Volver
  • Índice

Evolución perfectiva sin revolución subversiva (Meditación en la bendición con el Santísimo Sacramento a la clausura de la XXXI Reunión de amigos de la Ciudad Católica)

CRONICA DE LA XXXI REUNION DE AMIGOS -DE LA CIUDAD CATOLICA
Concluyó la mañana con la conferencia de José M.ª Alsina
sobre
La Iglesia frente al mundo moderno.
Después de comer, Estanislao Cantero, en su ponencia Nueva
evangelizaci6n y contrarrevoluci6n, nos habló de las enseñanzas
de Juan Pablo
II, mostrando la correlación existente entre la
nueva evangelización y la contrarrevolución y recordándonos la
importancia del estudio al
· tiempo que nos instaba a un mayor
compromiso con la tarea que realizamos. ·
Fue Luis M.ª Sandoval, que con sus Consideraciones sobre la
contrarrevoluci6n hizo nacer la idea de este congreso, el encar­
gado de la última exposición de las jornadas:
La vigencia de la
polltica cristiana. Tras su intervención nos dirigirims a la capilla,
donde tuvo lugar el Acto litúrgico final, oficiado,
como viene
siendo
tradicional, por el P, Victorino, que nos impartió la ben­
dición solemne con el Sanúsimo.
Este fue el
final de la Reunión, pero la idea de que ésta no
es un acto aislado y que la lucha por el Reinado
social de Jesu­
cristo
exige uria mayor entrega y una labor continuada estaba,
esperamos, en
la mente de todds.
MARÍA JosÉ FERNÁNDEZ DE LA CIGOÑA.
EVOLUCION PERFECTIVA SIN REVOLUCION
SUBVERSIVA
(MEDITACION EN LA BENDICION CON EL SANTISIMO SACRAMENTO
A LA CLAUSURA DE LA XXXI REUNION DE AMIGOS DE LA CIUDAD
CATOLICA)
Señor, nos mandaste «perseverar firmemente fundados e in­
conmovibles en la fe» (Col 1, 23), «abundando siempre en la obra
del Señor»
(I Cor, 15, 58).
También nos mandaste «renovarnos de
dla en dla en nuestro
espiritu y revestirnos del hombre nuevo} creado según Dios en
¡usticia y santidad verdadera» (Ef 4, 23-24; II Cor 4, 16).
SI, Señor, estabilidad y firmeza; renovaci6n «hasta el conoci-
H55
Fundaci\363n Speiro

CRONICA DE LA XXXI REUNION DE-.AMIGOS DE LA CIUDAD CATOUC.A
miento perfecto» ( Col J, . 10). Es la evoluci6n homogénea a que
invitaban los Padres del Concilio Vaticano I: «Crezca y progrese
el mismo dogma en el mismo. sentido y en la misma sentencia»
(Dz 1800).
Sabemos que en el ser, pensar y querer de los hombres se
suceden formaciones y deformaciones, reformas y contrarreformas,
evoluciones e· involuciones, revoluciones y coiztrarrevolucianes.
Para eniuiciar y valorar estos fenómenos, más que las pala­
bras, que tienen frecuentemente su mlstica y su fuerza, importan
los contenidos de referencia. Hay reformas y evoluciones
para el
bien o
para lo meior; y hay reformas que son más bien deforma­
ciones o desfondamientos. Hubo y hay revoluciones subversivas,
atentatorias del buen orden vigente,
y hay revoluciones de natural
reacción y recuperaci6n. Por eso, «Revolución» ¿de qué y en qué
sentido?
Sabemos que,
asl como q un. vicio le contrarian no sólo la
virtud, sino támbién otro vicio, como a la soberbia la pusilani.mi­
dad y al despilfarro la tacañería, así tambtén a la revolución sub­
versiva se le puede contraponer una contrarrevolución inhibitoria
u. otra revolución 4,isparatada. Y, desde luego, antes que la oposi­
ción de contrariedad o contrarrevolución está
la oposición de
contradicción: ño a la revolución subversiva. ,
En las lecturas blblicas de · Adviento se hace oir la voz del
profeta Isa/as,
40.4: «Que los valles se eleven, que los montes y
colinas se abaien, que
lo torcido se· enderece y lo escabroso se
iguale». Un buen programa de contrarrevolución virtuosa.
A
la revolución que es el pecado, «aversio a Deo», la autén­
tica contrarrevolución es la «conversio in Deum».
A la desobediencia o rebelión de EVA responde la fidelidad
y obediencia ·de María .. EVA' da pasó al AVE> Eva a Maria.
A la reforma neo-modernista posicónciliar responde hoy, como
magnifica
contran:,eforma, el Catecismo Católico. .
vxé,QRINO Rom.lÍGUEZ, O. P.
Fundaci\363n Speiro