Índice de contenidos

1986

La doctrina social católica

Autores
1986
Volver
  • Índice

La Iglesia ante los modernos intentos de liberación

LA IGLESIA ANTE LOS MODERNOS INTENTOS
DE LIBERACION
LUIS MARÍA SANDOV AL
L Los tiempos modernos se caracterizan por sus pruritos
liberadores. Por su parte,
la Iglesia Católica se presenta como
depositaria de un Mensaje
y de una Gracia que nos lih<,ran ple­
namente, integralmente.
Naturalmente,
la relación entre la Iglesia y esos intentos de
liberación, característicamente contemporáneos, estaba reclaman­
do atención
y estudio; de ahí la inclusión del tema en unas Jor­
nadas sobre la Doctrina Social Católica.
Pero siendo
la cuestión de tal magnitud que involucra, por
una parte,
la propia naturaleza salvadora, y por consecuencia li­
beradora, de la Iglesia,
y, por otra parte, una característica esen­
cial del mundo moderno, el tema no podía dejar de haber sido
elucidado
por el Magisterio católico a todos los fieles.
Con esta finalidad, de la Congregación para
la Doctrina de
la Fe emanaron recientemente dos documentos,
específicamente
centrados en el tema de la Iglesia y la liberación: el primero, la
Instrucción Libertatis nuntius sobre algunos aspectos de la teolo­
gía de la liberación, se publicó el 6 de agosto de 1984, en medio
de fuerte polémica,
el otro, Libertad cristiana y liberación data
apenas del 22 de marzo de 1986. Son documentos entre los que
existe una relación orgánica
y que deben leerse uno a la luz del
otro, como
se indica en el propio. texto del segundo documen­
to
(1).
Por su autoridad, por coincidir plenamente con nuestro tema,
(1) Instrucción Ubertad cristiana y liberación, § 2.
993
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
y por su carácter reciente serán las directrices naturales y obli­
gadas de
la presente exposición.
Las primeras liheraeic;mes · cristianas
2. Antes que nada, conviene ponerse de acuerdo sobre la
extensión de los que denominamos tiempos modernos. ¿Dónde
situar su comienzo?
En la Ciudad Católica siempre hemos sostenido que «lo mo­
. demo» por antonomasia tiene su fecha originaria en la gran Re­
volución de 1789, pero trayendo orígenes, remotos y próximos,
del Renacimiento, del Luteranismo y de la Ilustración. Es la
época signada por el apartamiento colectivo de las sociedades
de la religión católica. Hasta entonces,
mal que bien, «hubo un
tiempo en que la filosofía del Evangelio gobernaba los Estados»
como escribío León
XIII (2).
Pues bien, podemos congratularnos de que esa misma
dell­
mitación, no solo cronológica sino genética, es -la adoptada ex'
plícitamente por el documento Libertad cristiana y liberad6n (3 ).
3. Es delimitar los tiempos modernos era importante por­
que en otras eras han existido movimientos de liberación,
pero
con marcadas
diferencias respecto de los que nos ocupan.
Los siglos anteriores al XVIII de la era cristiana no fueron
balsas de
aceite: conocieron grandes agitaciones, y, sin embargo,
tuvieron en común un sentimiento de continuidad, un profundo
y auténtico respeto hacia los antepasados.
En realidad, la acción social del cristianismo solo comenzó a
manifestarse con
el advenimiento de la Edad Media. Mientras
el Imperio
romane, subsistió, los cristianos no tuvieron influen­
cia sobre las instituciones; inicialmente fueron poco numerosos
o estuvieron perseguidos, y cuando
el Imperio-se bautizó, a par­
tir de Constantino, era una sociedad demasiado vieja ya y con
(2) LEóN XIII, Inmortale Dei, § 9.
(3) Instrucción Ubertad cristiana y liberaci6n, § 6.
994
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
poca vida por delante -si se nos permite la metáfora-para
las grandes enmiendas. Hubo cambios, pero aun así nunca fue
una sociedad alumbrada por
el cristianismo desde un comienzo.
Y eso es lo que fue, en cambio, la Cristiandad medieval:
una sociedad cristiana desde su origen, reconstruida en torno a
la Iglesia, que fue lo único que permaneció en pie de la
Antigüe­
dad. Y la Edad Media fue una época de liberación en todos los
sentidos.
Para empezar, y sobre todo, li,beración de la esclavitud an­
tigua. En el mundo romano había inmensa multitud de hombres
asimilados jurídicamente a objetos, tratados como tales cuando
se
tenía por conveniente. Siglos después habían desaparecido
universalmente y sin traumas:
es el mejor ejemplo de la eficacia
y suavidad de la liberación cristiana ( 4
). Más aún: como ha
destacado Régine Pemoud, nuestros modernos libros de texto no
solo disimulan esa liberación, sino el que la reintroducción de la
esclavitud en ultramar
es simultánea al Renacimiento y se ampa­
ró en el 'Humanismo' que idolatraban los clásicos paganos (5).
Siguiendo con
el ámbito de la suerte personal, la Edad Me­
dia cristiana, además de hacer hombres de los esclavos-cosas, in­
trodujo las villas francas «cuyo
aire hace libres» a los siervos;
hizo aparecer los hospitales y asilos para socorrer al necesitado,
al enfermo y al viajero, algo totalmente novedoso en la historia,
aunque
hay lo tengamos por natural. De la Cristiandad medie­
val datan también las instituciones para limitar la extensión de
la guerra, introduciendo sobre todo la disrinción entre comba­
tientes y población civil, todo ello hoy en regresión.
El denostado feudalismo aportó nuevos principios de liber-
( 4) Ciertamente durante la Edad Media no se aboli6 la esclavitud;
lo que s{ se prohibió fue que se redujera a dla a los cristianos. De este
modo el sentimiento de fraternidad cristiana dio como resultado el que
eJ término latino para esclavo, servus~ dulcificara su propio sentido hacia
el siervo, al que ya se reconoce como hombre aunque no es perfectamente
libre. La esclavitud fue transformada en servidumbre. Los esclavos rema­
nentes, paganos o musulmanes, fueron escasfsimos.
(5) RÉGINE Pl!RNOUD, ¿Qué es la Edad Media?, Editorial Magisterio
Español, Madrid, 1979, págs. 125-138.
995
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
tad y garantías personales, «tales como la de que lo que siempre
se
ha hecho debe seguir autorizándose, la de que cada hombre
debe
ser. jw,gado por sus iguales o aquella otra, repetida tantas
veces por los canonistas, de queJo que a todos atañe por todos
debe ser acordado» ( 6
).
También la era cristiana produjo liberaciones en la esfera
política y social: la soberanía reapareció,
limitada, tanto por la
moral católica como
por los recíprocos juramentos entre reyes
y vasallos.
La fe común y la fidelidad recíproca dieron funda­
mento a los pactismos medievales, ese 'régimen gótico' que
me­
reció las máximas alabanzas. de Montesquieu (7).
Y, sobre todo, aparece por primera
vez la asamblea repre­
sentativa, que
se desarrolla al máximo en las cortes medievales.
Fundamento de
ellas son los cuerpos intermedios, y como ex­
puso en uno de nuestros congresos Federico Wilhelmsen: «Aun­
que las formas de gobierno .
. . tiene una
hiotoria mucho más
larga que la del cristianismo, no podemos decir lo mismo en
cuanto a los cuerpos intermedios. Son instituciones netamente
representativas
y llbres que emanaban de un siglo exclusivamente
cristiano» ( 8
)>
De los cuerpos intermedios de aparición medieval y trascen­
dencia indudable destaquemos sobre todos los monasterios
oc-
(6) Lms SuÁREZ F'ERNÁNDEZ en ,el prologo a la obra anteriormente
citada, pág. 17.
(7) JUAN VALLET DE GOYTJSOLO, «El derecho a participar en la vida
pública mediante un auténtico sistema representativo», en Verbo, núm. 19.5·
196 (1981), págs. 597 y sigs.
(8) FEDERICO· WILHELMSEN, «La evolución de los cuerpos intermedios»,
en Contribución al estudio de los cuerpos intermedios, Editorial Speiro,
Madrid, 1968, pág. 57.
Si alguno dudara del carácter innovador de la Edad Media en este
campo, debe bastarle el testimonio adverso de Rousseau: .«La idea de los
representantes es moderna:_ procede-del gobierno. feudal, de ese inicuo y
absutdo gobierno en el cual la especie humana se ha degradado y en
la cusl el nombre de hombre ha. sido deshonrado. En las antiguas repú­
blicas y en las manarquías; · el pueblo no tuvo _jamás representantes; no
se conocía esta palabra» (Contrato social, Espesa Calpe, Madrid, 1972, pá·
gnias 112-113).
9%
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE UBERACION
cidentales, los gremios y las universidades, todos ellos hasta en­
tonces desconocidos. ·
4. Pero saliendo
de los marcos del medievo europeo, la
extensión de la Cristiandad ha significado siempre también libe­
raciones múltiples para los pueblos que iban siendo traídos a
la fe.
El paradigma es la evangelización de América, una· verda­
dera epopeya de
fo que todavía produce un profundo estupor,
seg6n·palabras de Juan Pablo Ú (9).
Los obispos y misioneros hispanos no solo llevaron la doc­
trioa sobrenatural, liberándoles del pecado y de unas religiones
.J.epravadas, sino que les llevaron letras y oficios, «reduciéndoles»,
como
se decía entonces, a la vida civilizada.
Y no bastando con procurar su liberáción de viejas esclavi,
tudes, la Iglesia Católica se opuso desde el primer instante a
los
peligros de incurrir en nuevas opresiones, provenientes ahora
de los conquistadores. La indianidad de Hispanoamérica es hoy
testigo de cuán eficaz fue la protección de esos pueblos en el
choque con una civilización muy superior.
·
El máximo símbolo del éompromiso solemne de la Iglesia
por la libertad de los indios es la bula Sublimis Déus de Paulo III
en 1537 zanjando definitivamente el tenia de la racion.lidad de
los indios
y condenando su esclavización.
Y para respalc!arlo dicho, recordemos que se insiste mucho
ai-á-en que la conquista de América fue obra de los propios
indios, que
nutrlan los ejércitos nomínahnente españoles; pero,
¿por qué fue así, .
sino porque ellos mismos vieron la naturaleza
liberadora de
la· nueva cultura cristiana? (10).
(9) Homilía en la Misa celebrada en el hipódromo de Santo Domin­
go (ll-X-84).
(10) Acerca· de la evangelización de América como liberación, vid.
JEAN DuMONT, «La. primera liberación de América», en_ Ver.b~ núm. 243-
244 (1986} y conviene ·leer, como ejemplo·s concretos, la serie de cinco ar­
tículos de ·NEi"iEs1Ó RonRfGUEZ io1S «Forjadores de México», en Verbo,
núms. 217-218; 219-220; 221-222; 223-t24 y 225-226 (1983 y 1984).
997
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
5. Decir todo lo anterior era importante para mostrar que
la liberación humana no ha sido desconocida, ni mucho menos
traicionada, por la Iglesia hasta los tiempos modernos. También
es importante resaltar los rasgos fundamentales de las liberacio­
nes cristianas que
han sido:
en primer lugar, todas
esas liberaciones han sido deriva­
das de
la fe, de los cánones y de la vida de piedad;
en segundo lugar, se trata, sobre todo, de innovacio­
nes por introducción más que por supresión;
y, por último, fueron innovaciones paulatinas y gradua­
les.
Las liberaciones modernas
6. Contemplemos ahora el panorama de la liberación en
los tiempos modernos.
En toda la historia humana no existe precedente
de dos si­
glos tan henchidos de revoluciones, cumplidas o incoadas, como
los que pronto se van a cumplir. Y, por supuesto, no ha habido
ni hay revolución en el mundo que no se proclame «liberadora».
Desde la Revolución francesa, que pretendía .liberarnos ,le
las tinieblas feudales, hasta el Frente de Liberación Animal que
pintarrajea a
veces los muros de Madrid, no ha oesado un mo­
mento el desfile de movimientos liberadores. Tantos han sido y
son, que no puede ni siquiera hablarse de sucesión, sino que hay
que considerarlos como una eclosión múltiple, en la que habi­
tualmente unas liberaciones
se solapan con otras en el tiempo y
frecuentemente también en los móviles y fines inmediatos, aun­
que a menudo también discrepan profundamente.
No hay exageración: liberadores eran, o son, aunque no
ha­
yan empleado siempre ese mismo término, movimientos muy
varios:
En política hemos visto: a jacobinos y carbonarías, partida­
rios
del sufragio universal o identificadores de la República con
la
Libertad (ambas con mayúscula), a los socialistas utópicos
998
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
y los marxistas, al anarquismo disperso y la monolítica Tercera
Internacional.
Los nacionalismos han conocido
por su parte varias oleadas:
unas, disgregadoras, como la descolonización afroasiática o los
micronacionalismos presentes en Europa y en
España, y otras
expansivas y unificadoras como el Risorgímento italiano o los
fascismos, pero todos ellos siempre agresivamente liberadores.
En la esfera social hemos visto movinúentos que evoluciona­
ban de reivindicaciones muy concretas a concepciones liberado­
ras globales: del sufragismo de principios de siglo
se ha pasado
al feminismo actual, que se liga al movinúento «gay». Caso si­
milar es el de ecologistas y pacifistas. Y fenómenos de moral
social,
d~ costumbres, e incluso de modas se han reconocido
como liberadores y
se les pretende conferir incluso categoría de
cosmovisiones, como es el caso de las músicas modernas, las dro~
gas y la revolución sexual.
La religión no
se ha quedado al margen de las corrientes
liberadoras modernas: en
el interior de la Iglesia con el moder­
nismo, y en su faceta social con los católicos liberales, ei Sillon
y, en la actualidad, las teologías de la liberación como hitos más
señalados.
Gráficamente, la generalización
y diversidad de las liberacio­
nes modernas
se expresaría por la existencia, tanto de «libera­
dos» de ETA, cuando de mujeres «liberadas».
7. Ciertamente que también han existido en estos dos
úl­
timos siglos liberaciones con las que los católicos podemos y
debemos solidarizamos: así, la abolición de la trata de negros;
la cancelación de ciertas trabas, propias del Antiguo Régimen ( 11 );
la reconquista por los obreros de su derecho de asociación y de
una legislación laboral y asistencia].
( 11) En efecto, es muy distinto explicar las razones hist6ricas que
pudieron justificar ciertas instituciones señoriales, o condenar el modo en
que se abolieron
y las circunstancias que pudieron sustituirlos a peor, que ·
pretender su mantenimiento o restauración en nuestro tiempo.
999
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOVAL
Así, también, loo avances científicos y sus consiguientes apli­
caciones técnicas al campo de la alimentación, la sanidad. y las
producciones de todo . género ( todo lo cual ha producido una
auténtica revolución
demográfica y en las formas desid,a). Igual­
mente,
_ los adelantos en transportes ,¡ comunicaciones, con un
corrdativo aumento del número de hombres con capacidad de
participar en
d intercambio cultural.
Pero estas liberaciones aceptables, .a. las que se refiere la
Congregación para la . Doctrina de la Fe ( 12) forman un grupo
perfectamente diferenciable
de aquellas corrientes . liberadoras a
las que nos. referimos antes.
Unas son de dominio sobre
la naturaleza, y, como ta­
les, hijas de los
conociníientos modernos; no de ningún es­
píritu ni filosofía modernos;
otras, cómo la emancipación
oBrera, son liberaciones
de anteriores trastornos producidos
por tendencias también
modernas: la disolución de los gremios
y d «laissez faite»;
finalníente,
unas terceras requieren en cada caso los
debidos distingos: conciencia
de los · derechos humifios,
participaci6n
de todos en los· asuntos políticos, igualdad
del hombre
y la mujer, o multiplación de naciohes inde­
pendientes.
8. En realidad, las últimas citadas son liberaciones concte­
tas, pero los movimientos liberadores típicamente modernos no
son éstos, sino que deben· situarse en el elenco de ideologías
del que. hicimos enumeración no exhaustiva. Movimientos• e
ideologías que comparten una serie de peculiaridades. ·
• ! ,
. , De entrada, están estrechamente entrelazados unos con otroS,
se sienten espiritualmente emparentados ·entre sí, y se -recono­
cen mutuamente, sea a la hora de actuar- o la-la de; hi~to:riar
sus orígenes, como «fuerzas progresivas» u otras exptJ;siones
similares.
En segundo lugar, estos movimientos de la época moderpa
(12) Instrucción Libertad cristiana y liberaci6n, §§ 7-9.
1000
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
han nacido al margen de la Iglesia. No queremos decir con ello
que sean iniciativas privadas, al margen de
la jerarquía, porque
así habían sido
los gremios medievales por citar un caso. Se
trata de que, o bien desconocen toda inspiración religiosa, al
revés que los gremios surgidos junto a las cofradías, o bien
combaten directamente
y de intento el orden cristiano, la fe y
la 1glesia.
Tan incompatibles han sido, que los intentos de conciliar
dichas ideologías modernas
y el cristianismo han quebrado siem­
pre por la misma parte: para bautizar la liberación no se pudo
evitar el abandono de
la fe como centro de su concepción. Este
es el tremendo reproche que a lo largo
de la instrucción Liber­
tatis nuntius se hace a .esas teologías de la liberación que real­
mente corren por Hispanoamérica: una vez aceptada la teoría
de la lucha de clases como
ley fundamental, aparece una nueva
interpretación, que
abarca el conjunto del misterio cristiano, en
la que están todos los símbolos
y partes, pero invertidos ( 13 ).
9. El otro aspecto fundamental de las corrientes liberado­
ras modernas es que
dependen de una visión ideológica del
mundo, enormemente distante de la filosofía de las anteriores
liberaciones cristianas (
14 ).
Veíamos que lo propio de aquéllas era la continuidad, la
gradualidad
y el proceder por enriquecimiento. Para la menta-
(13) Citamos algt,mos .. pasajes de Libertatis nuntius: «Esta concepción
totalizan.te impone su lógi~ y arrastra a_ las "teologías de la liberación" a
aceptar un conjunto de posiciones incompatibles con la visión cristiaila
del hombre; en efecto, el núcleo ideológico, tomado del marxismo, al cual
hace referencia, ejerce la función de un principio determinante» (VIIl-1):
«Uno se encuentra, pues, delante de un verdadero sistema, aun cuando
algunos duden de seguir la -lógica hasta el final. Este sistema, como tal
es una . perversión del mensaje cristiano tal como Dios lo ha confiado. a
la Iglesia» (IX-1 ). «La nueva interpretación-abarca así al conjunto del
misterio
cristiano» (X-13). «De manera general, opera lo que se p"Qede
llamar una inversión de los símbolos» (X-14).
(14) Una concisa caracterización de la mentalidad ideológica se puede
ver en JEAN DE SAINT CHAMAS,. «Personas e ideologías», en Verbo, nú­
mero 21}-214 (1983).
1001
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
lidad moderna, liberación es sinónimo de supresión y de brus­
quedad. Hay en todo ello un reduccionismo filosófico de fondo
que
ha expuesto magistralmente más de una vez Rafael Gambra:
La imagen moderna del hombre
es. reduccionista. Lo imagina
como un puro núcleo, perfecto y profundo, valioso en su
«auten'
ticidad», que ha de ser liberado de cuantas adherencias le cons­
triñen para llegat a expresarse ·en su verdadera espontaneidad.
Mientras tanto, la concepción tradicional indica que el hombre
es un ser inicialmente potencial, y que
es. la libre creación de
lazos. y de entregas afectivas la que constituye la personalidad.
La vida humana es así un enriquecimiento continuo en su rela­
ción con el mundo circundante: un entregatse a realidades que
le rodean o que le trascienden y un hacetlas propias o entrañar­
las (15).
Con una
imagen vegetal, dirfamos que mientras el desarrollo
libre de la personalidad
es para el cristiano comparable a la ge­
neración de nuevos anillos en los árboles, para la mentalidad
moderna la liberación de la persona equivale a la limpieza de
una cebolla eliminando sus capas externas: la búsqueda exhaus­
tiva del meollo
más tierno y limpio equivale finalmente a la
destrucción de la cebolla. Y eso es lo que se observa de la
ten­
dencia moderna: pretendiendo liberarnos cada vez de más cosas
se ha ido configurando un mundo cada vez más inhumano.
10. Y a la prueba de los hechos nos remitimos para soste­
ner el último aserto.
La última caracterización de los modernos
intentos de liberación está en la naturaleza de
sus propios frutos.
Según ha ido avanzando la era moderna los males se han ido
incrementando, hasta el punto de que las
«fuerzas progresivas»
(15) Hemos parafraseado a RAFAEL GAMBRA de sus artíeolos •Sociedad
y re-ligación: la ciudad como habicieolo humsno», en Verbo, núm. 91-92
(1971),
págs. 15-17 y •El exilio y el rcino», en Verbo, n6m, 231-232 (1985),
pág. 86.
El refrendo de la concepción tradicional lo dio recientemente el Papa
Juan Pablo II en Madrid ( encuentro con religiosos en la Parroquia de
Nuestra Señora de Guadalupe,
2-XI-82); «La calidad de una persona se
puede medir por la categoría. de sus vínculos».
1002
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
han tenido que volverse contra lo que antes postnlaban. Y así
lo hemos visto en el
caso de las libertades obreras . o en el del
progreso,
. mutado ahora en pesimismo ecológico.
Esa ha sido también, desde
el principio, la· visión y la ad­
vertencia concreta de los papase
Oigamos a Pío XII: «Alardeaban de un progreso en todos
los campos, siendo así que retrocedían a cosas peores;
... afir­
maban que este siglo nuestro
había de traer una perfecta .ma­
durez, mientras estaban volviendo precisamente a la antigua es­
clavitud» ( 16 ).
Y a Juan Pablo II, que después de referise a la búsqueda
de diversos sistemas sociales nuevos, dice: «Al mismo tiempo,
sistemas ideológicos o de poder, así como nuevas :telaciones sur­
gidas a distintos niveles de la convivencia humana, han dejado
perdurar injusticias flagrantes o
han provocado otras nue­
vas» (17).
O las recientes instrucciones de
la Congregación para la
Doctrina de la Fe que venimos comentando: «... todos pueden
constatar
que. no solamente los progresos realizados están lejos
de corresponder a
las ambiciones· iniciales, sino que han surgido
también nuevas iunenazas, nuevas .servidumbres y nuevos terro­
res, al mismo tiempo que se ampliaba el movimiento moderno
de liberación» ( 18
).
(16) · Pío XII, Summi Pontifkatus, § 24.
(17) JuAN PABLO 11, Laborem exercens, § 8.
(18) Instrucci6n Libertad cristiaua y liberaci6n, § 10. En los siguien­
tes núms. 11 a 17 enumera esos nuevos peligros, amenazas y opresiones,
para terminar en los núms. 18-19 viendo en la pretendida liberación· de
la moral y de Dios «la raíz ·de las tragedias que acompafían la hiswria
moderna de la libertad». «El profundo movimiento módemo de liberación
resulta ambiguo porque ha sido contaminado por gravísimos errores».
Especialmente ilustrativo es este párrafo inequívocamente referente a
los países
dd «socialismo real», que reproducimos ampliamente por s1,1
importancia:
«Un hecho notable de nuestra época debe ser objeto de la reflexión
de todos aquellos que quieren sinceramente la liberación de sus herma­
nos. Millones de nuestros contemporáneos aspiran legítimamente a recu­
perar las libertades funda.mentales de las que han sido privados por te--
100}
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
Ese haz de liberaciones típicamente modetnas que acabamos
de describit, contaminadas en
su origen de tal modo que se en­
frentan a Dios, no respetan la naturaleza de las cosas y genetan
nuevos
males en cadena, es lo que siempre hemos identificado
en la Ciudad Católica
como Revolución, con mayúscula.
11. . Con todo lo expuesto hasta aquí, no cabe duda que
los modetnos intentos de libetación no solo son una caracterís­
tica. de nuestro tiempo, sino uno de sus
ejes sustanciales. El
documento
Libertatis nuntius no duda en considetar que cons­
tituyen «uno de los principales signos de los tiempos que la
Iglesia debe discernir e interpretar a la luz del Evangelio» (19).
En la segunda instrucción sobre la teología de la liberación
se definen
más nítidamente estos signos grandes aspiraciones a la liberación tienen un doble origen: la
conciencia de la !ibettad y de la dignidad del hombre por una
parte
y por otra la viva peteepción de los obstáculos que impi­
den el desarrollo de
la libertad (20).
Y este segundo aspecto es el motor próximo
de estas ten­
dencias, porque si nuestro tiempo
es el de los movimientos
liberadores, tampoco ha habido época en la historia llena de
!antas tensiones, violencias civiles, guerras sin precedentes,
hi­
rientes difetencias de suette y de fortuna y, sobre todo, insatis­
facción
y reivindicaciones por doquiet.
Que conste que si el cuadro
parece sombrío, ello no se debe
gímenes totalitarios y _ateos que se han _apoderado del poder por caminos
revolucionarios y violentos, precisamente en nombre de la liberación del
pueblo. No se puede ignorar esta ver:güenza de nuestro tiempo: preten­
diendo aportar la libertad se mantiene a naciones enteras en condiciones
de esclavitud indignas del hombre. Quienes se vuelven cómplices de se­
. mejantes esclavitudes, tal vez incoscientemente, traicionan a los pobres
que intentan setvir» (Uhertatis nuntius, XI-10).
(19) Libertatis nuntius, § l. Observemos que los signns d1= ·los tiem­
pos. deben ser iluminados e interpretados, que no seguidps, por la Iglesia,
restableciendo la verdedera afirmación del Concilio (Gaudium .et spes, § 4)
y el sentido del Evangelio (Mt, 16,3).
(20) Instrucción Libertad cristiana y liberaci6n, § 1.
1004
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
a la óptica cristiana. Son nuestros contemporáneos liberadores
quienes
contempl,¡n este siglo como un valle de lágrimas torren­
ciales.
Si algo tienen en común los movimientos liberadores más
recientes, de las últimas décadas, más que el contemplar nuestro
mundo como algo malo
a mejorar, es considerarlo como algo
en empeoramiento creciente, que se dirige aceleradamente hacia
una catástrofe
final, y cuya marcha hay que frenar: para unos
será la superpoblación, para otros
la amena.za de guetra nuclear,
unos
ten:eros señalarán al creciente empobrecimiento del Tercer
Mundo y para los
de más allá la amenaza provendrá del esquil­
mamiento
de los recursos naturales y la destrucción del medio
ambiente.
Aunque omitiéramos las anteriores citas de los papas, nues­
tros hodiernos liberadores nos harían percibir enseguida que hay
una serie de males nuevos, de injusticias que se agravan, de
pe)igtos que crecen, y . todo añadido a una sensibilidad exacer­
bada. Conociendo el fondo utópico de la mentalidad revolucio­
naria sabemos
.que a todos los males externos existentes se añade
el de su propia actitud: descontento perenne ante la realidad,
el cual mueve a nuevas realizaciones antinaturales, que resultan
insatisfactorias de por sí, y cada vez aún más hirientes para una
actitud especialmente irascible.
Los propios liberadores están empeorando la situación con
sus
acciones y con sus quejas «contra todo». En ocasiones el
pesimismo llega al
punte;, de que a la revolución se prefiera la
revuelta ocasional alternada con la pasividad marginal.
Un falso dihima
12. A primera vista, la actitud de la Iglesia ante los mo­
dernos intentos de liberación habría de encerrarse en un dilema:
ó proclamar su anuencia o fulminar su condena.
En todo lo anteriormente expuesto parece haber suficientes
motivos de condena.
-.. 1005
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
La Revolución, en la que se resumen las corrientes libetado­
ras más importantes
y típicamente modernas, es un enemigo
mortal de la religión, que tiende a destruirla
y suplantarla. De
la liberación, hoy en día «teologizada», se podría afirmar lo
mismo que dijo
André Malraux de la Revolución: «La Revolu­
ción juega hoy día el papel que
había jugado la vida eterna» (21 ).
En consecuencia h"'bría qu combatir frontalmente esas Jibetacio­
nes de origen impío
y de resultados funestos.
Además, y desde otro punto de vista, se podría decir que
«la vocación del cristianismo no ha sido nunca enseñar a los
hombres a sublevarse contra
los injusticias que padecen. No es
necesario el cristianismo para eso. Esa vocación consiste en en­
señarles a pedirse cuentas a sí mismos de las injusticias que
cometen» (22). Evidentemente esto
es verdad, y es verdad que
la Iglesia siempre tendrá el deber de seguir predicando la
con­
formidad en el .propio estado y la paciencia y la resignación ante
los muchos males que, como la pobreza, permanecerán en esta
tierra (
vid. Mt 26,11 ).
Finalmente, también se ha de hacer constar que solo de la
verdad puede proceder la liberación
(Jn 8,32), y, por lo tanto,
procede el rechazo
y la condena de las iniciativas erróneas o
confusas.
13. Claro que tampoco faltan argumentos para urgimos a
los católicos, no solo a apoyar las_ necesarias liberaciones, sino
a derivar esa actitud del propio mensaje evangélico.
Sin
ir. más lejos, es el propio Cristo quien de su verdad de­
riva nuestra libertad (Jn 8,32).
Y sabemos también que Cristo no
se limitó a predicar · el
Reino de los Cielos, sino que más de una vez se compadeció de
las desdichas terrenas de los hombres y proveyó a remediarlas,
con limosnas habituales y además con milagros: pensemos espe-
(21) Citado por JEAN ÜUSSBT, Para que Él reine, Editorial Speiro,
Segunda edición, Madrid, 1972, pág. 86.
(22)
JEAN MADIRAN, Criticas a la Ciudad Cat6lica, Editorial Speiro,
Madrid, 1963, pág. 147.
1006
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
cialmente en la resurrección del hijo de la viuda de Naím (Le 7,17)
o en la multiplicación
de !os panes y los peces (Mt 15,32-38;
Me 8,1-9)
Eso mismo siguieron haciendo después sus
apóstoles, y en
tradición constante e ininterrumpida,
la Iglesia entera perseve­
ra en obras de
misericordia y beneficencia, singulares y colectivas
hasta
el día de hoy.
Por último, cabría alegar todo cuanto dijimos antes del cris­
tianismo como liberador en la Edad Media o en
América. La
demostrada vertiente liberadora del. cristianismo no puede. res­
tringirse solo a una época, será siempre operante.
14. Suoede entonces que, como apuntamos en un principio,
la apariencia de dilema es solamente sur¡,erficial.
Hay que saber establecer dos distinciones. Una, respecto a
la realidad, a la «verdad» de los signos de nuestros tiempos, y
otra referente a la integridad
_ evangélica.
Como ya hemos visto, hay dos signos de los tiempos
mo­
dernos que hacen al caso:
El primero es la abundancia de movimientos liberadores,
cuya existencia histórica demuestra tanto sus principios
errados,
muchas veces conscientemente anticristianos, cuanto su lógica
y natural consecuencia: frutos todavía más amargos que los de
.cualquier opresión pasada.
El segundo es la necesidad imperiosa de liberación que tiene
la humanidad, a consecuencia de las circunstancias propias del
siglo,
pero especialmente a causa de su agravamiento por los
falsos liberadores que «tracionan la causa de los
pobres» (23)
y de todos los hombres.
Son dos hechos diferentes, que se confunden
al hablar de libe­
ración, y que no
se pueden medir por el mismo rasero.
Nos encontramos ante una constante del mundo moderno:
primero crear situaciones injustas, y luego hipotecar con falsos
dogmas la verdad y la justicia de las aspiraciones populares (24).
(23) Instrucción Libertatis nuntius. Introducción y XI-10.
(24) JBAN MADIRAN, op. cit., págs. 137-138.
1007
Fundaci\363n Speiro

WIS MARIA SANDOV AL
Y cualquier mente honesta percibe qué, abusus non tollit usum.
El combate a los errores, incluso a los mismos movimientos que
han quedado atrapados por esos falsos principios, no autoriza
a dejar sin resolver la injusticia
tea! que ha · servido de móvil
a
una protesta popular descarriada. La condena de ciertos intenc
tos modernos de liberación y la coincidencia con las aspiraciones
de liberación que atormentan el mundo actual no recaen sobre
el mismo objeto.
15. Es oportuno resaltar aquí' uno de los grandes princi­
pios .del orden cristiano.
Orden que es profundamente realista
y, en cuanto tal, sabe que una parcela de la realidad, por exac­
tamente que se conozca, no deja de
ser una realidad distorsio:
nada.
A muchos cristianos
· 1es sonara uno de los más púnzantes
apóstrofes del Señor: · «Ay de vosotros, escribas y fariseos hipó'.
critas, que dais el diezmo de la menta, del hinojo y del Comino,
y descuidais las cosas más importantes de la ley, la justicia, la
misericordia
y la fe», pero serán menos los que recuerden que,
después de
poner en evidencia su hipoctesía, añade en el mismo
versículo «estas cosas había que hacerlas y aquellas no dejarlas»
(Mi 23,23; · también Le il,42}. · .
Haec oportuit /acece et illa non ommittere. Esa es la regla
de la integridad cristiana, que se aplica a este caso
como a tantos
otros. Es preciso promover la liberación, incluso tenipor~l, del
hombre contemporáneo y no pot ello omitir la justa y necesaria
condena de las falsas ideologías liberadoras. · ·
16. La integridad de la doctrina de la Iglesia respecto de
la liberación nos ~onduce · a un~ doble línea, · que podríamos con­
siderar la norma negativa y la norma positiva de la reflexión.
La primera fija los límites que no s.e pueden traspasar, de acuer­
do
cori el criterio de la· ver cias, condenas
y prohibiciÓnes segón el caso: La segunda indica
los grandes
misterios· fontales que propottionan ,su vitalidad pro­
pia a la
liberación cristiana y que abren perspectivas a su. pen-
1008
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
samiento y a su praxis. Ambas vienen a coincidir de manera
muy aproximada con los documentos
Liberatis nuntius y Liber,
· tad cristiana y liberaci6n, respectivamente.
Sucesivamente vamos a contemplar nuestro tema por las
dos vías.
El papel constructivo de la norma negativa
17. Comencemos por la norma· negativa, la vía de las con­
denas. Y hagamos en ella el hincapié que resulta necesario por
la reticencia que hoy · produce, a unos más y a otros menos, el
referirse a ello (25).
Se ha extendido dentro de la Iglesia en general un · cierto
sentimiento
de vergüenza acerca de las condenas de doctrinas
erróneas y
perniciosas. Es un sentimiento 4ifuso, en el que con­
fluyen muy distintos motivos de desaprobación: para · unos no
se puede perseguit el pensamiento,
las opiniones; para otros serlá
antievangélico condenar; o no sería constructivo; o sería iuútil.
Y dejo de lado,
la suficientemente tratada objeción a la poteS­
tad doctrinal de la, Iglesia sobre cuestiones sociales.
18. Cuando se presenta el ejercicio de
la autoridad de la
Iglesia como condena de opiniones, el sentir moderno reacciona
como si lo que
se hubiese dirimido fuera una mera discrepancia
de pareceres
su\,jerivos, efectuándose un ataque a la libertad de
pensamiento.
Hay en ello una. serie de errores, y el primero acerca del
hecho en
sL La Iglesia no se distrae persiguiendo rarezas de
.chalados. Las dpctriuas condenadas nunca. se limitan a un hu­
milde 'me parece que'
--de por sí proclive a la corrección sim­
ple-:--, siuo que todas ellas se han alzado con soberbia afirman­
do
que, su, criterio es,. 'al fin', el acertado. Son los discrepantes
(25). Además, la presente ponencia se encuadra en·un programa a=ca
de Lz .. doctrina ;social .. de_.la Iglesia de contenido eminentemente positivo,
por lo cual se han · de . evitar · injerencias o reiteraciones.
1009
Fundaci\363n Speiro

WIS MARIA SANDOV AL
los que llevan la cuestión al terreno de la vetdad. Y ante la
deva1uación o la · usutpación de la vetdad, la Iglesia no puede
quedatse mnda.
Por otra
parte, la doctrina del pecado de escándalo y su ma­
yor gravedad es del propio Cristo (26), y en el fondo es la única
forma auténticamente respetuosa
con el valor del pensamiento
expresado. Si la difusión de doctrinas no
se puede condenar,
porque
no se le puede imputat ningún mal dimanante de ellas,
difícilmente
se puede atrogat tampoco mérito alguno. La irres­
ponsabilidad de los intelectuales para el mal es
al mismo tiempo
irtelevancia
pata el bien. Y si no influyen eficazmente sobre la
sociedad,
¿ qué son sino una presuntuosa nulidad? El especial mé­
rito de toda función de magisterio se traduce también en la
mayor responsabilidad del que sabe.
En cuanto a la compatibilidad del Evangelio con
las conde­
nas de doctrinas,
para evitat al resto de los fieles la seducción
del error e incluso como
última y más solemne llamada al arre­
petímiento, la Iglesia
ha venido usando desde su más remota
antigüedad el anatema y la
exclusión de la Comunión, porque
Nuestro Señor
entregó• a San Pedro los llaves de su Iglesia pata
desatar

y para atar. Y las hetejías que afectan
a cuestiones so­
ciales se han demostrado siempre de extensión tan amplia y
veloz que son de
las que más. precisan ser atajadas enérgica y
prontamente
..
19. La que más nos in tetes a aquí es la objeción de que
las condenas doctrinales de la Iglesia no son constructivas, de
que la doctrina social
de la Iglesia, en lo que tiene de condena­
torio, no es sino una serie -de negaciones, algo en permanente
obstrucción y de por sí ·estéril. Frente a esa opinión hay que
(26) En el Evangelio, y en boca del propio Cristo, están las doctri­
nas de que se peca
también con el pensamiento y la palabra (Mt 5,28 y
12,34-37), de
la gravedad del pecado de escándalo (Mt 18,6-7; Me 9,42;
Le 17,1-2) y de inducción (Jn 19,11), y de la necesidad de evitar las oca·
siones de pecar (Mt 5,29-30; 18,8-9; Me ·9,4347), todo lo cual constituye
el fundamento sólido de la censura . de doctrinas que practica la Iglesia.
1010
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE UBERACION
proclamar los valores propios .de los que hemos llamado «norma
negativa» de la doctrina
cristiána sobre la liberación.
En primer lugar, no debemos dejarnos apresar por los nom­
bres; como nos recuerda acerca de la Contrarrevolución, Plinio
Correa de Oliveira, «el espíritu humano, partiendo del hecho de
que la negación de
la negación implica una afirmación, expresa
de modo negativo muchos de sus conceptos más positivos: in­
falibilidad, independencia, etc.» (27). Una
expresión puede ser
formalmente negativa
y, sin embargo, ser conceptualmente afir­
mativa.
Lo que sí podemos aceptar, con verdad y sin desdoro, es
que las condenas de la. Iglesia son reacciones; es decir, acciones
desencadenadas por un estímulo perturbador. Desde el punto de
vista
.de la acción, la condena es posterior al error impuguado
y depende temporalmente de él,
peto el sujeto que reacciona
sí es previo, y
la defensa es una afirmación de su ser, La salud
es normal y ontológicamente anterior a las enfermedades, sin
embargo, la fisiología sistemática suele depender en su
desarrollo
de la patología.
llustración de los aspectos que acabamos
de tratar hay una
bien familiar. Esa expresión central que a pesar de ser insatis­
factoria no
conseguimos sustituir: los· cuerpos intermedios. Nadie
admitiría que es un concepto negativo,
ni urta realidad cuya exis­
tencia surja en los tiempos modernos. Sin embargo, la misma
~xpresión «intermedio» implica la referencia a la polaridad in­
dividuo.estado que se pretende rechazar. Resulta un ejemplo
cumplido, tanto de noción intencionalmente negativa, cuanto de
término acuñado por reacción
y que, sin embargo, expresa una
realidad afirmativa.
20. Históricamente la elaboración sistemática de
la Doc­
irina Social de la Iglesia ha sido una reacción, reacción tan «ne­
gativa» como la Contrarreforma, que constituyó la auténtica Re­
forma católica y se desencadenó por causa del Protestantismo.
(27.). -PLINIO -CORREA DE ÜLIVEIRA, Revolución y Contrarrevolución,
Editorial Femando III el Santo, Bilbao, 1978, págs. 104-105. ·
1011
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
La Iglesia poseía de antiguo una enseñanza social, pero no
se había visto en el caso de definirla, sistematizarla y profun­
dizarla hasta que
su práctica se vio turbada y agredida con la
separación del Estado
-y de la sociedad entera-de la religión.
Por eso nos ha podido decir Miguel Ayuso que la Doctrina So­
cial de la Iglesia eta la contestación cristiana al mundo moder­
no (28).
En
realidad, esta es la misma historia de todas y cada una
de las definiciones doctrinales de la Iglesia. La Iglesia es fun­
damentalmente una comunidad de vida en la fe, su finalidad es
la santificación, y se ocupa de comprender y distinguir solamente
en la medida
en que ello es necesario para ese fin; los concilios
y los papas han procedido a definir las verdades de la fe a me­
dida que su puesta en tela. de juicio lo ha hecho preciso. Y por
eso ahora, cuando la herejía- es social, la
Iglesia ha reaccionado
definiendo,
sin lugar a dudas, su doctrina social y su doctrina
sobre la
libetación.
Aunque con propiedad solo se puede decir de los errados
con buena intención, debemos
un cietto agradecimiento a aque­
llos que, errando, nos dan ocasión para
ejetcitarnos mejor eri
la búsqueda de la libertad (29). El error suele proporcionar la
ocasión
para deslindar definitivamente la vetdad.
Lo que nunca debemos olvidar es que las piedras iniciales
de toda reacción han sido siempre condenas. En los albores de
la doctrina social católica están la condena de los Derechos del
Hombre
de Pío VI en 1791, la Mirari vos y el Syllabus; más
tarde vendrá el 'Corpus leonino' o las grandes endclicas sobre
el mundo del trabajo, y aun
as! siempre altetnando con condenas.
21. Todavía resta añadir que
la fundamentación de la doc­
trina social de la Iglesia en una setie de posiciones iniciales con-
(28) · MIGUEL AYUSO Torums, · en la ponencia, El orden politico de
las mismas XXV Jornadas de amigos de la Ciudad Cat6lica, y que se pu;
blica junto con ésta.
(29) En palabras de San Agustfn •Ah adversario mota quaestio dis­
cendi eXiistit occasio» (De civitate Dei, XVI,2).
1012
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
denatorias presenta una serie de ventajas intrínsecas: claridad,
seguridad
y firmerza.
Las condenas
de la Iglesia se refieren siempre a tesis muy
concretas. Por consiguiente, delimitan nítidamente los
contornos
de lo que no es lícito ha= a los católicos en el tema de la
liberación.
Son un punto de referencia particularmente claro.
Además, la Iglesia, siempre cuidadosa, extrema aún
más sus
cautelas cuando se trata de publicar una condena. Los pastores
que han de proceder a un anatema sienten muy particularmente
su responsabilidad
al hacerlo. Por eso, sobre la aceptación filial
de la
enseñanza habitual de la Iglesia, en una condena debe
apreciarse el sello de la importancia de la materia y de un
exa­
men especialísimo. Son una enseñanza particularmente segura.
Recapitulando todo lo anterior, debemos considerar que la
firmeza y obligatoriedad de buena parte de los principios de la
doctrina social está reforzada precisamente por realizarse en
for­
ma negativa y bajo condena de la tesis opuesta.
Finalmente,
y como veremos más adelante, la exposición me­
diante condenas, o sea, en forma

negativa,. tiene
la ventaja de
que concede una mayor libertad con miras a iniciativas concre­
tas de aplicación.
Las liberaciones modernas condénadas
22. La enumeración de los principales documentos del ma­
gisterio que contienen la norma negativa en materia de doctrioa
social es demasiado larga para exponerse aquí. Nos limitaremos
a destacar algunas de las características del conjunto.
Las condenas de
la Iglesia son siempre mesuradas: en ocasio­
nes
se condena una tesis específica, sio entrar a calificar a los
que pueden concurrir a sostenerla. Es sobre todo
el caso .de los
errores que configuran la relajación moral
de nuestro siglo, pro­
pugnados por cuantos comparten la 'democracia avanzada':
erro­
res sobre fa enseñanza, sobre el matrimonio, sobre el sexo, sohte
la vida ( en su comienzo, su posible manipulación y su fioal na­
tural).
1013
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
Son temas a incluir en la doctrina social porque transcienden
la moral individual, afectando al propio fundamento social,. Y la
Iglesia reivindica, además, explícitamente, que dichos errores no
queden amparados por la ley positiva. Entre otras
cosas por el
daño moral que origina la confusión de lo legal con lo lícito.
Hagamos algunas citas:
-«Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se
minaría el mismo fundamento de la sociedad» (30).
-«El valor institucional del matrimonio debe ser · recono­
cido por las autoridades públicas; la situación
de las parejas nó
casadas· no debe ponerse al· núsmo nivel que el matrimonio ~
bidamente contraído». «El divorcio atenta contra la institución
misma del matrimonio
y de la familia» (31).
23. En otras ocasiones las condenas
de la Iglesia ·han recaído
sobre un sistema o un movimiento enteros, cuando sus mis­
mos fundamentos y el conjunto de su acción lo han revelado
integralmente nocivo.
Ese
es el significado' de la famosa proposición 80 del Sytla,
bus que significaba la inrompatibilidad radical del catolicisnio
con el mundo fundado en el liberalismo. · ·
También es preciso recordar otro impottante, referente al
socalismo: «declaramos lo siguiente: considérese como doctrina,
como hecho histórico o como 'acción social',
el socialismo, si
sigue siendo verdadero
sociafümo, · aun después de haber cedido
a la
verdad y . a la justicia en los puntos indicados [se trata de
la renuncia a la lucha de clases y de la guerra contra )a propi,;,:
,(30) Juan Pablo II en la homilía de la Misa para las familias en la
I'laza de Lima de Madrid (2-Xi-82). "
(31f Carta de los derechos de la familia presentada por la Santa Sede
el 22-X-82 (§§ 1,c y 6,b) en ella la Santa Sede «insta a los Estados, Or­
gaoizaciop.es Internacionales y a tódas ~s Instituciones y p~nas_ · inte-.
res~<;ias,. para que promuevan. ~ resp~ de estos derechos y_ aseguten ~~
efectivo ~nocimiento y observancia». , ." :
Nµestro áctual Pontffi~ tanibién ha Íllstado a stiperar ~ · C9llcepcióll
dNorcista de la sociedsd» (homilÍil en lá Misa de la -Plaza de ias Améri'
cas de San Juan de Puerto Rico !2-X-84).
1014
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
dad privada], es incompatible con los dogmas de la Iglesia Ca­
tólica, puesto que concibe la sociedad de una manera sumamente
opuesta a
la verdad cristiana». «. . . nadie puede ser a la vez
buen católico
y verdadero socialista» (32).
Por su parte,
la encíclica Mit brennender Sorge no es solo
una condena del nacionalsocialismo alemán, sino de todo sistema
neopagano
y de totalitatismo nacionalista.
No debemos ocultat,
para, concluir la enumeración, cómo,
col111Íderándol9 desviado por los motivos .de doctrina social que
enumera
Notre charge apostolique,. San Pío X procedió a disol­
ver
el Sillon, y cómo la instrucción Libertatis nuntius, tantas
veces citada,
es una denuncia de la~ desviaciones de las corrien­
tes de teología de
la liberación que adoptan conceptos marxis.
tas. Tenemos
aquí la condena de dos movimientos de origen
católko por sus errores sociales.,
.
24. Las co11denas sociales. de la Iglesia tienen uri valor~er­
manente
(33 ), como corresponde a juicios doctrinales ¡le! ma­
gisterio, pero además ·han sido reiteradas con frecuencia para
recordatorio de los fieles. ·
Las grandes condenas doctrinales de sistemas sé han confir­
mado
y reafirmado a lo largo del tiempo, aunque, desde luego,
no continuamente. La no reiteración expresa no debe interpre­
tatSe abusivamente
como un levantamiento de la censura (34.).
, :(32)· Pío XI, Quadragessimo anno, §§ 117 y 120.
(33)
Caso singular es el del levantamiento de Is oondeoa de L' Action
Franfaise en 1939. La ·explicaci6n estriba -en que se trataba de una cori·
déna parcial de detetminados escritos -que se niaiitrivieron prohibidos­
y en que hubo una petici6n de levantamiento de la prohibición sobre el
diario acompañada de un propósito .expreso de sumisión (Actae Aposto­
licae Sedis, 31 (1939), págs. 303 y sigs.). Lo cual, por su parte, demuestra
la utilidad curativa y no sofu · punitiva · de las condenas doctrinales. ·
Caso similar es el de ·Is enddica de Plo ·xr Non abbiamo bisogno de
junio de 1931, pues a loS seis meses de la misma las· relaciones entre el
estado fascista italiano y· la. Iglesia -conocieron Una COnsiderahle mejoría.
Al fin y al cabo, más que la condena del régimen lo -que se pretendía
con Is endclica era instar a su rectificación. (vid., §§ 67-69).
(34) Pensemos en el caso de·]a·-masorieria, -condenada más de ·una
1015
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
Tampoco el liberalismo, condenado con frecuencia durante
el siglo pasado y principios de éste no ha sido, por distintas
circunstancias, nominalmente condenado en la
última época, pero
no se debe odvidar que las condenas al totalitarismo, de la
Gaudium et spes a nuestros días, no solo son aplicables al co­
munismo; sino al también real totalitarismo democrático (35).
25. Finalmente, el socialismo y el comunismo han sido
condenados
en multitud de documentos, siendo los más solem­
nes Quod apostolici muneris de Le6n XIII en 1878 y la famosa
Divini Redemptoris de Pío XI en 1937 (36).
Juan
XXIII sigui6 recordando la condena del comunismo, y
Pablo VI renov6 también, «especialmente», su condena (37), y
vez por los papas, y en especial en la Humanum genus de Le6n XIII en
1884. Cuando entró en vigor, un siglo justo después, el nuevo Código
de Derecho canónico, se pretendió presentar como anulación de la condena,
el que en la nueva redacción del ca:ilon 1.374 no figurará explícitamente,
como en
el anterior 2.335, la excomunión a los católicos· que dieran su
nombre a
la masonería. Ello motivó una declaración de la Sagrada Con­
gregación de la Doctrina de la Fe de 21-XI-83 deshaciendo toda especula­
ción al respecto, que equivalió a una renovación expresa de la condena.
(35) Sobre el carácter totalitario de la democracia moderna, vid. M1-
GUEL Aroso ToRRES, «El totalitarismo democrático», en Verbo, núm. 219-
220 (1983).
De que la censura del liberalismo se mantiene, equiparándole aL-mar­
xismo, puede servir de muestra el siguiente fragmento del Papa Juan
Pablo II: Por
una parte, está toda la herencia racionalista, iluminista, cienti.fista del
llamada '1iberalismo" laicista en las naciones del Occidente, que ha ttafdo
consigo la negación radical del cristianismo; por otra parte, está la ideo­
logía y la práctica·· del "marxismo" ateo, que ha llegado, puede decirse a
las ex.tremas consecuencias· de sus postulados materialistas en las diversas
denominaciones actuales» (Alocución al poeblo de Turín, abril de 1980,
citado en
Verbo, núm. 223-224 (1984), pág. 301).
(36) Una amplia relación y extractos de
dichas condenas pontificias
pueden verse en JEAN OussET, El marxismo-leninismo, Editorial Speiro,
Madrid, 1967, págs. 215-239.
(37)
JuAN XXIII, Mater et magistra, § 34; PABLO VI, Ecclesiam
suam, § 94 y Octogessima adveniens, _§§ 26-36. En esta última se advierte
1016
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
aunque es cierto que el Concilio Vaticano II omitió por com­
pleto toda referencia directa al comunismo (38), y que luego se
hecho frecuente al referirse genéricamente al totalitarismo, ha
vuelto a ser nombrado por Juan Pablo
II, y sobre todo han
recaído sobre
él condenas aún más graves:
El documento Libertatis nuntius. es un estudio más minucioso
que cualquier otro anterior de
la filosofía y la praxis marxistas
y de su relación con
la doctrina cristiana con motivo de las
teologías
de la liberación.
Y
hay mucho más: el comunismo ya no es solo «intrínseca­
mente perverso», según
la conocida sentencia de Pío XI, el Papa
Juan Pablo
II lo ha identificado .con el pecado contra el Espí­
ritu Santo: «Por desgracia, la resistencia al Espíritu Santo
...
Encuentra su máxima expresión en el materialismo, ya sea en su
forma teórica
--como forma de pensamiento-, ya sea en su
forma práctica -eomo método de lectura y de valoración de
los
hechos-, y además como programa de conducta correspon­
diente.
El sistema que ha dado el máximo desarrollo y ha lle­
vado a sus extremas consecuencias prácticas esta forma de pen­
samiento, de ideología y de praxis es el materialismo dialéctico
e histórico, reconocido hoy como núcleo vital del marxismo» (39).
Nunca las condenas del comunismo
hablan sido tan técnicas,
ni
tan e,oplícitas en los nombres, ni tan fuertes.
26. Consideramos
curuito antecede suficiente para mostrar
que las condenas sociales, por
la forma especialmente grave que
revisten, son puntos de referencia de
validez permanente, y que,
del peligro de hacerse ilusiones tanto respecto de la ideología marxista y
el socialismo, cuanto de la ideología liberal.
(38) En el Concilio solo existe una alusión indirecta al comunismo
y su condena en cuanto «ateísmo sistemático» (Gaudium et spes, ·§§ 20-21
con
referencia a pie de página a la Divíní Redemptoris).
Tal omisión no ha dejado de 1evantar críticas: así Pumo CorutBA DE
ÜLIVEIRA, op. cit., págs. 147-148. Hubo una propuesta firmada por cientos
de Padres concilfares para redactar un esquema sobre el comunismo que
fue inexplicablemente traspapelada en el Secretariado. General del Concilio.
(39) JuAN PABLO II. encíclica Dominum et vivificantem, § 56.
1017
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL .
como se observa, -se reiteran siempre, aunque en ocasiones me­
dien largos intervalos.
Nos resta una sola observación
acerca de la norma negativa
de la doctrina social católica: normalmente no
se ha limitadt> a
denunciar desviaciones presentes, sino que ha puesto en guardia
sobre las tristes consecuencias que de ellas era dable esperar. Si
alguna vez nos acometiera la duda sobre la capacidad del pen­
samiento deductivo, debería bastarnos considerar la forma en
que la Iglesia, a
la vista de unos principos erróneos, supo vis­
lumbrar todo cuanto podían acarrear. Porque· ocurre lo que afir­
mara Chesterton: «La verdad puede comprender al error, pero
el e.rror no puede comprender a la verdad» ( 40). Jl.1:ás aún: a
menudo a
· IÓS · heterodoxos se les escapa la exposición más _pe­
netrante de su error, que no alcanza su fórmula perfecta y de,
f4útiva
mM que en el texto en que la Iglesia lo condena.
Por eso
el . documento Libertad cristiana y liberación, con­
siderando los últimos sigfos ele mQVllllientos liberadores conta­
minados de ambigüedades y llenos de amonestaciones de la Igle­
sia Puede· decir: si «en su mOffi~to. fue· níU.chas. veres incom­
prendida. Con el paso discernimicep.to~ (41). . . .
·A este· respecto .contrasta. vivamente la actiw,l ·generaliiada
entre
los católicos europeos, averg=ándose del Syllabus, con
la de algún protestante lúcido, como Noel Vesper, que en 1928
escribió: «No sería posible que e!Syllabus, que ha contrariado
duramente a
la opinión,, apareciese en · tiempos sucesivos, como
el último y más alto monumento, mediante el cual Occidente
intentó dominar· a la barbarie renaciente»
{42 ).
(40) G. K. OmsTERWN, «Autobiografía»,. en Obras completas, tomo I,
Plaza y Janés, Bm:celona, 1967, pág. 235.
(41) Instrucci6n
Libertad cristiana y liberaci6n, § 20.
(42) Citado por
MICHEL CREOZET, en Verbo, núm. 179-180 (1979),
pág. 1.218.
1018
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENXOS DE LIBERACION
La liberación, consustancial al Evangelio
27. Pasemos ahora a
la norma positiva de la liberación
cristiana. A sus fundamentos
y principios inspiradores, para de­
tenernos finalmente en algunos puntos señalados que se refieren
a sus objetivos concretos y
al modo coo que han de procurarse.
Para ello la guía
más reciente y autorizada es, por supuesto, la
tantas veces citada Libertad cristiana y liberación.
Afirmemos, ante todo, que la liberación es un tema cristia­
no; propia
y originalmente cristiano.
«El Evangelio de Jesucristo
es un mensaje de libertad y una
fuerza de
·liberación» se nos repite con insistencia (43). Y es
que las promesas de Cristo
no se limitan al «conocereis la _;er­
dad y la verdad os hará hbres» de San Juan, sino que compren­
den también el «Venid a mí todos los que estais apenados y
sobrecargados y yo os aliviaré» (Mt 11,28).
Por otra parte, la cuestión
de la libertad, que es fundamento
de la liberación, ha sido siempre objeto de enseñanza, cultivo
y defensa por parte
del. magisterio de la Iglesia. Es más, se da
la paradoja .de que la Iglesia Jo viene defendiendo de desvirtua,
clones,
desde el principio de Ja modernidad, frente a movimien,.
tos pretendidamente liberadores:
en
el siglo XVI, contra el protestantismo, defendió eón
anatema
que el hombre es libre .psicológicamente;
en el siglo XIX, contra el liberalismo, que el hombre
i1o es libre morahnente, en el, sentido de no estar obliga­
do en cónciencia
por las leyes divlna:s;
y en el siglo xx, contra las tendencias totalitarias, que
las libertades sociales del hombre no deben ser restringi­
das sino en la estricta
medida en que sea necesario ( 44 ).
( 43) Insttucdones: Libertatis nuntius, introduccióri, y Libertad cristiana
y liberaci6n, §§ 1 y 43.
(44) BALTASAR PÉREZ ARGOS, S. J., «Libertad religiosa, ¿ruptura o
continuidad?»; en Verbo, núm. 229-230 (1984), pág. 1.157.
Acerca del último ponto obsérverse la que el Vaticano 1I llama «nor­
ma [consuetudo] de la íntegra libertad» (Dignitatis huinanae, § "7).
1019
Fundaci\363n Speiro

WIS MARIA SANDOV AL
28. Y hi liberaci6n no solo es tema propiamente cristiano.
sino que
el cristianismo está en los orígenes de estas aspiracio­
nes: los modernos intentos de libetaci6n son, en última instancia,
herejías cristianas ( 45).
Se puede comprobar, efectivamente, que la Revoluci6n de­
pende de un sustrato cristiano, aunque sea una herejía integral
o una negaci6n total: de hecho se ha difundido parasitando y
trastrocando nociones cristianas, y por aquellos caminos en que
le había precedido la civilizaci6n cristiana.
Debemos recordar que
hi temática de la libertad fue ilumi­
nada de una forma nueva, hasta entonces desconocida en el
mundo, por el cristianismo.
El libr~ albedrío, la dignidad de
todos los hombres, la libettad de hijos de Dios, son aportacio­
nes
específicamente cristianas que, reconocidas 'de inmediato
como
verdaderas, han dejado una huelhi irrenunciable en el
modo de pensar de
la humanidad. Algo a lo que por estar tan
habituados no concedemos
la debida importancia.
29.
La liberaci6n se define precisamente en funci6n de la
libettad. Es la restiruci6n de la libettad ( 46 ), y, por lo tanto,
tiene que tener en cuenta la verdadera naturaleza de ésta: lo
que la constituye y lo que es su desbordamiento y ·corrupci6n.
Por eso, con idea evangélica tan repetida, hay que tener siem­
pre en cuenta que
Lis pautas de hi auténtica libertad humana
son
hi verdad y la justicia. Un cristiano sabe que la libertad está
orientada
al bien moral, y que su mayor defecto es el pecado.
Todos los encadenamientos de
la libertad, que van a requerir
liberación, tienen siempre su raíz en el pecado.
(45) La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe no duda en
decir que la aspiración a la liberaci6n moderna «tiene su raíz primera en
la herencia del cristianismo. Esto es· verdad también allí donde esa bús­
queda y aspiraci6n se encarnan en formas aberrantes que se oponen a la
visión cristiana del ,hombre y de su destino. Sin esta referencia al Evange­
lio se hace incomprensible la · historia de los últimos siglos eh Occidente»
(Instrucción Libertad cristiana y liberaci6n, § 5).
(46)· ldetn, § 23.
1020
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y WS INTENTOS DE UBERACION
30. Decir que el fundamento teológico de la liberación
estriba en la dignidad de la persona humana
es quedarnos a mi­
tad de camino. Hay dos lugares teocéntricos que son la fuente
de la liberación cristiana:
-
El primero, que Dios quiere ser adorado por hombres
libres. Como Dios pide del hombre su amor, y como éste es
siempre un don libérrimo, requiere que la libertad del hombre
sea plenamente preservada y promovida, apartando todo tipo de
obstáculos. - El segundo, que
el amor al prójimo es el signo visible
del amor a
Dios. San Juan nos dejó escrito que «quien no ama
a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve»
( 1 Jn 4,20). Muy particularmente, sería hipócrita nuestro amor
a los demás cristianos si, compartiendo
con ellos los sacramentos,
fuéramos incapaces de compadecemos de sus miserias ( 47).
31. Amor a Dios y amor a nuestros
hermanos son el fun­
damento de la necesidad cristiana
de liberación. Por consecuencia,
la
praxis cristiana es el cumplimiento del gran mandamiento del
amor. Pero, como cristiana, esa -praxis es integral, 1?-º reduc­
cionista. La Iglesia nos propone el tema de la lilieración a la
luz de las Bienaventuranzas: «iluminado por ellas,
el compro­
miso necesario
en las tareas temporales al servicio del prójimo
y de la comunidad humana es,
al mismo tiempo, requerido con
urgencia y mantenido en su ¡usta perspectiva. Las bienaventu­
ranzas preservan de la idolatría de los bienes terrenos y de las
injusticias que entrañan su búsqueda desenfrenada» ( 48).
Volvemos a encontrarnos de nuevo
con lo que denominamos
el principio
de integtidad cristiana, principio que no se ·resume
en una especie de centrismo o de eclecticismo. Aceptar toda la
realidad
-----0.1yas partes pueden ser más de dos-significa tam­
bién aceptar la jerarquía que existe
realmente entre esas partes.
La Iglesia quiere el bien del hombre en todas sus dimensiones,
(47) Idem, § 98.
( 48) Idem, § 62.
1021
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
pero siempre será primero como miembro de la ciudad de Dios
y luego como miembro de la ciudad terrena ( 49).
32. Aunque aquí
--por nuestra vocación peculiar-nos
interesa particularmente la liberación social, hace falta que nos
detengamos brevemente en la dimensión primaria y predominan­
te de
la liberación cristiana: la espiritual y personal .
. , Nosotros 110 podemos incurrir en el olvido de la dimensión
trascendente de la liberación que tanto nos hemos visto en l.a
obligación de denunciar. Debe concederse la atención prioritaria
ala conversión del corazón de las personas antes que a la rec-
tificación de las estructuras. ·
·
Primero, porque como ensefia Juan Pablo II, el pecado so­
cial admite ·varios sentidos, pero .incluso cuando se refiere a com.­
portamientos colectivos de grupos sociales es «fruto, acumula­
ción y concentración de muchos pecados personales ... las ver­
daderas responsabilidades son de las personas,. (50).
Esta
príoricL,d de lo personal en la hberación no se aplica
únicamente a lo interior; es también norma
válida de acción
externa. No todos tienen oportunidad, capacidad o vocación para
participar en reformas sociales, pero no debemos olvidar que
mientras las leyés e instituciones se limitan a regular y defender
la sociedad, son las costumbres, que . se estableoen cotidianamen:
te con la paiticipáción de todos, su verdadero principio vital.
Además, también está al alcance de todos individualmente
el ·ejercido de la limosna y las obras de misericordia, conocidas
comúnmente
-y bien-por caridad. En ella ba destacado desde
siempre la
· iglesia con multitud de obras de beneficencia que
«siempre y en todo lugar continúan siendo
indispensables,. (51 ).
(49) ldem, § 63.
(50) JuAN PABLO II, Exhortaci6n apostólica Reconciliatio_ et paenin~
tentia, § 16.
(51} · Irist1'Ucci6n Libertad cristiana y liberación, § 68. En este mismo
sentido recordemos
c6mo el Concilio dedicó también su atención a la or­
ganización de la acción social caritativa (Gaudium et spes, §. 88; Aposto­
licam actuositatem, § 8).
1022
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y WS INTENTOS DE. UBERACION
Pensar que unas estructuras auténticamente justas elimina•
rán toda necesidad de ayudas . caritativas, y que no necesitarán
de un espíritu de caridad social que las informe,
es puro utopis­
mo terreno, y desconocimiento de que las legislaciones genera­
les mal pueden resolver todos los casos particulares, y
eso cuando
no se cumple que
summum ius, summa iniuria (52).
Liberación
y caridad son vocaciones complementarias dentro
de la Iglesia que también deben aunarse en cada persona en
orden a
su perfección.
Una frase
de la madre Teresa de Calcuta nos. puede hacer
ver lo necesario de esa simultaneidad:
«Nosotras. nos dedicamos
a
ayudar hoy. Luchar por el futuro es una tarea muy larga;
mientras la preparo
se me puede morir un niño por falta de un
vaso
de leche .. . Si alguien tiene la vocación de denunciar la in­
justicia, que lo haga. Trabajando juntos lograremos mucho» (53).
Hacia una liberación cristiana· moderna
3 3. Considerando ahora la cuestión de la liberación tem­
poral, · ésta no es sino un conjunto de. procesos que garantizan
y procuran las condiciones requeridas para el ejercicio de una
auténtica libertad humana (54).
Hay que hacer constar que la liberación así entendida no es
causa de la libertad del hombre; éste siempre
conserv.a su libre
(52) Es la idea a la que lleg6 Soljenitsin: «Es horrible una. sociedad
en la que no hay una imparcial balan2a jurídica. Peto una sociedad en
que no hay arra balanza que la jurídica también es poco digna del hom­
bre» (oíd. «El mundo escindido», en Verbo, núm. 168 (1978), pág. 1.004).
Que es impensable suprimir la caridad social ya lo enunció--Pío XI
(Quadragessimo anno, § 137); Pablo VI, por su parte, se expresó así:
«Efectivamente sí más .allá de las. reglas jurídicas· :fulta-un sentido más
profundó de respeto y de servicio al prójimo. incluso la igualdad ante la"
ley °'¡x,drá servir de coartada a discriminaciories flagrantes, a _explotaciones
constantes, a un engafio efectivo» ( Octogessima adveniens, § 23 ).
· (53) Declaraciones citadas en.· Iglesia-Mundo, núm:, 189, pág. 5.
(54) Instrucd6n Libertad cristüma y liberaci6n, § 31. ·'
1023
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
albedrío aun bajo situaciones de opresión, pero «un orden so­
ciál justo ofrece al hombre una ayuda insustituiBle para la reali­
zación de su libre personalidad. Por el contrario, un orden so­
cial injusto es una amenaza y un obstáculo que pueden compro­
meter su destino»
(55).
Todo esto no es nuevo, no es sino un recordatorio más de
la inmensa conveniencia de un ambiente social cristiano, preser­
vado por un orden también cristiano, para la perfección y la
salvación de las almas; no solo de una minoría más heroica o
más formada, sino de la generalidad, tal
y como desea Jesús.
Es la fe de la masa de los pobres, de los débiles y pecadores, a
la
que se protege fundamentalmente con una civilización sa­
cral (56).
Lo que no es erróneo en las «teologías de la liberación» al
uso es la idea de que el Evangelio reclama consecuencias políti­
cas de la fe. 'Frente a la noción de que la liberación externa es
necesaria para facilitar la vida cristiana de los pueblos es impo­
sible oponer, con caridad
y sentido común, una «teología de la
indiferencia del mundo». Es por eso por lo que la Santa Sede
no quiere condenar el término «teología de la liberación», sino
recuperarlo, porque
la liberación cristiana auténtica ha tenido y
tiene por otros nombres sociedades cristianas, estado confesional,
Cristiandad, Reinado Social de Cristo.
(55) Id\'lll, § 32. Es muy conocido el pasaje análogo de Pfo XII,
reiteradamente citado: «De la forma dada a la sociedad, conforme o no
a las leyes divinas, depende y se insinúa también el bien o el mal de las
almas» (La solemnita, discurso de l-Vl-41).
(56) En palabras del cardenal Daniélou: «Ellos tienen necesidad, para
ser cristianos de un medio que les ayude. No puede haber cristianismo
de masas sin ctistialtdad>. Admitir la separación de la Religión y del
Estado «es un punto de vista irrealista y peligroao. Peligroso para la fe,
porque ésta no puede ser la fe de los pobres más que en una civilizaci6n·
que la h11ee normalmente accesible a los pobres sin constituirla en privi­
legio de una selección de· espirituales. Es peligroso para la civilización,
porque la deja constituirse de una manera incompleta e inhumana». (Ci­
ta el derrotismo católico de Rafael Gambra, Editorial Cat6lica Espafiola, Se­
villa, 1965, p,ig. XXVII).
1024
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE UBERACION
34. Con un vigor inusitado y creciente, la Iglesia nos está
urgiendo para que no seamos indiferentes ante
la núsetia de
núllones de hertna11os nuestros, y está asunúendo la tarea de
promover una auténtica liberación por la conversión interior,
pero también por urgentes reformas radicales de las estructu­
ras que producen la miseria:
«La Iglesia ... escucha el clamor
por
la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas ...
Son oodacia y valentía, con clarividencia y prudencia, con celo
y fuerza de ánimo, con amor a los pobres hasta el sacrificio, los
pastores considerarán tarea prioritaria
el responder a esta lla­
mada» (57).
Y
la acción a la que se nos convoca debe estar guiada por
la doctrina social
de la Iglesia ( o ensefianza social, o moral. so­
cial cristiana, que todas esas expresiones se emplean como equi­
valentes). Resulta muy importante destacar la reafirmación
so­
lemne dé que existe una enseñanza social de la Iglesia, no pun­
tual, sino «constituida en doctrina», imporllante y vinculante,
fundada sobre el Evangelio y toda
la tradición, incluyendo por
supuesto
el reciente Magisterio (58). La doctrina social católica
no había .sido 'liceociada' como se nos quiso hacer creer (59).
Si Juan Pablo
II está haciendo reiteradas referencias a
ella ( 60
), la Sagrada Congregación de la Fe indica como condi­
ción para el enderezanúento de la . teología de la liberación la
«recuperación del valor de la enseñanza social
de la Iglesia» (61)
y a
ella dedica todo el último capítulo de la instrucción Libertad
cristiana y liberaci6n como guía de la acción práctica de la libe­
ración cristiana.
No corresponde a este trabajo extenderse sobre los principios
(57) Instrucción Libertatis nuntius, XI-1 y 2.
(58) Instrucción Libetrad cristiana y liberaci6n, §§ 71-72.
(59) Conviene consultar el extenso trabajo de JUAN V ALLET DE GOYTI­
soLo, «La 'Octogessima adveniens', ¿ha derogado la doctrina social cató­
lica?», en Verbo, núm. 97-98 (1971).
(60) En la revista Verbo se han publicado varias recopilaciones de
su Magisterio al respecto: vid. núms: 181-182 (1980); 199-200 (1981) y
247-248 (1986).
(61) Instrucción Libertatis nuntius~ XI~12.
1025
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOV AL
más fundamentales y mejor conocidos de la. Doctrina Social de
la Iglesia:
dignidad del hombre y primacía de Ja persona sobre
las estructuras; principios de bien común, solidaridad y
subsi­
diariedad; opción preferencial
por los pobres; destino univer­
sal
de los bienes con su corolario del derecho a la propiedad
gravado por una función social; o la prioridad del trabajo sobre
el capital, entre otros. Preferimos destacar, sobre todo, que
la
Doctrina Social de la Iglesia se mantiene abierta, y que invita,
considetándolo indispensable, a que todos contribuyan a
la · re­
flexión de la Iglesia acerca de las roestiones que la actualidad
va planteando sin cesar (62).
Apuntemos aquí, para terminar, ciertos puntos cruciales en
que parece
más conveniente aportar esa reflexión, por más ne­
cesarios para conducir hoy en la práctica una liberación cristiana.
3 5. Lo primero en el orden de la acción es establecer con
claridad el fin último que se persigue. La Iglesia ha repetido
qt¡e no postula un modelo de sociedad determinado en todos
sus
extremos; peto si no existe uh modelo ideal de Ciudad Ca­
tólica, sí existen unos requisitos mínimos pata que una cietta
constitución social pueda set juzgada compatible con el orden
natural y
la fe; pero igualmente, dentro de los principios gene­
rales, se J;>Uede considerar cuál sea la tesis más · deseable y no
de estricto mínimo.
Sin embargo, en tanto que desde el Conocilio a nuestra
fe.
cha se insta a los seglares a irradiar la luz del cristiánismo ·sobre
la vida social ( 63 ), se ha observado desde entonces una actitud
general, que oscila entre el rechazo y el silericiamiento, respecto
de
la tesis ·hasta entonces mantenida: la superioridad de un or­
den confesionalmente cristiano.
(62)- · En el mismo pasaje anteriormente citado:
( 63)
•A la conciencia bien formada del seglar toca lograr que la ley
divina quede grabada en la-ciudad terrena». «Los laicos ... no solamente
están obligados a cristianizar el· ml.1Ddo, sino que además su vocación se
extiende a ser testigos de Cristo en todo momento en medio de la· socié­
dad humana», Gaudium et spes, § 43.
1026
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
Para poder desarrollar una acción social coherente y hasta
sus últimas consecuencias
es en verdad impréscinclible clerificar
esta cuestión.
¿Acaso se ha sustituido la tesis de la consagración formal
de las sociedades por otra? Y, en ese caso, ¿cuál es en concreto?
¿O en realidad no hace falta sino disipar los equívocos presen­
tes
y adaptar a las circunstancias la tesis tradicional?
36.
El segundo punto de meditación es el de los progra­
mas de liberación. En la realidad
no existen arquetipos, sino ca­
sos particulares que requieren aplicácioiÍes concretas de los prin­
cipios.
· Se ha reprochado a la Doctrina Social de la Iglesia su falta
de concreción, pero es que se trata de una doctrina, no de un
ptoyecto, ni de un código.
Existe un contraste entre las condenas terminantes y preci­
sas, que son
no;,,;,a negativa de la liberación,. y los principios
generales que deben orientar positivamente la acción. No es un
clefecto, sin embargo, sino una consideración por parte de las
jerarquías de la Iglesia hacia las competencias de los seglares:
supone un reconocimiento de libertad.
· No siempre reparamos que ofrece más libertad una legislación
que
se limita a prohibir que aquella · que prescribe los que obli­
gatoriamente debemos efectuar.
Por eso se considera más peno­
so el confinamiento que el destierro. Por esto también conside­
ramos
más excelsa, pero también más exigente, la sentencia de
Nuestro Señor, ««Haced a los demás como quetais. que ellos os
hagan» (Mt 7,12) que la negativa del Antiguo·Testamento «No
hagas a nadie lo que no quieras que te
hagan» (Tb 4,15).
La Iglesia no se reduce a dejar libertad a los seglares sobre
las concreciones de la acción social
y política cristianas, es más
correcto decir que se las encomienda. Por eso carece de sentido
qúejarse de un vaclo que uno mismo está
lla1ru¡do a llenar.
Los seglares tenemos que asumir esa misión, con su servi­
dumbre de pasar del terreno seguro de los principios que
se
estudian, al incómodo de los compromisos temporales que se
1027
Fundaci\363n Speiro

J;,UIS MARIA SANDOV AL .
ejecutan, siempre imperfectoS, discutibles y falibles, pero que
son los· que contribuirán efectivamente a la liberación de las
per­
sonas concretas.
De todas formas, el magisterio eclesiástico también háce su­
gerencias de. medidas. concretas -,-eff muchas ocasiones confirman­
do
y respaldando los principios de iniciativas previas de los
católicos-, sobre todo en el mundo del trabajo, lo cual se ex­
plica puesto que «en cierta manera, el trabajo es la clave de
toda la cues.tión social
.. Así, pues, en eltrabajo es donde ha de
emprenderse.· de manera. prioritari~ una ·acción liberadota en la
libertad~ (64). Posiblement~ la. doctrina de fa Iglesia sobre el
murido del trabajo es la más
extensa y original de sus partes.
;I'or último, las propuestas concretas de la Iglesia no son
obligatorias en sentido estricto,
y pu~den ser lícito objeto de
pret~cias. P;,r eso se insiste menos sobre ellas, o dejan de
recomendarse si
se cons.idera .que resultan inoportunas, pero eso
no significa que no deban recíbÍrse y considerarse, ni que hayan
puribi~do de. valor intrínseco, por lo que ,pueden volver a ser
viabl~ si las circunstancias .cambian (es decir, si la acción-de
los
~glarés las hace cambiar) ( 65):
. 3 7. . El tercer punto digno de precisión es el de los medios
que
se pueden. emplear . para . vencer los obstáculos que en oca­
sio;,es presentan los . gol,iernos y los regímenes políticos a las .
(64) Instrucci6n Libertad cristiana y liberación, § · 83.
(65} Es el caso del corpo~tivismo de los años treinta, que Pío XI
acogió con benevolencia y puSQ_ cqr:no ejemplo d~. vfa de solución (Qua­
dragessimo anno, §§ 91-9.6; Di'vi~i Redemptoris, § 31). Posteriormente,
frustada la oportunidad {Pío XII, Avec une égale sollicitude [7-V-49],
§§ 5-6), los papas no han querido apasecei ligados· a ella. Así se explica
igualmente qué muchos· tratadistas. modernos hayán pasado a . guardar .si­
lencio sobre esa propuesta ·concreta. dd magisterio ( vid. J osÉ MIGUEL
lBÁÑEZ LANGLOIS, Doctrina social -de la _Iglesia, ediciones de 1a Univers_i­
dad de Navarra, Pamplona, 1987, págs. 149-151. ·
Dicho ejemplo sería _ apliCable · ·en· general a oti'as propuestas concretas
análogas~ qtié debemos güatdanios qe absolutiviÚt, p. ej., la cogesti6n
(Vid·.· JuAN .PABLO II, Laborem exercens, § 14).
1028
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
libertades de los hombres. Sobre ello la Iglesia ha enseñado
siempre:
que existe
una moralidad de los medios tan vinru­
lante como la que se refiere a' los fines. Los medios y los
fines deben
estar en armonía, · de tal modo que prefiguren
desde el principio el orden más justo que
se persigue. Lo
Cllfil excluye .la dialéctica social e i¡npone por el contra­
rio una gradualidad de las reformas;
-que el cristiano debe preferir siempre la vía del
aCllerdo y del diálogo, y rechazar, por ende, el =rso por
sistema a la violencia;
-y que existe el derecho, en. caso extremo, · a la lu­
cha armada como último
=rso contra una tiranía, pero
observando siempre
una serie de condiciones, muy riguro­
sas (66).
A esta doctrina, de antiguo conocida, Se ha añadido la afir­
mación de que «a causa del desarrollo continuo de las técnicas
empleadas y de la creciente gravedad de
los peligros implicados
en el recurso a la violencia, lo que hoy se llama 'resistencia
i,;.siva' abre un camino ,;,ás conforme con los principios mora­
les y no menos prometedor de éx.ito» ( 6 7 ).
Como la referencia a lo que hoy se llama resistencia pasiva
constituye una cierta novedad, y además implica una 'apreciación
técnica en cuanto. a su capaddád de éJtlto, consid~ramós que
este es uno de Jos puntos que requieren ahondar en su estu­
dio (68).
(66) Instrucción Libertad cristiana y liberación, §§ 76-79
(67) Idem, § 79.
(68) Ante todo· convendría considerar que muchos de los medios que
vulgarmente se nos presentan como -no -violentos o ,pasivos entrañan di­
versos empleos implícitos de la -fuerza. ( como las ocupaciones u obstruc­
ciones}, o desembocan -eh. situacioítes, .de violencia ·física, .tal vez primitiva
Y· menor, pero que puede acarrear.-igualmente muertes (como muchas ma­
nifestaciones), u ofrecen serios reparos morale:; (como la ·hudga 'de hatn·
1029
Fundaci\363n Speiro

WIS MARIA SANDOV AL
38. Finalmente, queda por considerar que los laicos son
los protagonistas activos de
la liberaci6n institucional cristiana.
Sobre esto la
enseñanza de la Iglesia es ternúnante ( 69 ).
l;,re). Ningún medio 'no violento' es inocuo- y ni siquiera todos son lícitos.
Para ellos también se han de .exÍgil' las debidas cautelas morales y juicios
prudenciales.
· ·
Respecto de la efectividad de la méra résistencia pasiva, lá razón in­
dica que una répresión violenta, indiscririrlnada y · sin escrúpulos tiene a
su favor todas las probabilidades, de conseguir extinguir!;,. Como observó
Solien.itsin respecto--de la_ -huelga de hambre: «En realidad... es un arma
de car4':ter puramep.Je _moral: solo puede set ,eficaz ante un carcdero que
co~é un vestigio' cÍe conciencia, de temor a la opinión pública». (Ar­
chipiélago Gulag I, cap. XII). Observación que es extensible a cualquier
demostración pública de oposición: podrá· ser más· o menos fructífera
mientras el poder .., abstenga voluntariamente de ahogarla en sangre.
Históricamente :es digno_ de considerarse cómo un pueblo unido mayo­
ritariamente, como el
polaco, se. sometió rápidamente a la ley marcial en
1981 pese a gozar de las más favorables circunstancias imaginables para
una resistencia pasiva. Por la presión de la calle e internacional ha po­
dido expulsarse a Marcos (Filipinas, 1986) pero no a Jaruzelski ¿Y quién
hubiera juzgado tanto o. ·más_ prometedora la resistencia pasiva que la ar­
mada a los. khmer rojos?
A nues-i:ro parecer, por consiguiente, la resistencia pasiva tiene prob~­
bilidades
de .éxito ante gobiemós inj\lStos eón un resto de conciencia, coti
un limite moral por pequeÍi.o que sea (los que p autoritarios) y, por tanto,'· exclüirí8,' frente a ellos el recurso directo a las
armaa.
Por_, _el contrario,. frente a tqdrµenes. _auténticamente ~talitarios, la re­
sistencia pasiva es ineficaz e impensable en tanto no se autolimiten, res­
talldo
únitamerite el crunin.O de las armas como viable; caso de ·que las
circunstancias no permitan augurar el-·éxito· de éste, tampoco habrá lugar
para una acción no violenta pública, puesto que una represi6n indiscri­
minada sobre la población puede ser tan mortífera como una guerra civil.
(69) A este respecto es particularmente expresivo este pasaje del Con­
cilio
Vaticano 11: Es ·preciso; con todo,-que los seglares tomen como
obligación suya la restauración del orden temporal, y que, conducidos en
ello por -la luz del Evangelio .y por ·la mente--de la Iglesia, y movidos por
la. · caridad -cristiana, · obren directamente y en forma· concreta; . . . Hay que
establecer el orden· temporal de forma que, Observando-íntegramente sUS
propias leyes, esté conforme ron los últimos principios de la vida cris­
tiana, adaptado a las variadas circunstancias de higates, tiempos y pueblos
(Apostolicam actuosítatem, § 7) ..
1030
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
Sin embargo, es preciso · solv~tar, las dudas actuales acerca
del modo en que ,deben desarrollru: su actuación: ¿ solo a título
individual o agrupados con otros. católicos
y a título de tales?
. Se ha extendido el temor a que una .organización temporal
católica pretenda monopilzar con
su programa y en sus filas la
actuación congruente con la doctrina católica. Esta precaución,
inicialmente correcta (70),
se ha extremado hasta rechazar por
sistema que
ninguna se defioa como católica, .y se nombre así,
por miedo de que comprometan en
la contienda política a la
Iglesia. Pero de este modo, solo a los laicos cristianos les
estaría
vedado coordinarse eficazmente. con los que comparten sus mis­
mos criterios, lo que no puede sino reperoutir en la acentuada
descristianización de
las sociedades.
Por otra
parte, la experiencia cotidiana demuestra la necesi­
dad
de la unión de los católicos en torno a los principios, cuando
éstos son amenazados
por políticas no católicas. Los fieles gc¡zan
de libertad política mayor cuando el régimen no amenaza 'sus
principios, es decir, cuando es confesional; c:uando no ocurre' a~,
su libertad pol!tica disminuye; de ahí los dos polos de la acción
pol!tica y social cristianas: el estado confesional y el partido
confesional;
y que aconfesionalidad y libertad pol!tica a un ti.em­
po supongan una renuncia a defender a la Iglesia en . el orden
temporal (
71 ).
Creemos que en esta tesitura sería muy adecuado profundi­
zar en la tesis de Jean Ousset de que
se debe restaurar el poder
temporal dél laicado cristiano (72).
(70) Gaudium et spes, § 43.
(71) _Es el criterio de ALVARO n'Oas, expresado en «El ¡;:orrecto e&·
nonista», en Verbo, núm. 241-242 (1986), págs. 229-230 y en su libro La
violencia y ·el orden, Ediciones Dyrsa, Madrid, 1987, pág. 115.
(72) JEAN' ÜU~ET,_ Para que Él reine, Editorial Speiro, segunda edi­
c6n, Madrid, 1972, capítulo V «Los dos poderes•.
En ntiCStra particular intetptetación, , tal tesis se resumiría así:
La concepci6n cristiana implica la existencia de dos poderes: espiri­
tual y temporal. No existirá, por tanto, un -orden verdaderamente cri.stiano
sin un poder temporal también cristiano. Que la jerarquía eclesiástica
tenga que relacionarse con los actuales poderes temporales no cristianos,
1031
Fundaci\363n Speiro

LUIS MARIA SANDOVAL
39. Recapitulando: la aspirac10n y la necesidacl de libera­
ción es una
característca. del mundo moderno y coincide con una
de las vertientes del mensaje cristiano. La liberación, es en este
momento la cuestión clave en que viene a converger toda la doc­
trina social católica, y el terreno en el que la Iglesia y la Revo­
lución se enfrentan.
, Hay muchas corrientes liberadoras corrompidas, pero el re,
chazo del error que contienen, guiado por las advertencias del
magisterio,. no es suficiente porque la naturaleza aborrece e
vacío y porque hay un deber objetivo de los católicos de con'
tribuir a la liberación de los hombres. Hace falta imperios amen,
e intente pactar con ellos, no _debe implicar que pueda sustituir a todo
1
s
los efectos al poder_ temporal católico que sigue requiriendo el buen or­
den cristiano. ,
Es cierto que por causa de la Revolución ha retrocedido el poder tc,m.
polal soberano del la.icado cristiano. ' ,
·Pero debe especificarse como temporal, ·'Para que ~o se confunda cO:b.'
su ·podér · espiritual cuando opera en ·el apostolado bajo mandato jeráqui-'
co,
pero. que requiere una autorización expresa de ésta: Cualquier promo­
ción del laicado en el orden eck;siástico -a veces· discutible-no puede_
paliar la carencia de los poderes temporales que le deben ser propios ..
Y debe decirse .poder teDlporal .. soberallo porque el principio de IÓ~'
dos poderes es de aplicaci6n a todos l'OS nivdes. En buena doctrina no!
se puede admitir que el poder soberano sea. el único, y serla desconocét
la realidad ignorar la existencia de potestades temporales cristianas én los
cuerpos
· int_ermedios y asociaciones, voluntarias, como serla imprudente te::":
legar todo reconocimiento del poder te,mpotal del laicado a la asunción
por éste del gobierno.
El reconocimiento del poder temporal del laicado, no único sino colec­
tivo, habría
de realizarse públicamente poi: el clero como interlocutores
reconocidos, precisamente para permitir una acción polítiéa efitaz, que· no
comprometa a la Iglesia y -que no esté Supeditado a sus consignas. Entre•
otras cosas, _¡xtrque resulta fuerte' admitir un fetroceso tan fu.ene COn:io­
para que, como en. la antigüedad, los únicos -portavoces religiosos y civi­
les de la comunidad cristiana sean los··obispos: Debe-·especificarse en qt.ié'
medida los acuerdos firmados ,po, los clérigos supeditan también a los
laicos cristianos. Entre tartto, la única pervivencia recC>nocida de un po­
der cristiano, el espiritual, conduce de . hecho a unos hábitos .de clericalis:.i
mo,-por cuatlto · los' clérigos· regulan la acciOD secular, siquiera sea pol':
consignas de abstención.
1032
Fundaci\363n Speiro

LA IGLESIA Y LOS INTENTOS DE LIBERACION
te una acción positiva por .la liberación conducida por los cató­
licos.
Procutemos
nuestra liberación personal, nuestra conversión,
y empeñémonos en la liberación del prójimo ·. y de la sociedad
de los males que padecen. Para ello,
después de estudiar los
fundamentos de la doctrina social, cada cual según sus circuns­
tancias debe participar en
organizaciones. e ini,cia,tivas concretas.
Si cumplimos ese compendio .. de . las . obras de misericordia
al que se nos reclruna, podre'mos' 'confi;r qu~. en 'el día decisivo
nos sean
dirigidas las palabras· más deseadas: «Veníd benditos
qe mi Padre, recibid la herencia del. Reino preparado para voso­
tros desde · la creación del m~ndó.' P,:,rque tuve hambre, y me
cÍisteis de comer; niv'e sed, y me 'disteis de beber; era forastero,
y me acogisteis; estaba desnudo y mé vestisteis; enférmo, y me
visitasteis; en la
cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25, 34-36). Que
así sea.
1033
Fundaci\363n Speiro