Índice de contenidos

1969

Poder y libertad

Autores
1969
Volver
  • Índice

Crónica de la VIII Reunión de amigos de la Ciudad Católica

CRONICA DE LA VIII REUNION DE AMIGOS
DE LA CIUDAD CATOLICA
En los dws, 6, 7 y 8 de diciembre, en el Colegio San Agustín,
de Madrid, acogidüs una vez más por la g'enerosa hüspitalidad
de los
Padres Agustinos, ha tenido /;u,gar u, VIII Reunión el.e
amigos de la Ciudad Católica. Ha súlo notable la asistencia de
amigos
procedentes de las más alejadas pro'llincias esprtñolas, asi
como ta,mlnén
de extranjeros residentes en Madrid ( europeos,
hispanoamericanos y
brasileños).
Se celebrairon actos religiosos en i?l inicio de la reunión., en
la segunda jornada y en la clausura, seguidos con fervo-r. En elfos,
los
RR. PP, Bernardo Monsegú, C. P,, Dr,, Juan Ramírez Valido
y Jesús
González Quevedo, S. l., pronunciaron sendas plcitícas
mwy emotill1as y oportunas.
lean Ousset, presidente del Office intemational des ceuvres
de formation civique et d'action culture! selon le droit naturel et
chrétien,
nos honró con su presencia y pronunició el discurso inau­
gural.
Puntua1,i,zó en él cuá'l debe ser la acción específíc'a, del
seglar católico en los momentos actuales: Mantener a cada cual
en su camino, en el cump,limienta de sus deberes de estada más
estricta,mente considerados. Ejercer una acción educadora} que
será.tanto m;ás excelente cuanta mJs estrechamente se haUe some­
tida
a la naturaleza de las cosas/ c~n un método de "a1cción
capilar", con accimies plurales mrUltiformes, com_,flernenta~ias,
aunque ciertamente organizadas. Distinguir aqu.ella labor1 en la
cual (liturgia, catequesis, música sagrada, etc .. .) no-corresponde
al seglar dec;dir, porque es de competencia clerical, y aquella, otra
qu.e, por estar prayectada a la acción tem,p cual el poder de decisión corresponde a los segWes, pues es de su
comp,etencia prüpia, Acción cívica, social, P'olltíca, en la que del,e
resta/Jlecerse
un verdadero poder tempvral del laicado cristiano, que
913
58
Fundaci\363n Speiro

debe eJercerse respeta;ndo /as condiciones de vida y de organiza­
ción sociaJ de los seglares que viven en la Ciudad. En una .acción
flexible, que debe incomada,r lo menos pasible, que nada suiprima,
sino qwe tonifique lo que existe, que ayude, en lugarr de acaparar,
manteniendo un espíritu ccnnún., fundado en la única doctrina. ...
Libertad y autoridad fue el tema central de la Reunión. En
torn,o al mismo qiraron la mayor parte de las comunicaciones
generales, que podemos clasificar según se ocupa.ran especialmen­
te de la libertad o d'e /0, autoridad o analizaran preferentemente
las relaciones que entre ambas existen.
George U scatescu, José Antoni,o G. de C ortázar -que no
pcudo leer su comunicación por hollarse enfermo-y José M.ª Car­
bal/o explicccron los modernos y frustrooos mtentos de libera,,-al
hombre.
El primero nos hizo recorrer el camino discurrido desde su
pretendida "liberación" rousscmriana hasta la "desalienación" mar­
xista· y el "descondicionaniiento" marcusista, qu-e ana/,izó deteni­
damente. Mostró que por estas tres sendas sólo se ha llegado
a un calleJón svn salida, del cual tampoco el ,nwrxismo moderno
---materia de la, comunicaciión de Curtázar-ha conseguido escapar
en modo alguno. Y no podía ser de otr" manera, porque l1J liber­
tad no
puiede hollarse en el remo de /,a materia, sino en el del
espíritu, cmno concluyó U scatescu.
José M wria Car/JO)l/o hizo un análisis del intento de liberar al
hombre por la técnica, que nos ha traído necesidades "forzadas'',
ha llevado " /a; ll alucinógenos, a la ab-sorciJón del individuo en la m{l}Sa y, como en
los tiemp,os má;qicos, ha dado lugar a que la vida, sea ocdán,
dominada por el esoterismo de los nuevos chamanes · los técnicos.
Rafael Gwmbra contrapusa la libertad tradicional cristianlJ y la
libertad que se predica para una sociedad de masas. Carocterizó,
para
dio, /,a libertad, poder de wutocreMse el hombre, como ese
rayo de /a di,,,midad en que se cifra la "imagen y semeJanza de
Dios", a la que fue creado. El hombre, sin embargo, realiza su
libertad en condiciones hurnarnas, esto es, encarmulas en ambientes,
914
Fundaci\363n Speiro

costwmbres y hábitos (virtudes y vicios). La libertad, en la anti­
gw sociedad cristiana se ejercía de este modo, ai trav1és de unas
condiciot1es concretas de autocreación en la familia, la profesión,
el pa,s Jiistórico. La noción moderna de libertad abstracta ha
suprimido en la sociedad esas condiciones existenciales de ejercic"io
de la libertad, y, en su nombre, han sido destruixias las verdaderas
libertades ai primar al hombre de una vida propia y diferenciada,
de la posilitlidad de ser leal a la misma y de su mismo anhelo
tra..scendente, medianite la prefornwción masiva de su conciencia: y
de sus deseos.
Del poder se ocwparon especú,J,m,ente las ponencias de Vegas
Latap-ie, Elias de Tejada y Petit Sullá que, respectivamente, es­
tudioiron su orig.en, su distinción de :la autoridad y su aplicación en
las dem.ocracias P'olít-icas y en las económicas.
Fue muy interesante y sugestivo el enfoque dado por Vegas
Latapie a las principales polémims sostenidas acerca del origen
del
poder. La relativa al origen ditvmo del poder de la realeza,
mantenida
a prinicipios del siglo XVII, esp•ecialmente p•or los teóa
lagos anglicanos y protestantes, de una parte, contra la opinwn
de quienes, como el P. Suárez y el Cardenal Belarmino, en­
tendieron que el poder
descendía de Dios a la comunidad pam
ascender
de ésta al Principe; y la p•olémica sostenida en el s;g/o
pasado, acerca de si, tal como había proclama,lo la Revolución
francesa, el poder reside en el p·ue/Jlo. A su juicio, de acuerdo
con la opinMn de Taparelli, Libera/ore, M eyer y Cathrein, rec~
!J'Ída por los papas León XIII y San Pío X, y muy claramente
explicaba
en su Derecho Político por Enrique Gil y Robles,
debe
distinguirse entre la atribución del poder y la determinación
de la persona que debe ejercerlo. El poder lo recibe de Dios el
gobernante que, cualquiera que sea. el modo por qu1e haya acce­
dido a él, deberá resp·onder de cómo lo ejercita. En cam/Jio, las
formas de designación del gobernante no son cuestión teológica,
sino de derecho político, y el modo más adecuado de efectuarla
dependerá de las círcwnstancias de personas, tiempo y lugar.
Francisco Elías
de Tejada, en una documentada exposición,
contrapuso los concep•tos romanos de poder, potestas, fuerza
91l

Fundaci\363n Speiro

existente antes de jundairse el ordenamiento jurídico, que /,as leyes
delimitan a posteriori, y de aut<>rúiad, auctoritas, superi<>rúiad so­
ciológica pero no política, su"tentada por un prestigio. que pro­
ducía los (JJCatamientos; y subrayó -con interesantes referencias
históricas-cómo a mayor autoridad menor dosis de p,oder era
necesaria, mientras que cuando falta o flaquea la aut<>ridad, se
termina bajo
un poder tanta más dictatorial y tiránica cua,nto
más honda sea la crisis sufrúia par aquella.
José M.ª Petit mostró cómo la experienv:ia histórica, habida a
partir
de las revoluciones liberal y sorialista, nos ha enseñado que,
p<>r ap,arente paradoja, en las democracias políticas el poder est/Í
dominado -a través de los partidos y de la prensa--por quienes
tienen en sus m,,anos et dinero, por el capitalismo; mientras que
las detnocracias económicas conducen irremisiblemente aJ, ·totali­
tarismo del poder político del Estada, que impone su voluntad
de poder en todas las relaciones de la vida, en forma monopa­
Ustica, homagénea, previsible.
La relaci6n entre libertad y poder fue examinada desde á!ngulos
distinto·s por Puy, Vid/et y Armas.
Francisca Puy analizó la doctrina social de la Iglesia en esta
1n{J,teriai, q'Ue sinte"tizó en las si,guientes respuestas: a) Es necesa­
rio el poder de la.au,toridad; b) También es necesaria la libre
actuac,ón en la saciedad; e) La relación entre el poder y libertad
no es Un juego· dialéctico, abierto ni cerrado, sin.o una interacción,
una cordinax:ión; y d) sus tensiones no deben resolverse ni sólo
con la caridad -lo que nos llevaría a un misticismo carismático
incontrolado~, ni sólo con el derecho p·ositovo, negando la caridad,
sino con el derecho sublimado por la caridad.
V aUet de Goytisolo señaló que, si la lí,bertad está dirigida
al
bien y el poder tiene como fin la salvaguardia del bien común,
entre mmbos·no puede existir contradicción, sino interacción con­
f<>rme a un plan divino. Este se exteri<>riza por dos fuentes: en
la Revelación y .la expresión del orden natural ínsito en la obra
de la creación. La misión del derecho es precisamente el hallazgo
de este orden dinámica para. adecuar al mismo la libertad y el
poder. Por eso, el derecho es anterior al poder y no puede ser
916
Fundaci\363n Speiro

silffl.p,te emanación de la voluntad de quien o qwienes lo ostenten,
n, supeditarse a su arbitrio. La teoría de los fuentes del derecho
debe enfocarse con esta persp-ectiva, y su más segura ga;rantfia
debe /Juscane en el pluralismo de los cuerpvs intermedios.
Gabriel de
Armas, en su brillan.te discurso de c/,ausura, estudió
lás conceptos cristianos de li/Jertad y de (ljUtoridad, que relOicionó
entre sí mostrando su armonía. Para una armonía social. orgá­
nica en-tre libertad y autor_idad es necesario llegar a un andamiaje
político social de cuerpos intermedias, regido par el principio de
subsidiaridad, tam defendido por las últimas Papas. ExpN.:ó la
gravedad de la actual
crisis de o/Jediencia que sufre la Iglem,
y entonando un vibrante cántico a !,a esp,eranza, concluyó con un
sursum corda, ¡arriba tos corazones!, corona,do por lo-s entusiá!s­
l'icos aplausos de los asistentes.
El profesor Canals Vidal, fuera del temarw general, pronun­
ció una, conferencia llena de vigor polémica sobre un tema d'e
mMima actualidad. Trató de esos libros, hoy de moda, en los
que se recogen las más abiga;rradas opiniones sobre los temas
más trascendentales. Su/Jrayó que en ellos personajes de actudidad
dan. sus opiniones acerca de cuestivnes que están fuera de su
propia competencia, por lo cual influy,m, inc01npetentemente en la
opinión
pública. Además, muchas veces, /r,s preguntas resultan ya
de p,or sí tendencwsas, pues sieml>ran en el puebla dudas en
nwterUl! de ;je; y algun,a.s veces insinúoo la existencia de ciertos
presupuestos o, incluso, dan por evidentes unos pretendidos he­
chos, a pesM de que ni unos ni otras responden a. la 'Zlerdad.
Las forum se orientaron a la defensa de las libertades socia­
les, a la enseñanza, la agricultura y la actividad económica.
Fueron ponentes: José M.ª Gil Moreno de Mora, en Familia y
libertad; el Alcalde de Vimbodi, Enrique Cach Beguer, en Las
libertades municipales; Germán Alvarez de Sotoma,yor, en Los
Colegios profesionales, garantía de las libertades sociales, y e,Z
Letrado del C ansejo de Estado, Florencia V alenciimo, en Cómo
revitalizar los organismos sociales naturales.
917
Fundaci\363n Speiro

Las forum de agricultura tuvieran por ponentes al Vícepre­
sidente del Instituto Agrícola Catalán de Scm Isidro, Francisca
de Gomis Ca.sQ.!S, quien dirigió el estudio del reflejo en la agricultura
del totalitarismo y de la libertad, y por José M." Gil Moreno de
Mora, que examinó la influencia tecnocrática en la comercializa­
ción de la agricultura y e:cp,li,c6 la comarca como soporte de la
libertad campesina.
Planificación y libertad, q,ue twvo como p,onente al Ingeniera
de Caminos Luis González Rodríguez, dio lugar a un animado
coloquio. Sobre
enseñanza, Rafael Gambra fue ponente en" Enseñanza
y educación, Luis Fernando de Zayas en Enseñanza elemental
técnica
y media y Vl11Jdimiro Lamsdorff-Galagane en Enseñanza
universitaria.
Estos tres fueran los forum más concurridas.
Con finalidad especialmente operativa se desarrollaron
dimer­
sos encuentros. Unos de carácter generaJ, como Formación, Acción
e Información, dvrigidos respectivamente por Gonzalo Cuesta M a­
reno, Francisco José Fernández de la Cigoña y por el Director de
la Editorial C. I. O., Andrés Sal,gado. Y otros de labor es¡,ed­
fica concretada en la familia, en los municipios, en la orgam'DZació'rn
de la econamia y entre estudiantes.
918
Fundaci\363n Speiro