Volver
  • Índice

El totalitarismo democrático

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
l. Preliminar.
POR
MIGUEL AYUSO
Cuenta Jean Madiran que hacia el fin de 1976 el presidente
chileno, general Pinochet, y en el curso de una entrevista conce­
dida a a televisión colombiana, declaró sus deseos de instaurar
en su país una «democracia autoritaria». Por accidente o por ma­
licia, la expresión presidencial fue alterada en Europa, y los
principales diarios
-así Le Monde, de 23 de diciembre--im­
primieron «democracia totalitaria» ( 1 ).
No hacía falta más. Los mandarines del mundo moderno, los
celosos inquisidores de la nueva ortodoxia
se lanzaron sobre el
infortunado militar. Totalitarismo y democracia, a los ojos de
la oligarquía dominante en la prensa, eran tan incompatibles
como
el agua y el fuego, de modo tal que la pretensión de unir­
los en maridaje sólo podía caber
en la cabeza de un tirano cíni­
co o de un necio consumado.
Cae fuera del círculo de nuestro interés el análisis de la
anécdota histórica a que acabamos de referirnos. Quede como
consagración de la mentalidad
--extendida y triunfante hasta el
monopolio-- que opone como realidades irreductibles totalita­
rismo
y democracia, situando entre ambas el fundamentum divi­
sionis de los regímenes políticos.
Raymond Aron ha expresado autorizadamente esa mentalidad
(1) Jean M;idiran: Les deux démocraties, Nouvelles Éditions Latines,
París, 1977, pág. 28.
1165
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
al plantear la tajante disyunción: «capitalismo contra socialismo,
o democracia contra despotismo totalitario» (2).
Sin embargo, entiendo que no
es válido un planteamiento si­
milar. En primer lugar porque puede pensarse en una solución
diferente de las dos sin que tenga que · ser · neC:esariamente su
síntesis (he alú la lección del libro de Thomas Molnar (3 ), El
socialismo sin rostro, en que se ocupa del llamado tercer modelo
que empieza a despuntar, y que lejos de suponer una conver­
gencia de los sistemas liberal-democrático y marxista, se caracte­
riza por el monoHtismo del Estado7 un ejército poderoso, un na­
cionalismo celoso y un socialismo sin ideología). En segundo tér­
mino, porque entre esas dos soluciones no se da la oposición
total que se nos ha querido hacer ver. Antes, al contrario, tienen
muchos puntos comunes, tanto en relación con el fundamento
filosófico en que encuentran su punto de partida, como en
las
consecuencias a que frecuentemente abocan esos principios.
De la primera parte o fotrnulación del dilema pfanteado por
Aron
se ha ocupado magníficamente nuestro amigo Estanislao
Cantero en
la XVIII Reunión de amigos de la Ciudad Católi­
ca, y aiú está su comunicación Propiedad y orden político ( 4) en
demostración de su buen hacer. Aquí, en lo que sigue, intentaré
desmontar la trama en que
se apoya la segunda parte de la su­
puesta incompatibilidad.
* * •
No es propósito nuevo el nuestro. No buscamos «dar en pa­
radoja por huir de lo vulgar», usando las clásicas palabras de
Baltasar Gracián.
No hay asomo de prurito de originalidad. Se­
guimos los pasos de una escuela --quizás fuera mejor decir un
conjunto de hombres procedentes de escuelas distintas--- para
la que la expresión «totalitarismo democrático», lejos de tener
(2) Raymond Aron: En defensa de la libertad y de la Europa liberal,
Argos-Vergara, Barcelona, 1977, pág. 200.
(3) Thomas Molnar: El socialismo sin rostro, EPESA, Madrid, 1978.
(4) Estanislao Cantero: «Propiedad y orden político», en Verbo, nú­
mero 185-186 (1980), págs. 603-649.
1166
Fundaci\363n Speiro

EL TOTAUTARISMO DEMOCRATICO
tintes blasfematorios, encierra rigurosa justicia, según reivindica
con fuerza expresiva
y erudición histórica.
Así, la exposición ya clásica de
J. L Talmorr, The origins o!
totalitarian democracy (5), publicada en 1952, no hacía sino con­
firmar con paciencia
y minuciosidad tendencias señaladas -entre
otros-por Bertrand de Jouvenel ( 6) en el capítulo XIV del
libro V
--que lleva por título, precisamente, «La democracia to­
talitaria»--, de su magno
Du Pouvoir ( 1945) y por los denuestos
precisos
y acerados de Georges Bernanos (7) -«democracias y
totalitarismos son los abscesos fríos y los abscesos calientes de
una civilización degradada
y desespiritualizada»-en sus con­
ferencias del bienio 1946-7, publicadas póstumamente en el libro
La liberté, pour quoi /aire? (1953 ).
En su significación profunda, tal diagnóstico no constituía una
nueva elaboración sino que venía a coincidir con las
·construccio­
nes del pensamiento contrarrevolucionario ~ya de sus represen­
tantes más puros como De Maistre, De Bonald o Donoso, ya de
(5) J. L. Talmon: The origins o/ totalitarian democracy, Secker &
Warburg, Londres, 1952.
(6) Bertrand de Jouvenel: Du Pouvoir, vers. castellana de J. Elzaburu,
Editora Nacional, Madrid, 1956.
(7) Georges Bernanos: La liberté, pour quoi faire?, vers. en castellano,_
Buenos Aires, 1974. Idem.: La France C(?ntre les robots, Robert Laffont,
París, 1947. Sobre la actitud del polémico escritor en la cuestión del to­
talitarismo ·puede consultarse el trabajo de Jean de Fabregues: «Bernat)os
le totalitarisme», en Actes du Congres de Sion, 1964, págs. 93-102.
en que frente al mito mentiroso de un Bernanos demócrata -posición que
ha retenido tan sólo aspectos parciales de su actitud en _ la guerra de Es­
paña y ciertas .de sus diatribas contra el gobierno de Vichy-alza la verda­
d.era imagen del escritor, resplandeciendo el. Bernanos genuinp que se atre­
vía
a decir delante de corresponsales de prensa: de todo el mundo: «Ils
veulent faire de moi le demier défenseur des démocraties,
eh bien, je les ...
les démocraties, comme je l'ai fait tout
roa vie et aujourd'hui ¡dus que
jamais, parce que si cette forme de démocratie
c'était !'avenir, cette forme
,de démocratie nous savons aussi que C7est la mort» (pág. 94 ).
Una visión completa y un perfil acabado de la posición intelectual
qu'il était, vers. castellana de José Vila Selma, Rialp, Madrid, 1966.
1167
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
su. sector posltlv\sta, como Hypolite Taine o Ernest Renan~,
con las intuiciones de ciertos · espíritus selectos del liberalismo
-piénsese en un Benjamín Constant, pero sobre todo en un
Alexis de Tocqueville---
y con las denuncias de whigs relevan­
tes como Edmund Burke, padre del posterior conservadurismo
inglés
y norteamericano, o Lord Acton.
Así ha venido a reconocerlo
-a posteriori-el propio Tal­
mon (8) en el prólogo de su
Political messianism (1960), al es­
cribir que en los años transcurridos desde la publicación de su
discutido libro no ha encontrado morivo alguno que le obligue
a rectificar su tesis inicial, habiéndola reconocido, por el
con­
trario, en los escritores y publicistas de la. mitad del siglo pasado.
II. La democracia moderna.
La primera obseryación que es preciso sentar -conforme con
la introducción que al tema general del Congreso se ha realiza­
do--tiene una componente que roza la filosofía del lenguaje:
la democracia a que nos referimos, y resulta ocioso decirlo, es
la que domina el mundo desde 1789, y que sólo por una tras­
posición lógica incorrecta puede admitir comparación o solución
de continuidad con la forma de gobierno de que se ocuparon Aris­
tóteles y Santo Tomás y que conocieron, con mayor o menor
extensión, todos los tiempos.
Juan Antonio Widow ha señalado la razón por la que ambas
realidades son profundamente heterogéneas en un fenómeno
al
que fue absolutamente ajena la antigüedad y que condiciona de
modo absoluto nuestros días: el intento de determinar
el sen­
tido de la vida humana de acuerdo a ideologías.
Por eso no cabe encontrar univocidad -ni tan siquiera re·
!ación analógica-en los términos con que se quieren signiíicar
las formas políticas contemporáneas y las antiguas: «son dos
(8) J. L. Talmon: Political messianism, vers. castellana de Antonio
Gobernado, México, 1969, pág. IX.
1168
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATIC0
mundos cuya expresión respectiva sólo conserva el vínculo fan­
tasmal de
un lenguaje que ha cambiado, en el paso de uno al
otro, su significado y su modo de significar» (9).
Los ejemplos que ilustran
la exposición antecedente son in­
números y aleccionadores. Cuando el erudito Martínez Marina
trata de filiar las Cortes iustradas que elaboraron
la Constitu­
ción gaditana de 1818 de las antiguas Cortes castellanas o leo­
nesas, yerra al olvidar el efecto de la revolución en el lenguaje
político. Al igual que los actuales movimientos regionalistas que
reivindican
su condición de herederos de las libertades forales
del Medievo. Aunque, quizás, ningún vocablo ejemplifique
me­
jor ese fenómeno que «democracia».
Para orientarnos en este viaje nadie mejor que Jean Madi~
ran en su sugestivo libro Les deux démocraties (10). En la con­
cepción clásica, escribe
el director de Itinéraires, la democracia es
una forma justa de gobierno junto con la monarquía y la aristo­
cracia. Pero no sólo sabemos esto. Tenemos noticia, además, de
que es la forma que exige más requisitos y condiciones por parte
del pueblo que quiere practicarla
y de los gobernantes que quie­
ren hacerla realidad; que es la que más fácilmente degenera y
se desnaturaliza cayendo en la autocracia; y que es la más inútil
y corrosiva en el común de las situaciones y1 especialmente, en
las difíciles y críticas. Como segundo rasgo definidor de esta
democracia clásica tenemos que se circunscribe al ámbito de la
designación
de los gobernantes.
La democracia moderna, en cambio, se nos presenta como la
única forma justa de gobierno, relegando las demás a la catego­
ría de tiránicas e injustas. «Con
la democracia -escribió Jac­
ques
Maritain~ ha iniciado la !humanidad el único camino autén­
tico, o sea, el de la racionalitación moral de la vida política» (
11 ).
Contra esta deformación ya protestó con claridad San Pío X
(9) Juan Antonio Widow: «La revolución en el lenguaje político»-., ~n
Verbo, núm. 177 (1979), pág. 774.
(10)
Jean Madiran: op. cit., págs. 8-56.
(11) Jacques Maritain: L'Homme et l'Etat, vers. castellana~ Ediciones
del Pacífico, Santiago de Chile, 1974, pág. 91.
1169
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
en Notre charge apostolique, dirigida a repudiar los errores del
modernismo político
y social representados en su tiempo por
Marc Sangnier y los demócrata-cristianos de
Le Sillon: « ¡De
esta manera la democracia es la única que inaugurará el reino
de la perfecta jusricia! ¿No es esto una injuria hecha a las res­
tantes formas de gobierno, f'[Ue quedan relegadas de esta suerte
al rango de gobiernos impotentes
y peores?» (12).
En segundo lugar, y en contraposición también oon lo que 1 hemos dado en llamar democracia· clásica, extiende la moderna el
principio mayoritario o electivo a todas las cuestiones de la vida
política, social e incluso religiosa.
La democracia, convertida
en sola fuente de legitimidad, ins­
tancia última desde la que
se declara lo bueno y lo malo, lo justo
y
lo injusto, torre de marfil dogmática desde la que se pontifica y
anatematiza, trasciende así las formas de gobierno para insertarse
dentro de las
formas de Estado -por usar de la terminología de
los constitucionalistas franceses del siglo
XIX-y aun más, para
formar una mentalidad relativista, escéptica, negadora de la ley
natural y que entrega a
la ley del número toda la regulación de
la vida humana.
Esta
es la democracia de la que hablamos: absoluta, totali­
taria y religiosa ( 13) de una religión del hombre liberado de
Dios, del hombre deificado.
III. El espíritu totalitario.
a) Su novedad: distinción de otras formas clásicas.
El totalitarismo es una forma política nueva. Más aún, es
un contenido político nuevo. Estas afirmaciones primeras tienen
una gran importancia pues marcan ~a frontera nítida entre el
(12) San Pío X: «Notre charge apostolique», en Documentos politicos
de doctrina pontificia, BAC, Madrid, 1958, pág. 412.
(13) Cfr. Charles Maurras: La démocratie religieuse~ Nouvelles Eds.
Latines, P.arfs, 1978.
1170
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
fenómeno cuya esencia pretendemos captar y otras realidades pro­
pias de todos los tiempos. Nuestra lengua castellana
es muy rica
y nos ofrece una verdadera cascada de palabras
-ni sinónimas
ni equivalentes-- emparentadas
en el uso corriente con lo que
sugiere la voz totalitarismo: tiranía, absolutismo; autoritarismo,
cesarismo, etc.
El totalitarismo se diferencia radicalmente de los anteriores
conceptos por su modernidad:
se articula sobre los supuestos,
nuevos e ideológicos, de
la política secularizada moderna. A di­
ferencia del resto de términos con los que se le asocia no es in­
temporal, consistiendo específicamente en una nueva forma de
sociedad. Y excede, por tanto, de los abusos de la autoridad o
de los tradicionales
vicios o defectos de la soberania ( 14 ), locu­
ción con la que los tratadistas de derecho político expresan la
inmoralidad y
la imperfección o deficiencia de ésta. El totalita­
rismo, pues, no es tanto un abuso como una metafísica.
Antes de intrincarnos en la especificidad de lo que constitu­
ye el nuevo ripo de sociedad totalitaria, vamos a dedicar nuestra
atención a estos vicios de la soberanía, que pueden referirse, bien
al ejercicio del poder -y en este caso reciben la denominación
de
funcionales-, · bien a su peculiar constitución -acogiéndose
en este caso a la nomenclatura de orgánicos-.
Refirámonos a los tres más destacados:
l. Tirania.-Puede definirse como la acción autoritaria no
enderezada al procomún de la sociedad sino a fines
más restric­
tivos que los de la prosperidad social correspondiente. La acti­
vidad· política, en este particular vicio, no
se encamina «ad bo­
num commune» sino
«ad singulorum utilitatem».
De esta
definición aportada deriva un importante corolario,
y
es que la tiranía no se circunscribe a la forma monárquica, por
lo que no debe ser considerada vicio propio
y. exclusivo de la
(14) Cfr. para un ··análisis concienzudo de los vicios de la soberanía,
Enrique Gil y Robles-: Tratado Je Derecho , politil:o según los principios
de la filosofía y el derecho cristianos (3.ª· ed.), Afrodisio Aguado, Madrid,
1961-1963, tomo II, págs. 681-717.
1171
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
misma, sino q_ue puede conv1vrr con formas aristocráticas e in­
cluso democráticas: también hay tiranías asamblearias.
2.
Despotismo.-Se caracteriza como un gobierno de puro
arbitrio.
Sit pro lege va/untas es su paradigma, apareciendo su
injusticia no en una intrínseca ordenación actual sino en una
peligrosa e indebida privación de garantías.
3.
Absolutismo.-Encontramos su rasgo específico en la in­
jerencia injustificada del gobierno en la esfera gubernativa de
las demás personas individuales y sociales.
* * *
El liberalismo ideológico que está en el fondo de la demo­
cracia moderna y que le sirve de soporte es un vicio funcional
y orgánico de la soberanía, de tal modo que si gobierna justamen­
te no
es precisamente por liberal, sino a pesar de él y per acci­
dens. Caracterizándose por ser tiránico -y más grave que las
antiguas tiranías, que procedían de ignorancia o error, núentras
que éste recibe el fundameoto sistemático de una metafísica, éti­
ca y derecho impotentes para establecer un orden dirigido a un
armónico procomún-, despótico -y en su sentido más nocivo,
porque no consiste tanto en la sustitución por el arbitrio de las
normas establecidas, o sea, leyes y costumbres, como en algo más
grave: la arbitrariedad injusta de una legislación divorciada de la
ley natural y divina-y absolutista en grado sumo, pues frente
al absolutismo de las monarquías de derecho divino
--en las que
el absoluto estaba encarnado en el hombre (15), y en un hombre
que por el hecho de saber que depende de Dios
es consciente
de los límites que ese Dios le impone: el derecho divino
es un
pretil
eficaz contra la jactancia del rey, que no puede actuar sino
(15) Cfr. Thomas Molnar: «En el corazón del marxismo: la dialéctica»,
en V~bo, núm. 188 (1980), pág. 966, donde se ocupa de esta interesante
cuestión refiriendo las distinciones: de Jean &echler en su obra Le pouvoir
pur.
1172
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
como vicario en un marco delineado con precisión
díción impregnada religiosamente de lo sagrado-,
mo democrático encarna en una realidad superior
llevando implícito en
sí mismo la opresión.
por una tra­
e! absolutis­
al hombre,
El totalitarismo, sin embargo,
es un fenómeno distinto e in­
dependiente de los tres anteriores. Podrá emplear los medios de
que éstos
se valen y a veces su imagen ofrecerá el mismo aspecto.
Pero nunca se confundirá con ellos. Porque no consiste en una
mera extralimitación del poder ni en una simple deficiencia de
la soberanía. Es un espíritu, y un espíritu lleva consigo una onto­
logía, de la que derivan una
moral. una política e incluso una
praxis. No es tanto un espíritu destructor de la libertad como el
que se organiza sobre su ruina. Lo dijo !Bernanos: «el totalita'
rismo es menos una causa que un síntoma» (16). Palabras que
iluminan el tema objeto de nuestro estudio, pues enlazan el
fe­
nómeno del Estado totalitario con el final de un proceso ideoló­
gico en el que la democracia ocupa un estadio decisivo.
Apliquémonos a desentrañar este espíritu, coincidente con
el democrático en muchos puntos y lógica consecuencia de éste
en otros, y trascendamos los aspectos formales. Desde formas
autoritarias o desde formas democráticas se observa un único e
idéntico proceso de uniformización
y conformismo social, ope­
rado desde arriba, mediante los instrumentos del poder estatal ...
Sería triste que no .acertáramos a verlo. Sería grave que, ce­
gados por sus manifestaciones externas -policía, terror, perse­
cuciones-. erráramos al discernir su esencia. Una esencia en la­
que reside todo el mal, que es todo el terror. El resto son apa­
riencias --ora deslumbrantes, ora trágicas-y accesoriedades de
las que bien pudiera un día desprenderse como quien se libera
de un cascarón vacío sin que se resintiera por ello su metafísica.
(16) Georges Bernanos: La liberté ... , cit., pág. 136.
1173
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
b) Ensayo de definición: es esa especificidad la que trata­
mos de definir medümte una aproximación.
l. Tesis teol6gica.-No es preciso insistir en la implicaci6n
teol6gica de todo problema polftico. Donoso Cortés lo mostró con
trazos magistrales en las primeras líneas de su
Ensayo, y sus pa­
labras han llegado a convertirse en un lugar común de la inves·
tigación cotrarrevolucioaria. Toda tesis teológica tiene un corre­
lato político: «el error que destruye la verdad metafísica y re­
ligiosa conturba después lo político y lo social».
Por eso. el totalitarismo moderno, en palabras lúcidas de
Ma­
diran, quiere «encerrar al hombre en su destino social», conside­
rando que «la sociedad temporal es el supremo fin del hombre»,
que queda así privado de
otro que no sea «su rígido encuadra­
miento en
la sociedad política en que vive» ( 17).
Es la voluntad -<:onforme al testimonio de
André Malraux
en
Les voix du silence-de encontrar una totalidad sin religión:
«Je suis taus, l'ennemi mystérieux de Tout», como pone Víctor
Hugo
en un rapto de inspiración profética en boca de no sé qué
Demos informe.
Volutad que
--de modo oscuro, sin siquiera atisbarlo y, des­
de luego, torcidamente--responde a un profundo designio: nues­
tra vocación fundamental a la
unidad (18). Somos llamados a la
unidad, tal es el designio mismo de Dios sobre nosotros, el deseo
revelado por Nuestro Señor
Je su cristo en su oración sacerdotal:
. «Que todos sean uno: como rú, Padre, en mí y yo en ti, que
también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que
me has enviado» (Jn., XVII; 21 ). El sentido de la historia de
(17) Jean Ma.diran: «Caracteres du totalitarismo moderne», en Actes
du Congr?:s de Sionj 1964, y en castellano en Verbo, núm. 31 (1965), pá­
gina 61.
(18) Jean Madiran: L'Unité, Nouvelles Eds. Latines, París, 1960, pá­
gina 2. Vid., también sobre este tema, Pierre Carreu: Le monde et l'unité,
NEL, París, 1965, especialmente el capitulo
VII; y Marce! Oément: Le
sens de l'histoire-, NEL, París, 1958, capítulo. I.
1174
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
que tanto se habla, el único sentido de la historia posible es nues­
tra tendencia a la unidad. El primer desgarrón a
la unidad tiene
lugar en el cielo. Dios había poblado de ángeles su mansión eter­
na
y el «non serviam» de los luciferinos rompe la unidad. Des­
pués el «eritis sicut Dei» y la caída le hacen perder al hombre
primero su unidad con Dios y de resultas su propia unidad
in­
terior. Si la historia de la humanidad, dice Madiran (19), comien­
za por la revuelta de la parte contra el todo -es el pecado de
Adán-, continúa con la oposición de la parte contra la parte
-es el pecado de Cain-. Después comienza la larga espera .de
Dios durante la cual los paganos descubren, y no sin errores, la
ley natural, mientras que el pueblo escogido la recibe en el
Sinaí. Es la reorientación de
la parte hacia el todo, pues la ley
natural, como toda la ley, tiene por finalidad el bien común, y
un bien común general de
la especie humana en el caso de la
ley natural.
Ya en el centro de la historia, Cristo reconcilia al
hombre con Dios y la dicha de la Redención hace exclamar a
aquél en la noche «en que
se une lo celestial con lo terreno, lo
divino con lo humano»: «O felix culpa, quae talem
ac tantum
méruit habere Redemptorem!» (Pregón Pascual).
La Redención aparece así como una integración totalizante,
de tal suerte que su rechazo entraña una revuelta individual, un
no someterse. La revuelta moderna, colectiva, señala Madiran,
consiste, sin embargo, en apropiarse esta llamada a la unidad,
esta tendencia del hombre a
la unidad, forjando falsos todos, ce­
rrados sobre sí mismos, y que apartan al hombre de Dios.
Lo que en última instancia manifiesta una componente sote­
riológica de la política modera, que trae causa del bastardeamien­
to de una realidad profundamente humana:
la conciencia de la
naturaleza caída y de la inestabilidad que le produce tal situa­
ci6n -se ha dicho, y nunca ponderaremos bastante ese recono­
miento,
que los misterios no son un muro frente al ,que nos es­
trellamos, sino una ventana que nos abre nuevos hotizontes y
(19) Jean Madiran: Le principe de totalité, NEL, París, 1963, pagi­
na 90.
1175
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
nos permite la explicación de lo que de otro modo aparece como
inexplicable:
eso ocurre con el pecado original, y podríamos evo­
car aquí las páginas expresivas de Bernanos (20) a este respec­
to-----sitúa al ser humano frente a la realidad de la salvación: el
hombre aparece en la busca de una redención que le restaure,
restañando el conflicto abierto entre
el espíritu y la vida (21 ).
Todas las civilizaciones han acuñado mitos en este sentido.
Guardini
(22) explica que, en un ambiente vivamente influi­
do por el cristianismo, estos mitos de salvación no se manifies­
tan porque no hay más acto salvador que el realizado por Cristo
en la
plenitud de los tiempos.
Mas cuando esa adhesión a la fe cristiana se pierde, el viejo
mito de salvación
-que no puede desaparecer porque arraiga
en el fondo irreprimible de la conciencia
humana-queda como
desvinculado y en espera de una nueva encarnación: un mesianis­
mo se inaugura. Diagósticó coincidente en todo con el expresa­
do en forma paradógica por Chesterton: «El que no cree en
Dios no es por no creer en nada, es por creer en cualquier cosa».
El mito del cambio de estructuras y la esperanza -cuasirreli­
giosa-en el advenimiento de la sociedad racional y democrática,
ajena a los prejuicios y a las facticidades, son
la encamación ac­
tual de tal anhelo permanente.
Porque lo que no puede negarse
es el fracaso permanente del
proyecto humano, personal y social. Encarándose coa esa reali-
(20) Cfr. Henri Massis: Maurras et notre temps, vers. castellana de
Juan Segura, Rialp, Madrid, 1956, pág. 255, donde Massis, entrañable
amigo del novelista durante buena parte de su vida, pone en labios de
Bernanos las siguientes palabras: «Sin el dogma del pecado original no
creería... Es mucho
más grave o por lo menos mucho más peligroso para
el hombre negar el pecado original que negar a Dios».
(21) Cfr. Gustave Thibon: Ce que Dieu a uni. Essaí sur l'amour, ver­
sión castellana de Pilar García Noreña, Rialp, Madrid, 1978, págs. 31-76.
En
la página 36 cita Thibon el famoso análisis psicológico de J acques
Riviete sobre las pruebas concretas · del dogma de la caída.
(22) Romano Guardini: Der Heilbringer in Mythos, O//enbarung und
Politik (Bine theologisch-politische
Besinnting), vers. castellana de Valen­
tín García Yebra, Rialp, Madrid, 1948, págs. 65-111.
1176
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
dad
que se nos impone como necesaria1 _ el
pensamiento moderno
-excluyendo la responsabilidad moral de la persona-. estima que
es la misma sociedad la que hay que reformar: el hombre es
bueno por naturaleza y, en consecuencia, el pecado original ha de
ceder su puesto a
un hipotético pecado social. En estas coorde­
nadas, la historia deviene en proceso de creación
artificial del
hombre por sí mismo. Empresa prometeica y gigantesca de
sal­
vación totalitaria.
Frente a ella, la salvación cristiana
es el esfuerzo del hombre
para, v.oluntariamente, dejarse crear, para insinuar su voluntad
en la Voluntad del Padre, para que Su nombre sea santificado
y venga Su reino (23
).
Son dos soteriologías, pero dos soteriologías contradictorias.
La evangélica viene marcada por la trascendencia;
la totalitaria
aparece cabalmente como negadora de toda trascendencia: el
in­
manentismo está en su base. Da igual que encarne en pluralismos
democráticos o en monismos comunistas. Así lo ha hecho uotar
el admirado profesor Canals: «Es un signo misterioso de nues­
tro tiempo
el que la realización práctica de los inmanentismos ex­
plícitamente monistas o pretendidamente pluralistas se hayan tra~
ducido siempre en la absolutivación de lo político y la divini­
zación del poder. Hay que comprender para no equivocarse en
este punto, que
es totalmente superficial para esto el juego dia­
léctico democracia-totalitarismo.
La primera originación de la con­
ciencia moral desde
la potestad política, y la más decidida afir­
mación del carácter absoluto o incondicionado con que el poder
pone en la vida social cualquier concepto de bien o de mal, de
justo o injusto,
la hallamos en Spinoza, precedente del Contrato
social de Rousseau, y que afirma e:s;presamente que la democra­
cia
es el más absoluto de los regímenes absolutos» (24 ). En el
mundo de hoy, pues, la democracia, al igual que el totalitarismo,
aunque contrapesada por felices inconsecuencias debidas a la per-
(23) Marce! Qément: op. cit., pág. 13.
(24) Francisco Canals: «Sentido def principio de subsidiariedad», en
Verbo, núm. 191-1912 (1981), pág. 25, y también en el volumen El prin­
cipio de subsidiariedad, Speiro, Madrid, 1982.
ll77
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
vicencia de tradiciones cristianas, supone el ejercicio político del
inmanentismo.
2.
Tesis metafisica.-El totalitarismo -su nombre ya lo
indica-dice relación con la totalidad: es una aplicación errónea
del principio de totalidad, procedente de su subversión profunda.
Enrique Zuleta (25), ha sometido a rigurosa crítica
la ver­
sión dominante que del totalitarismo ha elaborado la ciencia po­
lítica, y que cree ver en sus manifestaciones actuales la repetición
de un ciclo permanente en
la historia de las civilizaciones carac­
terizado en su fase involutiva por el avance incontenible del
Estado sobre
la sociedad. Lejos de esto, en su opinión, se im­
pone una conclusión diversa: lo que confiere al autoritarismo mo.:
derno su matiz específico de totalitarismo es su dependencia de
una versión del principio de totalidad elaborada en contraposi­
ción explícita de la
tradición filosófica de la metafísica cristiana.
Claude Polín (26), en su espléndido libro, ha señalado que
captar
el quid del totalitarismo consiste en «dar cuenta de una
forma de organización de la sociedad que, más allá de la utili­
zación del terror como instrumento de dominación, es, en sí mis­
ma, el Terror».
Todos estos datos nos conducen a examinar la dualidad de
lógicas de la totalidad a que se ha referido el profesor Zuleta en
otro trabajo reciente (27).
El principio de totalidad aparece en la
(25) Enrique Zuleta: «Razón y totalidad. Notas sobre la noción mo­
derna del consenso social•, en Verbo, núm. 197-198 (1981), págs. 855-884;
y también
en el libro del mismo autor Raz6n política y tradición, Speiro,
Madrid, 1982, págs. 141 y sigs.
(26) Oaude Polin: L'esprit totalitaire, París, 1977, págs. 43-44. Puede
encontrarse una interesante recensión y crítica de este libro en el artículo,
publicado bajo el mismo título, del profesor Marcel de Corre, en L'Ordre
fran~aise, núm. 224 (1978), págs. 6-21, lleno de ricas sugerencias. De ral
temática, aplicada a la Iglesia posconciliar, se ha ocupado el mismo De
Corte en su estudio «La tentation totalitaire dans l'Eglise de Dieu», en
Courrier de Rome, núm. 190 (1979), págs. 2-24.
(27) Enrique Zulera: «El principio de subsidiariedad en relación con
el principio de totalidad: la pauta del bien común», en Verbo, núm. 199-
200 (981), págs. 1.171-1.195.
1178
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATÍCO
historia del pensamiento como resultado del debate fi!os6fico en
torno a la naturaleza de la relación social, y de la cuestión que
le subyace: la del sentido de la
unidad de lo comunitario frente
a la
diversidad de lo individual.
Frente a ese problema caben dos soluciones contrapuestas:
la del principio de totalidad y la del totalitarismo.
Para la primera, según la formulaci6n acuñada por Pío
XII,
«donde se verifique la relaci6n entre el todo y la parte, y en la
medida exacta en que se verifique, la parte está subordinada al
todo que, atendiendo a su propio interés, puede disponer de
ella» (28).
Jean Madiran (29)
se ha ocupado de exhumar los textos de
la rradici6n tomista coincidentes con la definición papal, y que
parten de
considerar el orden humano como bipolar, pues por un
lado subordina la sociedad al hombre, pero, por otro, subordina
el hombre a
la sociedad. Este carácter bipolar se resuelve de modo
original en el pensamiento tomista, pues comienza reconociendo
que la parte
es para el toclo --«el bien particular se ordena al
bien común como a su fin, pues la raz6n de ser de la parte se en­
cuentra en el todo. Por consiguiente, el bien de la nación es más
divino que el bien de un solo hombre» (S. contra gentes, III,
17, 5}-, para concluir subordinando la sociedad al hombre:
«el hombre no está ordenado a la comunidad política ni en todo
lo que
es ni en todo lo que posee; por lo cual no hay por qué
sea meritorio o vituperado cada uno de sus actos con relación a
la comunidad política» (S. th., I-11', q. 21, art. 4, ad. 3 ).
La metafísica clásica, por tanto, no se aleja del totalitarismo
para caet en el individualismo (30). Santo Tomás lo dice a las
(28) Pío XII: Discurso a los médicos neurólogos, de 14 de septiem~
bre de 1952.
(29)
· Jean Madiran: op. últ. cit., págs. 12-27.
(30) 9t. Charles de Koninc:k: De. la primauté du bien C!Jmmun contre
les personalistes, Pides, Montreal, 1943, pág. 66, donde escribe: «Aunque
el hombre, el individuo, el ciudadano civil, el ciudadano. celestial, etc., sean
el mismo sujeto, éstos son formalmente diferentes. El totalitarismo identi-:
fica la formalidad hombre y lá·formalidad ciudadano•.
1179
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL A,YUSO
claras (S. th., l-Il', q. 21, art. 4 ): «En cambio, todo lo que hay
en el hombre, lo que puede
y lo que posee, debe ordenarse a
Dios». Todo sirve a Dios, y la sociedad, por consiguiente, no· es
sino un instrumento que facilita al hombre su reditus hacia Dios.
La lógica de la totalidad ínsita en el totalitarismo contradice
tales supuestos básicos.
Al contrario que Santo Tomás, parte del
individualismo disgregador
y egoísta --que descompone los con­
juntos en sus átomos constitutivos; es la hipótesis del «estado de
naturaleza» elaborada por los partidarios del contrato social­
para acabar entregando las personas al Dios estatal.
Son dos los procederes radicalmente inversos,
y generan tam­
bién consecuencias opuestas: uno
-totalidad como pluralidad­
desemboca en términos como comunidad, autonomía, descentrali­
zación, jerarquía natural y subsidiariedad; el otro -totalidad
como unidad-concluye en unos desarrollos que giran en torno
de ideas como asociación, igualdad, progreso, racionalización y
centralización.
La bipolaridad observada es, pues, insobrepasable, dejando
sólo dos modos de afrontarla: o comenzar
por someter las per­
sonas al bien común para de aquí conseguir circunstancias
favo­
recedoras en el camino del hombre hacia Dios; o conceder garan­
tías
y derechos al átomo individual para luego sacrificarlos en
holocausto ante el ídolo de
la «voluntad general».
Esta
es la metafísica sobre la que se sostiene el totalitaris­
mo,
y que es común a las democracias modernas: las doctrinas
contractualistas de Thomas Hobbes y Jean Jacques Rousseau
es­
tán en su base.
Como es materia de sobra conocida -el admirado Juan Va­
llet ( 31 ) ha estudiado la cuestión con su habitual penetración­
nos abstendremos de extendernos sobre ella. Sólo recordaremos
el núcleo de la argumentación rousseauiana, que parte de consi-
(31) Cfr. Juan Vallet de Goytisolo: «La nueva concepción de la vida
social de los pactistas del siglo XVIII: Hobbes y Locke», en Verbo, nú­
mero 119-120 (1972), págs. 903-945; y más recientemente, del mismo autor,
«El derecho a participar en la vida pública .mediante un auténtico sistema
representativo», en Verbo, núm. 195-196 (1981), págs. 1.171-1.195.
1180
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
derar a los hombres libres e iguales -las desigualdades son hijas
de la fnerza, por un lado, y de la cobardía, por
otro--; y a partir
de
ahí, y para salvaguardar esa libertad e igualdad originarias,
explica
el recurso de los hombres al mágico contrato social, que
produce la
aliénation totale de todos los asociados con todos sus
poderes, sin reserva alguna, bajo la suprema dirección de
la vo­
lonté genera/e (Du Contrat social, lib. I, cap. IV).
3. Tesis gnoseológica.-Esa lógica de la totalidad de que
nos hemos ocupado y su consiguiente metafísica de
la voluntad
general
se combinan explosivamente con los presupuestos de una
nueva gnoseología.
Se puede decir, en general, que todas las energías de la ci-.
vilización que hemos conocido bajo el nombre de civilización
grecolatina y cristiana se caracterizan por la sumisión de la inte­
ligencia a la realidad y por
el rechazo del subjetivismo en todos
los dominios (32): efectivamente,
el hombre, por su nacimiento,
aparece inserto en un universo físico y metafísico de que no es
autor, en un orden que le supera
y trasciende y en una jerar­
quía de bienes que no puede alterar en forma alguna.
En un universo conceptual tal --el de la civilización cris­
tiana-el pecado aparece como la ruptura de la ley impuesta por
Dios a cada una de las criaturas, enlazando de modo directo con
el
hybris griego, lo desmesurado, que empuja al hombre al ex­
ceso de sus límites.
Eludiendo ese pecado, y aun a través de innumerables fra­
casos y caídas, la civilización tradicional
se esforzaba por orien­
tar las conductas humanas hacia los trascendentales: la Verdad,
el Bien
y lo Bello. Triple fin que lejos de set arbitrariamente de­
finido se impone a cada ser humanó por la naturaleza real del
hombre y por la naturaleza de la realidad con
la que el hombre
(32) Las siguientes consideraciones están inspiradas en el ensayo de
Marcel de Corte: «L'intelligence en péri]», en Itinbaires, núm. 122 (1968),
págs. 186-231; posteriormente ampliado y enriquecido hasta formar el
libro L'intelligence en plril de mort, Club de la Culture Fram;aise, París,
1972.
1181
Fundaci\363n Speiro

MI,GUEL AYUSO
está en relación: «Estar en la verdad es conformar su inteligen­
cia a una realidad que la inteligencia no ha construido ni soñado.
y que
se le impone. Hacer el bien no es abandonarse a sus ins­
tintos, a sus mociones afectivas, a su voluntad propia, es orde­
nar y subordinar sus actividades a las leyes prescritas por la na­
turaleza y por la Divinidad, que la inteligencia descubre en su
incansable busca de la felicidad. Componer una obra bella no
es proyectar no importa qué idea en no importa qué materia, ni
construir un mundo que no dependa sino del acto creador del
artista,
es obedecer a la ley de perfección propia de la obra em­
prendida, que se revela, en la invención o en la misma actividad
fabricadora del autor» (33
).
En este universo se distingue adecuadamente entre theoria.
praxis y poiesi; ( 34 ), y se consagra la primacía absoluta de la
contemplación: son
las palabras evangélicas: «Maria eligió la
mejor parte», pues se afanó en la única cosa necesaria (Le., X, 42).
En el siglo XVIII se produjo no sólo una inversión sino una
subversión profunda del acto de conocer, de la que trae causa
toda
la política moderna y que está en el fondo del fenómeno
totalitario. En lugar de abrazar por transparencia
la realidad, la
encapsula entre sus paredes opacas.
Es el idealismo, que proclama la primacía de
la inteligencia
sobre la realidad
(3 5): aquélla no se preocupa ya de contemplar
ni de conocer
el orden del universo, Trata de construirlo a par­
tir de unas reglas descubiertas
a priori y que deben imponerse.
Comprender, en adelante, dice De Corte,
es dominar. Es la cons-
(33) Marce! de Corte: loe. últ_ cit., pág. 186.
(34) Cfr., para una visión general y sintética, el ensayo de Francisco
Canals: «Teoría y praxis en la perspectiva de la dignidad del ser perso­
nal»; en Verbo, núm. 150 (1976), págs. 1.405-1.414. Para una saga, dis­
tinci6n entre contemplación y teoría, vid. Martín Heidegger: Science et
Méditation (essais et cOnférences)~ Gallimard, París, 1958~ y también el
artíci.tló de Pierre · Boutang: «Détruisez ce tet:nple ... »1 en Itinéraires, nú~
mero 76 (1963), págs. 47-56.
(35) Cfr. Etienne Gilson: Le réalisme méthodique, vers. castellana
de Valent1n Garcla Yebra, Ríalp, Madrid, 1974, págs. 33 y sigs.
1182
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO· DEMOCRATICO
piración contra todo género de vida interior denunciada por Geor­
ges Bernarnos (36) y es el reino de.la poiesis: toda la actividad
intelectual
va a ser puesta al servicio de la producción de modelos
propuestos por la imaginación a la voluntad de poder, que tra­
tará de traducirlas en realidad. La inversión gnoseológica
con­
cluye por poner a la inteligencia «en peligro de muerte». In­
versión eternamente alimentada por otro fenómeno de que tam­
bién
se ha ocupado el mismo profesor de la Universidad de
Lieja:
información deformante (37), encargada de crear y sos­
tener artificialmente la llamada opinión pública.
La democracia moderna no puede considerarse ajena a este
proceso. Antes, al contrario, es su impulsora y beneficiaria, pues
como ha señalado Sauvy es impensable una democracia sin in­
formación:
es el único lazo que puede reunir a los individuos de
una sociedad de masas, articularlos, advertirles qué acontecimien­
tos les afectan, o inculcarles los conocimientos útiles para
la
conducta deseada por los gobernantes. Aquí aparece manifiesta la
íntima relación existente entre el fenómeno de la información y
la sociología del hecho democrático.
El tránsito de las democracias al comunismo ha sido visto por
Huges Kéraly: «La clase política y
la clase informante, sin la
cual aquélla no existiría,
se colocan, por tanto, en dependencia
de una opinión a la cual ellas, por otra parte, están sin cesar
obligadas a mantener o a fabricar. Encaminan, con su peso,
al cuerpo social entero a que viva en creciente sumisión a los
mensajes informativos reveladores o aceleradores de la opi:
nión» ( 38 ). Es la propaganda comunista la que sale ganando a
(36) Georges Bemanos: «On ne comprend ríen a la civilisation mo­
derne si l'on n'admet· pas d'abord qu'elle est une conspiration universellé
contre toute espece de vie intérieure», texto que aparece como apéndice al
l)lÍmero 76 (especial) de Itinéraires, consagrado _a la «Primauté de la con·
tetnplatíon».
(37) Marcel de Corte: «La informaci6n deformahte», eti Verbo, núme~
ro 41 (1966), págs. 9-27.
(38) Huges Kéraly: «Le genocide audio-visuel», en I-tiinéras1'es, núme-.
ro 256 (1981), págs. 72-85. Puede verse una más extensa consideraci6n de
1183'
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
corto plazo porque es sociológicamente la propaganda más vo­
luminosa y la mejor organizada.
4. Tesis socio/6gica.-El totalitarismo es el aspecto que re­
viste una sociedad que se fija como ideal el formar una totalidad
sustancial, nutrida por
la alienación total de los individuos y de
las energías sociales, según una voluntad general de conformidad.
La sociología totalitaria aparece así como derivada inmedia­
tamente de la metafísica del pacto social, y su rasgo más carac­
terizado, bieu puede ser la idolatría de lo colectivo (39), o, pro­
fundizando
más, la destrucción de lo social y su reabsorción por
lo colectivo.
Gustave Thibon ( 40) ha citado a este respecto unas bellas
palabras del teólogo protestante Vinet. La sociedad
es al alma,
dice, lo que el océano
es a la nave: el elemento, el medio que
la sostiene y que
ella· atraviesa para alcanzar su destino, que es
el puerto. Porque, a fin de cuentas, la patria de la nave no es el
mar, pero sin él no alcanzaría jamás su patria.
Lo social, cuando menos, se nos muestra con una existencia
real: son las sociedades naturales (familia, pueblo, ciudad, parro­
quia, región, etc.). Existe, por tanto, en la medida en que es
orgánico, en que reúne seres concretos vinculándolos por medio
de relaciones de intercambio
--en este sentido el igualitarismo
es siempre la muerte de lo social pues destruye la posibilidad de
ese intercambio---, de lazos de sangre y espíritu.
Lo social existe
en la medida en que
se producen intercambios de lazos y relacio-
este fenómeno en la obra del mismo Kéraly, Les media, le monde et nous
(Essai sur l'information), Cercle de la. Renaissance Fram;aíse, París, 1977,
160 págs.
(39) Simone Weil ha escrito lúcidamente en Le pesanteur et la gr.ice~
Pion, París, 1947, pág. 182: «Le collectif est l'objet de toute idolatrie,
c'est lui qui nous enchfilne 8 la terre>1-.
(40) Gustave Thibon: «Reali-i:é sociale et mirage collectiviste», en
Actes du Congr~S de Laussane, III, Politique et Loi naturelle, 1967, pá­
gina 118.
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
nes, en la medida en que existen desigualdades que se conjugan
en armonía.
Lo colectivo, en cambio, no existe más que en la imaginación,
no tiene otra existencia que la de la imagen, que reside en
el
pensamiento. En donde la relación social ve. desfallecer su vita­
lidad el colectivismo surge automáticamente como medio de re­
presentación destinado a servir de guía en un
caos de nómadas
sin cohesión, en el que los intercambios son reducidos
al mí­
nimo (41).
¿Cómo no encontrar esta contraposición entre lo
social y lo
colectivo
en la sociología del fenómeno democrático descrita ad­
mirablemente por Agustin Cochin? ( 42 ). El análisis de las so­
ciétés de
penMe -llamadas así no porque en ellas se piense, sino
porque están construidas arbitrariamente por el pensamiento fren­
te a las que, provenientes de un impulso social, son organizadas
por la
naturaleza-muestra la radical heterogeneidad de los tipos
(41) En lo anterior hemos seguido las magníficas páginas del tantas
veces citado De
Corte, en Essai sur la fin d'une civilisation, vers. caste­
llana de F. S., Fomento de Culmra, Valencia, s. f., págs. 143-179.
(42) Augustin Cochin: Les sociétés de pensée et la démocratie moder­
ne, Copernic, París, 1978; y del mismo autor, La Révolution et la libre
pensée, Copernic, París, 1979. En cabeza de esta última escribe: «Las tres
formas de opresión que responden a los tres estados de las sociétés de
pensée -la socializaci6n del pensamiento, la socialización de la vida pú­
blica y la socialización de la vida privada-no son un efecto del tempera­
mento de los individuos,
un azar, sino la misma condición de existencia
de
las sociedades que sitúan el principio de libertad absoluta en el orden
intolectual, moral y sensible. Toda sociedad de pensamiento es opresión
intelectual por
el simple hecho de que denuncia, en principio, todo dogma
como opresión. Ahora, una disciplina intelectual sin objeto que le res­
ponda, es la misma definición de la opresión intdectual.
»Toda sociedad de iguales es privilegio por
el hecho de renunciar. en
principio, a toda distinción personal, porque no puede
existir sin unidad
de dirección. Ahora, una dirección
sin responsabilidad, es decir, la obe­
diencia sin respeto, es la misma defuúción de la opresión moral.
»Toda sociedad de hermanos es lucha
y odio por el hecho de denunciar,
como egoísta, cualquier independencia personal: porque no puede
dejar­
de ligar sus miembros, y no puede dejar de mantener una cohesión social.
Ahora, la uni6n sin amor es la misma definición del odio» (pág. 31).
1185
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
de sociedades (43): las naturales y las de pensamiento. Las se­
gundas no consiguen desarrollarse mientras las sociedades natu­
rales son vigorosas. Pero cuando aquéllas se extienden en medio
de éstas, las dejan exangües
y sin vida, generando, de resultas,
individuos desarraigados en los que disminuye el sentido familiar,
corporativo, patriótico
y religioso que enseñan la familia --es­
cuela de educación política-y las demás comunidades inter­
medias.
El colectivismo destruye las sociedades naturales, volatiliza
sus
élites -las «autoridades sociales» ( 44) de que hablaba Le Play-,
yuxtapone a los hombres sin unirlos y genera la «multiplicación
de
los solos» profetizada por Pa:ul Valéry, para, finalmente, en­
tregarse a una oligarquía férrea.
Son las nuevas élites que, en Vez de permanecer cada una en
su
puesto, se suben a la cabeza provocando una encefalitis o se
asoman a los halcones de los mass media, como suele repetir
Juan Vallet. (La relación entre la sociología del fenómeno de­
mocrático y la de la información es por demás manifiesta en este
punto: «es la sociología de este sistema en que se combinan el
poder real de una minoría y el poder imaginario de la mayoría
la que explica
el fenómeno de la información deformante» ( 45),
escribe De Corte.)
El totalitarismo mantiene
la pretensión de instaurar sobre la
tierra el bien puro, y esta pretensión es la que a la postre mata
el bien: porque el bien imaginario y abstracto· es el mal real y
lo
:que mata el mal elimina al mismo tiempo el bien. Partir de la
tábla rasa es aniquilar bajo la masa del «grueso animal» lo in-
(43) Jean Madiran: Caracteres du totalitarisme moderne, cit., pági­
na 8.
(44) Cfo, sobre -e1 concepto de «autoridades· sociales», la introducci6n
de-su obra, La Reforme ·sociale. Entre la bibliografía española dedicada a
Le Play, es de destacar el discursó 'de recepción en la Real Academia de
Ciencias Morales y·PoUticas "del Marqués de Pidal: «Del método de ob­
servación en la· ciencia social: Le Play y su -escuela», Madrid, 1889, espe­
cialmente la ·página 480 y siguientes.
(45) Mmel de Córte: La información deformante, cit., pág. IL
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
finitamente pequeño metafísico que protege las relaciones entre
el hombre y sus semejantes ( 46 ).
Esta tabla rasa es el estado de naturaleza del individualismo
pero que, según la dinámica de las ideas, oculta enormes posibi­
lidades totalitarias: el único ídolo que puede sustituir a Dios
es el yo. La multiplicidad de ídolos se debe a la infinita capacidad
de metamorfosis del
yo proteiforme, resultando finahnente, por
tanto, la identidad entre el
yo y el «grueso animal» de lo co­
lectivo. Hay un tránsito, oculto pero seguro, que conduce del in­
dividualismo al colectivismo. Bernard Henry-Levy, desde una
perspectiva general,
lo ha señalado ( 47): «No hay individualis­
mo que no
sea portador del germen o de la promesa de una
forma de totalitarismo». Y
Michel Villey también lo ha afirma­
do desde la amplitud de
sus conocimientos iusfilos6ficos ( 48).
La raz6n es clara, pues si lo colectivo surge de la desvitali­
zació11 de lo social, de la destrucción de los lazos que unen· al
hombre al mundo y que lo vinculan hacia la presencia de lo real,
se muestra a las claras la secreta pendiente que no puede sino
desembocar en el totalitarismo.
5.
Tesis política.-EI totalitarismo, esbozado en su teología,
metafísica, gnoseología
y sociología concluye en el absolutismo
del Estado. Ese
es el rasgo dominante, y a la par preocupante,
de
la política moderna, caracterizada por el asalto del Estado
vampiro. Tal peligro no ha escapado a
la consideración del te6-
(_46) Gustave Thibon, en el capítulo «Biología de las revoluciones»
de sus
Diagnostics~ vers. castellana, Editora Nacional, Madrid, 1958, pági~
nas 94 y sigs., escribe: «El revolucionario cree en la posibilidad de una
refundición de todo. Destruyamos todo el edificio social impuro· -clama su
fe-, aunque tengamos que reconstruirlo partiendo de la nada. Lo malo
es que sólo Dios pU:ede recomenzar desde la nada. Y llo lo hace. Prefiere
recomenzar cada día a partir de la mediocridad y del mal humanos ... ».
(47) Bemard Henry-Levy: La barbarie con róstro humano, Monte
Avila, Barcelona, 1978, pág.
68.
(48) Cfr. Michel Villey: La formation de la pensée iuridique moderne
(Cours d'histoire de la philosophie du droit), NouVelle édition cortigée,
Montchretien, París, 1975, págs. 676 y 706.
1187
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
)ogo calvinista Emil Brunner, quien ha destacado que lo propio
del totalitarismo no
es ser una forma de gobierno similar o pa­
reja a la dictadura sino la primacía del Estado asentado sobre
las ruinas que ha dejado a su alrededor
-la «disociedad», esta­
dio previo a la «termitera» según el diagnóstico de Marce! de
Corte ( 49), profundizando la elaboración del gran Charles Mau­
rras
(50)--, como la visión orteguiana del esqueleto devorador
de la carne situada en su tomo.
El totalitarismo aparece así como la
omniestatalidad, como
la absorción de todas
las instituciones y todos los derechos por
el Estado:
el Estado absoluto hacia el que nos encaminamos se­
gún J acques Madaule ( 51 ), receptor y heredero de todos los de­
rechos y poderes que residían en los cuerpos intermedios previa­
mente destnúdos por la acción colectivista
ya denunciada. Lo ha
señalado con agudeza el tantas veces citado profesor de Lieja:
«Todo Estado constnúdo sobre comunidades naturales y sobre
la radicación que ellas difunden ve de tal modo reducido su po­
der a su justa medida, que raramente actúa como una manifesta­
ción de una fuerza exterior a los ciudadanos. Por el contrario,
todo Estado sin sociedad es axiomáticamente coercitivo, poli­
cíaco, armado de un arsenal de leyes y reglamentos encargados
de dar sentido a
las conductas imprevisibles y aberrantes de los
individuos.
Su tendencia al totalitarismo es directamente propor­
cional a
la desaparición de las comunidades naturales, a la ruina
de las costumbres, a la debacle de la educación» (52).
Esta omniestatalización tiene, ciertamente, una
afinidad con
la dictadura o, más bien, puede tenerla. Sin embargo, se diferen-
( 49) Cfr. Marce! de Corte: «De la sociedad a 1a termitera pasando
por la disociedad», en Verbo, núm. 131-132 (1975), págs. 91-138.
(50) Cfr. Charles Maurras: «L'Avenir de l'intelligence», en Oeuvres
capitales (II, Essais politiques), Falmmarion, París, 1954, págs. 99-157.
(51) Jacques Madaule: «Vers ~'Etat absolute», en Le Monde, de 14
de diciembre de 1979.
(52) Marcel de Corte: «L'education politique», en Actes du Congre5
de Laussane, III, Politique et Loi naturelle, 1967; también en castellano en
Verbo, núm. 59 .(1967), pág. 644.
1188
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
pa esencialmente de ella. No es simplemente, como se ha dicho,
un cambiar de cara del absolutismo, de esa monarquía absoluta
que era verdaderamente
un régimen de derecho y que respetaba
el derecho ajeno, de tal modo que, cuando para mayor expedi­
ción de su gobierno, dejó de reunir las Cortes o los Estados Ge­
nerales, no usurpó las atribuciones de esos organismos represen­
tativos; dejó simplemente de obtener lo que sólo la competencia
de ellos podría otorgar, provocando
la hipertrofia dei Estado.
Verdaderamente fue
algo más que cambiar de cara. La raíz
histórica de la
omniestatalización -lo ha señalado Brunner (53 )-­
está en la Revolución francesa, en el Contrato social de Rousseau,
en su principio de la
aliénation totale. En la democracia, podría­
mos decir, en suma. Y sería preciso evocar aquí toda la obra de
Alexis de Tocqueville en confirmación de ese punto de vista.
La democracia puede centralizar toda la administración,
ab­
sorber todas las funciones sociales, atender a todas las necesi­
dades, dirigir toda la economía, ordenar la
cultura en su pleni­
tud,

crear todo el derecho. Puede, en
fin, lo decía Angel López
Amo (
54 ), poner a la razón humana en el altar del Dios vivo.
Por eso ha cambiado el signo del poder
-y de la libertad,
de resultas-y no sólo su rostro: no se trata de una mera sus­
titución de personas o de un simple aumento de volumen. Si la
vieja autoridad legítima descansaba sobre la interna disposición
de la obediencia voluntaria, la nueva se impone por un aparato
de poder que penetra en
los últimos rincones y asfixia la vida,
(53) El teólogo calvinista Emi1 Brunner se ha ocupado ampliamente de
esta cuestión. En primer lugar, encontramos un resumen de su pensa­
miento en
la respuesta que dio a la encuesta sobre las relaciones entre
«Cristianismo y Democracia», reproducida por René Guillouin en su Aris­
tarche ou recherche d'un gouvernement, Geneve, 946, págs. 38.3-388.
Más tarde había de plasmar con G:tensión su pensamiento en la magna
obra Gerechtigkeit. Bine Lehere von den Grundgesetzan der Gessells­
chaftsvidnung,
vers. castellana de Luis Recasens Siches., 'Centro de Estu­
dios Filosóficos de la Universidad Nacional de México, México, 1961, pá­
ginas 174 y sigs.
(54) Angel
López Amo: El poder politico y la libertad (La monarquía
de la reforma social), Rialp, Madrid, 1957, pág. 151.
1189
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
En consecuencia, Brunner ha escrito que «cuando todo se
halla estatizado desde la escuela primaria a la universidad, toda
la cultura, la asistencia, la organización de las distracciones para
la juventud y los adultos, y, finalmente la economía, ya no queda
sitio para una comunidad y una civilización libres».
Con
la especialidad de que quien prepara el nuevo absolutis­
mo no
es la dictadura, es la democracia que, tal como la hemos
practicado, «centralizadora, reglamentadora y absolutista», y
es
Berrraod de Jouvenel. quien habla, «aparece como el período de
incubación de la tiranía», mostrando dos graves defectos, y ahora
cedo
la palabra a Madaule, «el de la dinámica de su lógica inter­
na y ~I de su contraposición a una auténtica participación de los
ciudadaoos».
6.
Tesis económica.-Para una adecuada aoatomía del to­
talitarismo no deben faltar unas consideraciones
-forzosamente
breves-sobre el poder económico. La tesis económica que inau­
gura el reino del totalitarismo es la unión en las mismas manos
de los poderes político y económico. Pierre de Calan lo ha
seña­
lado con claridad: la confusión del poder político y del poder
económico
es la negación de la libertad económica, incluso en la
hipótesis de que los poderes públicos estuvierao organizados de
modo democrático (55). Una vez
más en el curso dé este trabajo
se vuelve a poner dé manifiesto la posibilidad -y tristemente la
realidad-de convivencia de postulados democráticos y totalita­
rios, en demostración categórica de la falsedad en que se fu1:da
la distinción de los regímenes en democráticos o totalitarios.
(55) Pierre de Calan: Ren;aissance des libertés économiques et socia­
les, Plon, París, 1963, pág. 291. Para esta cuestión pueden verse, tam­
bién: Marcel Oément, Le Crist et la Révolution, vers. castellana de Juan
Pablo M. Bai, Unión Editorial, Madrid, 1972, págs. 149-163 del capitulo
«Anatomía del totalitarismo»; también del mismo autor: Combat pour
l'espérance, Albatros, París, 1975, -cap . .«Le -programrne du totalitarisme»,
págs. 244-255.
1190
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATIOO-
IV. Totalitarismo democrático.
a) La democracia: entre la muirquúi y el despotismo. La
lección de T ocqueville.
Hemos realizado la anatomía del totalitarismo, y, la conclu­
sión salta a la vista los caracteres en que hemos resumido su
es­
pecüidad no están en absoluto ausentes de lo que llamamos de­
mocracias. Hasta tal punto que, puestos en la tesitura de des­
cribir en sus aspectos sustanciales el espíritu democrático, ha­
bríamos de acudir a un cuadro en lo esencial idéntico al delineado
para el totalitarismo.
Lejos de existir oposición entre el espíritu totalitario y
el de­
mocrático, su identidad es, más que sorprendente, impresionante.
Quizá sin atisbarlo lo
ha señalado Raymond Aron: «Los regí;
menes no se han hecho totalitarios en base a una especie de en­
trenamiento progresivo, sino a partir de una intención, un pro­
pósito original, la voluntad de transformar fundamentalmente el
orden existente en función de una ideología» (56). Y esa preten­
sión
- mocracias, distinguiéndolas artificialmente de los regímenes es­
tigmatizados como totalitarios.
Claro
es que -se nos dirá, y no sin parte de razón-ese
mismo espíritu de que hablamos lleva a muy diferentes conclu­
siones en uno y otro caso. Pero también aquí nos engañamos
-y
no sólo por la descripción, primorosa, de C. S. Lewis en sus
celebradas
Screwtape letters: «Me gustan mucho más los murcié­
lagos que los burócratas. Vivo en la Era del Dirigismo, en
· un
mundo dominado por la Administración.
El mayor mal no se
hace ahora en aquellas sórdidas guaridas de criminales que a
Dickens le gustaba pintar.
Ni siquiera se hace en los campos de
concentración o de trabajos forzados. En los campos vemos ,;u
resultado final, pero
es concebido y ordenado ( instigado, secun-
(56} Raymond :ArQn: Democracias y totalitarismo, Seix Barral, Bar~ celona, 1968, pág. 240.
1191
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
dado, ejecutado y controlado) en oficinas limpias, alfombradas, con
calefacción y bien iluminadas, por hombres tranquilos de
· cuello
de
camisa blanco, con las uñas cortadas y las mejillas bien afei­
tadas, que ni siquiera necesitan alzar la voz» (57}-y sería pre­
cisa otra conferencia para describir las tendencias paralelas que
de. igual modo se observan en el terreno de los hechos.
Y a Aristóteles
y Platón (58) se ocuparon cumplidamente de
mostrar cómo la tiranía
se desarrolla de forma enteramente na­
tural a partir de la democracia ( de una democracia simple_ forma
de gobierno, no lo olvidemos). Y Tocquevi!le, cuando cabalmen­
te la totalidad de los estudiosos
se inclinaban por lo contrario,
tuvo
el mérito de sostener la tendencia al despotismo alimenta­
da por la democracia: «Cuando
se ve a la Revolución derribar a
la
vez todas las instituciones y todos los usos que habían hasta
ese momento mantenido unidos a los hombres en la regla, podría
pensarse que su resultado seda destruir, no solamente un orden
particular de sociedad, sino todo
el orden; no tal gobierno, sino
el poder social en
sí mismo; y podría juzgarse que su natural era
esencialmente anárquico
y, sin embargo, yo me permito decir
que eso no era sino en apariencia» (59). La clave,
el mismo Toc­
queville la desvela, está
en la naturaleza bifronte de la democra­
cia
-«Ha habido en la Revolución francesa dos movimientos de
sentido contrario que no hay que
confundir: uno favorable a la
libertad, otro favorable al despotismo» (60}-, proveniente, a su
vez, del hibridismo que
se descubre en el motor poderoso y oculto
de la democracia: la tendencia a
la igualdad. «La igualdad pro-
(57) C. S. Lewis: The Screwt;zpe Letters, ver. castellana dé-Miguel
Marías, Espasa Calpe, Madrid, 1978, pág. 14.
(58) Platón: República, libros VIII y IX; Aristóteles: Polltica, libro
V, cap. VIII, 2-3.
(59) Alexis de Tocqueville: L'Ancien régim~ et la Révolution, libro I,
cap. II, vers. castellana de R. V. de R., Daniel Jorro Editor, Madrid,
1911, págs. 19-120.
(60) Alexis de Tocqueville: De la démocratie en Amérique, libro 1,
parte I, cap. V, vers. castellana de ·Dolores Sánchez de Aleu, Alianza Edi­
torial, Madrid, 1980, vol. I, pág. 91.
1192
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
duce, en efecto, dos tendencias: la una conduce directamente a
los hombres a la independencia y puede lanzarlos de golpe hasta
la anarquía; la otra les conduce por un camino más largo y más
secreto, pero
más seguro, hacia la servidumbre. Los pueblos ven
claramente la primera y la resisten, pero se dejan conducir por
la otra sin verla: es particularmente conveniente mostrárse­
la» (61).
Por eso su afirmación rotunda: «Estoy convencido que la
anarquía no es el principal mal que los siglos democráticos deben
temer, sino
el menor» ( 62).
¿ Y qué tipo de servidumbre es la que inaugura el igualita­
rismo democrático?
El propio Tocqueville vuelve a responder por
nosotros: <~Pienso que la especie de opresión que amenaza a los
pueblos democráticos no se parecerá en nada a las que han pre­
cedido en el mundo... Busco en vano, yo mismo, una expresión
que reproduzca exactamente la idea que me forme y la compren­
da; las antiguas palabras despotismo y tiranía no me resultan ade­
cuadas en absoluto. La cosa
es nueva ... » (63).
Efectivamente. Es sustancialmente nueva, como ya hemos
apuntado páginas atrás. Tocqueville, al escribir. esas palabras,
está contemplando proféticamente
el totalitarismo de nuestros
días, traído de la mano por
la voluntad general, y la especial
forma de opresión de los pueblos democráticos.
b) La democracia como antecedente lógico del totalitarismo.
Mas, ¿cómo ha sido posible tal camino? ¿Por qué el libera­
lismo subyacente a las democracias concluye por entregar las
sociedades a la tiranía del Leviathán?
¿ Por qué un régimen de
licencia moral y política conduce, más o menos deprisa, pero ne­
cesariamente, a un régimen autoritario?
(61) Alexis de Tocqueville: op. últ. cit., lib. II, parte IV, cap .. 1,
pág. 244 de la versi6n citada.
(62) Alexis de Tocqueville, /bid., pág. 244.
(63) Alexis de Tocqueville,
ibúl., pág. 266.
1193
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
Marce! Clément ( 64 ), en un orden puramente conceptual 'e
hipotético, ha señalado dos esquemas distintos -posibles-e,¡:­
plicativos de ese tránsito que no quieren terminar de aceptar
nuestros contemporáneos.
Según el primero, puede ocurrir que la relajación moral se
transforme de permisiva en una exigencia tiránica por un dina­
mismo que le
es inmanente. ( Si en Francia, añade, los liberales
se mantienen en el poder algunas decenas de años -y es de su­
poner que no rectifiquen a pesar de las consecuencias de sus
actos-esta puede ser la evolución más probable). Por ejemplo,
se comienza por autorizar "la «contracepción». Pero, progresiva­
mente, resulta de · modo lógico su conducción hacia la imposi­
ción obligatoria. Quienes tienen «demasiados» hijos, se ditá, lle­
gan a resultar una carga pesada para
la sociedead. Otto ejemplo
digno de tenerse en cuenta es el del
aborto que, en algunos paí­
ses liberales, es obligada su práctica a los médicos. En esta evo­
lución es un dinamismo interno el que lleva a convertir lo permi­
tido en obligatorio. Permitiéndonos añadir la relevancia del papel
desempeñado por
el modelo socialdemócrata en el ejercicio de
esa dinámica ( 65).
Según la segunda de las explicaciones, que en ocasiones
re­
sultará la válida, habida cuenta del estado avanzado de descom­
posición de las sociedades occidentales, el régimen fundado en el
dinero
--<:onforme a la enseñanza platónica-conduce a un ré­
gimen basado sobre las pasiones populares, y éstas, inevitable­
mente, colocan a un tirano
en el poder. Al fin, la tiranía viene
a justificarse por la anarquía.
(64) Marcel Oément: «Le squelette et le eorset», en L'Homme Nou­
veau, núm. 669, de 2 de mayo de 1976, especialmente el epígrafe «Le
passage du liberalisme a la tyranie».
(65) Cfr., en esta cuestión, los análisis de Juan Vallet de Goytisolo:
«De la democracia política a la socialdemocracia» y «¿A dónde llevan las
socialdemocracias?», en
Más sobre temas de hoy, Speiro, Madrid, 1979,
págs. 319-326. Y, últimamente, del mismo autor, «La socialdemocracia»,
en Verbo, núm. 211-212 (1983), págs. 141-163.
1194
Fundaci\363n Speiro

EL TOTALITARISMO DEMOCRATICO
No puede sino admirarnos la sencillez y acierto con que dé­
ment plantea la cuestión, superando la visión superficial que pre­
tende
-sin conseguirlo a fin de cuentas--hallar la explicación
en
la simple inconsecuencia de algunas democracias respecto de
sus postulados fundacionales o
en los efectos de una mutación
sorprendente que habría torcido el rumbo de una trayectoria ini­
cialmente emprendida.
Por el contrario, ese proceso se nos aparece como resultado
del desarrollo de unas potencialidades, ínsitas en el concepto de
democracia, que queda convertida así en
el antecedente lógico
del totalitarismo
A partir de la doble viabilidad explicada por
el director del
L'Homme Nouveau hemos rastreado las aportaciones de los clá­
sicos del pensamiento europeo del siglo xrx ( 66 ). Y hemos en­
contrado que responde perfectamente a las exigencias de la his­
toria y a las lecciones del pasado.
En efecto, entre quienes creían
en la llegada ineluctible de la democracia
-y dejando a un lado
a quienes ingenuamente esperaban d nacimiento consiguiente de
una «nueva legitimidad», capaz de sustituir la recién derrocada
de
la civilización cristiana-, y de resultas, el advenimiento irrec
misible de lo que Hilaire Belloc (67) llamó con expresi6n ajus­
tada el Servil State, puede percibirse una clara disidencia.
En primer término, cierto sector de analistas, impresiona­
dos por las oscuras posibilidades contenidas en la dinámica de
la democracia
-y ahí están Burckhardt, Constant, Bagehot o Do­
noso para hacerlo
patente--, veía la llegada de la nueva escla­
vitud de un proceso dialéctico yno de una -evolución en línea
recta.
Por otro lado, el propio Tocqueville es el paradigma, pudiendo
añadirse los nombres de Proudhom y Herman Melville
al suyo, al­
gunos esperaban la tiranía no tanto de convulsiones dialécticas
(66) CTr. Etik von Kuehnelr-Leddihn: Liberty or Equality (The cha­
llenge of oúr time), The Caxton printers, Caldwell, Idaho, 1952, cap. II,
págs. 13 y sigs.
(67) Hilaire Belloc: The Servil State, vers. castellana de B. Jacovella,
«La Espiga de Oro», Buenos Aires, 1945. ·
1195
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
como por lógica consecuencia directa de la de:triocracia, fruto de
su evolución pacífica y paulatina hacia la omnipotencia del Estado.
Aunque en último término el resultado iba a ser el mismo,
no deja de ser conveniente señalar el acierto del planteamiento
de Tocqueville. Este aristócrata francés, aunque convencido de
la victoria final del nuevo régimen, no dejaba de denunciar con
vigor cuantos gérmenes de despotismo encontraba en su obser­
vación. Sus palabras son, por demás, conocidas y su descripción,
en cualquier caso, quedará para siempre: «Por encima de
ellos
se eleva mi poder inmenso y tutelar, que se encarga él solo de
asegurar sus goces y velar por su suerte. Es absoluto, detallado.
regular, previsor
y dulce. Se parecería a la potestad paterna si,
como ésta, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad
viril; pero no procura, por el contrario, más que-fijarlos irre­
vocablemente en la infancia; quiere que los ciudadaoos disfruten
con tal de que no piensen sino en disfrutar. Trabaja de buen
grado para su bienestar, pero quiere ser el único agente
y el solo
árbitro. Provee a su seguridad, prevé
y asegura sus necesidades,
facilita sus placeres, conduce sus principales negocios, dirige su
industria, regula sus sucesiones, divide sus herencias. ¡Por qué
no podrfa quitarles por ejemplo el trastorno de pensar y el es­
fuerzo de vivir!» (68).
He ahí cómo las democracias han conducido al totalitarismo
concentracionario que espeluznaba a. Bemanos.
(68) Alexis de Tocqueville: op. últ. cit., libro II, parte IV, capítulo
VII, pág. 1269 de la versión citada. Y sigue diciendo en el párrafo si­
guiente: «Después de haber tomado asf, poco a poco, en sus poderosas
manos a cada individuo, y de habenlo moldeado a su gui_sa, d soberano
extiende sus brazos sobre la sociedad entera; le cubre la superficie de una
red de pequeñas reglas complicadas, minuciosas y uniformes a través de
las cuales los talentos más originales y las almas más vigorosas no podrían
hallar claridad para sobrepasar la muchedumbre; no les rompe las volun­
tades, pero se Jas reblandece, las pliega y las dirige; obliga rara vez a
obrar, pero se opone sin cesar a que actúe; no destruye nada., pero im­
pide que nazca; no tiraniza nada, estorba, comprime, enerva, apaga, reduce,
en fin, cada nación a no ser más que un rebaño de animales tímidos e in­
dustriosos, cuyo pastor es el Estado» (pág. 269).
1196
Fundaci\363n Speiro

EL TOTAUTARISMO DEMOCRATICO
e) La democracia como expresión particular del espíritu to­
talitario.
No obstante lo dicho, es posible ir todavía más allá en la
línea de investigación iniciada. Y a no
se trata de que la demo­
cracia contenga
el totalitarismo como la semilla contiene poten­
cialmente
el fruto, puesto que eso es considerar totalitarismo y
democracia como especies políticas distintas, sino que la demo­
cracia contiene el totalitarismo en acto.
La democracia, y esta es la conclusión que deseo llevar al
ánimo de quien leyere estas páginas, es una de las formas en que
se ex¡,resa y manifiesta el totalitarismo, convertido en la única
realidad política de nuestro tiempo. Es la superación de Toc­
queville y Bernanos.
La-democracia, así, es solamente una de las encarnaciones di­
ferentes de un mismo espíritu -el totalitarismo-:, espíritu que
admite diferentes formas, ya autoritarias, ya libertarias.
De todos modos, y sin obstar a lo dicho, el totalitarismo de­
mocrático presentará especifidades por razón de la forma en que
opera: aquí también
es preciso recordar las palabras de Tocque­
ville citadas atrás. Regularmente, por tanto, las democracias
se
separan de otros totalitarismos en los medios que emplean -y
digo regularmente porque puede no haber separación siquiera en
este
punto-: «generalmente no hay que temer que sus jefes se
conviertan en tiranos sino en tutores» ( 69).
V. Conclusión.
Y ya acabo. La democracia es hoy todo menos un simple
método electivo. Es una doctrina, coincidente con
la del totali­
tarismo cuya anatomía_ hemos intentado. La sola doctrina contra­
dictoria de la doctrina que combato, se podría decir, con Do-
(69) Alexis de Tocgueville: ilnd., pág. 266.
1197
Fundaci\363n Speiro

MIGUEL AYUSO
noso, es el catolicismo: «Dad la forma que querais a la doc-,
trina católica, y a pesar de la forma que le deis, todo será cam­
biado en un punto y veréis renovada la faz de la tierra» (70).
Hoy no va todo bien. El hombre envejece y sabemos, con
Valéry, que las civilizaciones son mortales.
Una buena política debe proteger contra la usura de los
tiempos
el conjunto de pequeños imponderables que llamamos
civilización. Y la política moderna ha desconocido esta misión:
la democracia ha engendrado un cisma profundo, una herida in­
curable en el alma humana separando al hombre de lo real
y
proyectándole en lo imaginario (71 ).
Sólo. nuestra vieja senda cristiana da sentido a nuestro des­
tino, justamente porque hace de la vida un camino y de la muer­
te una puerta: «Todo el problema -ha escrito Tbihon-está
en eso, porque si la vida es un camino, es que lleva a alguna
parte. Pero si en este camino queremos hacer nuestra morada,
como no está hecho para eso, ya no tenemos camino ni morada.
Y, por cierto, justamente en las épocas en que el hombre ha sido
más consciente de su destino traositorio aquí ahajo, de que
la
tierra es un lugar de paso, es cuaodo el orden social ha sido me­
nos inestable. Es un fenpllleno histórico. Por el contrario, si se
quiere construir sobre ese camino algo inmutable y definitivo,
el camino no lo sostiene» (72).
Lo cual hacía decir a Lord Acton que la sociedad se convierte
en un infierno cuaodo
se quiere hacer de ella un paraíso.
(70) Juan Donoso Cortés, «Carta al director del Heraldo», de 15 de
abril de 1852, en Obras completas, BAC, Madrid, 1970, tomo II, pá­
gina 736.
(71) Cfr. Marcel de Corte: L'homme contre lui-mbne, NEL, París,
1962, pág. 37.
(72) Gustave Thibon: «¿Ha muerto Dios?», en Verbo, núm. 189-190
(1980), pág. 1.168.
1198
Fundaci\363n Speiro