Índice de contenidos

Número 555-556

Serie LV

Volver
  • Índice

Arnaud de Lassus

In memoriam
ARNAUD DE LASSUS
En la noche del día 25 al 26 del pasado mes de enero, a
los 95 años de edad, fallecía Arnaud de Lassus Saint-Geniès.
Nacido en París el año 1921, casado en 1950 con Agnès de
Chaumont Quitry, deja al morir siete hijos (entre ellos uno
prior de la Gran Cartuja y una carmelita, veintiocho nietos y
treinta y dos bisnietos (entre ellos tres sacerdotes, un semi-
narista y una religiosa).
De familia aristocrática, ingeniero de Armas Navales,
abandona la Marina en 1962, con la resaca del fin de la gue-
rra de Argelia, tras negarse en formación a estrechar la
mano del general De Gaulle. Empieza a trabajar entonces, a
tiempo parcial, hasta 1970, y a tiempo completo a partir de
1971, en la Ciudad Católica de Jean Ousset. En 1980 deja la
Ciudad Católica (más bien ésta le deja a él) para incorporar-
se a Acción Familiar y Escolar, en el fondo obra surgida de
aquélla, como tantas otras que continuaron en ámbitos especí-
ficos (la educación, el municipio, la empresa) su acción. Es
cierto que para ello mediaron otras circunstancias, ligadas
a ciertas crisis de la obra y a ciertas discrepancias sobre el
alcance de la crisis eclesiástica conciliar y postconciliar.
Su obra de apostolado intelectual es extensa y notable. Y
comprende, además de la vertiente organizativa, un cente-
nar de opúsculos entre los que destacan las series «Conoci-
miento elemental» (de la democracia, de la masonería, de la
Inquisición, del catolicismo liberal, de la Nueva Era, de las
sectas, del protestantismo y de la Renovación Carismática) y
«Aide-memoire» (sobre el Vaticano II, la masonería, la infa-
libilidad, la laicidad, el liberalismo, la libertad religiosa, la
nueva misa, el ecumenismo, el protestantismo, la gnosis y el
cabalismo, etc.). Son de recordar además sus artículos sobre
el «ralliement», sobre la condena de la Acción Francesa,
Verbo,núm. 555-556 (2017), 523-524. 523
Fundación Speiro

IN MEMORIAM
sobre la finanza, sobre el mensaje de Fátima, sobre la escue-
la de Frankfurt, sobre el mundialismo, sobre el Club de
l’Horloge, sobre el modernismo, sobre el Opus Dei, sobre la
teología de la liberación, etc.).
Fiel a la misa tradicional, atento a la acción masónica
–también en el seno de la Iglesia–, crítico (fundado) de
movimientos eclesiales contemporáneos, analista (juicioso)
de los problemas suscitados con ocasión del Concilio
Vaticano II…, su labor en pro de la formación para la acción
fue incansable.
Estuvo presente entre nosotros, de la mano de Jean
Ousset, en los primeros años de nuestra andadura, partici-
pando en algunas de las primeras Reuniones anuales de ami-
gos de la Ciudad Católica, según consta en las crónicas
publicadas en nuestras páginas, y asomándose en ocasiones a
nuestras páginas incluso hasta el final de su permanencia en
la Ciudad Católica. Yo no tuve ocasión de conocerle sino más
adelante, a primeros de los años noventa, en los Congresos-
Peregrinaciones que organizaba anualmente en Lourdes el
Centro Montauriol, dirigido por Arnaud Jayr, y en el que
encontré además a personalidades –algunas desconocidas,
otras con las que tuve ocasión de reforzar el trato– como los
cardenales Stickler y Oddi, el abad Dom Gérard Calvet,
el filósofo Gustave Thibon, el historiador Jean de Viguerie, el
escritor Vladimir Volkov, o el director de ItinérairesJean
Madiran. Creo haber acudido a cuantas ediciones se convo-
caron, una media docena, en general acompañado por Juan
Cayón, en una ocasión por Estanislao Cantero y en un par de
ellas –antes de que el oportunismo le llevara por otros sende-
ros– por Antonio Martín Puerta. El recuerdo que guardo de
Arnaud de Lassus es óptimo: tratándose de un francés no
diré simpático, pero sí una persona accesible y generosa, dis-
puesta siempre a reanudar viejas relaciones y a iniciar otras
para el bien de la (con mayúsculas) Ciudad Católica, lejos de
todo sectarismo o cerrazón. Desde entonces iniciamos el
intercambio de publicaciones, que sigue hasta hoy, y mantu-
vimos alguna comunicación epistolar.
Descanse en paz.
Miguel AYUSO
524Verbo,núm. 555-556 (2017), 523-524.
Fundación Speiro