Índice de contenidos

1980

El principio de subsidiariedad

Autores
1980
Volver
  • Índice

Plática del Rdo. P. Victorino Rodríguez, o. p. en el acto litúrgico de clausura. (XIX Reunión de amigos de la Ciudad Católica)

PLATJiCA DEL RDO. P. VICTORINO RODRWUEZ O. P.
EN EiL A.CTO LITURGICO DE CILAUSURA
Amdd"s congresistas:
llegó el mom-o de la acción de graci(js, ante el Santísimo, y
bájo /,a mirada comple1eida dé la Virgen lnmacul-,,da, ¡,or la XIX
Rronión de a,mgos de ¡,. Ciudad Cató/ka.
Damos
gr convicción y genero.lrdad y redbid,a CO'n gozo del espírit11.
Damo, gracú,.r a Dtoc por el ambiente de amistad -no en vano
nos denominamos «Reunión de amigo.r»-'--, de cálida amistad du­
rante estr,s dfas. Los unánimM y pr(J!ongadr,s aplausos de las inter­
venct(Jffes pienw que eran no sólo aceptación de lo que se decía y de
cómo st! deda, sino tamb}én de quienes /.o decian.
Dam(Js gracias a Dios por el bue'l'l númerr, y excelente calidad de
las intervenciones femeninas en esta XIX Reunión, que quiero f>fre­
cer hoy cumo fomenaje a la Virgen Inmaculada, la mejor de lrts
mu;eres.
Damos gracias a Dios porque nuestra Reunión ha sido un ejer­
cido rJUténtico de subsidiariedad en el sentido genuino que tiene en
la encíclica Quadragesimo anno ( n. 80) y documentos P"''tijicios
posteriores: de
subsistt!m:ia personal, familiar, profesional ... , autóno­
mas, dentrr, de k, solidaridad o integración orgánic,a del cuerpo so­
cial y del cuerpr, mlslico ( del que babld San Pablo en e/ cap. 12 de
'l Cr,r.); de coo•p·e,adón ordenada para e/, bien c(J111,in del tr,do y
de subvención supieliva para eA bien de las partes. Ni el totalit<>­
rismo absorben/e ni la coadttnaci6n inor gánicta stllvan Id ntJturaleza
de la sociedad ni son imitación del gobierno providente de Dios, que
promueve intrínsecamente la acdón libre del hombre sin destruirla.
Damos gradar a Dios, porque ;ustamente estos dlas la encfrlica
Dives in misericordia nor ha hecho pensar que el mero orden ex­
terno y material de la justicia no basta para asegurar fu cr,nwencia
perfecta
en la paz; que hace falta el amor, imitación r, partici¡, del amf>r m;sericr,rdioso de Dio-s, en el que se complacía La Llena de
Gracia: «et misericordita eius a pro,genie in progenies timentibus ettm».
Damo.r gracias a Dios,
frOr'que eJ cuerpo cult111'al intermedio que
es la Ciudad Católica, que m!,s que una simiente -Speiro---o grano
1417
Fundaci\363n Speiro

XIX REUNION DE LOS AMIGOS DE LA CIUDAD CATOLICA
de mostaza. ( alegoría recordada estos días), es un arbusto en que
¡,11ede,; habitar láS avetr del ,delo, gusta en mir# a Cristo como
Maestro- Bueno y Buen Pdst01", sin ceder en absoluto a la tentación
de la des-alización del Derecho y de la sociedad, Porque, según
nos
acaba de decir /11an Pab/,, II en !a redente encíclica (n, 12),
«existe la deisacrdlizatión que a veces se tranrforvu, en deshumani­
zdeión».
Damos gracias a Dios por los muchos signos de auténtico pensar
y sentir en cdtólko d11rante la reunión. Quiero recordar uno de esta
mañana, Ante la pt'o'Jltlesta de promover una solidt11d de re'ferend11m
de '"'ª a la ley de di,,ordo, lo ¡,rimero q11e s, quho dejar claro fue
q11e la indisolubilidad del vfncufo 1110 es materia de vvtación, Pues
bien, el Papa, al final det númerr, 12 de la reciente encíclica, habla
de unos valores indiscutibles, no sólo en la moral cristiana, sino en
t"da moral sim¡,lemen'/e humana, entre ellos el matrimonio, en su
11nidad indiMl11ble. Se trata de un valor ind,sctltÍble, que no puede
depender de una v Para que Dios, por medMCión de la Jnmacr,/ada, nos cunceda
poder seguir reuniéndonos los. años suctArivos, y premie los erfuerzos
de los organizadoires de estos encuentro1s1 roguemos "1, Señ01'.
Te Jo pedimo-s, Señor.
1418
Fundaci\363n Speiro