se transmite técnica y dinero. No vida interior por­
que no se practica; luz porque no se niene,. valor porque se carece.
¿De dónde se ha de sacar el valor, la luz e incluso el milagro tan
imprescindibles para la hora que estamOS viviendo si no es de la
victoria sobre si mismo, die la penitencia y del sacrificio?
Un mundo nuevo va a surgir. En técnica y en esparcimiento. No
se pueden abandonar fas oonquistas de la técnica, sino sujetarlas, po­
nerlas al servicio del hombre
de carne y espíritu y avivar en el mis­
mo esfuerzo para desarrollar su personaJidad, de hombre y de hijo
de Dios. Cuando le falten las dificultades en su contoroo (mundo
del
trabajo), las debe encontrar en sí mismo, en esa necesidad viral
(de

ser
más perfecto), que siente todo hombre cuando no se degrada
en la molicie o se disuelve en una quietud conservadora. El esfuer­
zo
en lo heroico, en la vida cotidiana, el ej,e diamantino que se ne­
cesita para
no caer víctima del des~liento en ningún momento de fa
vida privada o pública por muchas que sean las amarguras que ésta
nos traiga.
La dignidad humana que existe porque existe Dios y de lo con­
trario no tendría razón de ser y estaría perfectamente legalizada la
masificaci6n, la estupidizaci6n y el nihilismo ... , la dignidad humana,
repetimos, se nos vendrá confirmada por nuestras obras y nuestros
pasatiempos, como camino hacia el Dios del cual procedernos, para
lo que no debemos regatetr esfuerzos, ya que ninguno, y lo decimos
confiados en
nuestra filiación divina, quedará estéril.
984
Fundaci\363n Speiro