Índice de contenidos

1985

La verdadera liberación

Autores
1985
Volver
  • Índice

La tentación liberacionista. Plática del R. P. Victorino Rodríguez, O. P., en el acto litúrgico final de la XXIV Reunión de amigos de la Ciudad Católica

CRONICA XXIV REUNION DE AMIGOS DE LA CIUDAD CATOLICA
Acabada la conferencia se hizo una procesión con el San­
tísimo, presidida por el P. Alba. El P. Victoria Rodríguez di­
rigió unas palabras a los asistentes, tras ,las cuales se impartió
la bendición, dando por concluido, de este modo solemne, este
XXIV Congreso.
AGUSTÍN LOSADA PESCADOR.
LA TENTACION LIBERACIONISTA
PLATICA DEL R. P. VICTOR:INO RODRIGUEZ, O, P., EN. EL ACTO
LITURGICO FINAL DE LA XXIV REUNION DE AMIGOS
DE LA CIUDAD CATOLICA
Señor, al despedirnos de ,la Ciudad Católica, que es tu Ciu­
dad, que quiere ser totalmente tu Ciudad, queremos expresar
ante Ti nuestra actitud:
a) Inicialmente, al llegar al Tibidabo, recordamos la ten­
tación
con que te probó el diablo en lo alto de la montaña:
«Haec omnia
tibi daba»: te daré todas estas grandezas ilimita­
das si me adoras (Mt 4,9).
b) Durante estos días hemos reflexionado sobre otra gran
tentación,
igualmente falaz, igualmente diabólica: una libertad
fantástica, una liberación pseudohumanista, sin horizonte
teo!ó,
gico, sin conciencia de pecado, sin amor a Ti. Otra vez haec
omnia tibi daba: libertad sin cauces, libertad sin verdad; no se
piensa en la libertad de espíritu de los hijos de Dios que obran
la paz, sino en
la libertad para la lucha, para la praxis revolu­
cionaria, suplantando la esperanza teologal por la utopía intra­
mundana.
e) El diablo mintió, que es lo suyo (Jn 8,44), al prometer
a Cristo
«haec omnia tibi daba», porque prometía lo que no te­
nía y exigía para sí la adoración propia de Dios. También mien­
te ahora por
los pseudoteólogos de la liberación, que ni andan
ni conducen por los
caminos de Cristo, Verdad y Vida, y pro­
meten una redención engañosa, demasiado material, irrelevante,
convertible en miseria espiritual.
d) Cristo fue tajante con el diablo tentador en la cumbre
del monte:
«Apártate, Satanás, al Señor tu Dios adorarás y a El
sólo
_darás culto» (Mt 4,10). También aquí se dijo estos días: esa
1293
Fundaci\363n Speiro

CRONICA XXIV REUNION DE AMIGOS DE LA CIUDAD CATOLICA
liberación que promueven es engañosa, no conduce a Dios, es
escl.avizante; no nace de la caridad, sino del odio revanchista;
· no admira ni sirve a los pobres de la bienaventuranza evangéli­
ca, sino a
los proletarios de Marx. Apartaos, pseudoteólogos de
los pobres, estáis intoxicados de humo de satanás.
e) A Ti sólo queremos adorar y dar culto, conforme al man­
dato evangélico que hemos oído hoy en la Misa del XXXI do­
mingo: «amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda
tu alma,
con toda tu mente, con todo tu ser» (Me 12,13). Amor
a Dios ante todo, esperar en Dios ante todo,
crédito a la pala­
bra
de Dios. ante todo. No amor al hombre, aunque sea pobre,
ante todo; no confiar en la lucha revanchista
como medio de
bienaventuranza, no suplantar
la ortodoxia por la praxis irra­
cional.
f) Este Todo centralizador, este teocentrismo, y esta con­
fluencia integradora de amor, de esperanza y de verdad, simbo­
lizado en el grandioso templo de desagravio al Sagrado Corazón
del Tibidabo, nos
ha ambientado estos días para estimularnos a
conservar
y vitalizar continuamente nuestro templo interior per­
sonál, habitáculo de la Santísima Trinidad. La promesa de Cristo
era
más veraz y valiosa que la del «tibi dabo» satánico: «Si al­
guno me ama... vendremos a él y en él haremos morada»
(Jn 14,23).
g) En esta totalidad o en esta «integralidad» habla invita­
do a pensar
el profesor Miguel Federko Sciacca, tan oportuna­
mente recordado estos días,
en las últimas intervenciones en la
Ciudad Católica. Todo desde Dios, todo hacia Dios, todos con
Dios.
h) Con la Bendición del Santísimo y la mirada complacida
de la Virgen Corredentora de la Merced nos despedimos
más
clarificados en las ideas de auténtica liberación y más enraizados
en la amistad peculiar
de la Ciudad Católica.
1294
Fundaci\363n Speiro