Volver
  • Índice

Bodas de Oro de la Unión Seglar

Hace 50 años, el 26 de junio de 1969, en la basílica de Nuestra Señora de la Merced, de Barcelona, durante una vigilia de oración y reparación, el padre José María Alba Cereceda, S.J. fundó la Unión Seglar de San Antonio María Claret con la ayuda de mosén José Ricart. Tanto el padre Alba, como sus hijos espirituales los padres Turú y Martínez Cano, han estado muy unidos a la obra de la Ciudad Católica. Mientras las reuniones anuales de amigos de la Ciudad Católica duraron varios días y se celebraban en casas religiosas, nos acompañaron, junto con un grupo de jóvenes laicos, algunos de los cuales son ahora también sacerdotes, como los padres Serra y Sellas. Después, aunque no estén físicamente presentes, los sentimos siempre muy cercanos.

Con motivo de estas bodas de plata ha tenido lugar un simposio bajo el lema «Por el triunfo final de Cristo Rey». Comenzó el viernes 21 de junio con una vigilia de oración en la misma basílica de la Merced en que se inició la Unión Seglar hace medio siglo. El sábado 22, en la Fundación Balmesiana, comenzó la parte intelectual, con dos ponencias, una del padre José María Serra y otra del profesor Miguel Ayuso, respectivamente sobre la devoción al Sagrado Corazón y la Realeza social de Nuestro Señor Jesucristo. El domingo 23, en el Colegio del Inmaculado Corazón de María de Sentmenat, continuó el simposio con las ponencias de Juan Manuel de Prada y monseñor González Chaves. El primero trató del reino de Cristo desde el punto de vista escatológico y el segundo de la Unión Seglar en el contexto político y eclesial de la época de su nacimiento. El cardenal Müller, ex-prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, celebró la santa misa y, tras el almuerzo, pronunció una conferencia sobre «el reinado del Corazón Inmaculado de María: preparación del Reino de Cristo». El lunes 24, finalmente, en el templo expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús del Tibidabo, José Fernando Silva habló de la Unión Seglar, su historia y su realidad, con una misa de clausura y la renovación de la consagración de la Unión Seglar al Sagrado Corazón.