Índice de contenidos

1989

589-1789

Autores
1989
Volver
  • Índice

La Dignitatis humanae y la unidad católica

LA DIGNITATIS BUMANAE Y LA UNIDAD NACIONAL
CA'rOLICA
POR
ANTONIO SEGURA FERNS
a) El éxito que ha tenido recientemente el mo­
vimiento promovido por Mgr. Lefebvre puede y debe
ser; para · todos los fieles,· 1,Ul motivo de reJlexi6n sin­
cera y profunda sobre la fidelidad a la Tradición de
la Iglesia, propuesta auténticamente por el Magisterio
eclesiástico, ordinario o extraordinario, especialm@te
en los Concilios Ecuménicos desde Nicea al Vatica­
no II.
b) Quisiera, además, llamar la atención de los teó­
logos y de otros expertos en ciencias eclesiásticas, para
que también se sientan interpelados por las ci~
tancias presentes. En efecto, las amplias y . profundas
enseñanzas d~ Concilio Vaticano II requieren un
nuevo empefío de profundización, en d que se clari­
. fique plenamente le. continuidad del Concilio con la
Tradición, sobre todo en los puntos doctrinales que,
quizás por su novedad, aún no han sido comprendidos
por algunos sectores de la Iglesia.
(Carta Apostólica, Ecclesia Dei, de Juan Pablo II
del 2 de julio de 1988).
I
A los veinte años del Concilio Vaticano II.
Los anteriores párrafos de la Ecclesia Dei nos animan a en­
trar en el corazón mismo de
un problema que, estando en el pro­
pio corazón del cisma de Mgr. Lefebvre, excede a éste y es, opino
el responsable, en buena parte, de
.la crisis postconciliar y la bre­
cha por donde entró en la Iglesia católica el «humo de Satanás»,
131}
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
como en frase sumamente gráfica lo es,presó el Papa Pablo VI
en un inciso no programado en su hornilla sobre la «Sociología
de
San Pedto» el 29 de junio de 1969.
Es, en efecto, una lectura
banal de la Dignitatis humanae la
que ha
llevado a una inversión de la perspectiva correcta con que
se debe leer el Concilio Vaticano II y lo que ha motivado que,
salvando las buenas intenciones, en la práctica pastoral se hayan
producido no pocas tergiversaciones y abusos disciplinares, litúr­
gicos y, por supuesto, doctrinales. Por ello, en la relación final
aprobada en el Sínodo extraordinario, reunido en Roma el 25
de noviembre de 1985 bajo
la suprema autoridad de! Papa, se
reconoce explícitamente que «entré las causas intermedias de las.
dificultades (actuales), hay que notar la lectura parcial y selec­
tiva del Concilio y la inierpretación superficial de la doctrina en
uno u otro sentido ... Por otra parte, por una lectura parcial del
Concilio
se ha hecho una presentación unilateral de la Iglesia
como una estructura meramente institucional, privada de su
mis­
terio. Quizás no estemos libres de toda responsabilidad de que
sobre todo los jóvenes miren críticamente a la Iglesia como
una,
mera institución ... A veces falta también discreción de espíritus,
no distinguiéndose correctamente entre la apertura legítima deI
Concilio hacia el mundo y, por otra parte, la aceptación de la
mentalidad y la escala de valores de! mundo secularizado» (I,
4,
in finem). Añadiendo que «no se puede separar la índole pas­
toral de la fuerza doctrinal
de los documentos, como tampoco,
es legítimo separar e! espíritu de la letra de! Concilio. Ulterior­
mente hay que entender el Concilio en continuidad con la
gran,
Tradición de la Iglesia, a la vez que debemos recibir del mismo,
Concilio luz para la Iglesia actual y para los hombres de nues-,
tro tiempo. La Iglesia es la misma en todos los Concilios» (I,,
5, final).
En estos significativos párrafos se asume el hecho de la exis­
tencia de posturas equivocadas
en la Iglesia posooonciliar, pese "
la buena intención, sin embargo, «no exentas de toda responsabi­
lidad»,
al par que se invita a una «relectura,., ahora correcta, de
los textos conciliares, «en continuidad con la gran Tradición de
1314
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNIT ATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
la Iglesia». El mismo Papa, en la carta personal que como últi­
mo intento de evitar el cisma dirígi6 a Mgr. Lefebvre, opone a la
descalificaci6n del
Concilio por éste, la validez absoluta del mis­
mo, añadiendo que también era cierto que en su aplicaci6n el
mismo Sínodo
había reconocido sus deficiencias que ahora se
han de corregir.
Sobre este tema, el Cardenal
Ra tzinger, en su alocuci6n a los
obispos de
Qille y Colombia, alude al acuerdo inicial a que se
lleg6 con
Mgr. Lefebvre que, finalmente, fue roto por éste. Y, en­
tre otras cosas, señala como «lo único que se afirmaba en el con­
venio
-en conformidad con la Lumen gentium, 25-era el
simple hecho de que no todos los documentos del Concilio tienen
el mismo rango» (O. R., ed. española, 7; VIII, 1988). Y aquí hay
que recordar que
la D. H. está en el más simple rango de mera
«Declaración».
Y es oportuno decir esto porque en la desviada
praxis postconciliar el mayor elemento de confusi6n ha sido,
posiblemente, el poner su particular
lectura -que no la correc­
ta, como
veremos-como la clave interpretativa de «todo» el
Concilio Vaticano II.
Entre los muchos testimonios de esta actitud traeremos aquí
dos:
a) el teólogo francés René Laurentin, ya en 1966 ( 1) escri­
be: «La
Declaración vaticana, con sus limitaciones y

a
pesar de
sus imperfecciones, marca una etapa: asegura la ruptura de cier­
tas amarras que ataban a la Iglesia con un pasado ya acabado; y
a la vez la inserci6n realista de la Iglesia y de su testimonio en
el único sitio posible en el mundo de hoy»; b) si lo anterior fue
escrito al comienzo de la andadura postconciliar, veinte años
después, en
un a modo de balance de esta . andadura se dice:
«Tres aspectos más podemos considerar en la actitud del Con­
cilio hacia el mundo ... El primero es la declaración de la liber­
tad religiosa como derecho sagrado de la persona humana. Fue
la resolución que encontró mayores resistencias entre los padres
conciliares, pero también la que más rápidamente ha sido asimi-
(1) RllNJl LAuRENrIN: Bilan du Concite, Editions du Sueil, París, 1966,
pág. 329.
1315
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
lada por la Iglesia e incorporada a su patrimonio espiritual. La
dificultad clásica que suponía la distinción entre los derechos
de la
verdad y la falta de derechos del error fue eliminada desde
el momento en que el problema se trasladó al área de la persona
y
al reconocimiento de su dignidad como tal, puesto que de él se
deriva el respeto a su conciencia, que no puede ser violentada,
ni
siquiera cuando yerra. De .. este cambio de enfoque se deriva
el
derecho de
la libertad religiosa, pero también el reconocimien­
to en la esfera política de la democracia a la que inequívocamen­
te remite la Gaudium et spes, al considerar como "perfectamente
conforme a la naturaleza .humana que se constituyan estructuras
jurídico-políticas que ofrez,can a los ciudadanos, sin discrimina­
ción alguna y
con perfección creciente de posibilidades efectivas,
de tomar
parte libre y activamente en el establecimiento de los
fundamentos jurídicos de la comunidad política,
en el gobierno de
la cosa pública, en la fijación de los campos de acción y de los
límites de las diferentes instituciones y
en la elección de los go­
bernantes". Podemos decir que esa Declaraci6n ha sido el pasa­
porte que la Iglesia necesitaba para ser aceptada en un mundo
que desde
hacia tiempo vivía esa libertad que la Iglesia se re­
sistía a aceptar, refugiándose en fórmulas insuficientes como la
· de la tolerancia» (los subrayados son nuestros) (2).
En estos dos testimonios, coincidentes tanto en la forma cuan­
to en el fondo, hay que señalar el hecho que, salvando
cual fuere
la intención de sus autores, lo que ofrecen es una oposición ma­
gisterio-contra-magisterio, inaceptable en la Iglesia, un «ahora»
frente
a un «antes», como una dialéctica de «tesis» y «antíte­
sis» doctrinales que son «superadas» por la D. H. al modo he­
geliano y que así pasa a tener superior categoría doctrinal que
las encíclicas y otros documentos magistrales anteriores.
En el
fondo, lo que hacen
es enfrentar la «conciencia» humana (verdad
ontol6gica) y la Ley Eterna (verdad óntica) otorgando a aqué­
lla la primacía, a «mi» verdad sobre «la» Verdad, a la Historia
(2) J. RUIZ·GIMÉNEZ y otros: El Concüio del siglo XXI, PPC, 1987,
pág. 17.
1316
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
sobre la Doctrina. Y lo haoen cayendo en la falacia de oponer
•verdad» a «dignidad humana», cuando el fundamento
de ésta
reside
en «ser persona» capaz de conocer y querer: de cono­
= la Verdad y de. amar el Bien, es decir, en ser la conciencia
el
iugar del •juicio» en que reside la verdad (cfr. S. Th., I,
q. 16, ar. 1, co). Nunca se insistirá bastante en señalar que esta
dicotomía entre «dignidad humana»
y •v¡,rdad objetiva» lastra
pesadamente este tipo de especulación
y, finalmente, lleva a
aporías insolubles en
lo social.
La "persona humana" frente a "las personas humanas".
Es, justamente, la ilación que el segundo testimonio estable­
ce claramente entre
su lectura de la D. H. y la problemática po­
lítica actual
un hallazgo interesante, por más que otra lectura,
que es la que aquí intentamos mostrar, lleve a soluciones
diame­
tralmente opuestas y, por ello, coherentes con la doctrina tradi­
cional como nos pide
el Papa. Esta. diferente lectura se hará,
precisamente, fundándonos en «conformidad con la
naturaleza hu­
mana» que
reclama la G. et spes; naturalmente que, no lo ol·
videmos, es a la vez individual y social
por la voluntad de su
Creador, ya que la «persona
humana» dice a un ser «trascen­
dedor», abierto hacia afuera
por la acción y hacia adentro por
la experiencia, como dice K. Wojtyla (3 ), cuya reflexión siempre
parte -y siempre llega-de los hombres reales, que son «las»
personas: «Est ergo ratio
persona quod sit subsistens distinctum
et omnia comprehendens quae in re sunt; natura autem essentialia
tantum comprehendit»
(In II Sent., ds. 5, q. 1, ar, 3, co) nos
dice Tomás de Aquino, es decir, s.e dice «persona» sólo «en
cuanto significa singular en las sustancias
racionales» (S. Th., I,
29, q. 1, co y 29, q. 3, ra. 2).
(3) K. WOJTY'LA: Persona y acción, BAC, 1982, pág. 24: «La pe,ce¡,.
ción de la trascendencia de la persona ffi la acción constituye, en cierta
manera1 la armazón principal de 'la experiencia ... , es en la experiencia don~
de encontramos también las pruebas fundamentales -que nos pérmiten afir~
mar que el hombre que actúa es una persona»:
1317
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
En otras palabras: no existe la «dignidad de la persona», sino
la «dignidad situadas en igual plano de «dignidad» por serlo y no ser sim­
ples «cosas»: un equívoco que parece sin importancia, en este
tema, trae .funestas
consecuencias pues desnaturaliza a radice
todo el razonamiento sobre el mismo.
Lo cierto es que se dan dos modos de abordarlo: o se parte
de un
concepto a priori del hombre, una especolación más o me­
nos racional, voluntarista o sentimental, como viene ocurriendo
en
el mundo moderno desde Descartes; o se parte de los hom­
bres «reales», las «personas», como ,propone K. Wojtyla: los
puntos de llegada distan aún más que los de partida, pues
son
caminos divergentes, ya que los problemas reales nacen de que
el «deber ser» se funde en
el orden de la Creación, la Ley Eter­
na establecida por Dios y que
es el fundamento de la «ley na­
rural»; o, por el contrario, el «deber ser» resulta del a priori que
haya establecido
el hombre y que se expresa en la «ley positiva».
En toda lo que sigue, estas dos formas de contemplar la rea­
lidad humana y de interpretarla,. van a denomínarse «trascen­
dencia» o «inmanencia»:
trascendencia significa que el hombre
vive dentro de un orden-dado-por-Dios en la Creación, orden que
la trasciende y que debe acatar. Inmanencia supone que el hom­
bre «crea», construye,
el orden en que vive: nada hay fuera o
por encima
del hombre, todo es «inmanente» a él y no acepta
ninguna norma que le sea · impuesta, pues es «autónomo», no
«heterónomo». Esta versión inmanente se divide en dos ideolo­
gías: la que se basa en el mero «individuo» -<¡ue no «persona»­
es la ideología «liberal»; y la que todo lo contempla desde el
«hombre-especie», es la ideología «socialista». Ambas, oponién­
dose entre sí, coinciden en proclamar la autonomía. absoluta del
hombre. En esta opción fundamental entre la metafísica de la «tras­
cendencia»
y la de la «inmanencia», los «derechos humanos» se­
rán aquellos que Dios en su Eterna Ley atribuye al hombre, o
serán tantas versiones cuantas sea capaz
de instrumentar la men­
te humana
-ideologías-. Y lo mismo pasa· con lo relacionado
1318
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
con ello, la «libertad» y la sociedad «civil» que ha de admi­
nistrar. Obviamente la opción de la Iglesia católica en su doc­
trina, tradicional o actual, es la opción trascendente. Y no puede
ser de otro modo. El mundo moderno, desde Descartes, optó
por la opción inmanente. Y lo grave, y particularmente decisivo
en este tema,
es que al referirse desde ambas perspectivas meta­
físicas a la misma realidad, las mismas palabras utilizadas no
sólo tienen
contenidos diferentes, sino antitéticos. 'Por ello es
.absolutamente preciso
el determinar inequívocamente lo que se
dice evitando toda cakulada ambigüedad, sea conceptual, sea se­
mántica, por 1o que hay que señalar con precisión el campo de
referencia y
el alcance de las palabras en los temas efectados.
Opino que buena parte de
la confusión existente en el tema de
1a libertad religiosa se debe a una errónea metodología expositi­
va que lleva a la confusión.
En efecto: que el tema dice al marco teológico es innegable
y en él es donde se han desarrollado comúnmente los diferentes
trabajos habidos de una manera
casi general, distinguiendo los
&versos planes de la libertad de las personas en relación con las
reclamaciones de la teología y la doctrina católica: plano moral,
plano de la libertad psicológica, etc. Pero creo que
primo et
per se el tema de la libertad civil en materia de· religión se
encuadra ·en el marco de referencia de la filosofía social y sólo
cuando se hayan depurado los conceptos en este marco y fijado
el valor de las palabras, es cuando hay que ir como última y
suprema instancia a lo teológico, sobre todo en relación con la
realidad viva que son
las personas, los hombres reales. Retenga­
mos, pues, de esta
introducción la relación constitutiva que se
da entre el tema de la libertad religiosa y la problemática socio­
polfrica y, a la vez, de ésta con la. consideración metafísica de
que sea el hombre, si hablamos de los hombres reales o de un
producto
teórico, racionalizado, de un a priori construido por la
mente humana.
1319
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
La Dignitatis Humanae: su gestación histórica.
La consideración de lo ocurrido en el desarrollo histórico
del tema durante . el Concilio Vaticano II confirma la conve­
niencia de esta
forma de tratarlo. Es evidente que la preten­
sión de una nueva y distinta forma de tratar el tema de la li­
bertad religiosa fundándose·
ahora en «la consideración de la dig­
nidad humana», antes no tenida en cuenta en las formulaciones
doctrinales desde Gregorio
XVI hasta nuestros días, es un in­
sulto implícito
--e. injusto-para quienes antes la formularon:
no es admisible,
al menos para los católiq:,s, que en el Magis­
terio de
la Iglesia no haya estado siempre presente, explícita e
implícitamente,
la condici6n del hombre como «imago Dei», fun­
damento de «su» dignidad única
en el universo visible y, aún
más, como redimido
por Cristo. Tal vey: el haber soportado esta
falaz presentación fue el origen .de la brecha por donde entr6 en
la Iglesia el «humo de Satanás» que dijo muy gráficamente Pa­
blo VI.
Disponemos
de un testimonio fehaciente de c6mo se desarro­
lló la gestación de la. D. H. dado por uno de los padres concilia­
res que intervinieron
en ella, Mgr. Juan Hervás, a la sazón obis­
po de Ciudad Real. No deja de sorprender como titula el párra,
fo 2 del capítulo I: «Las maniobras conciliares » ( 4) en que tex·
tualmente dice: «alguien insistirá que no se puede negar que
hubo 11maniobnrs" para que, en. ciertos momentos, no se lle~
gara a la votación definitiva de la Declaración» [26). Y añade
a continuación: «Yo creo que no hubo tal, sino un desarrollo ló­
gico de los acontecimientos, al tratarse de una materia en sí di­
ficil y muy grave por sus consecuencias; desarrollo natural, inter­
pretado a veces con
. demasiado nerviosismo por algunos padres
conciliares y deformado en otras ocasiones
por cierta prensa mun­
dial»
(ib.).
(4) JuAN limtvÁS: La libertad religiosa, Ediciones Palabra, 1966, pá­
ginas en paréntesis.
1320
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
Pero si no hubo maniobras en el sentido de pretender elimi­
narla del corpus conciliar, al menos· para Mgr. Hervás, es difícil
no admitir que las hubo en otra dirección, para imprimir en ella
un determinado sentido, digamos ... liberal. El mismo Mgr. Her­
vás, algo más adelante, dice que «la prisa que mostraban los re­
dactores del Esquema para llegar a la definitiva .votación del
mismo, tratándose
.de una materia de tantísima importancia, me
produjo una impresi6n extraña» [27]. Y, tan grande era la prisa
que,
como señala el padre Pérez Arg6s (5) «se desconoci6 to­
talmente, ilegítimamente, el derecho de un grupo de padres con­
ciliares, que pidi6
-después de otros trámites-"exponer y de­
fender
.en el aula conciliar, de manera completa y sistemática, otra
forma de
exponer y concebir esta materia". El n;glamenro del
Concilio les daba
perfecto derecho a ello, pero no se les hizo
caso
... » ¡Dios, que escribe derecho con renglones torcidos, fue
el que lo permiti61 Y lo permitió
para bien de la Iglesia, que no
necesariamente
es el desarrollo inmediato ni la simple lectura di­
recta, sino
el destino providencial del devenir histórico. El car­
denal
Ratzinger ( 6) explica cómo en los concilios una cosa es lo
que creyeron
sus autores o contemporáneos y .otra la que Dios
les tenía reservado en el transcurso de la historia.
Mgr. Hervás, tras
señalar que la D. H. sólo alcanza el ran­
go de Declaración, añade: «Notemos que es la primera
vez que
la Iglesia católica reunida en Concilio usa este vocablo»
[3 3 J.
¿Por qué?: «La explicación de esta novedad nos parece clara. La
Iglesia, con este documento, ha querido responder a la pregun­
ta que le ha formulado
el mundo moderno. Y, como el mundo
moderno tiene
un lenguaie propio, elaborado a lo !argo de los
años, al formular los derechos de la persona
hwnana, la Iglesia
le responde usando su propio lenguaje» [32}. Así, la respuesta
de
la comisión conciliar -relación 2.ª, pág. 3-dice que la ex­
presión «-libertad religiosa... tiene un sentido preciso en nuestro
texto», y además -relación l.ª, págs. 27-28-dice: «¿No se
(5) Cfr. BALTASAR PÉREZ ARGÓS, S. J.: Verbo, núm. 261-262, pág. 168.
( 6) Cardenal J. RATZINGRR: T eorla de los principios teol6gicos; Her­
der, 1985, epílogo, págs. 439 y sigs.
1321
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
debe admitir que "libertad religiosa" es una expresión que ha
obtenido una significación moderna y bien definida en el actual
vocabulario
... ? Usamos, por tanto, fas palabras "libertad religio­
sa" en un acepción formal jurídica»
(op. cit., págs. 38-39).
Sin duda, la bien intencionada aceptación de Mgr. Hervás
quiso «dulcificar»
el hecho de que la «pregunta» sobre la libet­
tad religiosa -la «moderna acepción formal y jurídica»-es
una pregunta que se formuló históricamente desde la Revolución
francesa, que da origen a lo que
se entiende por «mundo moder­
no», pregunta que ha sido contestada muchas veces
-y en el
mismo sentido-- como consta en la doctrina pontificia de los
Papas habidos desde Gregorio XVI a Juan
XXHI (7). De todas
formas,
el paso -justificado por la pastoral razón de hacerse en­
tender en
el mundo actual-, se dio. Y dlo ha traído nuevos
problemas que son los que
el Papa ahora nos invita a resolver,
pues,
«quizá por su novedad no han sido comprendidos por al­
gunos sectores de la Iglesia».
Y a en las mismas respuestas de la Comisión
se indica el ca­
mino a seguir: hay que determinar el marco de referencia que
tienen las palabras clave «libertad» y «religioso» en
la cultura
laica actual, advirtiendo que aquí «laico» no significa ni «anti»
ni siquiera «a-religioso», sino, por oposición al lenguaje teoló­
gico clásico, muy preciso y elaborado, quiere expresarse la len­
gua coloquial actual. En este mundo actual hemos de señalar con
Ratzinger ( 8) como «ei punto central
es que la cultura de hoy,
en gran parte,
se ha alejado del Evangelio en vez de dejarse pe­
netrar por él. Vivimos en una cultura positivista y en cierto sen­
tido materialista,
al menos en lo que se refiere a la actitud frente
(7) El desarrollo coherente de la doctrina sobre la h1,ertad -civil y
religiosa-está dado, entre otros, en los ·siguientes documentos pontifi~
ciOs: Gregorio XVI, Mff:o.ri Vos,· Pfo IX, Quanta cura, Syllabus; León
XIII, Diuturnum illud, Nobüissima gallorun getis, Inmortale Dei, Libertas
praestantissimum, Longinqua oceani; San Pío X, Notre cbarge aposui­
lique;
Pío XI, Quas primas; Pío XII, Con sempre, Benignitas et humani­
tas/
Juan XXIII, Mater et Magistra.
(8) Y A del 16 de marzo de 1989, apud declaraciones al diario cat6-
1ico Avvenire.
1322
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
a la vida, en la que los problemas de la moral, del acceso a la fe,
de la vida familiar, de las relaciones hombre-mujer, de la vida
sacerdotal, de la enseñanza, son graves». Es por esto absoluta­
mente necesaria la precisión en estos temas, pues, en caso de im­
precisión o ambigüedad, es posible estar funcionando intelectual­
mente con las categorías constitutivas
de la cultura de hoy, cre­
yendo ingenuamente que aún pensamos en términos «católicos»:
sería, pues, la «penetración» del mundo positivista en el
cris­
tianismo, en vez de penetrar el cristianismo en el mundo como
era el pastoral deseo
de los padres conciliares al adoptar el len­
guaje actual en la D. H.
La cultura moderna: el "hecho religioso".
Empezaremos por qué significa «religioso» en este contexto
inmaoente, pues es el calificativo de la libertad sustaotiva. Con­
viene decir que en
la opci<,Sn trascendencia o inmaoencia, hay una
parte de
la especulación en que se dao coincidencia entre ambas
metafísicas:
es la «ontología», lo que es, que siempre es igual
para unos y otros; la oposición surge al valorar esto que es en
función de primeros principios antitéticos.
Aquí veremos ambas
posturas, en lo que coinciden
y en lo que disienten. Lo religioso,
en su consideración en la
metafísica trascendente tradicional, no
significa otra cosa que la «indigencia»
de fa criatura «personal»
ante el Creador, su Creador. San Agustín lo dice de forma admi­
rable: «Nos hiciste, Señor, para Ti, y no descansaremos
hasta
que no descansemos en Ti» (Confess., I, 1,1), pues Dios es -para
el hombre «inrimior intimo», «más íntimo que su intimidad»
(Confess., III, 6).
En la cultura moderna, desde una postura diametralmente
opuesta, abso1utamente recionalista.
l. Kant abordará el tema en
una obra que tiene
el significativo título de «La religión dentro
de los límites de la
razón», llevando la evidencia ontológica de
la indigencia humana
.a una relación con el problema del mal:
Kant sólo ve aquí, en la religión, una prolongación de la moral,
1323
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
de la «moral racionai» que se funda en la autonomía del hom­
bre que se da a sí mismo sus propias leyes de comportamiento
-cfr. Metaflsica de las ca~tumbres, cap. II-, leamos: «Si la
moral reconoce en la santidad de su ley un objeto de la mayor
veneración, en
el terreno de 1a religión concibe en la causa su­
prema que ratifica aquellas leyes, un objeto de adoración» ( 9 ),
pues «la fe religiosa pura es, sin duda, la única capaz de fundar
una Iglesia universal, pues se trata de una
mera fe racional que
se comunica con todos y los convence» [287), por lo que «no
hay más que una religión (verdadera); pero puede haber varias
clases de creencias. Cabe añadir que, en la diversidad de las igle­
sias, distintas unas de otras por sus diferentes credos, puede ha­
llarse una y la misma religión verdadera» [292). Aunque si a
una Iglesia «que presente una creencia eclesiástica como univer­
salmente obligatoria, se
la llama ct1tólica, al paso que si rehúsa
reconocer ese pretendido derecho
... , se la denomina Iglesia pro­
testante:
un observador atento podrá encontrar ejemplos famosos
de católicos protestantes y, .a la inversa, otros no menos chocan­
t\'S de protestantes católicos: los primeros han sido dados por
hombres de mentalidad
amplia ... , frente a los cuales los otros
contrastan
... por su mentalidad reducida» :[293].
Se ve claramente que Kant anticipa con exactitud -con pa­
labras. muy actuales--el tratamiento que hoy se da al «hecho
religioso»: en realidad, Kant priva a
la religión de toda tras­
cendencia
-que supondría una para él rechazable «heterono­
mía»-y la «comete» a los «límites de la razón» humana, «autó­
noma», que es la suprema norma.
En este contexto sólo lo «racional» es «esencial», común a
todos los hombres y, por ende, objeto de los
derecbos y deberes
humanos, públicos o privados. Para Kant, la «libertad», que es
aquí
el término clave, tiene dos modos de darse: un «uso públi­
co» y otro «uso .privado». Adscribe
el «uso público» de la li­
bertad a la «autoridad social», a lo «teórico», reservando el «uso
(9) I. KANT: Sobre Dios y la religi6n, Zcus, 1972, pág. 28. Resto ci­
tas entre paréntcsi$.
1324
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
privado» de ella a la potestad, a la práctica del poder social. Lea­
mos: «El uso público de la razón debe estar permitido a todo el
mundo
... , su. "uso privado" se podrá limitar a menudo ... En­
tiendo por uso público aquel que, en calidad
de maestro, se pue­
de hacer de la propia razón ante el gran público del mundo de
lectores. Por uso privado, el que puede hacer ese mismo perso­
naje en su calidad de funcionario» (10). Y pone como ejemplo,
precisamente, al «clérigo obligado a enseñar la doctrina y a pre­
dicar con arreglo
a,[ credo de la iglesia a que sirve, pues fue
aceptado con esa condición. Pero como doctor tiene plena liber­
tad y hasta el deber de comunicar al público sus
ideas bien pro,
hadas e intencionadas acerca de las deficiencias que encuentra en
aquel credo» [30]. Dejando a un lado lo que este planteamiento
tiene de esquizofrénico y aun
de irracional-¿no son los «alum­
nos» parte del
«público»?-, conviene señalar que en el mismo
sitio Kant no sólo propone una absoluta libertad de pensamiento,
sino a la vez dice: « ¡razonad todo lo que querais y sobre todo lo
que querais, pero obedeced!» [37],
es decir, supone en la prác.
tica «de la razón» un absoluto sometimiento a. la legislación po­
sitiva impuesta por los poderes políticos.
La endeble metafísica de la crítica kantiana que deja fuera de
consideración lo que verdaderamente importa
al. hombre: Dios,
el
alma, el orden cósmico, hizo surgir otra filosofía mucho más
elaborada -por ello más peligrosa-que constituye el otro eje
de la cultura moderna: G. W. F. Hegel. Esta construirá una
dia­
léctica capaz de dar razón del hombre, de la religión y del estado
en sus mutuas relaciones. Todo ello dentro
de un pantologismo
que todo lo abarca, pues para
él «todo lo real es racional y todo
lo racional es real»
-prólogo de la Filoso/fa del Derecho~. En
este pantologismo no hay más que una y única razón: «No puede
haber dos clases de espíritu
ni tampoco una razón divina y una
humana o un espíritu divino
y uno humano absolutamente anti­
tética» (
11 ). Esta «racionalización» de Dios hace de !a historia
(10) I. KANT: Filoso/fa de la historia, FCE, 1981, pág. 28.
(11) G. W. F. HEGEL: Lecciones sobre filosofía de la religi6n, Alían­
'"', 1984, I, pág. 43.
1325
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS .
la suprema verdad y así la dialéctica historicista, que está en el
fondo de la ideología progresiva actual, teológicamente s6lo es
una nueva forma de pelagianismo iluminista para explicar de un
modo inmanente el
ascenso racional del espíritu finito, el hom­
bre, al Espíritu Absoluto, el «dios racionalista».
Las consecuencias
«lógicas» de esto son tremendas en lo so­
cial, pues «el Estado es la voluntad divina como Espíritu presen­
te» nos dice Hegel en
su «Filosofía del Derecho» [§ 270], y de
tal modo que «el Estado, las leyes, como los
deberes alcanzan en
esta relación para la conciencia su suprema
verificaci6n y obli­
gatoriedad»
(ibid.), ya que, «si ahora la religión constituye el
fundamento que contiene
lo ético, y especialmente la naturaleza
del Estado, como voluntad divina,
es a la vez sólo un fundamen­
to y aquí es donde ambos se separan» (ibid.), quedando para la
religión solamente la función cultural, pues es «la relación con
lo absoluto en
la forma de sentimiento, de la representación y de
la
fe; y en su núcleo omnicomprensivo, todo está solo como algo
accidental y también evanescente»
(ibid.). Leído esto, dígase si
no expresa
exactamente lo que hoy muchos piensan sobre estos
temas y, lo que es más grave, sin encontrar contradicción con
su
fe católica.
Esto
nos _remite a otro especular filosófico moderno, el fe.
nomenológico. Aquí, señala
J. Martín Velasco (12), como, «en
su obra
clásica sobre lo sagrado, resumió R. Otto la experiencia
de lo numinoso en los términos conocidos de mysterium tremen­
dum et fascinans», es decir, se refiere exactamente a lo mismo
-y casi en los mismos términos-que dice Hegel sobre lo que
está
más allá del mero razonar, que es «evanescente» pero nece­
sario para asegurar el comportamiento y
la relación entre los
hombres que tienen que someterse unos a otros siendo
iguales
en naturaleza, pero desiguales en su existencia. Todo este filo-
(12) J. MARTIN VELASCO: «Introducción a la fenomenologla de la re­
ligión», en Cristiandad, 1978, pág. 92; ALLAN BLOOM: El cierre de la
mente moderna, P. & J., 1989, pág. 57, señalar cómo «al aumentar el res­
peto por lo sagrado, la verdadera religión y el conocimiento de la Biblia,
ha disminuido».
1326
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
sofar que conforma .la cultura moderna, como acabamos de ver
en fos dos goznes de su eje filosófico, la crítica kantiana y !a dia·
léctica histórica hegeliana, está contenido, in nuce, en el inicial
«cogito» cartesiano que inaugura la filosofía inmanente pasando
de la prioridad del
«ser» a Ia. del «pensar» y «pensar humano».
Con Decartes
se abre una escisión entre «mi» pensamiento y
todo lo exterior, entre !a «res cogitans»
y la «res ~ensa», COl).
!o que la nueva filosofía es disyecta, divisora, separadora. Para
=rar la brecha que la acabaría destruyendo se. intentan nuevas
vías: la más importante es la de Spinoza, del «deus sive subs­
tancia sive natura», un panteísmo que iguala Dios a ;la Natu­
raleza y al Hombre. Spinoza es el primero que en su «Tratado
teológico-político» intentará una absoluta secularización
del dis­
cutrir humano y priva a la historia de cualquier fundamentacién
trascendente. Para
él «tenemos que ver en qué sentido puede de­
cirse que la ciudad está sometida a leyes y puede pecar» ( 1.3 ),
pues en su universo humano desacralizado y racionalista, «el pe·
cado sólo puede concebirse en un Estado, es decir, si se ha deter·
minado por
el derecho de ordenar que corresponde a la comuni'
dad, cuáles son las cosas buenas y cuáles son las malas, y si nadie
tiene derecho a
ha= nada sin mediar decreto o consentimiento
común.
Porque el pecado consiste en hacer aquello que según la
ley
no se debe ha= o que la ley prohíbe» {331]: estamos, pues,
no sólo ante un mero positivismo jurídico, sino ante un absoluto
tatolítarismo en que ha desaparecido
la hbertad de las personas.
Recapitulando sobre estos cimientos de la cultura moderna
en los
temas clave --e interrelacionados, como vemos-de «re­
ligión»
y «libertad» personal y civil, advertimos tres cosas: a)
la constancia en los planteamientos: entre los textos de estos
filósofos de los siglos
XVII, XVIII y XIX y la actual presentación y
y tratamiento de estos temas en la cultura actual en prensa, pu­
blicaciones, cursos y discursos, no hay diferencia. Ni siquiera en
relación con los que pensando así
lo proponen como el pensa­
miento católico; b) la polarización antropocéntrica de esta cul·
(13) BARUCH SPINOZA: Obras Completas, Acervo Cultural, 1977, tomo
II, «Tratado político», pág. 343.
1327
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
tura pasa sucesivamente, pero sin interrupción, de lo religioso a
lo
moral y desde lo moral a lo social y político que acaban to­
mando la supremacfa absoluta. Lo «numinoso» deviene esotéri­
co,
más próximo a la sensibilidad y la imaginación que a la ra­
zón y Ja voluntad que constituyen la «persona»; e) en esta «ab
fall»,
esta «caída» inicialmente racionalista, la religión se de­
grada a meta religiosidad ·y así se invierte el fundamento: con
Kelsen es la ley positiva la única válida como fundamento de la
moral y
.la relación social, sea cual fuete el modo de su promul­
gación,
ya totalitaria -«mediante decreto», dice Spinoza-, sea
democrática
-por «consentimiento común»--.
Sobre la libertad civil
Tal es el título de un célebre ensayo de J. Stuart Mill que
comienza así: «El objeto
de. este ensayo no es el llamado libre
arbitrio, sino
la libertad social o civil» (14) que es, justamente,
el. tema que estamos tratando: la libettad civil en materia de
religión ..
. Hemos visto a dónde llevan los intelectualismos crítico y dia­
léctico como fundamentos en este tema. Y hemos visto que la no
satisfactoria solución teórica,
a priori, de los filósofos tuvo su
realización
prá¡:tica, histórica, en los sistemas totalitarios. Ahora
veremos otro tratamiento del tema, poco o nada especulativo:
partiendo del hecho
de que Jos individuos humanos están «con­
denados a
coexistir», la filosofía anglosajona buscó la solución
en otros campos, sustituyó la ética por
la psicología, lo que era
quitar
la centralidad especulativa al «bien» y pasarla a los «inte­
reses»: con ello se trata de instrumentar en la práctica una
con­
ciliación de inteteses individuales.
Había nacido, pues, una nueva ideología -que no filoso­
fía-: el «pragmatismo» propio, la solución social del liberalis­
mo, lo que no
significaba otra cosa que sustituir al Hombre, al
(14) JoHN STUART MrLL: Sobre la libertad, Alianza, 1984, pág. 55,
. resto entre paréntesis.
1328
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
colectivo racional, por los individuos. en necesaria tensión entre
ellos.
El «pragmatismo», más que un «corpus» teórico es un
conjunto de recetas
en busca de equilibrios más o menos esta­
bles. El pensamiento liberal
se resume así: «la única libertad
que merece este nombre
es la de buscar nuestro propio bien,
por nuestro propio camino,
en tanto no privemos a los demás
del suyo» [69} nos dice Stuart
Mili en una simplificación tan
brillante como falsa, pues el problema
-los innumerables pro­
blemas-nace al «delimitar» cuál sea. «mi bien» y cuál el de
«los demás»
en los casos de inevitables competencias propias de
un universo limitado: esto
origina el «bellum omnium contra om­
nes» (Hobbes).
Tal evidencia hace que otro pensador coetáneo,
W. von Hum-
. boldt ( 15 ), ante la inevitable necesidad de intervención de los
poderes políticos, estudie «los límites de la acción del Estado»,
aun partiendo del mismo concepto absoluto
de la libertad -«la
verdadera razón no puede desear para el hombre ningún otro
estado que aquel
en que no solamente cada individuo goce
de la más absoluta libertad para desarrollarse por sí mismo» [55},
dice, aunque finalmente tiene que admitir que «más intrincado ...
resulta el caso de las acciones que se refieren directa e inmedia­
tamente a
otros. Pues es obvio que, cuando lesionan algún de­
recho, el Estado debe. reprimirlas y obligar
al responsable de
ellas
a reparar el daño causado» [126}, fo cual, forzosamente,
implica una
norma de justicia supraindividual como límite de
las libertades personales.
Esto nos reconduce, otra vez, a la otra
línea especulativa de
la inmanencia, la colectivista, la
del «Leviathan», a la cual com­
pete per se el estatuir reglas sobre el comportamiento colec­
tivo. Esta recurrencia, evidentemente no querida
en el discurso
liberal, a una ley sabre todos los individuos, contiene en sí algo
más profundo: la «inmanencia» humana tiene
un límite forzoso
que es su naturaleza: estamos, ,pues, ante la «inmanencia ontoló­
gica» de las cosas, distinta de la metafísica que dice a los pri-
(15) W. voN HUMBOLDT: Los limites de la acción del Estado, Technos,
1988.
1329
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
meros principios -..ser,. o «pensar»--y que se impone a to­
dos. Por ello aquí hay una semejanza «formal,. entre las recla­
maciones de esta línea
colectiva y las de los principios trascen­
dentes, pues
se trata de la misma naturaleza humana. Sólo que
en
la trascendencia ésta se considera ordenada por el Creador,
mientras que en
la inmanencia, liberal o socialista, es reducida
a
s6lo el hombre. Las leyes sociales, en la trascendencia se funda­
mentan en un universo sacralizado y la ley natural se funda en
la
Ley Eterna de Dios; ahora, en la inmanencia, se trata de una
sociedad desacralizada que s6lo en
su concepto del hombre -in­
dividuo o colectivo-- va a fundar la ley positiva.
Frente al simplismo reduccionista de la libertad «liberal,.,
Hegel opone que «la sustancia del espíritu es la libertad. Su fin
en el proceso histórico queda indicado con esto: es la libertad del
sujeto; es que éste tenga su conciencia moral y su moralidad,
que
se proponga fines universales y los haga valer; que el sujeto
tenga un valor infinito y tenga conciencia de este
extremo,. ( 16 ).
Hay que reconocer que es una gran definición de la libertad y
de la dignidad humana. Desde luego muy superior al simplismo
liberal. Pero no hay que olvidar que esta auténtica joya viene en­
gastada en un panlogismo inmanente y racionalista según el cual
solamente «en el Estado
la libertad se hace objetiva y se rea­
liza positivamente. Pero esto no debe entenderse en el sentido
de que la voluntad subjetiva del individuo se realice y
goce de
si misma mediante la voluntad general, siendo ésta un medio
de aquélla (descalificación
de J. J. Rousseau, A. S.). Ni tampoco
es el Estado una reunión de hombres, en la que la libertad de
los individuos tiene que estar limitada. Es concebir la libertad
de
un modo puramente negativo el imaginarla como si los sujetos
que viven juntos limitaran su libertad de tal forma que esa
común limitación, esa recíproca molestia de todos, sólo dejara a
cada uno un pequeño espacio
para poder moverse ( descalificación
de Stuart
Mill, A. S.). Al contrario, el derecho, la moralidad y
(16) G. W. F. lIEGBL: «Lecciones de filosofía de la Histoña Univer­
sal», en Revista de Occidente, 1974, pág. 68.
1330
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNIT ATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
el Estado son la única positiva realidad y satisfacción de la liber­
tad. El capricho del individuo no es libertad
.. La libertad que se
limita es
el albedrío referido a las necesidades particulares»
(íbid., 101).
En esta genial
exposición del problema de la libertad civil,
Hegel cubre todas
las aporías liberales. Y lo hace con absoluta
ratjonalidad, como exige la inrnaneocia. Los problemas, como
antes vimos, ahora vieoeo de otra parte:
la «razón» es un dis­
curso según las leyes formales de la lógica expresadas eo propo­
siciones, juicios y silogismos. Para esto, per se, es aplicable a
cualquier fundameoto, pues «eo sí» no constituye fundamento
alguno.
Por ello, en la realidad histórica, muy racionalmente, por
supuesto, se dieron los fenórneoos totalitarios antes aludidos:
eo efecto, cuando la «sitt!ichkeit» o eticidad vigente como
«es­
píritu del pueblo» es la «supremacía aria» o la «dictadura del pro­
letariado», l6gicamente llevan al «holocausto» o al «archipiéla­
go Gulag». Y lo
mismo pasa si se torna la dictadura de «la mitad
más uno». Lo cual, aunque formalmente «parezca» lo mismo, no
puede ocurrir cuando la moralidad u ortodoxia pública, la «sit·
tlichkeit»,
se funda en el orden natural y éste, a su vez, toma
como algo así querido por
la Razón Divina que «trasciende» las
razones humanas y, por ende, es para ellas obligatorio, no ob­
jeto de discusión, elección o pacto: a estas leyes «dadas» han de
someterse tanto gobernantes cuanto gobernados, pues, como dijo
Hincmaro de Reims a los príncipes de su tiempo, «no sereis
juz.
gados por la ley sálica ni la gundovadia, sino por la ley de Dios».
Todo
lo anterior es bien sabido y no hace aún muchos años
formaba parte
de un bagaje cultural medio. Hoy no ocurre esto:
la cultura histórica y la historia de la cultura sufren ahora de un
tratamiento muy superficial, frívolo,
y así se adrniteo sin discu­
sión muchos lugares comunes
y tópicos -incluso a nivel univer­
sitario-- que son históricamente falsos, pero que entran dentro
de
lo que Platón llamó la «sublime mentira», la mentira política,
que
pertnite funcionar como-si-fueren-ciertos, pragmáticamente,
bajo la regla aurea de la «prohibición de
hacer preguntas» (H).
(17) UGo SPrRITo-Aum,sro DFL NocE: ¿Ocaso o eclipse de los valrr
1331
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Todo esto obedece a una causa no gratuita: traer antiguos testi­
monios
documentados, desmontaría, ipso facto, la pretendida «ac­
tualidad» de ciertas propuestas sociales que se presentan como
síntesis superadoras de la anterior
dialéctica de tesis· y antítesis
que antes se desechó y ahora, por la degradación social, es acep­
tada. Antítesis que normalmente, como vimos, por más que se
pretenda como algo nuevo, suele venir
expresada en los mismos
tétminos que antes parecían inaceptables: ello da lugar a un nue­
vo tipo de juicio «pragmático»,. pues no
se juzga en términos de
«bueno» o «malo», sino de «retrasado», «oportuno» o «aún no
maduro» cualquier proyecto o proposición de ética social: es la
«moral de situación».
Con este resumen de la génesis de la cultura
moderna se ven
claras las enormes dificultades implícitas en los deseos de los
redactores de la D. H.,
ya que trataron de expresar un tema, per
se, trascendente en las categorías lingüísticas y existenciales de
una cultura fundada en la. inmanencia metafísica. Esto
explica
los resultados que ha tenido una lectura inapropiada de la De­
claración. De todas formas, hay algo que queda muy claro y, a
la vez, es de suma importancia:
sea cual fuere la metafísica fun­
dan te del juicio sobre la ontología de la libertad civil en mate­
ria de religión, aparece un nexo indestructible entre
el hecho re­
ligioso -sea el que sea-y la realidad sociopolítica, en cual­
quier versión en que aparezca, operando lo que Hegel (18) llamó
«astucia de
la razón» o lo que, en la trascendencia, se llama «ló­
gica de lo real», que siempre termina por imponerse a las especu­
laciones o voluntarismos humanos.
N6 otra cosa es lo que seña­
la T. Parsons (19) al decir: «El movimiento religioso, a causa de
su relación con la integración general de los valores, pretende
una jurisdicción total sobre las orientaciones de valor humanas,
que tienen que estar de alguna
· manera integradas con los valo-
res tradicionales?, Unión Editorial, 1972, DEL NocE, esp. 8: «La"gtohi~
bidón de hacer preguntas», págs. 143 y sigs.
(18) G. W. F. HEGEL: Filosofia de la historia, pág. 97.
(19) TALCOTT PARSONS: «El Sistema social•, en Revista de Occidente,
1966, pág. 178.
1332
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNIT ATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
res institucionalizados del Estado ... Pero la segregaci6n estruc­
tural (no separación, en el sentido norteamericano) de la Iglesia
y el Estado, como fue en el catolicismo medieval, no es solución
fácil ni simple». Por esto, más adelante, dice que aunque «en la
primitiva cristiandad fue posible para San Pablo aconstjat a los
cristianos que
permanecieran en el estado en que habían sido
llamados, porque los cristianos como tales no tenían
ningún con­
trol sobre los asuntos más importantes de la sociedad. . . en la
Edad Media, la Iglesia no pudo, sin embargo, evadirse
de esós
asuntos y fue un '"poder" le gustase o no» (/bid., 521).
Metafísica de la libertad.
Siendo la metafísica la ciencia del «ser», en general, en ella
«todo remite a todo»: cualquier especulación metafísica legítima
debe ser universal, tal como lo es el «ser», y no puede tener in­
coherencia con otras consideraciones metafísicas conexas, sean las
que fueren. Así, pues, en la «metafísica de la libertad» hay que
considerat, conjunta y simultáneamente, todos los aspectos: sub­
jetivos y objetivos, personales y sociales, religiosos, culturales y
civiles. Y ser capaz de tener validez cualquiera que fueran
las cir­
cunstancias de tiempo, lugar y situación: en una palabra, su con­
sideradón debe ser «suprahistórica», átemporal y sin limitacio­
nes de espacio.
El primer aspecto a considerar, en
razón de su prioridad on­
tológica, es el «subjetivo», por ser propiamente «sujeto» la
«persona humana»
y, justamente, «en cuanto que significa el sin­
gulat en las sustancias racionales», como vimos con Tomás de
Aquino.
Quiere ello decir que «cada» persona es «única e irre­
petible», «valiosa por sí misma». Y es aquí donde radica la «dig­
nidad» de la persona. Por ello, el aspecto «subjetivo» es priori­
tario en cualquier respecto del hombre, de los hombres
y, prin­
cipalmente, respecto de su «libertad», pues «ille homo proprie
dicitur líber, qui no
es alterius causa, sed est causa suipsius» (In
I Meth.
3, 58), porque «radix libertatis est voluntas sicut sub­
jectum» (S. Th., I-II, q. 17, ar. 1; ra. 2) establece el Aquinate
de acuerdo con la mejor tradición aristotelica.
1333
Fundaci\363n Speiro

ANTONTO SEGURA FERNS
Ahora bien, la sola consideración «subjetiva», aunque sea
raíz, no es suficiente porque no es aplicable a «un solo» hom­
bre, sino a «todo hombre»: el «sujeto» que «es», ineludiblemen­
te tiene una determinada «naturaleza» que determina «lo que»
es
y «cómo» es. El hombre es «animal racional» y, luego vere­
mos, no «sólo» esto. Es decir, no sólo es «sujeto» existente, sino
además es «genérico» y «específico» y cada «sujeto» ni agota
la «especie» humana ni el «género»
animal: fa «razón» es lo que
especifica al «animal hombre» como «hombre», es decir,
como
«sujeto». El «género» ptoporciona la materia -«genus fluit a
materia, quamvis non sit materia»
(In I Sent., ds. 25, q. 1, ar. 1,
ra. 2
y ds. 26, q. 1, ar. 1, ra. 5) dice Tomás de Aquino-; el
espíritu, el «alma racional»,
la «forma» que lo determina no sólo
como hombre, sino como «aquel hombre», como «persona hu­
mana», no sólo «persona»
---«substancia espiritual individual»
(Boecio)-- sino «humana», es decir, individual, en «aquel» cuer­
po y sujeta a las reclamaciones de éste: el alma humana es una
«sustancia incompleta» que precisa para operar de «su» cuerpo,
para el que fue creada en el momento
de la concepción», «quod
quidem non dicit propter hoc, quod homo
sit solos intellectus,
sed quia id, quod est in homine principalius, est intellectus, unit;
intellectus est
id, quod est principale in homini et quod utitur
omnibus potentiis animae
et membris corporis tamquam orga­
nis»
(In III Sent., ds. 29, q. 1, ar. 7, ra. 4). Pero, al ser en
«cada» hombre
el alma la «forma» de «su» cuerpo, Tomás de
Aquino
nos precisa que esta es creada «·según la pureza y noble­
za de aquel cuerpo» (In I Sent., ds. 8, q. 5, ar. 2, ra. 6), lo que
quiere decir que «todas» las almas son igualmente «almas»;
pero
«.cada» alma es distinta, única, irrepetible, ·al ser «determinada»
por «su» cuerpo.
Esta dualidad cuerpo-alma opera dúplicemente en el «marco
de la libertad»: el cuerpo está estrictamente sometido a la «ley
de necesidad» de lo material, a los límites y leyes del universo
material. El espíritu, por el contrario, goza de la «ley
de la li­
bertad», pero no de modo absoluto, porque, en su «facere», en
su operar «ad extra» ha de someterse a las leyes de la natura-
1334
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
leza y a esta «se la domina obedeciéndola», nos dijo Bacon
-Novum Organum, I, 3-. Además, está limitado por la «res­
ponsabilidad»,
la necesidad de tener que solidarizarse inelucta­
blemente con
las «consecuencias» físicas o morales de «sus» ac­
tos, incluso los de su «agere» meramente intencional, «ad intra»,
como son los actos morales. Esto
es porque el hombre está so­
metido, lo quiera reconocer o no, al orden-del-ser-creado, pues él
no es «creador», sino «criatura»: «Este '''sujeto personal" es, tam­
bién, "una criatura": en su existencia y esencia depende del Crea­
dor, según
el Génesis "el árbol de la ciencia del bien y del mal"
debía expresar
y constantemente recordar a:! hombre el "límite"
insuperable para un ser creado» (D. et V., 36) nos dice Juan Pa­
blo
II para recordarnos la diferencia entre el uso legítitno y el
ilegítitno de la libertad «creada».
En el «uso de su voluntad» el hombre tiene que contar for­
zosamente con los «otros» hombres con los que convive en amor
o en competencia, incluso con odio, pero todos «sujetos» de igual
naturaleza
y, por ende, de la misma diguidad. El aspecto más
primario de la convivencia visible es la familia, en donde se dan
las relaciones de procreación
y cuidado de la prole hasta que el
hombre es autosuficiente física y moralmente. Pero, desde este
mínimo existencial, de mera perentoriedad, se articulan en la
relacióÓ humana complejas estructuras que, sobrepasando lo
fí­
sico y aun la moral individual, llegan a la moral social, pues
«los» hombres están en «co-acción» unos
respecto a otros, reci­
proca e inevitablemente: en lo físico forzado por la naturaleza
de las cosas diversamente limitadas, pues, como seña:la Santo
Tomás, «a diferencia de los espirituales, los bienes materiales
no pueden pertenecer íntegra
y simultáneamente más que a uno»
{cfr.
S. Th., III, q. 23, a. 1, ra. 3, y I-IL, q. 25, a. 4, ra. 2),
lo cual pone a los hombres en mutua competencia para alcanzar­
los y, por ende, debe ser regulada la libertad económica. En lo
mora:!, en el amplio panorama de la biografía personal, se em­
pieza por la trasmisión del lenguaje y la educación en un deter­
minado contexto sociohistórico limitante:
es decir, que aunque
por su naturaleza espiritual el intelecto humano está abierto a
1335
Fundaci\363n Speiro

MITONIO SEGURA FERNS
infinitas posibilidades, es «sucesivo», no «infinito en acto» (In
I Sent., ds. 43, q. 1, ar. 2, ra. 4), como es el Intelecto Divino
en su eterno
«nullc stans». Además, cada intelecto humano de­
pende de su «personal» capacidad determinada por «la nobleza y
pureza de su cuerpo»: la libertad espiritual del hombre está así
condicionada por el espacio
y el tiempo, por la historia, siendo
el hombre, como dijo Ortega, «él
y sus circunstancias».
Persona: "intelecto" y "voluntad''.
Otro tipo de limitación de la libertad espiritual humana, den­
tro de sus infinitas posibilidades, son
las leyes de la razón, la
lógica
y los primeros principios: el conocimiento humano que
empieza en los sentidos corporales es asumido por el alma, que
así «se hace todas las cosas» -Aristóteles, De Anima, III, B,
20-, pero no sin reglas: «la ciencia progresa por la sucesión tem­
poral, lo que no sólo ocurre
por la imperfección inventiva, sino
también por
la importancia de aprehender, pues no se puede
captar
al principio todo» (In III Sent., q. 2, ar, ra. 2), y ello es
porque «la razón siempre dice a cierto oscurecimiento de la na­
turaleza
intelecn,al creada, como dice Isaac Alfarabi, pues "la
razón nace en la sombra de lá inteligencia". Como es patente la
realidad no ofrece inmediatamente su verdad, sino que se llega
a ésta discurriendo por inquisición»
(In I Sent., ds. 25, q. 1,
ar. 1, ra. 4), por
fo que «en la ciencia las conclusiones son cau­
sadas desde aquello que según el acto de la razón llevan la de­
terminación a las conclusiones que se resuelvan en los primeros
principios evidentes
... Por ello, la certeza que está en la ciencia
y el intelecto, se dice que es por la misma evidencia por la que
las cosas son ciertas»
(In III Sent., ds. 23, q. 2, ar. 2, co), te­
niendo en cuenta que «la certeza no es otra cosa que la deter­
minación del intelecto a lo uno», ha dicho el A quina te inmedia­
tamente antes.
Todo este elabórado proceso del que aquí
sólo damds uná
apretada síntesis, no significa otra cosa sino que todos los hom·
1336
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
bres tienen por naturaleza una única «ley del conocer», la lógica
del conocimiento, pero que tiene su versión particular en cada
uno, pues el que opere igual en todos no significa que sea igual
en ellos, por la dependencia que tiene de las variadas circunstan­
cias materiales e históricas; sino que la igual ley del conocer hu­
mano
es la que posibilita la interrelación humana entre «suje­
tos» diferentes cuyas almas «no se individuan sino
por el cuer­
po
... , y la razón de esto es que toda perfección es infundida a
la materia según su capacidad
de recibirla y la naturaleza del
alma
es así infundida en diversos cuerpos con diferente nobleza
'/ pureza: por eso en cada cuerpo se dará un ser determinado
según la medida
del mismo» (In I Sent., ds. 8, q. 5, ar. 2, ra_ 6):
dentro de la igual naturaleza
hun,ana unos serán más inteligentes
y otros menos. Y también influye su
biografía y su estadio his­
tórico --cultura-, de modo que los hombres sabrán más o me­
nos, unas u otras cosas, dependiendo de la educación y medio
cultural en que viven. Asimismo, otra dependencia
del tiempo es
la edad de la persona que poco a poco va desarrollando el «uso
de la razón» o,
per accidens, puede estar impedido de ella por
defecto
físico. O ser muy limitado por defecto de la educación.
Todo esto dice directamente
al tema de la libertad que aquí
nos interesa, pues no
es más que una «capacidad» del sujeto, de
la persona humana, afectando tanto a los aspectos individuales
cuanto a los sociales.
Además
del intelecto, la otra facultad propia de la «persona»
es la voluntad, estando
ambas co-implicadas en la libertad. Es
evidente que en los hombres, la voluntad
es tan variada como la
inteligencia: hay voluntades fuertes y débiles, tenaces y veleido­
sas, duraderas y efímeras, prontas o remisas, etc. Estas diferen­
cias, al menos en parte, son debidas a
la biografía, a la educa­
ción de los «hábitos» y en parte
al soporte psicosomático de cada
persona, a
su temperamento y fondo endotímico (20).
Para Tomás de Aquino, ambas facultades se relizan en los
ac-
(20) Sobre el tema, cfr. PHILIP l.ERSCH: La estr.uctura _de la perso­
nalidad, Scientia, 1971. Ver, especialmente, «El fondo vital», págs. 77-98,
y
«El fondo endotlmico», págs. 99 y sigs.
1337
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
tos humanos, pero con un orden, pues «entre todas las partes
del hombre, el entendimiento es el motor superior, ya que mueve
al apetito proporcionándole su objeto:
el apetito intelectivo que
es la voluntad mueve a los
epetitos sensitivos -irascible y con­
cupiscible--y el apetito sensitivo, una vez que consiente la vo­
luntad mueve al cuerpo» (C. G., III, 25). En esta gradación cog­
noscitiva desde lo más inferior -los sentidos-a lo superior
-el intelecto--, a la voluntad siempre se le ofrece como «mo­
tivo» el bien en sus tres modos: bien «honesto» o en-sí; bien
«útil» o instrumental y bien «deleitable» o gratificante de la
sensibilidad.
Lo cierto es que toda decisión o movimiento de la
voluntad
es para la consecución del bien: incluso el mal se quie­
re «sub specie boni»
(dr. In I Sent., ds. 46, q. 1, ar. 2, ra. 2),
no
sé quiere nunca el mal por sí mismo, como «IDlrl», sino por­
que bajo algúo
aspecto aparece como bueno; lo mismo que en el
bien «nada prohíbe ser simplemente bueno,
pero bajo algúo as­
pecto, malo» (De Malo, 16, 2c); para «algo» o para «alguien»
o en «alguna» circunstancia.
Lo cierto
es que la voluntad sola no explica el acto, sino sólo
el placer del mismo, pues «la delectación se nos presenta como
algo que se desea por sí1 y no en orden a otra cosa, pues es ne­
cio preguntar a alguien por qué quiere deleitarse» (C. G., III,
26), por lo que no basta para la pérfección del acto el mero «de­
seo», aunque en el mismo deseo de conocer empieza cronológi­
camente el conocimiento: «Es imperfecto sólo apetecer, y este
acto de apetecer precede a la cognición perfecta
de algo que se
adquiere con el conocimiento... Y es otro acto de la perfecta
voluntad,
en el cual la voluntad se aquieta y complace en la cosa
ya poseída,
y. así la voluntad de saber es seguida desde el cono­
cimiento perfecto» (In I Sent., ds. 6, ex.), lo cual explica que si
«inteliginios lo que queremos»
(ib.) es porque «queremos lo que
inteligimos» segúo ese doble acto, primero imperfecto, luego
per­
feccionado.
La aplicación de la inteligencia a la perfección del acto libre
es algo
exigido, desde la más simple complacencia de la volun­
tad, porque «la felicidad auténtica no se
diferencia de la falsa
1338
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
según el acto de la voluntad ... , por ello, el averiguar si lo que se
propone como sumo bien lo es en realidad o no, depende del
entendimiento,. (C. G., III, 26). Y ocurre esto porque «la vo­
luntad considerada como deseo no es lo característico de la na­
tutaleza intelectual,. (ibid.), por lo que «los seres que carecen en
absoluto de conocimiento sólo tienen
inclinación natutal, y los
que tienen conocimiento sensitivo s6lo tienen apetito. sensitivo»
(ibid.). como ocurre en los animales y algunas plantas.
Actos humanos: acto voluntario y acto libre.
Esta larga exposición de las operaciones humanas -Tomás
de Aquino distingue entre las operaciones «del,. hombre y las
que se dao «en el,. hombre (cfr. S. Th., I-II, q. 1, ar. 1, co.}-­
es absolutamente precisa para abordar el .tema esencial de la li­
bertad como condición propísima de la persona, tema en el que
no se pueden aodar con prisas
ni simplificaciones que, finalmen­
te, se pagan a precio muy alto, como ha ocurrido con la D. H.
En primer lugar, en esta metafísica del «acto» y la «potencia»,
«libertad» no
es «indeterminación», como lo es en el pensamien­
to habitual hoy, que sólo es potencia de la libertad. Y tampoco
es «libertas indiferentiae», como
en Suárez (21), que, en la línea
de Scotto da prevalencia a la voluntad sobre el entendimiento,
contrariamente a lo que hemos visto en el «intelectualismo» to­
mista, en el que la voluntad
i,stá siempre «determinada» por el
bien y es el intelecto
el que discirne sobre la clase de bien de
que
se trata en cada caso para que lo aprehenda la voluntad, pa-
(21) F. SuÁREz: Disputaciones metafisicas1 Gredos, 1961, III, página
359 -dice-: «La indiferencia del juicio es raíz de la libertad ... , pero no
es la libertad formal misma... sino que se dice indiferente objetivamente ... ,
pues propone un objeto de
tal modo indiferente que no arrastra por ne­
cesidad a la voluntad» ( doc. XIX, sec. IV, 4 ). Más adelante dice: «La
libertad requiere una facultad activa indiferente para obrar y para no
obrar» (ib., párr. 8, pág. 362) y aún sigue: «para el uso libre, es nece­
sario que... parmenezca íntegra la expresada indiferencia y aquella como
doble potestad» (párr. 11, pág. 364).
1339
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
sando así del mero acto voluntario al ya «libre». La voluntad,
por su parte,
en el acto imperfecto -respecto a la libertad-del
conocer, puede detenerse, no seguir hasta
la cognición perfecta
y elegir el bien inmediato,
útil o deleitable, y no el sumo bien
en-sí, honesto: es decir, elegir «mal», elegir «el mal». Lo cual
también puede hacerlo por ignorancia no culpable, involuntaria,
que impide pasar
del conocer impefecto al perfecto, como ocurre
siempre en la mala elección, porque en nosotros
los «hábitos»
-vicios o virtudes-influyen en el uso de la voluntad, «y esta
se relaciona con ambos opuestos» (C. G., IV, 70). Pero, nótese
aquí, que
para el Aquinate, no con indiferencia hacia ellos, sino
que siempre está determinada por aquello que
se le ofrece como
«bien» en el
marco previamente determinado por ella misma
-voluntad consciente o habitual-o predeterminado por las cir­
cunstancias y, entre éstas, los hábitos educativos que ocupan un
lugar preferencial en el uso de la voluntad.
Suárez, sin duda con
la mejor intención de oponerse al «severo arbitrio» luterano,
constituye a la voluntad como pura
indeterminación, con lo que
involuntariamente destruye
cualquier orden imperativo de la ac­
ción humana, volviéndola a-lógica o, incluso, ilógica: sería, en
su determinación, función del mero deseo de satisfacción
inme­
diata, disolviendo así el «acto libre» en el «acto voluntario» y,
más allá de sus presupuestos, en el actual conductismo de los «re­
flejos condicionados».
Francisco de Vitoria estudia este tema en la Relección
De
usu rationis, Sobre el uso de ~ razón, moviéndose en un marco
estrictamente tomista, el del «libre arbitrio». En efecto, ante la
variada realidad posible de la acción humana, «la forma median­
te la cual obra voluntariamente un agente no está determinada,
pues la voluntad obra mediante una forma aprehendida por el
entendimiento, porque el bien aprehendido mueve como objeto
a la voluntad; y el entendimiento no tiene una sola forma deter­
minada del efecto, puesto que por su
naturaleza abarca multitud
de formas. Y,
según esto, la voluntad puede producir los más
variados efectos»
(C. G., III, 73). En este marco tomista, Vi­
toria empieza señalando la diferencia entre el «acto· voluntario»
1340
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
y el propiamente «libre», diferencia sustancial que hoy general­
mente se ignora igualándolos en el lenguaje común. Para Vito­
ria, los actos humanos que exceden los meramente vegetativos
-respirar, digerir, etc.-y las respuestas automáticas -reflejos
condicionados- con que el instinto animal defiende el cuerpo,
son siempre «actos voluntarios», pues el hombre no tiene otro
instrumento para actuar que la voluntad,
ya que «la voluntad
mueve el cuerpo» como antes vimos. En prueba de esto aduce
que «no es lo mismo tener libre albedrío o uso de razón que ejer­
citar actos de entendimiento o
voluntad ... (como) se confirma en
los niños y en los que sueñan
... Los dementes, los niños y los que
sueñan hacen a veces actos sensibles, suficientes en los despiertos
y sanos para producir un acto intelectual y volitivo; luego éstos
pueden darse en los dementes, pues el que no tengan
uso de razón
se debe a la disposición de sus sentidos» (22). Más adelante in-.
siste que «no parece que sea lo mismo tener libre albedrío, o uso
de razón, que poder obrar y no obrar... El hombre hace muchos
actos que puede muy bien hacer o no hacer, aun no teniendo
libre albedrío o uso de razón
... , porque la voluntad, formalmente
y por naturaleza
es libre, ya que las potencias racionales dicen re­
lación a cosas opuestas, y en ellas nada hay que coarte a la vo­
luntad... Esto es manifiesto porque los dementes, alguna vez,
pueden obrar sin ser movidos por la pasión y un hombre sano
puede tenerla tan fuerte corno
un demente, un niño o el que
sueña» [316}.
Para Tomás de Aquino, el libre albedrío del que habla
Vi­
toria «es lo que no puede ser impedido. Pues en las negaciones
no se admite el
más y el menos, luego tampoco en el libre al,
bedrío» (In II Sents., ds. 7, q. 3, ar. 2, ex.) y así hay o no hay
libre albedrío, pero no mayor o menor libre albedrío en
c¡,anto
al uso de la voluntad. Pero el libre albedrío no es sólo «volun­
tad», sino que «el libre arbitrio comprende a
la voluntad y a la
(22) F. DE VITORIA: Relecciones teol6gicas, edición critica del padre
Getino, Madrid, 1935, tomo III,' pág. 315. Un exhaustiv-o tratamiento de
este tema en J. RAMÍREZ: De Actibus Humanis, tomo ·1v, «Opera Om­
ni••, C. S. I. C., Madrid, 1972.
1341
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FEKNS
razón, ;por lo que es dicho de ambas facultades» (In II Sent.,
ds. 24, q. 1, ar. 2, co.), siendo, pues, una «voluntad racional».
Por eso, precisamente, por su «determinación racional»,
es por
lo que lo que «a la razón de libre arbitrio no pertenece estar algo
indeterminado
respecto al bien y al mal, pues el bien es el o!,.
jeto de la voluntad. Y si al mal tiende por algún defecto, es
porque lo aprehende como bien, pues no es la voluntad o
elec­
ción, sino como bien o como apariencia de bien» (In II Sent.,
ds. 25, q. 1, ar. 1, ra. 2). En otras palabras: lo que el entendi­
miento conoce como «verdad», lo
propone a la voluntad como
«bien» y
la «libertad» está, justamente, en seguir esta elección.
Y, como antes
se dice, el «no querer conocer» la Verdad y el
Bien absolutos y quedarse en «verdades» y «bienes» relativos
es lo que explica el «mal uso» de la libertad, con el que también
hay
que contar. Así -puede aplicarse el verso de Antonio Macha­
do: «La Verdad es la que importa, y ven conmigo a buscarla;
:la tuya, guárdatela».
Vitoria, en su Relección, se centra en
el tema del «uso de la
razón» que, para él, es simplemente el «uso de la libertad» de­
terminada, «en acto», frente al mero «uso de la voluntad» ope­
rativa, pues el CQ!IlPDnente «racional», el que determina la vo­
luntad como «libre arbitrio»: «Esta facultad --el «libre arbi­
trio»-no puede existir sin la razón y fa voluntad» ( op. e#.;
pág. 318), ya que «de las dos cosas necesarias para el libre ar­
bitrio la segunda no puede existir sin la primera, pero dada la
primera,
se pone la segunda ... En los niños y en los dementes, en
los cuales
no hay ningún cambio o diferencia por parte de la
voluntad, como
ya se ha dicho, sino que por estar imposibilita­
do
el entendimiento para deliberar o aconsejar, no tiene la vo­
luntad poder para elegir o no elegir ... Si el entendimiento se halla
en estas condiciones,
la voluntad obra natural y necesariamen­
te,.
[319}, siendo atraída y determinada por el bien inmedia­
to,
sea honesto, útil o simplemente deleitable: en cualquier caso
la elección
es «irresponsable», «voluntaria», pero no «libre».
Tras' esto Vitoria pasa a estudiar el importantísimo tema de
la educación de la voluntad, los «hábitos» que determinan
el uso
1342
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
de la libertad. En este punto pasamos de la liberta,l «personal»
a su consideración «social».
En efecto, es un misterio que se
enraíza en el destino eterno del hombre, el buen o mal uso de la
libertad por las personas. Y vemos cómo la libertad del espíritu
está determinada en la «persona humlllla» por el cuerpo aquél
del que el espíritu, el «alma», es «forma»: culllldo «propter de­
fectu corporis» no funciona el órgllllo cot;poral de la «razón»,
que es el cerebro, el destino eterno de los «inocentes» bautiza­
dos, insertos en la vida de
la gracia, es gozar de la Verdad y el
Bien increados
al liberarse su alma de las. ataduras corporales
que luego,
ya indemnes, se incorporaran a ella. Esto es, en úl­
timo extremo, el aspecto más importante del ser personal, sien­
do
la eterna salvación o condenación algo personal e intransferi­
ble y no social como
ya advirtió San Agustín -cfr. La Ciudad
de Dios, XIX, 17 y 26; XXIII, 6.2-. Pero el hombre, en cuan­
to ser temporal e histórico, comporta su dimensión social. Esta,
en el marco que estamos trazando del «uso de la
libertad» no
viene tanto de la condición de persona
«singular» sino de que
esta es, además de «substancia individual» de «naturaleza
racio­
nal», según la clásica definición de Boecio -«De. duabus na­
turae in persona Christi»-, y al ser tanto la «razón» cuflllto los
contenidos intelectuales algo universal,
es justamente por aquí
por donde
se realiza el paso de los singular «personal» de .cada
hombre a los universal, social, de todos los hombres. Y al ser
éstos temporales en su biografía e históricos, el alma que al na­
cer está «tamquam tábula rasa ut nihl1 scriptum est» -Aristóte­
les, De Anima, III, 4, B 430a-va adquiriendo los conceptos
por la educación que, junto con
el fondo endotímico lllltes alu­
dido, conforma la «personalidad» de cada persona.
Vitoria, pues, pasa a estudiar
el importantísimo tema de la
educación de la voluntad por los «hábitos»: «La educación, la
doctrina y la instrucción influyen mucho en que uno llegue al
uso de la razón ... , primero llegará al uso de razón el que viva
entre hombres cultos que entre ignorantes» {322]. En este con­
dicionante social del uso de razón hace una observación que
se
refiere directamente a nuestro tema de la libertad religiosa.
1343
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Dice: «pues los ignorantes y los de extraviadas costumbres, como
son los herejes, no tienen medios suficientes para
discurrir y juz­
gar lo que deben hacer y lo que deben evitar» [323}, es decir,
tiene un
muy reducido marco social para el uso de su razón o
«uso de la libertad» por los condicionantes sociohistóricos en que
están insertos, sea por insuficiencia,
sea por la falsedad de sus
presupuestos.
Límites ontológicos de la libertad: categorías limitantes del
"marco de
la libertad".
Para un agnóstico, pero pensador serio y profundo, Nicolai
Hartmann, «la libertad
es la autarquía en la dependencia, la in­
dependencia en la dependencia. Por eso sólo puede tener liber­
tad
lo categorialmente más débil frente a lo más fuerte, y no a
la inversa» (23
). Es decir, ontológicamente el hombre no goza de
absoluta libertad, pues en él viene limitada por la «ley de la
fuerza» de
su naturaleza «dada». Comentando la posición de
Harrmann en el esencial tema de la libertad, A. Fernández (24)
señala que «una dificultad qúe debemos aceptar como afirmación
dolorosa, es que ''la libertad humana no
es en modo alguno abso­
luta". Y esto no tanto por el hecho de que no todas las volun­
tades son
libres, cuanto '"por algo mucho más profundo: porque
las voluntades que disfrutan
de libertad sólo en parte son libres,
aunque otra cosa parezca afirmar la soberbia pretensión
de la
conciencia de autodeterminación del hombre"... Pero Hartmann
afirma, con razón, que esto no es una ''debilidad" de la
teoría so­
bre la libertad, sino más bien una afirmación lograda que respon­
de a la re\llidad: mg; la teoría probase una libertad absoluta de
la voluntad, probaría algo falso, y lo que prueba demasiado no
(23) N. HARTMANN: Onto/ogla, FCE, 1959, tomo III, pág. 596.
(24) A. FERNÁNDEZ: Fi/osofla de la libertad, Confederación Cajas de
Ahorro, 1975, dos tomos, el segundo totalmente dedicado a bibliografía
sobre este tema. La cita es pág. 161. Las citas que trae de Hartmann
-entrecomilladas en el texto-son de la «Ethik» de éste, edici6n, Ber­
lín, 1949, págs. 801 y sigs.
1344
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
prueba nada" .... Lo que propiamente es y responde al fenómeno
del hecho de la libertad de la voluntad humana es, efectivamente,
esto:
"que en medio de muchas determinaciones heterónomas de
la voluntad puede darse, y de hecho se da, una autonomía, lo
cual
es suficiente para afirmar la autodeterminación de la volun­
tad y fundamentar la responsabilidad, la imputación y la
culpa, .. ,
y también para afirmar que el hombre es un portador de valo­
res y contravalores. . . El defecto está, por lo tanto, no en la teo'
ría de la libertad, cuanto en la imperfección de la misma libertad
del hombre ('"in der unvollkommenheit menslicher Freiheit
selbs")
y, en último extremo, en la radical imperfección del hom­
bre como ser moral" (Apud -·Etnik)». En esta larga cita que A.
Femández trae de N. Hartmapn, se ve la misma raíz del pro­
blema de los límites de
la libertad humana: también en este te­
rreno
el hombre es indigente, no absoluto, en otras palabras, la
libertad del hombre tiene «límites».
Es ahora cuando vamos a ver cuáles sean esos límites, el ine­
ludible «marco» de la libertad, tanto personal cuanto social. Si
nos representamos el campo del «uso de la libertad» real del
hombre como «enmarcado»
--«limitado»-por las categorías
que constituyen al hombre como «persona», se ve claramente
como en su
más extrema radicalidad, éstas no son otras que el
entendimiento para captar las situaciones y la voluntad para obrar
en consecuencia con ia pretensión del bien: es lo que Tomás de
Aquino y la «philosophia perennis»
-en esto seguida por la fi.
losofía
moderna-llama «libre arbitrio», que distingue a las
«personas» de los demás seres, vivos o cosas inorgánicas. Así, el
«campo» de la libertad en su «extensión» posible, ontológica­
mente estará «enmarcado» por
el conocimiento que ·se tenga de
los temas propuestos
y por la indeterminación de la voluntad
como «potencia» del acto libre que
se siga. Es obvio que una
predeterminación de
la voluntad limita o impide la libertad «en
acto», sea material -imposibilidad física de actuar, «ley de la
fuerza»-, sea espiritual -«coacción» psicológica o moral-.
Del mismo modo, en el acto voluntario aún no determinado, el
límite que le distingue del acto «libre» está, como vimos con
1345
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Vitoria, en el «conocimiento» que sobre él se tenga:· más alllí de
lo conocido, está sólo lo «aleatorio»; es decir, la acció11c, cuando
no
se conocen. las causas y efectos, es aleatoria, al azar y la,
libertad, respecto a ella, terminó al el"!!Íl' -libremente--ese
azar: lo que luego resulte,
para bien o para mal, no tiene que
ver con la libertad, por más que las consecuencias del azar libre­
mente elegido -felices o nefastas-tienen que ser asumida•
forzosamente con
la responsabilidad derivada de las mismas.
Si los actos humanos -excluidos los vegetativos y reflejos­
los unificamos como «actos voluntarios», sólo queda como dife­
rencial de ellos respecto a los «actos libres»· el gira.do del conoci­
miento que así determinará el «marco de
fa libertad,., de un modo
ontológico, es decir, aplicable tanto a la, libertad personal cuanto
a la social. Este grado de conocimiento
se descampone en la «can­
tidad» de saberes y la «calidad» de ell.os:· se pueden saber mu•
chas cosas, pero imperfectamente; o pocas, pero con perfección,
Y también muchas y muy perfectamente.
Entendfendo aquí por
«perfectamente» el conocimiento «verdadero,., la igualdad de fa
cosa «en el entendimiento» y la «verdad de la cosa», es decir,
la igualdad entre la verdad ontológica» y la «verdad óntica».
Una importantísima consecuencia que
de esto sale respecto ar
«marco de la libertad», es la diferencia, antes señalada, de los·
aspectos «subjetivo» y «objetivo» de la libertad, aquí expresa&
como aspectos «objetivo» --óntico-y «subjetivo» ---ontológiC
co--de la cantidad y calidad de conocimientos. Y también es.
evidente que, en una colisión entre lo objetivo y lo subjetivo,
nunca
podrá prevalecer como valor· de la libertad· lo aleatorio
frente a la verdad conocida.
El aspecto objetivo del saber, como
marco objetivo de la libertad, dice en primer lugar al saber «g,,,.
nérico», universal y necesario, que se desdobla en múltiples sa­
beres «espec!ficos».
El saber subjetivo es el «personal», que ver-·
sa en cada hombre sobre los saberes· «espec!ficos» --«calidad».
del saber-o el «genérico» -«cantidad» de saberes-que cadir
uno posea. En este terreno del saber cient!fico, universal y ne­
cesario, «lo uno no
se opone a lo multiple, sino· a-ta división, y·
la multitud tampoco excluye la unidad·; lo que e¡¡cluye es la di'-
1346
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
visión de cada cosa en sus componentes» (S. Th., I, q. 30, ar.
3, co.) dice Santo Tomás. Y, en el aspecto dinámico de la cons­
trucción y destrucción del saber, lo más importante no
es tanto
la «división» cuanto la capacidad «divisoria», la aparición de nue,;
vas diferencias genéricas o específicas que componen la unidad.
Es evidente la importancia de esto cuando está referido
no sólo
a la unidad del saber, o «sabiduría», sino a la unidad o división
del marco de la libertad.
II
«Desde hace casi dos mil años, la Iglesia profesa
y proclama invariablemente la verdad de que la Crea­
ción del mundo vis.tole e invisible es obra de Dios ...
La Iglesia explica y profundiza esta verdad, utilizan­
do la filosofía del ser y la defiende de las deformacio­
nes que surgen, de vez en cuando, en la historia del
pensamiento humano».
(Juan Pablo JI, Audiencia genpral del 29-I-1986)
La minuciosa elucidación de la metafísica de la libertad era
necesaria para asentar inobjetablemente
algo· muy s.imple: el
marco objetivo de los saberes sociales es el que determina y con­
tiene
el concepto de «bien común» respecto a cualquier sociedad
de «personas». Aristóteles es el primero que señala que «toda
comunidad está constituida en vista de algún bien»
-Pol!tica,
I, 1, B 1252a-. Cicerón precisa que «toda ciudad, que es el es­
tablecimiento de un pueblo, toda república.. . debe regirsé, para
poder perdurar, por un gobierno. Este debe servir siempre y
ante ante todo a aquella causa que lo es también de
la forma­
ción de la ciudad»
(República, I, Ziegler, 26, 41-42), es decir,
el gobierno ha de preservar el «bien común». San Agustín, re­
cordando a Cicerón, da una primera definición de «pueblo»: «Ci­
cerón define
el pueblo diciendo que es una sociedad fundada sobre
derechos reconocidos y sobre la comunidad de intereses» (De
Civit., XIX, 21). Más adelante mejora esta primera definición:
«El pueblo
es el conjunto de seres racionales asociados por la
concorde comunidad de objetos
amados» (De Civit., XIX, 24).
1347
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FBRNS
La diferencia entre ambas definiciones del mismo objeto, «el
pueblo», responde a una visión
«personal» (Agustín) o metamen·
te utilitaria,
individual (Cicerón): se pasa de un enfoque inma­
nente -la utilidad-a otro trascendente -el amor-. Esta se­
gunda definición incluye a la primera -también se ama lo útil-­
peto no al revés, pues hay amores «sacrificantes», inútiles o an­
tiútiles.
El tipo de sociedad producido por esta doble considetaci6n
del vínculo fundante del pueblo es, también, doble:
a) El pueblo
fundado en el «amor común» tiene un vínculo
«orgánico», fun.
cionalmente estructurado
por las difetentes posiciones de los
elementos constitutivos, los hombres, de unos respecto a otros,
pues el «amor»
Opeta por «proximidad», por el «amor al pró­
jimo», al «próximo». Es, pues, «subsidiario». b) El pueblo cuyo
vínculo es el «interés» común
se regula por una norma «mecá­
nica». Su meta máxima es conseguir un «equilibrio» entre los
difetentes «intereses», un equilibrio que, en último
extremo, es
resultado mecánico de la composición de las fuerzas sociales en
presencia: «lo único que cuenta entonces son los intereses y
con­
flictos entre inteteses» (25). Esta difetencia entre el concepto or­
gánico y el mecánico de la sociedad es referida a la forma de «po­
det»
por P. Sorokin, quien establece como, de las tres formas
posibles, la
«familistica», la «contractual» y la «compulsiva», la
primeta es
la natural en las sociedades orgánicas y las otras dos
son modos
mecánicos que sólo varian en su drasticidad (26 ). Por
ello,
el equilibrio como resultado de la composición de fuerzas
sociales precisa de una normativa legal en su uso:
para el pensa­
miento libetal anglosajón, rige la norma según la cual la liber­
tad de
cada uno llega hasta donde lleguen las libertades de los
demás: «la única finalidad por la cual el poder puede, con pleno
detecho, set ejercido sobre
un miembro de una comunidad civi­
lizada contra su voluntad es evitar que petjudique a los
de-
(25) F. lNcIARTE: El reto del positivismo lógico, Rialp, 1974, pági­
na 160.
(26) Cfr. P. SOROKIN: Sociedad, cultura y personalidad, Aguilar, 1969,
págs. 154 y sigs.
1348
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
más» (27), elijo J. Stuart Mili. Claro que, ahora, el problema re­
side en determinar «donde» empiezan y acaban los derechos de
los «demás» habiendo eliminado el
vínculo objetivo como nor­
ma ajustadora y ha sido sustituido por la composición «subje­
tiva» (28), lo cual
hizo decir a Hegel que «es concebir la liber­
tad
de un modo puramente negativo el imaginarla como si los
sujetos que viven juntos limitan su libertad de tal forma que esa
común limitación, esa
recíproca molestia de todos, sólo dejara un
pequeño espacio para moverse» (29), como antes vimos.
El problema, se tome como
regla el «común amor», se tome
el «común interés», obliga a
superar el aspecto «subjetivo» de la
libertad personal e
ir al aspecto «objetivo» de ella para estable­
cerla como libertad
social. No otra cosa es lo que los sociólogos
llaman «social integrativo» en relación con los «egos integrati­
vos» (30),
el obligado paso de la libertad subjetiva o «libre at­
bitrio» que ha de ser normada por la «libertad objetiva» o nor­
ma moral:
lo que se llama «ortodoxia pública» (31) en la lite­
ratura anglosajona y «sittlichkeit» por Hegel y en el ámbito cul­
tural germánico.
Se ve claro como, en esta línea especuativa, el problema con­
siste en cuál sea la extensión del «marco de la libertad» y, por
otro lado, los contenidos de
él. Si se plantea en términos de co­
nocimiento verdadero hay que tomar como parámetros, tal como
antes se elijo, la «cantidad» de saberes y, por otro lado, la «ca­
lidad» de ellos. Así puede conocerse y evaluarse el contenido de
lo que, en cada caso, en cada tipo de sociedad o «pueblo», se
(27) E. GtI.SON: El realismo met6dico, Rialp, 1974, pág. 136, dice:
«Es claro que para un átomo social como el individuo de Hobbes, el -de­
recho a la naturaleza no es otra cosa que la libertad de emplear todos los
medios que le parezcan buenos para asegurar su propio fin». La cita de
Stuart Mill en op. cit., pág. 65.
(28) Cfr. TALCOTT PARSoNS: El sistema social, págs. 538 y sigs.
(29) G. W. F. Hl!GEL: Lecciones sobre filoso/la de la historia, pági­
na 101.
(30) T. PARS0NS: El sistema social, pág. 67.
(31) Cfr. WtLLMORE KENDAJ.L y F. WtLHEMSEN: Cícero and the po1;.
tics of public orthodoxy, Eunsa, 1965.
1349
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
considere lo que es el «bien común», constitutivo de la «aucto­
ritas» o saber socialmente reconocido (32).
·
Esto lleva

implícita nuestra tesis
-por otro lado compartida
de.sde posiciones opuestas, como vimos al principio--de que el
problema
. de la libertad civil en materia de religión, antes· que
teológico,
es «primo et per se», metodológicamente al menos, un
problema de filosofía social y, por ende, referido al conocimiento
racional de la realidad creada o «revelación por la Creación»
a
que se refiere el Papa en la cita de la enrradilla de esta segun­
da parte de este trabajo. Al hablar de la «auctoritas» estamos
hablando del poder político y social como «protectores» de la
sociedad,, del pueblo «a ellos encomendados», en
términos de
la liturgia
de la Iglesia, y cuya obligación es evitar la «anomia»
social
-Dunkheim-, el «cisma en el alma» ~Toynbee--, pues,
como
ya vio Hegel, «el Estado tiene con la Religión un princi­
pio común» (33),
ya que, efectivamente, no puede concebirse
un pueblo en que Estado y Religión estén divorciados -menos
aún, opuestos-sus valores morales, T. Parsons (34 ), recorde­
mos, nos dijo, que «el movin]iento religioso, a causa de su rela­
ción con la integración general
de los valores, pretende una ju­
risdicción total sobre
las orientaciones de valor humanas, que
tiene que estar
de alguna manera integrada con los valores insti­
tucionalizados del Estado ... Sin embargo, algunos de estos mo­
vimientos
--en su ética religiosa-han repudiado el uso de la
fuerza o, más ampliamente,
las relaciones con el poder», tal como
vemos
es una opinión hoy frecuente, incluso entre católicos. Ello
no ha impedido finalmente que, aunque «en la primitiva cristian­
dad fue posible
para San Pablo aconsejar simplemente que se
permaneciera en el estado en que
habla sido uno llamado, por-
(32) Cfr. A. D'ORS: Verbo, núm. 235, págs. 667 y sig.; Ensayos de
teoria polttica, Eunsa, págs. 85 y 115.
·(33) G. W. F. HEGEL: Filoso/la de la historia, pág. 113.
(34) TAl.COTT PARSONS: El sistema social, pág. 178. Ver sobre el
tema el cap. 5, párr. 4: Religión e integración de valores, págs. 176 y sigs.,
y cap. 8, párr. 3: lAs ciencias no empiricas y el sistema soci4l, págs. 3.54-
388.
1350
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
que los cristianos como tales no tenían ningún conrrol sobre· los
asuntos públicos
más importantes de la sociedad, en la Eclad
Media,
la Iglesia no pudo, sin embargo, evadirse de esos asun­
tos
y fue un '''poder", le gustase o no» (ibid., 521 ). Y en este
terreno hay que señalar que así como los intereses son siempre
«pactables», los bienes sólo son «ordenables»;
y los superiores,
lo que hacen referencia al mismo Bien-en-si, son «irrenunciables».
Estamos, pues, tocando ya
el mismo núcleo de la ontología
social a que :hace iteferencia la D. H. que, no olvidemos, tiene
como subitulo «el derecho de la persona y de las comunidades
a la libertad social ,i civil en materia religiosa», es decir, aunque
tiene
como meta un problema teológico, el tema es per se perte­
neciente a la filosofía social y, por ende, ha de ser elucidado por
las categorías de ésta.
"'Mareos ·de Jib.ertad"' y "campos de saber".
Dijimos que la «libertad» se corresponde de igual modo con
lo «objetivo» y lo «subjetivo», lo «personal» y lo «social» y
hay ,:¡ue articularlo todo en una unidad coherente al filosofar so­
lbre estos temas; o estas aspectos del único tema. Así, en modo
.alguno pueden ser contratias o contradictorias las reclamacio­
nes
de ambas parejas de aspe,;tos, al menos de un modo absolu­
to, aunque ad casum si no contrarias, puedan aparecer a ve.ces
como contrarias. Y no hay otro marco especulativo legítimo que
cumpla esta condición que el construido en base al uso de la ra­
zón y el conocimiento sobre el común denominador de todo acto
'humano que es la voluntad. Con este presupuesto vimos que
la
«altura» del «marco de la libertad» depende del número de «cam­
pos» de conocimiento que se tengan en cuenta. Así, teóricamen­
te, puede ·existir el caso extremo que en el contenido del «bien
común»,
de la ortodoxia pública, sólo sean relevantes los cono­
cimientos positivos,· los
empíricamente comparables y, mejor aún,
matematizábles, ,:¡ue se consideran la única verdad socialmente
reconocida. Y, eso si, en estos terrenos, tal sociedad alcanza grafi
1351
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
perfección, una gran «latitud» cognoSC1Uva. Sería, vgr., el caso
de Suecia. Otros tipos de eticidad o «bien común» social pueden
admitit, por
encima del positivismo empírico, otros «campos»
del saber social, como
las ciencias humanas -literatura, historia,
arte,
etc.-como componentes valiosos del mismo e inspirado­
res de su regulación político-social: sería el caso común de las
sociedades liberales
históricas.
Pero aún hay otro escalón: aquellas sociedades cuyo concep­
to del bien común construye un marco de libertad con el com­
ponente prioritario de los saberes metaempíricos y suprahistóri­
cos, el «componente religioso», generalmente
fundado en la re­
velación, por lo menos en las tres «religiones del libro» Misna,
Biblia con el Nuevo Testamento y Corán, en nuestra
área civili­
zada,
además de las religiones orientales desde la India. Esta in­
clusión del componente religioso como fundamento de la orto­
doxia pública
se ve aquí con independencia de cual sea el con­
tenido de la revelación, sino sólo como hecho constitutivo socio·
histórico objeto de la filosofía social.
Ahora bien, hay que señalar que
la inclusión de la revela­
ción divina en el campo de los saberes humanos, personales o
sociales,
no es igual a la de los demás saberes, pues reclama y
obliga de modo ineludible. Esto produce dos efectos: a) El saber
revelado es,
per se, un saber prioritario como se dice antes, es
decir, es regulador de todos los otros saberes. En lo social el sa­
ber revelado informa el «espíritu de las leyes» sociales, establece
prioridades no
sólo sociales, sino también económicas en la apli­
cación de los recursos. Incluso es, desde su propio ámbito, regu·
lador
del saber científico: queda claro lo que aquí quiere decir­
se nada más nombrar algo sobre lo que habrá que volver: el
problema de la bioética en sus implicaciones morales, jurídicas,
sociales
y económicas. b) El otro efecto es, en sentido opuesto,
lo que representa para los creyentes el que el saber
de salvación
no sea considerado como relevante en la organización civil. Es
obvio que
en este caso se crea una tensión en la persona que es,
a la vez, ciudadano civil y creyente religioso, tensión esquizo­
frénica en la que una de sus «personalidades» se ve compelida
1352
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
por algo que la otra faceta de su único ser, la «personalidad»
laica y civil en el mejor de los casos, no
es afectada, y, en el
peor de ellos, es obligada a obrar contra sus conciencia religio­
sa en su vida de relación social.
También en este modelo de marco
de libertad, comprensi­
vo del saber religioso además de los positivos y cultural-históri­
cos, que constituye el modelo de
la sociedad occidental pre-revo­
lucionaria, es decir, el modelo tradicional, puede darse el caso de
que aunque la altura del marco de la libertad ha sido incremen­
tada con lo religioso, su amplitud sea muy deficiente, tal como
ocurre hoy, vgr., con el fundamentalismo del Irán de Jomeini,
que en los dos primeros escalones, sobre todo en el del saber
de
las ciencias categoriales, está a niveles muy primarios en lo
cultural y lo técnico, produciendo, por ende,
un reducido mar­
co de la libertad.
Desde
aquí ;pasamos a la parte más conflictiva de este tema:
la «comparación» entre los diferentes marcos -personales o so­
ciales-de libertad. Ante todo hay que advertir que la cons­
trucción que
se propone muy esquemáticamente no es cuantitta­
tiva: es diffcil, pero no imposible, el cuantificar los diferentes
campos de conocimiento. Pero
aquí no es necesario: basta seña­
lat que siempre que
se tengan los mismOs criterios evaluativos
de los diferentes saberes, los marcos que resulten serán coheren­
tes, es decir, comparables. Otra cosa que hay que recordar es que
no se trata, al establecer el marco de la libertad, de ver el nú­
mero
de los contenidos, o sea, cuantas cosas pueden hacerse o
están vetadas en
un marco de la libertad para así comparárla
con otro. No, recordando lo que aquí se considera es la ontología
del acto libre frente al meramente voluntario, no se trata tanto de
las cosas posibles que se ofrecen en un determinado marco a la
voluntad para que
se determine, cuanto de que esta determina­
ción sea consciente y
racional, no aleatoria: es aquí libre aquel
acto voluntario del que
se pueden dar razones de él; y, natural­
mente, que
se pueda comparar el diferente valor de «verdad»
que. tengan las razones aducidas.
El saber positivo de las ciencias
categoriales y formales
es fácilmente verificable o falseable; o
1353
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
no tan fácilmente, pero en modo alguno imposible. No ocurre
lo mismo con la Historia: así como los hechos hist6ricos com­
probados son los mismos
para todos, no ocntre lo mismo con su
interpretaci6n, que depende
de algo metahist6rico, el qne funda
los criterios de valor. Así, no es lo mismo la valoraci6n de la
Historia comprobada desde una perspectiva materialista que des­
de otra religiosa. Y algo así ocurre con las ciencias humanas,
so­
ciología, antropología, incluso economía, cuya valoraci6n viene
determinada no s6lo
pot lo religioso, sino también por lo ideo­
lógico, como
señal6 K. Manheim (35). Más grave aún es la va­
loraci6n religiosa, pues en las religiones de fundamento revelado
cada una
se considera la legítima, la Revelaci6n y las otras s6lo
pseudorevelaciones, con mayor o menor contenido
de verdad y
de falsedad. Aquí el enfrentamiento opone los aspectos subjeti­
vos y petsonales con los objetivos y sociales, pues
se puede es­
timar, incluso amar a la petsona y odiar, como falsedad petni­
ciosa, la religión de ésta, pues, como dice J. Stuart Mili (36), «el
odium theologicum en un devoto sincero es uno de los casos
más inequívocos de sentimiento moral»: las creencias religiosas
sinceras son, por su propia naturale2a, no pactables y el irenismo
no es otra cosa que
la extinci6n de la fe.
Es obvio que el carácter absoluto del
saber religioso como
saber de
salvaci6n revelado es, como antes se dice, determinante
y no detetminado. Por ello es un arduo problema intelectual la
com¡,araci6n valorativa entre diversos credos religiosos. Sin em­
bargo, es algo visible, comparable y, por supuesto, comparable,
el resultado hist6rico y social de la
influencia de los diferentes
credos religiosos. Los hechos, como
se dice antes, se interpretan
siempre desde alguna perspectiva, no habiendo en esto un preten­
dido neutralismo, pues, como señala
el empirista Hempel (37),
(35) Cfr. K. MANHEU<: Ideolog/a y r,topla, FCE, 1987, especialmente,
II, 4, «Objetividad y pru:cialidad».
(36) JoHN STUART M1tt: Sobre la libertad, pág. 63 .
. (37) CARt G. HEMPEL: Filoso/la de la ciencia_ natural, Alianza, 1973,
pág. 29. Y R. S. HARTMANN: El conocimiento del Bien, FCE, 1%5, pági­
na 55, dice: «No puede crearse una teoria a partir de las muestras ·de un
1354
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
«los hechos o hallazgos empíricos, por tanto, sólo se pueden cua­
lificar como lógicamente relevantes o irrelevantes por referencia
a una hipótesis dada, y no por referencia a un problema dado».
Pero, no obstante, lo patente de algunos hechos y la innegable
relevancia que
han tenido para la humanidad, permite establecer
una valoración de los diferentes credos religiosos en función
de
su coherencia con los avances culturales y científicos y como fer­
tilizadores de las civilizaciones.
Y. en este sentido es innegable
la posición prevalente del cristianismo y la civilización cristiana
respecto a otros credos y civilizaciones subsiguientes, Y, dentro
del universo cristiano la diferencia y permanencia moral del área
católica respecto a otras áreas cristianas en
relación con las ideo­
logías modernas y sus trágicas consecuencias.
De todas formas, lo
que aquí interesa es señalar
la superioridad explicativa, en tér­
minos de saber, de el marco de libertad que incluye el saber re­
ligioso· -el que sea-frente a los reduccionismos positivistas.
Conciliación entre diferentes marcos de-libertad..
En esta filosofía de Ios marcos de la libertad hay algo obvio:
objetivamente, un marco grande
de la libertad puede contener a
uno pequeño,
pero no al contrario. Es decir, cuanto más grande
sea el marco objetivo de la libertad, más libertad «real» hay,
tanto en el uso privado cuanto en el uso público o civil de ella:
así como la ignorancia, vgr., de
un idioma limita la libertad de
expresión
lingüística y de información frente al mayor marco que
gozan los políglotas, y esto nadie
lo puede negar, igual ocurre en
otros campos de saber, personal o social. Y, aun dentro
del co­
nocimiento de cada idioma, la libertad expresiva y de informa­
ción, se «ensancha», es más amplia, cuanto mayor es el conoci­
miento de la lengua frente a los de vocabulario restringido. Del
mismo
modo una sociedad «culta» respecto al verdadero conoci­
miento religioso, cultural y técnico-científico, tiene un mayor
fenómeno. El muestreo es s6lo un paso en el proceso ... , cuya significaM
ci6n está en razón inversa del carácter del sistema o hipótésis a verificar»-.
1355
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
marco de la libertad frente a otras en que alguno -o todos-­
de estos componentes sea ignorado o mal conocidos o erróneos.
Sobre esta consideraci6n de los marcos de la libertad hemos
de aplicar los conceptos

de libertad «objetiva» y «subjetiva» que
determinan tanto la libertad personal cuanto la civil. Obviamen­
te entre ambos aspectos, subjetivo y objetivo,
se dan te6ricamen­
te infinitas combinaciones: hombres letrados en sociedades ilite­
ratas; también
lo contrario, hombres incultos en sociedades muy
culturizadas. Y, por supuesto, hombres y sociedades
en los que
los conocimientos religiosos, científicos y culturales están repar­
tidos como marcos de saber, personal o civil, de muy diferentes
modos.
Lo cual quiere decir que todo esto es fuente potencial de
conflictos
diversos: una persona con un amplio marco objetivo
de conocimiento forzosamente estará en tensión en medio de un•
sociedad objetivamente inculta,
es decir, con un pequeño marco
objetivo de libertad: son personas incomprendidas socialmente
porque en «algo» --empírico, cultural, metaempírico,
etc.-«sa­
ben más» que en entoroo social en que viven. Incluido aquí lo
religioso: una persona muy cultivada religiosamente,
pero sin gran­
des saberes técnicos, es incomprendida eo una sociedad tecnificada
y utilitarista que «ignora» lo religioso.
Y también se da el caso contrario: personas con pequeños
marcos de saberes válidos se encontrarán extraños
y ajenos en
sociedades muy culturizadas, serán «marginados sociales». Y esto
es válido para todos los campos del saber, los empíricos, cultu­
rales y religiosos: los incultos «no comprenderán» ciertas nor­
mas sociales que para ellos son meras «imposiciones» del poder
social. Es importante notar que lo que aquí se dice de los dos
extremos, las «personas»
y la «sociedad civil», se dice mutatis
muJandi de las comunidades intermedias, naturales y artificiales,
que como conjunto «orgánico» constituyen
el «pueblo» y,· por
ende, de
lo que unos y otros entienden por «bien común».
Es, pues, necesario fijar
alguna norma de actuaci6n que coor­
dine en un orden pacífico el «totum» social ante el inevitable
pluralismo: esta
norma no es otra que el antes aludido «princi­
pio de subsidiariedad», según el cual
las comunidades interme-
1356
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
dias definen su marco de libertad «ad intra», pero dentro de un
marco general
social «ad extra» al que compete el «bien común»
civil aceptado en la ortodoxia pública como. «auctoritas», sea ésta
más o menos verdadera, lo cual es otro problema. Y esto es
particularmente delicado respecto al componente religioso de los
saberes sociales: por un lado,
por «definir una integración total
de los valores», como hemos visto con Parsons, «ad intra» y «ad
extra» y con una exigencia superior a la mera norma
civil que
sobrepasa el «principio de subsidiariedad», pues «hay que obede­
cer a Dios antes que a los hombres» (Hechos, 4, 18), que son
los sujetos del marco subsidiario. Esto conlleva que,. cuando
el
marco de libertad de una persona o comunidad es mayor, por su
componente objetivo de saber religioso, que el de
la sociedad
civil en que vive, estas
personas y comunidades están abocados,
por sus exigencias proselitistas,
de «extender la buena nueva»
de que son portadores, a ser «misioneros»
-«con misión» im·
puesta a su conciencia-y, en casos. extremos, a ser «cruzados»
o «mártires». Es patente la importancia que para valorar esta si­
tuación tiene el valor «objetivo» de ambos marcos de libertad, el
personal y el civil, teniendo en cuenta que esta también está, en
último extremo, referido a sujetos «personales» que lo aceptan
como «socialmente reconocido», como «autoritas» reguladora de
la «potestas» social o poder civil: Aquí, precisamente, hay que
recordar que con independencia de
las valoraciones subjetivas
de las personas, «objetivamente»
el mayor marco de libertad y
de saber puede «contener» a los menores, pero no al contrario,
aunque desde las perspectivas subjetivas no se vea esto.
Por ello,
aunque «formalmente» la
imposición última del marco civil sobre
los marcos subsidiarios pueda parecer
la misma, no lo es «obje­
tivamente» cuando
el marco civil de la ortodoxia pública es ob­
jetivamente mayor que aquéllos, más reductivos ;por erróneos en
temas graves, determinantes en algo que verdaderamente y en
último extremo dice a
la comprensión de lo que defiene al «to­
dos» los hombres como «personas», es decir, al concepto «obje­
tivo» de la libertad.
Pero, por otro lado,
el «fiel», además de sus creencias reli-
1357
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
giosas es, a la vez, «ciudadano» de la «ciudad terrena» y, por
ende, sometido . a las autoridades civiles de ésta por un Desig­
nio superior que está implícito en cualquier clase
de fe religio­
sa.
Por ello, en el campo de sus competencias, ha de obedecer a
las autoridades civiles. Tomás de Aquino es tajante frente a los
que sostienen que
la «libertad» que nos alcanzó de la Redención
de Cristo. exime a ,]os cristianos de someterse al marco de la li.­
bertad civil: en su comentario al capítulo XIII de la Epístola a
los Romanos
dice: «La liberación de Cristo es espiritual, del pe­
cado y de
la muerte eterna. Y así conviene que mientras vivamos
en carne mortal, nos sometamos a las autoridades civiles». Esta­
blece, pues, firmemente
un «marco» de la libertad civil como
autónomo ontológicamente
de fa consideración religiosa, tal como
--después lo veremos-hace el Concilio Vaticano II. Y lo es­
tablece como algo querido
por el mismo Dios al crear al hombre
como ser
social y dentro de un orden jerátquico que, respondien­
do al orden-del-ser, es lo que establece el principio de subsidiarie­
dad. Leamos: «No conviene
que a toda potestad, por más que esté
fundada por Dios, se la
obedezca siempre, sino solamente está
obligada la debida obediencia
en aquello para lo que por Dios ha
sido instituida, y de este modo sólo
es para esto la prelación de
la potestad. Se dice, "desprecia la potestad pequeña temiendo
la mayor", por lo que se debe obedecer antes la potestad mayor
que
la menor. Pero veremos que esto es falso, pues en unas cosas
hemos
de obedecer a uno antes que a otro, y en otras al contra·
rio, como vgr., en algo hay que
obedecer al padre antes que al
capitán, pero en otros casos antes al capitán que al padre, como
se dice
en IX Ethic; de lo que se sigue que el mismo puede ser
mayor o menor según
el caso. Además, por más que el arzobispo
sea de mayor potestad que el obispo, en ciertas cosas más de­
ben obedecer al obispo sus fieles que no al arzobispo
... » (In II
Sent., ds. 44, q. 2, ar. 3, ex.).
En esta soberbia exposición del funcionamiento del poder
subsidiario,
lo mismo que de las relaciones entre poderes -reli­
gioso, natural, civil o militar-, Tomás de Aquino sólo está se­
ñalando cómo cada ámbito tiene la necesidad de defender su na-
1358
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
turaleza contra la destrucción de la misma por la anomia social
que se seguirá de
la confusión de ámbitos de poder. No habla,
pues,
de la mayor o menor jerarquía de estos poderes, sino de
su adecuación a
la naturaleza de la sociedad según Dios ha que­
rido crearla y que exige un orden de sumisión.
La "ley natural" y los marcos de libertad: las personas y la
sociedad civil.
Ahora bien: someterse
... , ¿a quién y en qué? Esto nos lleva
a intentar definir, con el Aquinate,
un «marco mínimo», pero
«objetivo», del «uso de la libertad civil», autónomo en su pro­
pio ámbito: este marco es la «ley natural», la que rige la natu­
raleza social del hombre y que, veremos que sólo en cierto sen­
tido, es independiente de las creencias religiosas.
Vaya
por delante que el tema ni es fácil ni es claro. Y no lo
es porque aun no negando la existencia de una «ley natural», ésta
tomará uno u otro contenido y orden de factores según e!l a priori
antropológico con que se aborde (38). Y este a priori antropoló­
gico está, a su vez, condicionado por las doctrinas y aun las ideo­
logías y, en último extremo, por el fundamento metafísico en que
se base. Y, como vimos, hay una disyuntiva metafísica radical y
mutuamente excluyente entre
la trascendencia de orden-del-ser
creado, expresada en la «filosofía del ser» de que habla el Papa
en la «entradilla» de esta segunda parte, y la inmanencia del or­
den del pensar humano que pretende reducir
la realidad a la ra­
zón humana a
la que iguala a la Razón Divina.
Pero
fa razón, como dijo ese gran lógico que fue Raimundo
Lulio, es «el entender peregrino,
sicut est de logico» (39), una
cadena de juicios y silogismos que se pueden «colgar» de cual­
quier «gancho». En los términos de Hempel, antes citado, necesi­
tan partir de alguna hipótesis previa para tener valor explicativo.
(38) Cfr. V1CTORINO RooRÍGUBZ: «La declaración de los derechos del
hombre», en
Verbo, núm. 271-272, 1989.
(39)
R. LULL: Opera latina parisiensia, CSIC, 1967, «Ars Mystica•,
126,2.
1359
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Y ahora aparece la diferencia· entre el proyecto social funda­
do en la metafísica de la rrascendencia y el fundado en la
inma­
nencia en cuanto explicaci6n verdadéra de la realidad y, por ello,
fundamento del marco de libertad. En efecto, desde la
trascen­
dencia del orden-del-ser-creado no s61o es explicable la verdad,
toda la verdad, por su fundamento en la Verdad primera; y el
bien como ajuste o desajuste respecto al deber-ser que marca el
orden-del-ser, sino que
por este mismo orden aparece justificado
el orden subsidiario y
la limitaci6n [egírima de los diferentes ám­
bitos de poder civil o religioso. Pero nada de esto se da en base
a la inmanencia metafísica. Al no haber un orden-del-ser-dado
de
modo universal y necesario, sino el fundamento está en el «c6-
gito», en el pensar humano forzosamente aparecerán diversas op­
ciones, todas ellas igualmente. válidas frente a las otras. Ahora,
como «por la pretensi6n totalitaria que la ideología muestra res­
pecto a la filosofía, entonces no cabe caracterizarla sino como
una metafísica
;,ecularizada» (40), se produce como consecuencia
necesaria de la escisi6n original cartesiana, tantos fundamentos
cuanto ideologías operen: aparecen lo que
Hartmann llama los
«ismos» (41),
es decir, la subordinaci6n de todas las categorías
implicadas a una que
se toma como central dando lugar a cade­
nas
16gicas no s61o diferentes, sino opuestas dentro de la misma
inmanencia. Así, el orden natural será uno desde el «materialis­
mo"' y otto desde el «idealismo»; el orden social opondrá el «in­
dividualismo» liberal
al «socialismo"', etc. Para evitar, o rratar
de evitar, la anarquía intelectual
--;preludio de la real-que esto
supone,
K. Jaspers ( 42) ha sefialado como en un primer mo­
mento se «absolutiza lo limitado» -que es el objeto del «cogi­
to» humano--, apareciendo los grandes temas que se dicen acep­
tados por todos: libertad, igualdad, fratetnidad, justicia social,
desarrollo, educación, sanidad, etc. Todos estos
y otros parecidos
(40) RunoLPH BBRLANGER:: Las ideologias, signo de nuestro tiempo,
Atlántida, 5, pág. 482c
(41) NrcoLAI HARTMANN: Ontolog/a, III, pág. 96.
(42) KARL JASPERS: Psicología de las conc'epciones del mundo, Gre­
dos, 1967, págs. 420 y 421.
1360
Fundaci\363n Speiro

LA ~DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
temas que aparecen en todas las ideologías son, en sí, altamente
estimables por todos los hombres,
'pefu; .. los problemas estallan
en cuanto
se quiere concretar «qué» significan en la práctica
real y, por ende, limitada, lo que quiere decir que en cualquier
alternativa, tomar una decisióri· eS tiegár a Jas otras, el «omnis
determinado est negatio» de Spinoza. Y, como esto representa el
fracaso de algunos frente al triunfo de otros, para los que pier­
den, señala
Jaspers, no se niega el «valor» smo el «portador del
valor», los que lo ejecutan desde su particular punto de vista y
con ello
se enciende una hoguera ·de mutuas denuncias y odios:
hay que «buscar al culpable» del mal funcionamiento.
La escisión fundamental del pensamiento inmanente se mues­
tra también en la labilidad que
addlece al pasar de lo abstracto
universal a lo concreto particular. Así
se dan dos hechos; uno
semántico, otro social, que
detetmirian la relación entre los hom­
bres
que viven bajo la metafísica de lá iillnanencia. Para enten­
derse
los hombres no basta, en el tema de los valores, que la 'miss
ma palabra exprese un determinado contenido conceptual, sino
que este,
aun siendo aceptado por los interlocutores, cosa que
no siempre ocutre, debe estar en el mismo orden-de-valores. Así,
cuando en el diálogo social la misma·
palabra expresa el mismo
contenido de
v~or, pero los interlocutores lo colocan en distinto
lugar de «su» particular orden de va!lores, el diálogo se imposi­
bilita, pues los· interlocutores· están refiriéndose a cosas ·distintas.
Y esto no
es más que la expresión lingüística de una realidad de
la relación social: ,véase; vgr., la actual dialéctica social sobre te­
mas como «vida humana» y «libertad individual» de la mujer
en el tema

del aborto; o
Ja dialéctica· de la libertad científica y
la moral social · qu~ implican los temas bioéticos. Se ve aquí que
según sean los fundamentos metafísicos de que se
parta en · ta
cadena de razonamientos, el ·orden natural es entendido no sólo
distinta, sino
contradictoriamente, y esta contradicción ;,endrá
plasmada en el orden civil y jurídicp que define el marco civil
de la libertad, cuya defensa, como decía Cicerón, es primordial
competencia del gobierno sean cualesfueren los fundamentos, me­
tafísicos de la ortodoxia pública.
!'361
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Razón y fe: libertad social y verdad.
La anterior dialéctica, presente en diferentes planos de la aec
tualidad, nos pone ante las exactas dimensiones sociales del pro­
blema: ¿Qué relación hay entre la verdad subjetiva y la verdad
social? Y,
más en el fondo: ¿Qué relación hay entre la verdad
social y
fa verdad objetiva? Es evidente que estas preguntas so­
bre el valor de la «verdad» se trascriben en preguntas sobre los
«marcos de libertad» y no son otra
cosa que el desarrollo de la
máxima
evangélica que dice que «la verdad os hará libres» (Jn.
VIII, 32): Es la verdad la norma superior que ha de juzgar las
competencias
.inevitables entre los diversos marcos de libertad,
desde
el individual, .pasando por los comunitarios, hasta el civil
de la sociedad política del Estado. Y esto nos reconduce, a
tra­
vés del mecanismo que Hegel llamó «astucia de la razón», al
planteamiento básico del orden-del-ser, como ha demostrado K. J­
Arrow, precisamente con el desarrollo en ecuaciones de lógica
formal de la «paradoja de Condorcet», pues cuando se dan dife­
rentes órdenes-de-valores individuales es imposible reducirlos a
un compuesto orden-de-valor social que, en último extremo, «debe
ser impuesto o dictatorial»
(43): para que el intento sea, al me­
nos, soportable a los hombres, hay que volver al orden del ser
de la naturaleza, cuya evidencia y
exigencia no puede, finalmen­
te,
eludirse con especulaciones ideológicas.
Ahora bien, aunque se admite un orden natural que funda
fa
libertad objetiva, no significa que éste sea subjetivamente acep­
tado por todos. La razón es que el más bajo grado de la verdad
es la
. «certeza» o «igualdad del pensamiento con lo pen.sado», que
no otra
cosa es la «determinación del intelecto a lo uno» que
dijo Santo Tomás,
y «tanto mayor es la certeza cuanto mayor sea
la causa de la determinación» (In III Sent., ds. 23, q. 2, ar. 2,
co.); en otras palabras, la «certeza subjetiva» no es sólo tocante
a la razón,
sino también a los sentidos y

a la voluntad. Por ello
( 43} Kl!NNETH ·J. ABROW: Soda/ Choice and individual va/ues, Y ale,
U. P., pág. 59.
1362
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
puede uno engañarse, estar completamente cierto de algo que;
en último extremo desconoce, que
no es la verdad objetiva, pero
cuyo pensamiento se ha determinado a uno completamente.
Por
eso Heidegger, que señala que Descartes buscaba la certeza, no
la verdad, dice: «Los conceptos críticos de la verdad, que desde
Descartes
parten de la verdad como certeza, sólo son variaciones
de la determinación de la verdad como
a:lgo correcto» ( 44 ), lo
que, en realidad
significa lo que «aparece» como algo «correcto»
ante el sujeto,
lo cual no significa que ni óntica, ni siquiera on­
tológicamente, «sea» la verdad, sino que que
la voluntad se ha
adherido a la «certeza» de aquello.
Y con esto subimos un nuevo escalón en el problema
del co­
nocimiento, lo que vafe decir que entramos en un nuevo compo­
nente de la «altura» del marco
de la libertad: el conocimiento
metaempírico y aun metarracional -no anti-racional- que es
el conocimiento por la
fe. Para el Aquinate, «se dice propiamen­
te presente aquello cuya esencia está presente al intelecto o
al
sentido. Y, como esto produce la visión, dice Agustín que "ve­
mos con 1a presencia, pero creemos con la ausencia:", por fo que
la fe se asimila por el oído, pues se refiere a cosas ausentes»
(In III Sent., ds. 24, q .l, ar. 2c, ra. 4), es un «creer a un tes­
tigo» ( 45)
y, en el caso de la Revelación, es creer a «Deo Reve-­
lante», que no puede engañarse ni engañar respecto a «aquellas
cosas que están sobre la razón y son pertenecientes a la
fe, no
son propuestas a los hombres simplemente como si
se discutie­
ra la cosa misma, sino en palabras enigmáticas a las que se debe
asentir» (In III Sent., ds. 25, q. 2, ar. la, ra. 4), Todo esto im­
plica que la fe es un conocer por 1a voluntad; por lo que, si es
no sólo aceptable, sino obligado cuando habla el «Deo Revelan­
te», «el creer a los hombres, sin una razón probable, apenas
es
~' -porque es conocimiento de otro, como si estuviera regulado
por él» (In III Sent., ds. 24, q. 1, ar. 3b, ra. 1). Y, ese otro,
(44) MARTIN Hl!mEGGER: «El origen de la obra de arte», en Arte Y
Poesla, FCE, 1978, ~-84.
(45)
Cfr. JoSEF PmPER: Las virtudes fundamentales, Rialp, 1976, pá­
ginas 324 y sigs.
'1363
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO. SEGURA FERNS
puede decir la verdad -o lo que él cree verdad-pero también
el error
o, peor aún, la mentira. Por eso, la verdadera Fe «de
este modo
sólo es la que está ordenada a la V etdad Prime­
ra» (ibid.).
Esto ilumina el problema del conocimiento humano de la
Verdad como una nueva luz: en resumen, el hombre conoce na­
turalmente por la razón que, mediante mecanismos lógicos, une
la realidad dada por el mero conocer sensible con los primeros
principios «per
se notae»; o, desde éstos, deduce conocimientos
que exceden el mero conocer sensible
y sólo hasta un límite ( 46 ).
Más allá sólo está el conocimiento por la fe que puede ser me­
ramente humana, según la confianza en el testigo que sea y, por
lo tanto, falible; o puede ser Fe fundada en el Dios Revelante,
la
Verdad Primera y, .por ello, infalible. Además, aunque «en la fe
no se asienta o disienta por argumentos discursivos, sino por la
Verdad Primera» (In III Sent., ds. 14, q. 1, ar. 3a, ra. 2), sin
embargo, «el hombre cuando cree no reniega de la razón, como
si obrara contra ella, sino que
]a trasciende, dirigiéndola por más
altas cosas, o sea, por la V etdad Primera, porque aquellas CD"
sas que están sobre la razón, por lo mismo no están contra ésta»
(In III Sent., ds. 24, q. 1, ar. 3b, ra. 2), por ser el mismo Dios
el autor de la Revelación
y de la naturaleza racional del hombre.
Así; la fe es un «obsequium rationabilem» y de tal forma que,
como dice en otro lugar
el Aquinate invirtiendo la perspectiva
noética,
«es notoriamente falsa la opinión de los que sostienen
que es indiferente, respecto a
la verdad de la fe, lo que se pien­
se de la Creación, siempre que se tenga una opinión certera
sobre
Dios: un error sobre la Creación produce una idea falsa
( 46) «La oscuridad puede darse en el conQCeJ;' por tres causas: l.ª) Por­
que el hómbre procede, ex nihilo~ · y le falta la claridad del conocimientD
increado; por ello todo conocitnieiito creado es enigmático. 2.ª) Porque el
entendimiento entiende inquiriendo continuamente en el tiempo... El en­
tendimiento humano es raciocinante y recibe el primer conocimiento de los
sentidos por la condición material de su naturaleza¡ 3.') Pero aún ·hay otra
oscuridad en el entendimiento humano debida al pecado» (In II Sent.,
ds. 23, q. 2, ar. !, ra. 3), dice Tomás de Aquino.
1364
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD'CATOUCA
de Dios» (C. G., ll, 3 ), Esto muestra la difícil tarea que se im­
pone la D. H. en su intento de diálogo con un mundo moderno
secularizado para el que el
concepto básico en lo religioso, que
es «Dios», tiene un significado pervertido respecto al que tiene
en la Iglesia y así, aunque. se :use la misma palabra, se está refi­
riendo a
cosas distintas, como antes se dice. Otra terrible con­
secuencia de esto es que las cadenas lógicas que penden de «una
idea falsa de
Dios» lleva a una «idea falsa del hombre», y así «la
ideología
de la ''muerte de Dios" es, a nivel teórico y práctico, la
"ideología de la muerte del hombre"»
(D. et V., III, 38), nos
dice Juan Pablo II.
Pero, como antes se dijo, aun así es posible distingliir, pese
a las limitaciones del conocer humano,
más aún, enfermo por el
pecado, la «razonabilidad» de la vetdadera Religión de la irra­
cionalidad final de las falsas revelaciones, aunque no sea más que
por sus resultados visibles e ·hltóricos, juzgando desde «la pos•
tura "puramente humana" sobre la base de las premisas dictadas
por la misma
experiencia del hombre, por su · razón y por el sen­
tido de su dignidad» (Redemptor hominis, III, 17), dice el Papa
precisamente comentando la D. H. En efecto, el último extre·
tno, en toda «falsa» revelación, «es falseada la verdad. del hom­
bre: quién es el hombre y cuáles son los limites insuperables de
su
ser y su libertad. Esta "anti-vetdad" es posible porque al
mismo tiempo es falseada la verdad sobre quien es Dios» (D. et
V., III, 37). No otra cosa es lo que ya dijo San Pablo a los ro­
manos: «Pues trocaron la verdad de Dios por la mentira y ado­
daron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador» (Rom., 1,
25), describiendo a continuación los resultados
visibles de esa
mentira: «por lo cual les entregó Dios a las pasiones vergonzo­
sas ... Y como no procuraron conocer a Dios, Dios los entregó
a su réprobo sentir, que les lleva a cometer torpezas y a llenarse
de toda injusticia, avaricia, maldad, llenos de envidia, dados
al
homicidio, a contiendas, a engaños, a malignidad; chismosos, ca­
lumniadores, abominadores de Dios, ultrajadores, orgullosos, fan­
farrones, inventores de maldades, rebeldes a los padres ... (ibid.,
28-31 ); Tremenda descripción de un mundo que tuvo una «idea
1365
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
falsa de Dios» y que, al cabo de veinte siglos son perfectamente
aplicables a
la situación actual por volver a tener, precisamente;
«una idea falsa de Dios».
Ahora bien, justamente estos condicionamientos biográficos
----subjetivos-
e históricos --objetivos-extienden al oscuri­
dad en las mentes que llegue a hacer indistinguible, en este tema
religioso, la verdad del error por un
error invencible que les per­
mite afirmar su «certeza» aunque estén lejos de la verdad. Ade­
más, junto a esta realidad que
ha de. considerar cualquier filo­
sofía social seria, de orden natural, para el cristiano la Fe es, en
primer término, un «don de Dios», un «don personal» de
algu­
nos, «no porque haya ningún hombre c¡ue no sea iluminado, sino
porque sin
.,lla ninguno es iluminado. Esto se enciende de la
'·'lumen gratiae". Si se entendiera de la iluminación natural, así
es iluminado todo hombre»
(In II Sent., ds. 46, q. 1, ar. 4, ex.):·
La «elección divina» como cristiano es otra que la «elección
divina» como «persona», aunque la presupone, pues, «como el
amor de Dios causa el bien de la criatura, según los diversos gra­
dos de bondad de ellas, se dice que de diversos modos son ama­
das por Dios ... , de donde se dice que Dios ama a todas sus cria­
turas según que a todas
da. el bien de la naturaleza; pero aquel
amor que
es simple y perfecta dilección, como una amistad, y
que no solamente ama a las criaturas como un artista ama a su
obra, sino con amigable sociedad como el ru,;úgo al amigo, en
cuanto les lleva a disfrutar
de su sociedad, y ésta es la beatitud
de Su Gloria, pues Dios
es Bueno: este es el amor conque Dios
ama a sus santos»
(In II Sent., ds. 26, q. 1, ar. 1, ra. 2). Y
esto empieza, justamente, con
la elección que el «don de la Fe».
Este «don selectivo», como todo «don»
es absolutamente
gratuito
y, por tanto, «no exigible» por el hombre: la Fe es
una «vocación» de la gracia con la, que Dios llama a su amistad
y que culmina con la eterna beatitud .. Se ve esto en la dimensión
social del hombre, en los que «no llagan a la fe por méritos pro­
pios, sino ajenos, como los niños
y los subnormales (stulte) bau:
tizados,
los cuales se benefician de Ios méritos de Cristo, de los
que participan en la percepción del sacramento del bautismo: no
1366
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
pueden tener méritos propios por no tener libre arbitrio (no tie­
nen "libertad", A. S.), que es exigencia del mérito. Aquellos
que teniendo libre arbitrio,
añaden a los méritos de Cristo los
méritos propios que consisten en los actos virtuosos ..
,, aunque
los actos de todas las virtudes dependen del acto de fe que diri­
ge la intend6n. . . Y la fe no pueden nacer en los actos sino co­
nociendo determinada y explícitamente aquello que pertenece al
depósito de la misma» (In III Sent., ds. 25, q. 2, art. la, co.).
La reclamaci6n de un orden intelectivo superior, la fe, unido
a la elecci6n gtatuita de los creyentes -«no me habeis elegido
vosotros a Mi; sino Yo a vosotros» (Jn.
XV, 16) y «nadie pue­
de venir a Mi si no le es dado de ·Mi Padre» (Jn. VI, 65}-, ex­
pl!citamente declarado en la Revelaci6n judeocristiana e islámica,
presenta problemas insolubles . en meros términos de filosofía so­
cial, teniendo ·en cuenta que, como antes se dice, aun la misma
visi6n de la «ley natural» depende de la fe -«Credo ut intelli­
gam» de San
Anselmo--Y, además, divide a los hombres en «va­
sos
de elecci6n» frente a «vasos de reprobaci6n» (Rom. IX, 20-
22).
&te planteamiento frontal es absolutamente inaceptable en
1a cultura moderna, andada en la meafísica de la inmanencia de
la -conciencia, que no admite heteronomía alguna y, menos aun,
si
es discriminadora respecto a los hombres. En asunto tan gtave
conviene traer aquí las palabras mismas de
la Revelaci6n, elimi­
nando cualquier consideraci6n propia. Así, después
de decir que
«en Dios no hay acepci6n de personas» (Rom. II, 11 ), pues
«Dios quiere que todos
los hombres se salven y lleguen al cono­
cimiento de
la Verdad» (I Tim. 2, 4), pues la Redención afect6 a
1a misma «naturaleza» de todos los hombres, ya que es la «natu­
raleza humana» que asumió el Verbo, respecto al destino «per­
sonal», que
·es el que interesa a cada hombre, dice: «A los que
predestin6 a
esos llam6; y

a los que llamó,
¡ustific6» (Rom. VIII,
30), pues, aunque «a su propio Hijo entregó por todos noso­
tros
... , ¿quién acusará a los elegidos de Dios?» (ibid., 32). Y,
más adelante, San Pablo añade:
«¿Qué diremos, pues? ¿Que
hay injusticia en Dios? No, pues a Moisés le dijo: '"Tendré mise­
ricordia de quien tenga misericordia ... ", por consiguiente, no es
.1367
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
del que corre y el que quiere, sino de Dios que tiene misericor­
dia» (Rom. IX, 14-16). Y sigue: «¡Oh, hombre! ¿Quién eres tú
para pedir cuentas a Dios? ¿Acaso dice el barro al alfarero: por
qué ·me . has hecho así ... ? Pues, así, para mostrar Dios su ira
y manifestar su poder soport6 con mucha magnanimidad a los
vasos de perdición e hizo ostentación de la riqueza de su gloria
sobre los
vasas de su misericordia» (Rom. IX, 20-24 ). Hay que
señalar que aquí estamos en el plano histórico, no en el escatoló­
gico: no se trata, pues, del número de .los que se salvan --'for­
malmente cristianos, o sólo cristianos de corazón-, sino de los
llamados a la profesión pública de la fe cristiana en el devenir
de la historia frente a los «no llamados». Y este era el sentido
inmediato de la predicación paulina. Precisamente Dios, que
nor­
malmente
obra por segundas causas, se sirve de los «llamados»
como semilla
para ampliar la Iglesia, bien por generación natu­
ral, bien por
evangelización ..
Lo anterior es, como decimos, insoportable para la cultura
moderna: las «matizaciones» que se hagan no pueden cambiar el
mensaje.
Y, si lo cambian, es desnaturalizándolo. Aunque la fe
como «obsequium rationabilem», como dice San Anselmo, «bus­
ca el apoyo de la razón» (Prosologio) es, como hemos visto con
el Angélico, «enigma», pues está «praeter rationem», más
allá
de la razón; es, justamente, el «Mysterium fidei» de la revelación
de Dios que, en el centro del círculo del tiempo, sin ayer, hoy
ni mañana, en su eterno «nunc stans» conoce todo como «ahora»
en Su conocerse a Sí inismo (47). Por ello su Providencia exce­
de todos. los cánones de lo que para el hombre parece como «jus­
to» o «injusto», pues El es
la Justicia que justifica... y que con·
dena. Pero esto es lo que no puede ser soportado «en nuestros
días, en los que las ideologías ateas intentan
desa"aigar la reli­
gión
en base al presupuesto que determina la radical "alienación
del hombre",
como si el hombre fuera expropiado de su humani­
dad, cuando al aceptar
la idea de Dios le atribuye lo que per-
(47) El simil del círculo del tiempo centrado en Dios es de Tomás de
Aquino, C. G. L, cap. 66.
1368
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE, Y LA UNIDAD CATOUCA
tenece al hombre, exclusivamente al hombre» (D. et V., VIII,
38) nos dice Juan Pablo II, ,pues, como dijo K. Marx, «un ser
no
se considera independiente mientras depende de otro; y sólo
deja de depender de otro cuando debe su existencia a sí
mis­
mo» ( 48). Y hay que reconocer que esta cruda presentación de
la inmanencia radical, no sólo
es propia del discurso marxista,
sino
. también del liberal, aunque luego discurran por opuestos
cauces. Es, por esto, por lo que se rechaza todo «límite» que la
religión determine a la «libertad», el. tener que «someterse» a
un «marco» determinado más allá de las
razones humanas»: «La
desobediencia significa, precisamente, pasar aquel
límite que per­
manece insuperable a 1a voluntad y a la libertad del hombre
como· ser creado. Dios Creador es, en efecto, la fuente única y
definitiva del orden moral en el mundo creado por
El. El hom·
bre no puede decidir por sí mismo lo bueno y lo malo» (D. et
v., 36).
Desde nuestra visión de
la filosofía social, la pretensión ÍD·
manente de suprimir el saber de la fe religiosa, que trasciende la
visión
inmanente del mundo, no significa otra cosa que la reduc•
ci6n de la altura del marco de la libertad, el dejar al azar la ex·
plicación de aquello que sólo puede explicarse desde la fe. No
un fervoroso creyente, sino un anarquista, P. J. Proudhom, en
el mismo comienzo de su «Filosofía de la miseria» nos dirá:
«Pero cuando, para explicar la marcha de
las cosas humanas
supongo, con todas las reservas imaginables, la intervención de
un Dios, estoy seguro de sublebar
la gravedad científica y de
ofender los oídos
. severos. .

. Voy
a decir, pues, cómo estudiando
en el silencio de mi corazón, y lejos de toda consideración
hu­
mana, el misterio de las revoluciones sociales ha venido Dios, el
gran Desconocido, a ser para mi una hipótesis, es decir, un ins­
trumento dialéctico necesario»: suprimida la referencia a Dios,
pueden aumentar los actos «voluntarios», pero necesariamente
disminuirán los actos «libres», disminuirá el marco de
la libertad,
tanto los personales cuanto el social de la sociedad civil. Y los
(4S) K. MAu: Tercer manuscrito de Parfs, 1848, OME, V, pág. 386.
1369
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
pocos actos «libres» que queden estarán sometidos a la razón
«legal», es decir, a la «ley de la fuerza» en una fisica social de
la que
se ha eliminado la «ley de la libertad».
De lo subjetivo individual a lo objetivo social
¿Cuál es el iter especulativo entre lo subjetivo individual y
lo objetivo social? Este tema es de primordial importancia en la
filosofía social de la libertad civil. Para terminar con esta con·
sideración de
la relación entre la libertad, la verdad y el bien co­
mún y personal, tenemos que recordar que el hombre ha de uni­
ficar las relaciones personales y sociales, tanto subjetivas cuanto
objetivas, pues su naturaleza está constituida, creada, así,
· para
ello. Aristóteles dedica toda su «Política» a estudiar las recla­
maciones del hombre como «zoon polithikon» -el hombre «es
por naturaleza animal social», Poi., I, 2, B 1253a-. Pero ya
dijimos antes que «no sólo» eso: para Aristóteles es «también»
«zoon mimethikotaton», «animal imitador»
-Poética, caps. I,
II, IV, VI; y Ret6rica, caps. I y II-. Este es, precisamente, el
principio
de la educación: la «persona humana», como vimos, no
es sólo «individuo espiritual racional», pues el Yo humano, ade­
más de este núcleo del «ego moral», en el que reside el conoci­
miento y la voluntad sobre el bien y el mal, está rodeado de una
primera envoltura que
es el «ego psicosomático», su cuerpo o
«materia», de
la que el alma es «forma sustancial», pero que la
condiciona como se dijo antes. Pero aún hay otra segunda envol·
tura, el «ego sociohist6rico», ya que cada hombre vive en una
determinada realidad de · tiempo y espacio y que comparte con
los otros como coetáneos
y coterráneos: así, el «Y o total» fun.
dona «ad intra» -experiencia» y «ad extra» -acción-des­
de eÍ «ego moral», pero mediado por el «ego psicosomático» y el
«sociohistórico», · siendo la persona «trascendedora» hacia los de­
más y, en primer lugar, hacia Dios, Por ello, en el desarrollo de
su · «,;so de razón»· precisa una educación desde la nifiez hasta
que
es autosuficiente.
En la educación o «trasmisión de la experiencia humana»,
1370
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
tanto te6rica cuanto práctica, hay que distinguir el «proceso,. del
«contenido». Aquél es «personal intersubjetivo», del maestro
al
alumno; éste es objetivo, según corresponde a las diferentes dis0
ciplinas científicas, humanísticas o doctrinales. Y así como el pro­
ceso, al menos en parte, es un «arte», Jo segundo, el contenido,
es la «ciencia»; el proceso es regulado por las condiciones exis­
tentes sociohistóricamente y las capacidades psicosomáticas sub­
jetivas del que enseña y del que aprende; en los contenidos, de­
ben ser objetivos, universales y
necesarios y responden a un sus­
trato formal
-lógico o matemático-y a la cantidad disponible
---erudición-de conocimientos que se impartan. Es, por ello,
un lento desarrollo cuyo progreso es acumulativo, no sólo especí­
fico, sino crecientemente especializado: no todo
el mundo es
una «autoridad en ... », sino sólo algunos.
Desde la perspectiva social, esta especilización de los
sabe­
res significa que la «auctoritas» social sobre el contenido de qué
sea el «bien común» no es competencia del Poder político: a este
sólo le compete su protección y facilitar su desarrollo. Esto
se
ve claramente en el mundo de la cultura, la ciencia y la religión:
no es el Estado quien tiene que «hacer»
la ciencia, la cultura o
la religión,
ni suya es la competencia de· las instancias científicas,
culturales o religiosas. Pero sí le compete al
Poder político el
desarrollo legal y jurídico de aquellas reclamaciones que
funda,
mentan una normativa que permita su pacífico desarrollo. Ellas,
a su vez, no son competentes en
el funcionamiento de la «po"
testas», del «imperium» civil. En el caso de las iglesias, si que
son competentes como «auctoritas» y «potes-tas» en su norma~
tiva «ad intra» y, en su ámbito específico, para sus fieles, pero
sólo en los asuntos meramente religiosos, culturales o doctrinales.
Y, «pari pasu», ocurre con otras autoridades académicas, cientí­
ficas o culturales. Esto es, justamente, aquello en que consiste el
principio de subsidiariedad. Todas estas instancias, «ad extra», in­
fluyen, desde sus ámbitos respectivos, en la formación, conser­
vación y actualización de la ortodoxia pública. O
actúan como
«hetodoxos» contra ellas, sin que esto aquí signifique que «ad
casum» tengan o no tengan razón, cori:to antes vimos.
1371
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO. SEGURA FERNS
Este es, pues, el iter que une en la práctica social las rela­
ciones subjetivas de las
«petsonas» y las «objetivas» de la so­
ciedad.
III
«La Iglesia, como sociedad humana, puede sin duda
ser también examinada según las categorías de las que
se sirven
las ciencias en sus :tela.clones hacia cualquier
tipo de sociedad. Pero estas
categorías no son Suficien­
tes. Para la entera comunidad del Pueblo de Dios y
para cada uno de sus miembros, no se trata s6lo de
una especifica tpertenencia social sino que es más
bien esencial, para cada uno y para todos, una con­
creta "'vocación'... El Concilio Vaticano II ha dedi­
cado una especial atención a demostrar de qué modo
esta comunidad 'ontológica' de los discípulos y de los
confesores debe llegar a ser
más, incluso ~humana­
mente', una comunidad consciente de su propia vida
y actividad».
(Juan Pablo II, endclica l.", Redemptor bominis,
IV, 21).
Hasta aquí hemos intentado movemos eón la mayot asepsia
intelectual compatible con una formación inequívocamente ca­
tólica, dentro· de los diversos planos de la filosofía social. Labor
compleja, pues son varios
-metafísico, ·ontológico, antropológi­
co, social, cultural y científico, finalmente
político--implicados
en el terna de la «libertad civil en materia de religión» que de­
sarrolla la D. H. Esta filosofía social de lo que es la «libertad»
y lo que
es la «religión» en la filosofía social, la hemos inten­
tado contemplar desde las opuestas perspectivas metafísicas de la
trascendencia y de la inmanencia, aquélla propia de la «philoso­
phia perennis» tradicional; ésta, desde las filosofías derivadas del
«cogito» fundacional cartesiano, vigentes en la filosofía moderna,
ya sea como empirismo, sea como filosofía crítica o dialéctica; y
ello sin dejar de lado
la «caída» en las ideologías que se produ­
ce forzosamente en los planos sociológico y político.
Todo ello, aunque árido y arduo, era necesario y ha setvido
para comprobar como desde distintas y opuestas filosofías y aun
1372
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
ideologías, hay algo · que no se puede eludir: la relación de los
hechos religioso y político en
la vida y existencia misma del pue'
blo. Era necesario, pero no suficiente como ásperamente vino a
recordar P.
J. Proudhom. Además, como católicos y comentando
un venerable documento conciliar, no queremos caer en
la oculta
tentación de un irenismo de
rafees pelagianas, siempre amena•
zante cuando se abordan éstos y parecidos temas en base a la
común racionalidad de los hombres tomada como único modo
legítimo de argumentación: un católico,
por muy pastorales o
ecuménicas que sean sus intenciones
al dialogar con los que ac·
túan bajo categorías culturales inmanentes, no puede olvidar la
admonición paulina que enseña como «toda escritura
es divina­
mente inspirada y útil para enseñar, para argüir, para educar en
justicia»
(II Tim., 3, 16). No otra cosa es lo que nos dice Juan
Pablo
II en la cita de la entradilla.
Dicho esto, tenemos que volver a nuestro tema, que no
es
otro que las · consecuencias que ha tenido en el postconcilio un
mal entendimiento de la D. H. Ahora tenemos que volver sobre
los problemas, pero
ya desde las categorías específicas del cato,
licismo y, hecho esto, ya podremos pasar a la superior conside,
ración teológica que ha sido la comúnmente abordada en multi­
tud de trabajos de muy diverso valor. Estamos, pues, no ante
la
filosofía social, sino ante un intento de una filosofía social cat6-
lica. Quiere decirse que las reclamaciones ontológicas de la filo­
sofía de la relación social humana van a rellenarse ahora con un
contenido
. especifico concreto: la doctrina católica al respecto.
Obviamente estará inscrita en la filosofía del ser, que dijo
el Papa, y en la metafísica de .Ja trascendencia creadora, enten­
dida desde el dogma católico, pues, en este discurso,
la filosofía
es «ancilla theologiae». Por ello no es suficiente seguir las recla­
maciones inmanentes a una ontología, aptas para comprender
contenidos doctrinales o la comparación entre ellos, como antes
hemos hecho. No: ahora tenemos que
partir de aceptar, en pric
mer lugar y como determinante, no como determinado, el con°
tenido de la Revelación cristiana y la Tradición de la Iglesia ca­
tólica. Y es determinante porque entre las diversas alternativas
1373
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS .
posibles del saber religioso, la elegida .es no «una verdad», sino
la Verdad Primera, que se hace presente
al hombre por una da'
ble vía incontradictoria: la de la razón natural, que es propia
de «todos» los hombres, junto con la de la Revelación
como
«don» aceptado que es la Fe teologal, es la «vocación» de que
habla el Papa.
Así, la Fe católica entra
de pleno derecho y en primer lugar
como determinante del «bien común» social, del «bien en
.sí» de
la personal y como Verdad fundan te de la ortodoxia pública del
pueblo.
Reclamaciones católicas a la filosofía social.
Es
obvio que aunque la ortodoxia pública de un pueblo, de­
terminante de la legislación positiva del mismo, se funde en la
Verdad Primera Revelada, tal como la entiende y propone la
Iglesia católica, no pueden extenderse a todos los ciudadanos «to­
das» sus exigencias -por ejemplo, el «culto» social-, ya que
algunos, o muchos, de ellos no han recibido la «vocación», el
«don» de la
fe y, por ello, no están sujetos a las prescripciones
todas de la Iglesia
católica, por lo que estas no deben ser im­
puestas por el poder civil. Estos, junto a todos los demás, que-­
darán regulados civilmente por las prescripciones derivadas del
derecho natural. Pero este derecho natural
es entendido desde la
formulación católica del mismo. En otras palabras: la verdad de
la ntJturaleza visible se adquiere desde el dogma de la Creación;
con lo que ello implica de sumisión a la Ley Eterna del Creador,
tanto en
su contenido cuanto en su alcance y orden. En este
sentido
las verdades de orden superior, las referentes a la «ley
de la libertad» de los seres personales
prevalecen sobre las refe­
rentes a la «ley de la fueiza» de la naturaleza visible, patentes
por sí mismas, pero meramente instrumentales. Aunque aquí
hay que recordar la máxima de Bacon, que dice que «a la natu­
raleza
se la domina obedeciéndola» (Nomum organum, I, 3 ), es
decir, el hombre no
es dueño de la Creación y está sometido a
sus
leyes como vimos con el Papa en D. et V., 36.
1374
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
Ahora bien, así como el orden natural físico se impone por
su evidencia empírica, el orden moral no es tan perentorio; una
mala o equivocada decisión moral puede ser soportada, al menos
de momento, por
el orden positivo, aunque finalmente se im­
ponga la «astucia de la razón» o leyes eternas sobre lo creado,
que así cargan «los pecados de
los padres sobre los hijos» (Exo­
do, 20, 5), tanto personal cuanto socialmente e, incluso, por las
consecuencias en el orden físico.
La libertad de elección y la po­
sibilidad de una mala elección lleva
el contrapeso de la respon­
sabilidad, de asumir las consecuencias, fastas o nefastas, de las
propias acciones. Esto confiere particular importancia a
las ac­
ciones que unos hacen y otros tienen que sufrir los resultados,
siendo los
más graves los de orden moral. En esto no basta el
personal arrepentimiento, aunque sea bueno y necesario; social­
mente es preciso, primero, su prevención, luego su corrección. Y
esta es, justamente, función de los poderes públicos, especialmen­
te los responsables de la sociedad civil, pues, como dijo Pío XII,
el Estado es «ente orgánico y organizador de un verdadero pue'
blo»
(Benignitas et humanitas, 15, AAS, XXXVII, págs. 10 y
siguientes). Ello afecta no sólo a los planteamientos personales, sino a
la misma organización social:
el orden jerátquico de los saberes
sociales,
como principios fundantes de su orden civil y jurídico,
se impone hasta
el extremo, tal como se dijo, en la determina­
ción que el saber religioso impone no sólo en lo económico y so­
cial, sino aun en lo técnico, aunque ambos tienen su propia auto­
nomía en sus competencias respectivas. Pero la unidad funda­
mental del hombre, en su conocer y su obrar, los ínter-relaciona
en
el terreno operativo. Recordemos lo dicho respecto a la rela­
ción «moral»-«biología» en la bioética -problemas de aborto,
regulación de la natalidad, biogenética, eutanasia, anticoncepti­
vos, esterilizaciones a subnormales,
etc.-. Es obvio que la neu­
tralidad del saber científico en
lo referente a estos y parecidos
temas,
se quiebra en su aplicación -o no aplicación-práctica
por exigencias religiosas. O
de cómo se extiende el orden natural
desde una óptica cristiana y
.este «cómo» depende de principios
1375
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
más fundamentales que los meramente científicos en las perso­
nas, a diferencia de lo que ocurre
con otros seres vivos: para los
animales o las plantas
un envenenamiento por cianuro es sim­
plemente una interferencia en el proceso oxo-reductor dé la cé­
lula que puede ser útil -incluso preciso-para el control de
plagas y alimañas; pero no puede juzgarse lo mismo
respecto a
los seres humanos, donde sería un asesinato, por
más que el pro­
ceso bioquímico sea
el mismo.
Lo anterior evidencia como en estos temas no puede uno
quedarse en la mera enunciación de grandes principios de
uni­
versal aceptación -la «dignidad humana», los «derechos del
hombre», la «irrenunciable defensa de la libertad», etc.-, que
en «abstracto» son asumidos por muy variadas y aún opuestas
posiciones sobre que sea el hombre o la
naturaleza: los proble­
mas «reales» e ineludibles aparecen al. concretarse aquí y ahora,
pues en el saber «verdadero»
no caben principios contradictorios,
ya que «nada puede ser y no ser a la vez bajo
el mismo aspecto»
dice el principio de no contradicción, fundamento de toda meta"
física. Y parece ser que esto es lo que hoy se pretende bajo la
capa de un pluralismo doctrinal
en la formulación del «bien co­
mún» cuando se habla en «abstracto». También aquí es válido el
teorema
de Arrow, antes citado, según el cual, ante diferentes
órdenes de valores
-ahora valores de fundamento religioso­
no cabe composición sino que el orden resultante «debe ser im­
puesto o dictatorial». Pero ahora no vale el calificativo «dictato­
rial», aunque sí el de «impuesto», porque la «imposición» no es
en función de la
fe humana, falible, sino de la Fe en la Verdad
Primera, por ende, infalible y obligatoria desde una heterono­
mía que es superior al hombre, púes es la Ley Eterna de Dios
sobre las
criaturas, que obliga a gobernantes y gobernados.
Lo cierto
es que al es~r el marco de la libertad definido por
el marco de la verdad, todo saber «erróneo» siempre será una mi­
noración del marco de la libertad, personal o civil, aunque los
agentes de ese saber crean lo contrario; y el saber «mentiroso»,
un atentado a la libertad. En este sentido no hay «conocimiento
1376
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD, CATOLICA
inútil» ( 49 ), pues todo conocimiento verdad,,ro amplia el marco
de la libertad. Y un
«conocer inútil» es siempre una reducción
del marco de la libertad por ser no verdadero; o un «atentado»
al marco si es una mentira consciente.
Es por esto importante la
observación de Revel cuando dice que «la historia
d,, la filosofía
se divide en
dos partes.: en el curso de la primera se buscó la
verdad; en el curso de la segunda se ha luchado contra ella. Este
segundo período, del que Descartes
. es genial precursor y Heideg­
ger la manifestación
más averiada, penetra en su fase de plena
acrividad en Hegel. Entre Descartes
y Hegel, algunos últimos
herederos de la época veraz, de los que el más patéticamente
sincero fue Kant
y el más sutil Hume, se esforzaron vanamente
por encontrar un camino medio que
impediría la inevitable lle­
gada de la impostura» ( op. cit., 326 ). Y ya hemos visto que ese
«camino medio», empirista y crítico consistió en reducir
el área
de lo racional a lo material, empíricamente sensible.
La Verdad católica y la cultura actual
La cita traída no es de ningún filósofo o teólogo católico,
sino de un actual y distinguido representante del pensamiento li·
beral que, por lo
demás, sólo describe una situación de hecho
bien conocida. Pero que implica algo grave: paradójicamente, el
pensamiento moderno que
se ha autoatribuido el descubrimiento
y defensa de
la libertad -primer lema de la Revolución de
1789-considerado en su nuda realidad lo que sí ha hecho ha
sido reducirla, sustituyéndola por
algo que, como antes vimos, no
es libertad: la indeterminación de
la voluntad. Y esto, si en prin­
cipio pudo parecer una
liberación, ha terminado por ser opresión
para
el hombre como se ve en el momento actual de la· historia.
(49) J. F. REVEL: El conocimiento inútil, Planeta, 1989. Empieza.con
esta frase: «La primera de todas las fuerzas que dirige al mundo es la
mentira».
1377
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Si los sucesos de mayo de 1968 (50) tuvieron algún valor fue,
precisamente, el
poner al desnudo ante la opinión pública mun­
dial el estado de indeterminación teórica .. y existencial del mundo
de la postguerra mundial .y como se había vuelto insoportable
para los jóvenes.
Por otro lado, y para no caer en fáciles recetas consoladoras,
hemos hecho notar que los filósofos que salva Revel, al reducir
la
realidad humana a lo varificable empíricamente, prácticamente a
lo socioeconómico,
fo que en realidad hacen es dar prevalencia
a lo que, si bien tienen ineludible importancia para el hombre, es
una importancia menor, pues da
de lado a los grandes temas del
destino del hombre, de la justificación de
la relación social -re­
ducida .a mero --equilibrio»--, a la moral: en último extremo se
va, en la vida civiJ, al «¡obedeced!, ¡obedeced!» como Kant dice
expresamente y, como horizonte vital, se va a «La Granja» de
Orwell, donde
un «estado de derecho» omniabarcativo ha troca­
do, en lo social, la «ley de la libertad» por una cómoda «ley de
la fuerza». Esto, por mucho orden prusiano y mucho confort
an­
glosajón que comporte, no es suficiente para las ansias de liber­
tad del espíritu humano: no es conciliable · la actual proclama de
la libertad individual y civil
con la simultánea pretensión de irres­
ponsabilidad de los actos humanos el atribuir las consecuencias
nefastas a condicionamientos superiores a
la libre voluntad hu­
mana, ya sociales, ya psicosomáticos. Un ejemplo de esto es con­
siderar la relación entre los sexos como liberada de los . que ahora
se consideran tabúes religiosos o míticos que ancestralmente han
condicionado la
libertad sexual. Una autoridad en la materia por
su saber y por el puesto que hoy ocupa en la Ig)esia, "1 Cardenal
Prefecto de
la Congregaci6n para la Docttina de la Fe, el profe­
sor Joseph
Rat: duce las estructuras, sino son
las estructuras las que producen el
(50) Cfr. «La imaginación a poder, París, mayo de. 1968», D .. CoHN­
B:BNDit, J. P. SARTRE, H. MARcus,¡, de Colecci6n lnsun:,xit,. Editotial Ax­
gonáuta, Barcelona, 1978.
1378
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
ethos, porque éste es el elemento frágil, mientras que las estruc­
turas tienen un vailor sólido y seguro» (51 ).
Puede verse en lo anterior que, como aquí repetidamente se
insiste, de lo que se trata es de pasar de la «ley de la libertad»
del espíritu a la «ley de
la fuerza» de la materia: así se rebaja
el marco de la libertad sexual a
mero instinto -por ello, no ob­
jeto de libertad, sino de necesidad-, e instinto, como tal, amo­
ral: libre emparejamiento homo-o heterosexual, publicidad, es­
pectáculos, literatura, etc., todo ello empapado de erotismo • y
pornografía, si es que ambos términos no significan lo mismo,
todo ello se defienden como conquistas de
la libertad. . . Pero, en
sus consecuencias negativa.
----enfermedades, crímenes, frustra­
ciones
y depresiones, etc.-se pasa a considerarlas efectos de
condicionamientos que eluden
la responsabilidad personal y así
el hombre es considerado
«víctima», nunca un «pecador»: el
«servo arbitrio» luterano aún se hallaba en el plano teológico de
la rulpa; el actual «servo arbitrio» es determinista y, por ende,
el hombre es siempre «víctima», nunca «culpable».
El antes citado
K. Manheim nos babia de «el control de lo
inconsciente colectivo como problema de nuestra
época» ( op. cit.,
pág. 29) tras la ruptura de la unidad del pensamiento religioso
en el mundo occidental y dice que hoy, «los hombres que en su
vida cotidiana están acostumbrados ... a tomar por sí mismos sus
propias decisiones, a distinguir desde su punto de vista
personal
lo que está bien y lo que está mal ... , tales individuos no podrán,
aun en
la esfera religiosa, resistir la embestida de crisis internas
tan graves como el escepticismo»
(ibid., pág. 31 ). Esta ruptura
de
la creencia de la fe, de «una» fe se llega hoy, incluso, a la fe
en la ciencia: «el resultado de esta mezcla de la política y el pen­
samiento científico fue que toda clase política ... fue recibiendo,
poco o poco,
un tinte científico, y que cualquier tipo de actitud
científica, también a su
vez recibió cierto matiz político» (ibid.,
pág,, 33 ). Este resultado, reducir toda la realidad a solamente los
(51) Card. JoSEPH RATZJNGER: Iglesia, ecumenismo y polltica, BAC,
1987, págs. 226-227. Más adelante se comenta esto y se da cita completa.
1379
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
postulados positivistas, termina parad6jicamente destruyendo el
propio discurso: «Otro peligro que entraña una
alianza entre la
ciencia y la política, es que las crisis que afectan al pensamiento
político
se convierten en crisis del pensamiento cientlfico» (ibid.,
pág. 34). , ", ':lf
En resumen: el moderno intento de rebajar el marco de. ver­
dad, determinante del marco
de la libertad, a solo la verdad cien­
tífica positiva, como no puede dejar fuera -y tiene forzosamen­
te que
hacerlo--lo que verdaderamente importa al hombre,
cuyo «bien común»
es más que la mera «suma de riquezas» (Lo­
cke) de la sociedad, termina privando de libertad a las personas,
así como de la responsabilidad en favor del «inconsciente colec­
tivo», que al intentar racionalizarlo como ciencia -sociología,
economía,
etología, etc.-funde en un bloque ciencia y política
y. de tal modo que, perdida la fe en la política, se pierde con ella
la
credibilidad de la ciencia, con lo que se lanza al hombre a la
indeterminaci6n sin responsabilidad que, evidentemente, no
es
libertad. Por eso, Juan Pablo II puede decir que «la nuestra es,
sin duda, la época en que más se
ha escrito y hablado del hom­
bre, la época de los humanismos y del antropocentrismo. Sin em:
bargo, paradójicamente, es también la época de las más hondas
angustias del hombre
respecro a su identidad y su destino, de
rebajamiento del hombre a niveles insospechados,
época de va0
lores humanos conculcados como jamás lo fueron antes» (Puebla
de los Angeles, 27
de enero de 1979).
Si antes vimos la inevitable· implicación de los planos religio­
so y político en el tema de la libertad civil, ahora vemos como lá
pretensión inmanente de considerar la libertad como indetermi­
nación termina considerando la
determinación como necesidad y
necesidad que excede a la persona:
así llegamos a un monstruo
metafísico, la ·«razóri irtazoriable» frenie a la razonabilidad del
discurso trascendente sobre la libertad, personal y civil. Ello
es
consecuencia forzosa de constituir la limitada raz6n humana en
última «ratio» explicativa de toda realidad
y, con ello, según los
principios, ya no metafisicps, sino ideológicos, de que se parta
se llega a lo que expres6 gráficamente Goya:
la razón crea mons-
1380
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
truos, con lo que se demuestra es que «Deus non irridetur», de
Dios no se burla nadie y, como antes
dijimos en frase del Papa,
«la muerte de Dios es la muerte del hombre».
IV
.Tal es la voluntad de Dios que, obrando el bien,
amordacemos la ignorancia de los hombres insensatos;
como libres y . nO como los que tienen la lfüertad
como cobertura de la maldad•.
(I Pet. 2, 15-16).
«Profiriendo palabras hinchadas de vanidad, atraen
a los d~eos carnales a aquellos que apenas se habían
apartado de lo's que viven en el error, prometiéndo­
les la libertad, cuando ellos son esclavos de la co­
trUpcÍÓn».
(II Pet. 2, 18-19).
Dé "re theolOgica".
No podfa tener mejor entrada esta última parte de este tra­
bajo, la más. importante, pero la más convencional y. prolijamen­
te tratada, dedicada a la Doctrina de la Iglesia, sobre el tema de
la libertad religiosa, que los anteriores versículos de la Eterna
Sabiduría de
1a Revelación, dos citas de la «sociologfa de San
Pedro» que dijo.
Paqlo VI, .y que centran perfectamente el pro­
blema básico verdad-libertad en sus exactos límites teológicos.
Hasta· aquí hemos visto el proceso histórico de la gestación
de la D. H. y su intento, pastonilmente justificado, de hacerse
entender
utilizando el lenguaje corriente del mundo actual en
logar del preciso Jenguaje teológico, muy elaborado,
con anterio­
ridad. Hemos señalado como
al estar lastrado este lenguaje ¡lor
las· categorías ontológicas y metafísicas de la inmanencia de la
actual cultura, hay que proceder
éon sumo cuidado para no asu­
mir, por un trasvase ideológico inadvertido, una «aversio a Deo»
que está mucho más allá que el límite donde aún puede conte­
nerse
el mensaje 'cristiano. Que esto ha ocurrido ¡,tira muchos
1381
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA .FERNS
en su particular entendimiento del mensaje profundo del Conci­
lio
Vatican9 II, es .evidente. Y así fue reconocido por el Sínodo
extraordinario de
1985. Ello. produjo una interpretación ele la
D.
H. que se ha utilizado como «Magisterio contra Magisterio»,
totalmente inaceptable en una hermenéutica
cat6lica y que ahora
el Papa nos invita a superar, estableciendo una línea
continua en­
tre este Concilio y todos los demás hasta el de Nicea.
En lo anterior hemos procedido a partir no de la Revelación
de
la Fe y por la Tradición, sino partiendo y desarrollando la
revelación por la naturaleza creada, común a todos los hombres
y sociedades, investigando
el valor de la palabra «libertad» en
sus aspectos personales y sociales, incluso civiles, así como el
término «religión». Primero vimos su valot en la filosofía social
moderna
-desde .Descartes,-y luego su planteamiento en la
«philos9Phia perennis», así como las . reclamaciones pertinentes
para construir una «filosofía social católica». Para ello se invier­
te el discurso: ahora lo determinante
es lo teológico, la Revela­
ción y
la Doctrina, principalmente la Doctrina Pontificia de los
últimos tiempos,
es decir, tras la Revolución francesa. Con esto
determinaremos, primero, el «marco de verdad» social y, por
consiguiente,
el «marco de libertad» que se tiene como conteni­
do del «bien común», cuya promoción y defensa obliga al poder
político.
·
Unidad y pluralismo religioso: tesis e hipótesis.
En la doctrina pontificia. postrevolucionaria se contemplan
dos situaciones políticas posibles: la de «unidad religiosa católi­
ca» o situación de «tesis», cuyo
ejemplo más persistente en la
historia moderna
ha sido España, que la tiene desde el III Con­
cilio toledano; y
la del «pluralismo religioso»: o «hipótesis» exis­
tencial, que también hay que considerar y cuyo más temprano
ejemplo son lós · Estados Uní.dos de América, cuyo moddo­
cial es el que se ha extendido en el mundo actual anulando, pri­
mero, el coníesionalismo protestante y anglicano y, después, el
coníesionalismo católico. Justamente lo
que· algunos han preten,
1382
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
dido es tomar la D. H. como el documento doctrinal que hace
de esta «hipótesis,. una «tesis cat6lica» en contra de toda la
doctrina pontificia anterior, situación que aquí hemos definido
como «Magisterio contra Magisterio»: en el fondo esta es una
toma de posición historicista que pretende sustituir, en el orden
de prioridad, a
la doctrina por la historia, en una especie dialéc­
tica de «moral de situación» que intenta justificarse con «los sig­
nos de los tiempos».
Antes de entrar en
el análisis textual de la doctrina teológica
de los documentos doctrinales de los papas
desde Gregorio XVI
hasta hoy, hemos
de señalar como en la «tesis» tradicional cató­
lica
se traducía el «duc in altum» evangélico, una exigencia a los
gobernantes católicos de naciones católicas de fomentar
y defen­
der
la unidad católica de las mismas (52). Frente a esto, la con­
templación de la «hipótesis» pluralista vetemos que, en el me­
jor de los casos, la doctrina pontificia -y aun del Concilio Va­
ticano II-lo contempla como un reduccionismo, un «mal me­
nor» que, aunque «menor» no deja de set un «mal» que tienen
que sufrir los cat6licos como «personas»
y aun la misma socie­
dad. Se trata, en último extremo, del «bien posible», posible en
la hora actual de la historia, tan duramente calificada por Juan
Pablo
II como vimos en la cita anterior. Y es el mismo Pontí­
fice el que ahora nos urge a
la recristianización de la civilización
occidental, a
«volver a las raíces cristianas de Europa», a que
ésta «sea
fiel a sí misma» (53).
(52) En el caso de España, e&. Cardenal SEGURA Y SÁENZ: Por la
#nidad católica de España, Edelce, 19.52, donde se desarrolla ampliamente
d tema en términos de la doctrina pontificia. Es . interesante la cita que
hace de la carta de P!o IX al Cardenal Moreno del 4 de marzo de 1876,
y las palabras de San P!o X al Cardenal Aguirre, en las normas que dio
para España el 20 de abril de 1911. Plo XII se dirige a los juristas ca­
tólicos (AAS, 45, 1953, págs. 794 y slgs.), hablando de la «toletancia» y
señala que el deber de reprimir "1 error, «debe estar subordinado a nor­
mas más altas y más generales»_ y detenninadas circunstancias». que pue:­
den sobrepasarlo. De todos modos es cuestión de prudencia histórica,, pero
que
no debe ser «prudencia de la carne»-.
(53) Cfr. Verbo, 245-246, págs. 800 y sigs. Discurso de A. SEGURA el
}1 de lillU'20 de 1986.
1383
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA. FERNS •
El .pluralismo religioso del pueblo se traduce, forzosamente;
en
.uu pluralismo del Gobierno. Aquí entendemos por pluralis,
mo no la normal cuota de conductas o saberes desviados de la
recta norma social, que eso siempre se da, sino cuando todo el
pueblo está dividido
en creencias religiosas diferentes y todas,
o
las más de ellas, .con pesos significativos sobre el total, Claro
que en estas condiciones de pueblo y Gobierno, la Iglesia y el
Magisterio pontificio no pueden hablar el mismo lenguaje,· ni
exigir los
mismos comportamientos que cuando se da la «tesis»
de
la «unidad católica»: de ahí el paso de uu lenguaje a ott~ en
los documentos doctrinales. Y, lo mismo pasa, cuando el mensaje
no
es dirigido a sólo católicos, ,sino a toda la humanidad, como
explícitamente señala este hecho el Papa en la
Sollidtudo reí
socialis, 9, poniendo el comienzo en la Mater et Magistra, de
Juan XXIII.
Así, el marco
doctrinal para la «tesis» no ha variado, con in­
dependencia de que hoy el devenir de la historia y la descristia­
nización de los pueblos no ofrezca ningún caso en que se apli­
que. El problema se ha trasladado a las situaciones de «hipóte­
sis» que
es el normalmente contemplado hoy y al que directa­
mente alude la
D. H. Y veremos como en lo que esta Declara'
ción Conciliar tiene de «tesis» no ha variado respecto a los tra­
dicionales planteamientos del tema, Lo que varía es la exigibili­
dad de la misma;
según que el pueblo, gobernantes y gobema,
dos, sigan o no sigan la docttina Clltólica. Como «hipótesis»
existenciales pueden darse situaciones muy variadas y en cada
pueblo
se debe regular para, al menos, una pacífica conviven­
cia civil c:¡ue resguarde al maxiino posible los derechos de unos
y otros. Se dice convivencia «civil» porque eli el .estticto plano
teológico no puede
haber, por parte de unos y otros, un tér,
-
mino medio entre la verdad y el error, sea este vencible o in­
vencible por parte de los que· le profesan y es determinante de
sús vidas y, por tanto, de «su» marco de libertad personal o
éoml.lÍlitario .
. La pacifica regulación de los grupos disidentes de la orto·­
doxia pública católica, no puede instrumentarse más que, como
1384
Fundaci\363n Speiro

LA ~DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
a.ntes vimos, por una ordenación civil que se funde en el prin­
cipio de subsidiaridad, o sea en una visión orgánica de la socie­
dad civil. El calificativo de «católica» o «cristiana» aplicado a
la filosofía social, presta fundamentos y presenta exigencias a
lo antes expuesto sobre el modo orgánico
de la sociedad. Por
un lado, al aceptarla como fundamento, el criterio de «proximi­
dad» reclama exigencias prioritarias: así, lo más «próximo» que
es uno mismo, hace que en temas religiosos la propia conciencia
no
pueda ni deba ser violada en cuanto a creencias personales.
Igual exigencia se da para los «próximos» sociales, primero
por la familia que. depende de uno y en tanto dependa de él.
Por ello, «ad intra»,
se debe respetar la autonomía en estos
temas,
tanto de las personas como de los grupos, empezando
por la familia como más natural e importante. Y esto es así
porque así lo sido querido por Dios Creador. Este es el sen­
tido profundo de la D. H.
Pero la filosofía social católica, también presenta otras re­
clamaciones . del orden natural: en efecto, la cualidad de «per­
sona» es universal en
sus reclamaciones y, por ende, «todos»
tienen los mismos derechos respecto a los demás, al respeto a
sus creencias tanto de ellos como de los «a ellos encomendados»
por el orden de la naturaleza humana. Y aquí pueden aparecer
reclamaciones contrarias: por un lado toda creencia religiosa,
que es una creencia absoluta en la verdad y el bien, es expan­
siva desde
sus propias bases: es decir, exige el ser comunicada
a los otros la «buena nueva». Esto tienen diversos nombres que
tienen
un único contenido: evangelización, misión, proselitismo,
etcétera. Y, repetimos, no sólo la
fe católica, sino también otras
fes, especialmente las heterodoxias cristianas. Es decir, una ac­
ción «ad extra» de la propia posición personal o· de grupo. Por
otra· lado, está la condición, antes señalada, del
hombre como
«animal imitador», que pusimos como comienzo de la educación
social.
· Quiere ello decir que en la realidad del hecho social del
«pluralismo» religioso, incluso en el seno de tina sociedad ma­
yoritariamente católica, los grupos religiosos .ejercen una acción
disolvente de la ortodoxia pública por mera permeabilidad, aun-
1385
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
que no sea más que por la degradaci6n de las costumbres; pues;
en toda sociedad, se cumple lo que en economfa se conoce· como
la «ley de bronce», que la «moneda»
mala expulsa del merca­
do a la buena. Así dos credos religiosos de diferente permisi­
vidad en las costumbres, el más
permisivo ejerce una atracción
sobre los miembros más débiles en las creencias religiosas· del
otro credo, es decir,
los más necesitados de protección, al me­
nos en este tema. Si esto lo relacionamos con lo anterior, vemos
que hoy hay refinados métodos pedagógicos
para extender los
propios saberes, entre ellos
el religioso. Estos métodos, para el
sincero creyente de cualquier credo, siempre
serfan una ayuda
de su legitima «misi6ri»; pero, a la vez, serán un indigno «pro­
selitismo», una manipulaci6n, desde otras perspectivas.
Lo cier­
to es que en esto
«algo» tiene que decir el poder civil, respon­
sable de, al menos,
un mínimo de convivencia social. El citado
T. Parsonos, dice al respecto: «Los miembros de la denomina­
ciones religiosas pueden actuar sobre la
hase de sus conviccio­
nes
sólo en la medida en que no infrinjan las normas regulati­
vas en otros aspectos (por tjemplo, normas que definen los cri­
terios de decencia - hubors--) y en la medida en que no infringen los derechos de
los demás a su libertad religiosa» (54
). Y es denotar que en
esta
aséPrica observaci6n va implícito el hecho de que los Dok­
hubors no creen «indecente»
el negarse a pagar impuestos.
Ahora bien, si de la
filosofía social de Parsons pasamos a
la
católica, de mucha más fuerza, tanto probatoria cuanto como
fundamento de una
«potestas,. civil, es la Escritura. Respecto a
una. de las palabras conflictivas en este
tema, la «discrimina­
nación»
social por materia religiosa, es muy instructivo leer los
capítulos del 7 al
13 de Deuteronomio respecto a la conducta
que los «llamados a
la fe» han de observar con los no ll¡m,ados.
Y es tremendo este texto: «Si tu hermano, hijo de tu madre,
o
tu hijo o tu hija, o la mujer que descansa en tu regazo, o tu
amigo, aunque le quieras como tu propia alma, te incitare en
(54) TALCOTT PARSONS: E/ sistema social, pág. 71.
1386
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
secreto diciendo: vamos a servir ottos dioses -dioses que no
conociste tu
ni tus padres, de entre los dioses de los pueblos
que
os rodean, cercanos o ,lejanos, del uno al otto cabo de la
tierra-, no asientas ni le escuches, ni tenga tu ojo piedad de
él, ni le tengas compasi6n, ni le encubras; denúnciale irremi­
siblemente, y sea tu mano la primera que contra
él se alce ,para
matarle, siguendo después las de todo el pueblo» (Deut. XIII,
6-9 ). Ante este texto, por muchas precisiones hermenéuticas
que
se le hagan, en base a la historia de la cultura y similares,
hay algo que no. se puede ocultar: ante la Ven:lad de. Dios, no
pueden oponerse los «derechos» de los hombres. Entte otras
cosas por que, como hemos visto antes, la «astucia de la raz6n»
termina· volviéndolos contra el propio hombre: la «muerte de
Dios», termina siendo la «muerte del hombre».
Para la docttina cat6lica, el principio de subsidiaridad es
pieza clave: «Este principio tiene igual valor cuando
se trata de
sociedades o agrupaciones respecto a las mayores o más eleva­
das
... Toda actividad social es por naturaleza subsidiaria; debe
servir de sostén
a los miembros del cuerpo social y jamás des­
truirlos o absorverlos» (55), nos dijo Pío XII. Ello exige que
en tema social
tan decisivo como es el religioso, hay que =
nocer que «el individuo y la familia son, por nwturaleza, ante­
riores al Estado
y que el Creador les dio a ambos fuerzas y
derechos, y les señal6 una misi6n que corresponde a inequívo­
cas exigencias naturales» (56 ), entre las que figura . prioritaria­
mente
Ia educaci6n, comprendida la educaci6n religiosa según la
propia
fe.
Como el problema se da en la acci6n «ad extra» de los di­
referentes grupos religiosos, y todos sus componentes caen. bajo
idéntica consideraci6n
de la dignidad humana, obliga que en la
soluci6n de inevitables competencias haya que recurrir, en últi­
mo extremo, a la realidad de los «derechos de la verdad», que
(55) Pío XII: Discurso del 20 de febrero de 1946, AAS, XXXVIII,
pág. 141.
(56) Pío XII: Carta-enclclica Summi ponti/icatus, 25, AAS, XXXI,
págs. 413 y sigs.
1387
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
son no solamente los derechos del «bien», sino también los dere­
chos del «ser»; frente a la falta de ellos del «error» que a la
vez es el «mal», el «no ser». Y todo ello con independencia de
las buenas o malas disposiciones de los sujetos que son el soporte
existencial de
las creencias en su mutua relación social. Ahora,
entte «sujetos» iguales, en el orden del «bien común» social se
invierte la 6ptica:
hay una prevalencia de el pueblo sobre los
grupos,· familias e individuos, pues «la familia no es una socie­
dad perfecta, porque no tiene en sí todos los medios de su pro­
pio perfeccionamiento: mientras la sociedad
civil es sociedad
perfecta, pues encierra en sí todos los medios para su propio
fin, que es el bien común temporal, de donde se sigue que tiene
preeminencia sobre la familia, que alcanza precisamente en aqué­
lla su conveniente perfección temporal» (57). Esta docttina
tta­
dicional, no solamente es confirmada por la enseñanza conciliar,
sino que aún precisa que «de los vínculos sociales que
son nece­
sarios para el cultivo del hombre, unos, como la familia y la co­
munidad política, responden más inmediatamente a su narurale­
za profunda» (G. et spes, 25), es decir, que lo civil en la cos­
titución -no Constitución-del Estado, no es una mera con­
vención artificial sino corresponden a la naturaleza social que ha
dado el Creador;
La paz BOcial.
Y es justamente el Estado el competente para mantener la
paz social por ser, como vimos en Pío XII, «ente orgánico y or­
ganizador de un verdadero pueblo». En esta tarea, «siendo el
hien y la salud de la sociedad la conservación de su unidad, que
es la paz, sin la cual desaparece la utilidad de la vida social y
siendo la disensión tan perjudicial a la misma sociedad, lo que
debe intentar ante todo el rector de
la sociedad es procurar la
(57) Pío XI: Carta-encíclica Divini illus magistri, 9, AAS, XXII, pá­
ginas 49 y sigs. Tiene una especial referencia a la. legítima competencia del
estado en materia de educación (cfr. núms. 24 y sigs.).
1388
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
unidad de la paz. La paz social no es materia de consejo pata el
gobernante, como no es materia de consejo pata el médico la sa­
lud del enfetmo que se le confía. Pues nadie debe someter a
consejo el fin intentado,
,sino los medios para conseguirlo» (De
regno, III, 12), nos dice Tomás de Aquino: y esto está inscrito
en
la misma naturaleza social del hombre, sea creyente de una
u otra religión; o no crea en ninguna.
Se. trata, pues, de conciliar en la práctica las opuestas solici­
taciones de diferentes ámbitos, de legitimidad, diferentes en
ex­
tensi6n social, cuantitativa, pero también diferentes en cuanto a
la extensión moral, cualitativa, es decir, a los elemeutos que cc¡ns,
tituyen los saberes de sus respectivos marcos de libertad. Aquí,
justamente,
es donde hay que aplicar la «norma reguladora» ob.
jetiva para
la mejor solución del inevitable conflicto: norma en.si,
en Justicia, no puede ser otra que
la prevalencia de la Verdac
objetiva sobre las «verdades» subjetivas, por muy sinceramente
que se
cyean, pero que forzosamente son más o menos reducti,
"ªs, generan menores marcos de libertad. Lo cual no implica que
así lo vean los
interesados, sobre todo si sus creencias les petmi­
ten algo que en el catolicismo está vedado, por ejemplo, la poli­
gamia, el divorcio, etc. En el fondo está la dialéctica antes alu­
dida entre lo subjetivo. y lo objetivo: Un marco objetivamen.
te reducido, pero que
permite algo que está razonadamente pro­
hibido
en otro objetivamente mayor, lo que hace es simple­
mente remitir la libertad a
la indeterminación: siempre se ha,­
bla del «ancho campo de lo opinable», es decir, de lo no -e<>,
aún · no-racionalmente determinado; pero este «ancho ·cam­
po» lo es mucho más en el ignorante que en el sabio: cosas
que un ignorante considera opinables, no lo son pata el que las
conoce a fondo. Y así como para alguien es opinable el tomar o
no
un dulce, no lo es para el que sabe ·que tiene diabetes y aquello
es un veneno para
él. Igual pasa, desde el punto de vista del
drogadicto,
con la iniciación en la droga: la víctima cree «opina­
ble» el probarla y aun usarla en moderadas dosis iniciales; el
,co­
nocedor sabe que engendra adición. Y este mecanismo opera tam­
bién en lo moral, y antes hemos visto a dónde ha conducido a
1389
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
la humanidad la fe en determinadas creencias que, para sus fie­
les, eran perfectamente legítimas y dejaban un ancho campo de
libertad que, objetivamente, no es tal, sino mera indetermina­
ción.
En la aplicación práctica -no, pues, como Justicia, sino
como
prudencia-pueden darse diferentes hipótesis, y ello exi­
ge la delimitación no sólo superior -Justicia.----sino también las
inferiores y aun la mínima
-prudencia-. Y este límite inferior
del poder
civil. como regulador competente de la pacífica convi­
vencia que no es, como vimos
en Tomás, objeto de «consejo»
prudencial, sino
de «obligación», pues dice al orden público o
paz social, lo que compete a cualquier situación hipotética que
pueda darse. Pero hay que señalar que cuantas más concesiones
«prudenciales»
haya que hacer a los grupos heterodoxos, son con­
cesiones que
la verdad hace al error, es decir, un rebajamiento
del marco de libertad ob¡etivo social, lo cual indica el grado de
degradación de tal sociedad o pueblo. Y esto ocurre sea cual fuere
el corpus religioso que se tome como «tesis» social:
no hay más
que
recordar la degeneración histórica que se ha dado en el área
protestante
-Kant dixit-desde el rígido puritanismo inicial al
actual permisivismo. Y, sin caracteres
tan graves, lo cierto es que
el mismo fenómeno se da ahora en el área
católica -Kant dixit-.
Según la recta doctrina social, al poder civil le compete no
sólo la paz social, el orden público, sino también la promoción
activa, desde su esfera propia
de actuación, del · mayor marco de
libertad posible, o sea, de Verdad, pues, como dice Tomás de
Aquino, «también es oficio del gobernante
no sólo conservar sus
dominios, sino ponerlos al servicio del fin para el que fueron
constituidos» (De regno,
XIV, 71), es decir, al servicio de la
naturaleza social del hombre, pues «el juicio que se hace sobre
el
fin del hombre hay que hacerlo sobre el fin de la sociedad»
(ibid., XV, 78), sabiendo que «el fin de.los hombres congrega­
dos en sociedad es vivir virtuosamente
... ·La· vida virtuosa es el
fin de la sociedad
... Sin embargo, como el hombre viviendo vir­
tuosamente se ordena a
un fin ulterior, que consiste en la frui­
ción de Dios
... , es necesario que la sociedad tenga el mismo fin
1390
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
que d hombre individual: por consiguiente, d último fin de la
sociedad no es vivir virtuosamente,
sino llegar a la fruición de
Dios tras vivir virtuosamente» (ibid., XV, 79). Aunque «d
hombre no consigue este fin último ... por las fuerzas humanas,
sino por la gracia de Dios ... Por consiguiente, tal gobierno que
tiene a aquel
Rey que no solamente es hombre, sino que tam­
bién es Dios, es decir, Nuestro Señor Jesucristo» (ibid., XV, 80).
Se trata, en suma, del Reinado Social de Cristo, objeto, en su
formulación actual, de
la encíclica Quas primas (ASS, XVII,
593 y sigs.) de Pío XI, que hay que tener siempre presente
cuando
se habla desde la fe católica de estos temas, pues es como
el paradigma cristiano
dd marco de la verdadera. libertad. El
Aquinate señala, precisivamente, que
«la administración de este
reino, a fin de no confundir las cosas terrenas

y las espirituales,
ha sido encomendada, no a los reyes terrenos,
sino a los sacer­
dotes, particularmente al Sumo Pontífice, sucesor de •San Pedro,
Vicario de Cristo»
(ibid., XV, 81), que así es el depositario su­
premo de la Verdad -también la «verdad social»--y suprema
instancia humana
de apelación en la ortodoxia católica, compo­
nente determinante de la ortodoxia pública en las sociedades ca­
tólicas en las que «una vez instruido por ,la ley divina, d go­
bernante debe dedicarse principalmente a ver d modo de que d
pueblo viva bien. Esto debe dirimirse a tres cosas: l.ª) que d
pueblo alcance un buen nivel de vida; 2.ª) que conserve lo al­
canzado, y 3.ª) que lo promueva a superiores metas» (ibid., XV,
86
), tanto en lo material cuanto en lo espiritual.
La doctrina social y política católica y el pluralisnío religioso.
V eremos ahora como en la doctrina «oficial» de la ortodoxia
católica,
la «tesis» o paradigma social no es, ni puede ser, una
desvinculación de los valores de las verdades católicas y las ver­
dades profesadas -por el Estado civil. En efecto, los problemas de
una sociedad histórica pluralista son descritos
-y valorados-­
con precisión por León
XIII en su carta a los obispos de. los
1391
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
Estados Unidos reunidos con motivo del III Congreso de Balti­
more, en 1883 {58).
La citaremos in extenso, pues veremos como
e:x;pone la cuesti6n en términos muy actuales; y no s6lo actuales,
sino
como. son aceptados y propuestos --sin duda de buena fe,
pero ignorante-- como si fuera la actual doctrina de la Iglesia,
justamente lo que
Le6n XIII rechaza. Este, hablando de los fac­
tores favorables al desarrollo de la Iglesia cat6lica en los Esta­
dos Unidos, dice: ««Pero han contribuido, además, eficazmente,
hay que confesarlo. como es, la equidad de las leyes
en que Amé­
rica vive y las costumbres de una sociedad bien constituida. Pues,
sin oposici6n por parte de la Constituci6n del Estado, sin impe­
dimento alguno por parte de la ley, defendida contra la violen­
cia por
el d,:recho común y por la justiciá de los tribunales, le ha
sido dada a vuestra Iglesia una facultad
de vivir segura y desen­
volverse sin obstáculos. Pero, aun siendo esto verdad, se evitará
creer,· erróneamente, como alguno podría hacerlo partiendo ·de
ello, que el modelo ideal de la situad6n de.la Iglesia hubiera de
buscarse en Norteamérica
o que, univers.tlmente, es lid.to o con­
veniente que lo político y lo religioso estén disociados y separa­
dos, al estilo 11orteamericano. Pues, que el catolicismo se halla in­
c6lume entre vosotros, que .incluso se desarrolle pr6speramente,
todp esto debe atribuirse exclusivamente a la fecundidad de que
la Iglesia fue dotada por
Dios y

a que, si nada
se le opone, si no
encuentra impedimentos, . ella sola, espontáneamente, brota y se
desarrolla aunque, indudablemente, dará más y me¡ores frutos si,
además
de la libertad,· goza del favor de las leyes y de la protec­
ci6n del poder público»
(L. O., I, 6) (los subrayados son nues­
tros).
Como prueba de
ello, a continuaci6n se refiere el Pontífice a
las preocupaciones de la Iglesia americana:
la enseñanza, el ma­
trimonio, la prensa, las relaciones con los no cat6licos o no cre­
yen.t~, . es decir, los puntos en los que socialmente surgen las
fricciones por la diferencia entre la doctrina «positiva» de la
Iglesia
y la «neutralidad» de la legislaci6n civil. Y decía esto
· (58) LEÓN XIII: Longinqua occeani, ASS, XXVII, págs. 387 y sigs.
1392
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS ffiJMANAE• Y LA UNIDAD CATOUCA
cuando todavía el sustrato fundante del «bien común» de Nor­
teamérica era, si no católico, al menos cristiano y religioso.
Perc>
la. dinámica lógica de toda situación reductiva -y de eso se tra­
taba-y neutra ha llevado desde el fundacional «in God we
thrust» a la enmienda constituciones que veta la oración en las
escuelas norteamericanas, a la aceptación del aborto, etc. Y a
la
evidente degeneración de la moral social e, incluso, a la aparición
de sectas satánicas.
Esta visión minimalista que ahora algunos pretenden consti­
tuir como «tesis» católica postconciliar, además ignora que
«en
toda
forma de gobierno los jefes del Estado deben poner total­
mente la mirada en Dios, supremo gobernador del universo y
tomarlo como modelo y norma en
el gobierno del Estado» (I. D.,
I, 1) (59), que tal es la exigencia de la tesis tradicional según la
cual se ha de «determinar el carácter y la forma que tendrá la
sociedad política .cuando la
filosofía cristiana gobierne el Esta­
do»
(ibid.). Vemos aquí como para León XIII existe una filo­
sofía cristiana social y política en la que no todo es opinable en
este terreno espéculativo para los católicos. Cosa, por lo demás,
natural. y que ya Tomás de Aquino había advertido diciendo
que «no
es simplemente lo mismo ser un varón bueno y ser un
ciudadano según una
política cual.quiera. Pues hay algunas po­
líticas no rectas, según las cuales alguien puede ser un buen ciu­
dadano y no ser
un hombre bueno; pero según la política ópti­
ma,
no hay buen ciudadano que no sea inseparablemente hom­
bre bueno»
(In I Eth., núm. 174). Esto lo comenta Cardona (60)
diciendo como «si
la política se prefija un fin que no es el suyo,
de manera que su
fin común no tenga que ver con el bien pro­
pio de los bienes de la comunidad { como pasa con las ideolo­
gías, A. S.), entonces tendríamos un "buen ciudadano" en aquel
que cumpliera esa ordenación política y, precisamente, que fuese
allí
un "buen ciudadano", sería un hombre malo. Y es que el
(59) LEóN XIII: Carta-encíclica Inmortale Dei, ASS, XVIII, pági­
nas 161 y sigs. Esta escíclica es explícitamente muy citada por el Concilio
Vaticano II, entre otros documentos en la D H.
(60) C. CAru>oNA: Metaflsica del bien común, Rislp, 1966, p~: 82.
1393
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
poder· de disociar que tiene nuestra mente, dado que nuestra
mente nos da la regla próxima de nuestros
actos, puede conver­
tirse en un poder disolvente
de la realidad misma». En otms pa­
labras, que «mi verdad» disuelve «la
Verdad», con lo que, como
dice Berlinger (61), las ideologlas pasan a ocupar el puesto
de
«metafísicas secularizadas», justamente «por sus pretensiones to­
talitarias respecto
a la filosofía» y así desplazan el orden-del-bien­
objetivo a subjetivos órdenes-de-valores. Así, .para católicos que
estén en el gobierno de un pueblo
sustancialmente católico, no
hay la necesidad de «justificar» su marco de libertad civil, pues
tienen la doble justificación de «la fuerza de la razón»
y «la ra­
zón de
la fuerza» que les presta una realidad social católica, por
más que a veces haya alterna ti vas tanto en la práctica de la mo­
ral cuanto en la claridad de la: doctrina profesada por el pueblo.
Ahora bien,
la explicación de esto hay que enfocarla más desde
la responsabilidad personal y social de los gobernantes que desde
la de los individuos gobernados, en los cuales, en último extre­
mo, tal hecho es debido a
la condición pecadora del hombre.
Pero, para los que tienen responsabilidad
de gobierno y dirección,
no puede negarse
la evidencia de que la falta de fe, personal, de
ellos
es el origen· de las desviaciones de los «a ellos encomenda­
dos»
-«sibi commious»-: el no tener el valor de sostener la
fe católica como funáametlto y ;ustificaci6n, tanto de la «aucto­
ritas» cuanto de la «potestas» sociales, aduciendo teorías políti­
cas racionales
como «ultima ratio», es rebajar la «filosof!a so­
cial cat6lica» a simple «filosofía social». Es evidente que, como
antes hemos visto pormenorizadamente, que el paradigma
socio­
político de la «tesis» católica puede sostenerse racionalmente en
la dialéctica cultural,
al menos por los evidentes males, iunega­
bles, que comporta
el conculcarla. Pero esto, para el pueblo ca­
tólico, es admitir una secularización del tema que termina soca­
vando sus creencias, además de, como vimos con Proudhom, ja­
más explicará el sentido de la vida sociopolítica y la real situa-
(61) R. BERLINGER: Lu iJeologlas, sigio Je nuestro tiempo, Atlánti­
da; 5, pág. 482.
1394
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
ción de dependencia de unas personas respecto de otras, todas
de igual
dignidad. Más grave aún es la responsabilidad de l0s
dirigentes
religiosos que pretenden convertir la teología en socio­
logía y, 1o que es peor, mala sociología. Aquí, como decía el Aqui­
nate, «uµ error sobre la Creación produce siempre una idea
falsa de Dios»
(C. G., II, 3) y esto explica, respecto al conoci­
miento, el que se extiendan errores sobre la fe. Pero, además,
una pretendida «secularización» de la religión, el secularismo que
supone rebajar la teología a ética
y sociología humanas, aunque
sea con el buen
fin de hacerse entender por los no católicos, hace
olvidar lo fundamental del cristiano: la Vida de
fe, los sacra­
mentos, que no son meros rituales lúdicos, y la vida de oración
personal que evite caer en un exterior
formali•mo religioso --.co­
mún en el mundo pietista protestante-y que mantenga las al­
mas en gracia. Ya pueden ser católicas las leyes y las estructuras
sociales que si
los que las componen están espiritualmente muer­
tos, vacíos, poco se conseguirá, pues son las personas las que
tienen que
ser católicas para salvarse o condenarse, «ser», no
simplemente «estar» socialmente instaladas en
el catolicismo.
Es por todo esto por lo que el «modelo americano» es una
hispótesis «minimalista»
del marco de verdad, o sea, de libertad,
pues como señala G. Sartori (62),
«la libertad que no reconoce
la autoridad
es libertad arbitraria, licentia, no libertas», y, por
por este camino, o se va a un autoritarismo civil positivista, me­
ramente humano, que pretende igualar el marco social de la
libertad
al marco de la reglamentación jurídica. O, por el con­
trario, se cae en el «uso licencioso» de la libertad personal en
todo lo no reglamentado civilmente.
Que . es lo ocurrido en Es­
tados Unidos y hoy está a la vista. Por eso, Pío IX, en la Quanta
cura ( 63) rechaza explícitamente a los que «no temen afirmar
que "el mejor gobierno es aquel en el que no se reconoce
al po­
der político la obligación de reprimir con sanciones penales a los
(62) G. SARTORI: Teoria de la democracia, Alianza, 1988, I, pág. 236.
(63) Pío IX:
Endclica Cuanta cura, ASS, IV, págs. 341 y sigs. Para
conocer la situaci6n norteamericana hoy, cfr. ALLAN BLOOM.: El cierre de
la mente moderna, antes citada.
1395
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
violadores de la religión católica, salvo cuando la tranquilidad
pública lo exija así»
(Q. C., I, 3 ), idea que califica de «locura»
y cita a Gregorio XVI ( 64) cuanto és,te condena esta proposi­
ción: «La libertad de conciencia y de cultos es un derecho libre
de cada hombre, que debe ser proclamado y garantizado en todo
Estado bien constituido y que los ciudadanos tienen
d=ho a
la
más absoluta libertad para manifestar y defender públicamen­
te sus
opiniones ... , sin que la autoridad eclesiástica pueda limi­
tar esa libertad». Es, justamente a esta doctrina a la que se re­
fiere la D. H. cuando dice: «Como quiera que la libertad reli­
giosa que exigen. los hombres para el cumplimiento de su obli­
gación de rendir culto a Dios se refiere a la inmunidad de coac­
ción en la sociedad sicil, de¡a Integra ta doatrina tradicional de ta
Iglesia acerca del deber moral de los hombres y de las socieda­
des para con la verdadera religi6n y única iglesia de Cristo.
El sagrado Concilio, además, al tratar de esta libertad religiosa
pretende desarrollar
la doctrina de los últimos Pontífices sobre
los derechos inviolables
de la persona humana y sobre el orde­
namiento ;urldico de la sociedad» (D. H., 1, final). Tema que
está tratado por «los últimos Pontífices» en los documentos que
aquí estamos trayendo.
Y, más adelante, precisa que «el hombre,
al creer, debe responder voluntariamente a Dios, y que, por tan­
to, nadie puede ser forzado a abrazar
la fe contra su voluntad»
(D; H., 10), citando al respecto en nota al Codex Iuris Canonici
entonces vigente en su canon 1.351 (los subrayados son nues­
tros).
Nótese que en
su duro texto, Pío IX, citando a San Agustín
(Epist., 105), define
como «libertad de perdición» el concepto
liberal
de la libertad religiosa que condena y que es hoy incons'
cientemente presentado por muchos como una «conquista irre­
nunciable del Concilio Vaticano II». Por el contrario, frente a
este concepto
itrestticto de lo que debe ser, un recto entendi­
miento de la
-libertad civil en materia de religión, la D. H. afir­
ma que, «dado que la sociedad civil tiene derecho a protegerse
(64) GREGORIO XVI: Mirari vos, ASS, págs. 336 y sigs.
1396
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
contra los abusos que puedan darse so pretexto de libertad re­
ligiosa, corresponde principalmente a la autoridad civil prestar
esta protección. Sin embargo, esto
no debe hacerse de forma at·
bitraria, o favoreciendo injustamente a una patte, sino según
normas juridicas conformes con
el orden moral objetivo. Normas
que son requeridas
por la tutela efectiva en favor de todos los
ciudadanos,
de esos derechos, y por la pacifica composición de
tales derechos; por
la adecuada promoción de esta honesta paz
pública, que es la adecuada convivencia en la verdadera justicia;
y por la debida custodia de la moralidad pública. Todo esto cons·
tituye
una parte fundamental del bien común y está compren­
dido
en la noción de orden público» (D. H., 7) (los-subrayados
son
nuestros). En este párrafo, citado «in extenso», se ve que la
D. H. no hace otra cosa que «relegar al brazo seculat» los pro­
blemas sociales derivados del pluralismo religioso, al modo que,
con esta misma fórmula, se hacía
en los procesos inquisitoriales.
Lectura actual de
la Dignitatis humanae.
En el anterior párrafo, a mi entender capital en el aspecto
práctico de la doctrina sobre la libertad religiosa en su aspecto
civil, hemos subrayado aquellas frases que muestran como todo
está dominado por el problema
de fondo en este tema: cómo se
entienden, y
en qué se fundan las apelaciones al «bien común»
y a los «derechos humanos», temas en los que cada creencia
re­
ligiosa tiene sus propias respuestas. Es obvio que en la D. H .
.c...y no podía ser de otra forma-se expresa la firme posición
católica que recibe, como cita «expressis verbis», de la «doctrina
tradicional» de
la Iglesia «respecto a las obligaciones de los hom­
bres y de las sociedades», como antes vimos .. Así ha de enten·
derse
la apelación que hace al «bien común», a la «ordenada
convivencia
en la verdadera justicia», todo ello fundado en un
«orden objetivo» que determina la verdadera moral, pública y
privada. Esto es, justamente,
lo cuestionado por la moderna cul­
tura antropocéntrica, que no admite ninguna heteronomía sobre
1397
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FER.NS
el Hombre: en el mero «individuo,. en la versión liberal; en el
«colectivo» en los socialismos. Y en el lenguaje de esta cultúra
moderna es en el que, para haoerse entender del hombre de hoy,
se redactó la D. H ..
Pero, el paso del tiempo ha venido a mostrar como tan es­
peranzada y optimista visión, «entonces tan viva, aparece en la
actualidad
muy lejana de la realidad» (S. R. S., III, 12), como
dice del desatrollo socioeconómico el Papa en la
Sollicitudo rei
socialis. Por el contrario, como admitieron los obispos en el Sí­
nodo Extraordinario de 1985, hoy, en buena parte del mundo,
impera
«el "fenómeno del .secularismo ... ", el cual consiste en una
visión autonomistica del hombre y del mundo que prescinde de
la dimensión del misterio ... Este inmanentismo es una reducción
de la visión integral del hombre, que no lleva a su verdadera li­
beración, sino a una nueva idolatría, a
la esclavitud bajo ideolo­
gías, a
la vida en estructuras de este mundo, estrechas y fre..
cuentemente opresivas» ( 65), que son las plasmadas en las le­
gislaciones civiles vigentes hoy, generalmente promulgadas en bue­
na parte del mundo con el CO!isenso democrático; o impuestas a
viva fuerza en los totalitarismos que dominan la otra parte.
Puede verse que el enfoque que dan los Padres Sinodales
es
exactamente el mismo que aquí desarrollamos: la eliminación de
la sabiduría trascendente lleva a una reducción del marco de la
libertad humana, incluso en el ámbito civil. También puede verse
en todo lo anterior que
la doctrina supratemporal y supraespacial
de la tesis católica tradicional y la actual
hipótesis existencial que
( 65) El Vaticano segundo, don de Dios ( documentos del sínodo ex­
traordinario de 1985), PPC, 1986, pág. 72. En el encuentro ecuménico
en la Catedral de Niclaros, en Trondheim (Noruega), el 2 de junio de 1989,
Juan Pablo II lo expone así: · «En la Europa de ·hoy está naciendo un
ch.oque cultural de graves consecuencias: es un choque entre dos visio­
nes de la vdda. La primera, revelada eh Cristo, en la que Dios es aceptado
como fuente última y auténtica de la verdad, bondad y libertad; la se­
gunda, del mundo cerrada a la trascendencia, en la que todo se. debe cons­
truir sobre los esfuerzos de la humanidad para darse a sf misma un sig~
nificado y una orientación mediante el consenso social». Es decir, un ·ra-,
dieal planteamiento de la ideología democrática liberal.
1398
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
refleja la D. H. están en dos planos antológicamente distintos:
aquélla, la tesis, en
el objetivo; ésta, la hipótesis, en el subje­
tivo, que
es el prevalente en la cultura actual, sobre todo en la
consideración de la posición de los individuos frente a los pode­
res civiles, cuestión muy influyente cuando se convocó el Con­
cilio como consecuencia
de la enfermedad totalitaria, n32Í y fas­
cista, que acababa de padecer la cultura occidental. Pero hay que
entender estos dos planos como plano de la Verdad de Dios,
óntica, la «verdad de las cosas», que
es el plano objetivo; y, por
otro lado, el plano
del sujeto humano histórico, como lugar de la
verdad ontológica, o sea, la que conoce el hombre, cada hombre,
y
es el subjetivo, según las variadas circunstancias personales y
sociohistóricas. Recordemos, ahora, hablando de la verdad reli­
giosa,
1a primordial importancia del sujeto personal, cada hom­
bre, cada
alma, morada del Espíritu Santo; y que esto es así para
todos los hombres con la misma
natural~a humana, en potencia
para la vida de
la gracia, aunque tengan acceso a diferentes ver­
siones de la religión, pues «todos los pueblos forman una
comu­
nidad, tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a
todo el género humano sobre la faz
de la tierra» (Aot., XVII,
26 ), y tienen un fin último, que es Dios ... Los hombres esperan
de las diferentes religiones la respuesta a los enigmas recónditos
de
la condición humana» (R. N. C., 1), nos dice el Concilio ha­
blando de las religiones no cristianas. Y, aún más, añade: «La
Iglesia católica no rechaza nada
de lo que en estas religiones .hay
de santo y de verdadero
... , por más que discrepen en mucho de
lo que Ella profesa y enseña, no ,pocas veces refleja un destello
de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres»
(R. N. C.,
2). Y, por tanto, señala la obligación de todos y cada uno de los
hombres de vivir religiosamente según les dicta el interior de su
conciencia,
por errada que esté objetivamente. Esto, simplemen­
te, es
el «buscar lo que nos une» a los creyentes de todo credo
trascendente, como quería Juan
XXIII, en medio de un mundo
inmanente
y, por ende, descreído.
Pero no hay que olvidar que Cristo asumió
la «humanidad»
para
redimirnos a todos los hombres y para «completar» la Re-
1399
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
velación ob¡etiva, la Verdad de Dios. Por ello no pueden opo­
nerse frontalmente ambas consideraciones que se refieren en dis­
tinto plano a una misma realidad. Y considero inadecuado decir
-y se ha dicho--que el Concilio Vatcano II significa el «paso»
docrinal de la mera «tolerancia» al «derecho» al error en mate­
ria de creencias religiosas: «objetivamente» la V
erclad «tolera» el
error ---«oportet haereses esse» ( Cor., XI, 19)--entre otras
tazones
pata resaltar que Dios es capaz de escribir derecho con
renglones torcidos, lo cual
en modo alguno justifica a los herejes.
Esto no
es más que señal de la «indigencia» humana y sirve para
mantenernos humildes. Pero, «subjetivamente», la persona, aun
errada, sí que tiene «derecho» a su libertad en lo referente a sus
creencias religiosas, con
la libertad que Dios le dio al constituirla
como tal persona
y asumiendo el peligro del error y aun del mal
o deficiente uso de esa libertad: Dios, que ve el interior de la
conciencia,
es el único Juez que sabe «qué» le ha dado a cada
uno
y «cómo» se ha respondido a los talentos recibidos.
Ahora bien, en este tema en su aspecto
civil, el hecho de
tener que admitir el error en lo que funda el pueblo, que es el
«bien común» (San Agustín), es admitir, primero, una degrada,
ción de la sociedad, una hipótesis peyorativa; lo que, en segun­
do lugar, trae como forzosa consecuencia «no una verdadera li­
beracíón, sino una nueva idolatría,
la esclavitud», como hemos
visto dijeron los obispos en el Sínodo de 1985. Esto, siguiendo
a Pío IX, en modo alguno
se puede pretender que pase por la
visión católica como «la forma más perfecta del Estado y el pro­
greso civil», sino como una degeneración que, finalmente, desem­
boca en la anomía social y que afecta a los mismos católicos que
viven en tales condiciones por aquello de que el hombre es «ani­
mal imitador» que dijo el Estagirita.
El problema, en sí, pues, no consiste en la aceptación o no
aceptación del pluralismo religioso y de Ia libertad civil de cultos
por
Ia doctrina de la Iglesia, sino el germen de disolución que
ello implica en toda sociedad humana, pues, como
dice el Evan­
gelio,
«omnis regnum divisum contra se, desolábirur» (Mt., XII,
25), lo cual no sólo es una llamada a la unidad de vida perso-
1400
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD .CATOUCA
na!, sinÓ una condición ontológica social para la pervivencia de
un pueblo que compete directamente a los titulares del poder y
que han de dar cuenta estrecha
de como lo han ejercido.
Visión objetiva y subjetiva de la Dignitatis humanae.
El anterior discurso sobre la D. H. contempla una perspec­
tiva que, sorprendentemente, suele ser minusvalorada
en muchos
de los trabajos que se han publicado sobre ella, la perspectiva
«objetiva», social, de la libertad
civil, frente a los habituales y
abundantes comentarios
de la misma hechos desde la complemen­
taria
perspectiva «subjetiva», de los actos libres de la persona y
de
la dignidad de ésta que funda su posición y reclamaciones
frente a los poderes públicos. Antes de seguir hay que señalar
que esta insistencia casi generalizada en el aspecto «subjetivo» es
lógica: en temas de religión, más aún
en la religión católica, el
«sujeto», la «persona humana» tienen la primacía, ya que es cada
hombre, único e irrepetible, el
que es objeto de amor por sí mis­
mo: «El hombre, cuando a imagen y semejanza de Dios, es
la
única creatura visible que el Creador ha querido ''por sí mis­
ma"»
(G. et sp., 24). En el mundo, sometido a la trascendente
sabiduría y poder de Dios, «el hombre, aunque tiene como fin
a Dios, es, sin embargo, un ser que es fin en sí mismo» nos re­
cuerda Juan Pablo
II -Audiencia General, 21-V-86-.
Esto es verdad, pero no toda la verdad, pues Dios «no creó
al hombre en solitario. Desde el principio los hiu, hombre y mu­
jer
(Gen., I, 27). Esta sociedad de hombre y mujer es la expre­
sión primera de la comunión de personas. El hombre es, en efec­
to, por su íntima naturaleza,
un ser social» (G. et sp., 12) y, por
ello, «es, pues, evidente que la comunidad política y la autoridad
se fundan en la naturaleza humana y, por lo mismo, pertenecen
al orden querido por Dios» (G. et sp., 74 ). El Papa, comenta
esto diciendo c6mo «fas dimensiones "''con los otros", "entre los
otros" y "para los otros", propias de la persona humana en cuan­
to "imagen de Dios", establecen desde el principio el puesto del
1401
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
hombre entre .las creaturas. Con esta finalidad es llamado el hom­
bre a la existencia como sujeto {como '"yo" concreto) dotado de
conciencia intelectual y de libertad» (Audiencia General, 23-IV-
1986). Vemos
como esta doctrina pontificia coincide exactamen­
te con el planteamiento metafísico y ontológico, objetivo, que hi­
cimos al hablar del marco de la libertad como marco del saber
verdadero. Sigue el Papa: «El conocimiento intelectual hace
al
hombre capaz de discernir, de distinguir entre la verdad y la no
verdad ... Conjuntamente con el conocimiento intelectual y su
relación con la verdad, se pone la libertad de fa voluntad huma­
na, que está ligada, por intrínseca relación,
a:! bien» (ibid.). He­
pues, llegado, siguiendo la doctrina del magisterio pontificio, a
donde, por la
reflexión sobre la: filosofía social, habíamos llega­
do antes: y llegar «objetivamente» en. lo social -«para to­
dos»----, desde la misma estructura del ser «personal», sujeto,
«subjetivo».
Ahora hay que señalar .que no sólo son «personas» los que
componen la base social
de un pueblo, sino tatnbién los que «han
siclo constituidos en autoridad» (cfr. Rom., XIII, 1) y, para és­
tos, dice el Concilio Vaticano 11, «síguese también que el ejer­
cicio de la autoridad política, así
en la comunidad en cuanto tal
como en
el de las instituciones representativas, debe realizarse
siempre
dentro de los límites del· orden moral para procurar el
bien· común -concebido dinámicamente-, según el orden jurí­
dico
legítimamente estatuido o por establecer. Es entonces cuan­
do los ciudadanos están obligados en conciencia a obedecer» (G.
et sp., 74). Nótese que aquí se está hablando de la libertad ci­
vil, de su marco jurídico, del encaje en él de la libertad personal
«al casum» y,
todo ello, fundado en el orden moral objetivo y
un concepto obfetivo también del bien común:
Y es en este sentido como ha de entenderse la legítima auto­
nomía de las rea:lidades terrenas, entre ellas la constitución de la
sociedad:
«Si por autonomía de las realidades terrenas se quiere
decir que las
cosas creadas y la sociedad misma gozan de sus
propias leyes y
valores, que el hombre ha de descubrir, emplear
y ordenar poco a
poco, es absolutamente legitima eNa exigencia
1402
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNIT ATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
de autonomla ... (pues) responde a la voluntad del Creador. Por
la
propia naturaleza de la creación todas las cosas están dotadas
de consistencia, verdad y bondad propias y
de un propio orden
regulado, que el hombre debe respetar ... La investigación metó­
dica en todos los campos del saber, si está realizada en una forma
auténticamente científica y conforme a las normas morales,
nun­
ca será contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de
la
fe tienen su origen en el mismo Dios» (G. et sp., 36). Esto es,
precisamente, lo que justifica este intento de entender
la D. H.
desde el conocimiento que presta la metafísica y la ontología de
la sociedad y de la persona, realidades distintas,
pero no contra­
dictorias, como paso
previo a la investigación teológica. Pero no
queda ahí lo que dice la Gaudium et spes, sino que sigue con lo
referente a lo que significa
el intento de separar la Religión como
saber verdadero de los demás saberes humanos: «Pero si autono­
mía de lo temporal quiere decir que la realidad creada es indec
pendiente de Dios y que los hombres pueden usarla sin refereri­
cia al Creador, no hay creyente alguno a quien se le escape la
falsedad envuelta
en tales palabras. La criatura sin el Creador
desaparece
... por el olvido de Dios, la propia creatura queda
oscurecida»
(ibid.). Este párrafo muestrac orno una similitud
«formal», propia del plano ontológico, puede ser una total
opo­
sición en el plano metafísico: «el demonio es fa mona de Dios»,
dijo Santa Teresa, pues intenta imitarlo. Así, ante la Verdad
de
Dios, tienen que ceder todas las «verdades» humanas. Y, lo que
para éstas no es lícito,
el «absolutizar Jo limitado», como vimos
con K. Jaspers -dr. nota ( 42)--, para «imponer» a los demá.s
una pretendida «verdad» humana y laica, es no sólo lícito, . sino
obligado cuando
se trata de la Verdad de Dios.
Cuando hoy
se invoca fa autoridad del Concilio para justifi­
car tomas de posición que significan, a la
letra o en la práctica,
lo contrario de lo reiteradamente expuesto
por. la Revelación y la
doctrina tradicional de la Iglesia. de un modo inequívoco y de
valor permanente, no circunstancial, no puede menos de exigirse
que, por honestidad intelectual al menos, se lea
«todo» el Con­
cilio como depósito «único» de contenidos de Verdad no incofr
1403
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
sistentes entre sí. Y, aún más, que se conozca «toda» la doctrina
de
la Iglesia al respecto de lo que se trate y que los mismos do­
cumentos conciliares citan, como autoridad, abundantemente; Pue­
de asegurarse que quien empieza· a leer la D. H., si se para en d
número 1 y lee lo antes citado acerca dd «deber de los hom­
bres
y las sociedades sobre la. única Iglesia de Cristo», así como
las citas que hace de
la doctrina pontificia en la nota 2, y pa­
rándose en la lectura para leer lo allí citado, volviendo luego a
la
D. H,, puede asegurarse, repetimos, que el mensaje captado
es completamente distinto del que ignora aqud bagage cultural
y doctrinal que, por cierto, es abundantísimo, sobre todo en los
Pontífices posteriores a
la Revolución francesa, ya que dios han
tenido que encararse con
d nacimiento y desarrollo de las mo­
dernas
sociedades secularizadas -recordar nota (7)-.
Dada la extensión de este trabajo no vamos a entrar en d
desarrollo teológico de este tema, desde d acto personal en rela­
ción con la libertad religiosa. Además, desde exactamente el
punto
de arranque y desarrollo que a qui podríamos hacer, la re­
vista Cristiandad, números 691-693, diciembre de 1988, lo ha
desarrollado magnificamente y a ella remitimos al lector intere­
sado en este tema.
Iglesia y democracia pluralista: una valoración del Concilio
Vaticano II.
No queremos terminar esta exposición de la doctrina social
y política de la Iglesia, sugerida por la lectura de la D. H., sin
traer
el autorizado testimonio que el cardenal Joseph Ratzinger
hai:e de los problemas de las sociedades pluralistas en las ideas,
principalmente en las creencias religiosas; va a ver
el problema
relacionando este hecho con la
filosofía política, especialmente
bajo
la formulación democrática.
Ratzinger ( 66
), en su estudio final «Iglesia y política» --que
(66) Cardenal JoSBPH RATZINGER: Iglesia3 ecumenismo y política, BAC,
1987, páginas entre paréntesis.
1404
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
ocupa casi la mitad de la obra-en la sección II, empieza con
esta pregunta: «¿Orientación cristiana en la democracia pluralis­
ta?» {223}, que subtitula significativamente: «El cristianismo,
fundamento imprescindible del mundo
moderno», señalando que
«las tres raíces de las amenazas a
la democracia» {225) son:
l.ª «Es inmoral el aparente moralismo que sólo se satisface
con
lo perfecto» {228), pues, ya antes ha señalado como «un
Estado surgido de
un ethos.. . nunca está terminado, nunca es
totalmente justo, nunca está garantizado. Es imperfecto,
igual
que el hombre» {226). Por ello hoy se pretende que «la "'socie­
dad liberada" debe ser independiente del ethos. Su libertad y su
justicia hay que conseguirla mediante las estructuras, con lo que
el ethos pasa del hombre a las estructuras.
Las estrncturas ac­
tuales son pecaminosas, mientras que las futuras serán justas y
hay que que cambiarlas como
si fueran máquinas o instrumen'
tos; después, todo estará a punto» {227). En otras palabras, en
la intepretación inmanente, en vez de la «reforma moral» lo
necesario es la «reforma de estructuras», como antes vimos que
son las que determinan los actos humanos y así conseguir si no
la
paz social, al menos un equilibrio «mediante una garantía,
que podríamos
llamar mecánica» {228} y que vendría a «dejar
superflua la dimensión moral,
por su insuficiencia y peligrosi­
dad» (ihíd, ), pues está fundada en irreductibles convicciones re­
ligiosas contradictorias.
2
.• La otra amenaza que señala Ratzinger nace del a «uni­
lateralidad del concepto moderno de
razón« (ibidem) que la re­
duce a «solo la razón cuantitativa, la razón del cálculo y la ex­
perimentación que tienen derecho a llamarse razón; todo lo
demás es
arracional y debe ser progresivamente superado» (ibíd.):
esto es, justamente, lo que señaló Heidegger en la «Epoca de
la imagen del mundo»
-«Sendas perdidas»-, Ia universal as­
piración a «to mathetnatha», a lo calculable. No es otra cosa
que aceptar excluyentemente
el positivismo inmanente como di­
rectriz social, jurídica y política en su forma más extrema, «lo
que
significa que no se protege ya a los bienes jurídicos a con­
secuencia de. unos . ,principios, sino que sólo se trata de evitar el
1405
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
choque entre intereses opuestos» [230), no la paz social, sino
un mero equilibirio, que haga posible la supervivencia, entre
fuerza sociales opuestas.
3.ª Como última amenaza, consecuencia de este plantea­
miento reductivo,
«se siente una necesidad difusa de fuga, de
'desembacar en otro sitio', porque también aquí las altemativas
y sensaciones (que no
las razones, A. S.), aunque presuman ser
la plenitud de la vida, al final resultan igualmente vacías. La
pérdida de la trascendencia provoca la fuga hacia la utopía»
[231) al desvincular realidad e imaginaci6n. Y esto es una ame­
naza porque en la repetidamente citada obra de Talcott Parsons,
este señala como «el componente
ut6pico, cuando es aceptado
o. institucionalizado, impone tensiones en el sistema social» (loe.
cit.
54 ), tensiones que pueden llegar a destruirlo o dañarlo gra­
vemente. Por el contrario, «el valor de la racionalidad, que es
el valor de aceptar lo imperfecto, tiene necesidad de la promesa
cristiana para
poder ejercer su propio puesto de gobierno. Esta
promesa protege del mito, del entusiasmo y de sus promesas
aparentemente racionales» [237) nos dice
Ratzinger como un
eco lejano de lo que
reclamó, incluso, Proudhom como antes
vimos. Es decir, el verdadero «saber racional» -no el «aparen­
te»-tiene que admitir un límite que es, precisamente, el «mar­
co
límite» de la libertad: «Si la eunomfa es el fundamento que
da
vicia a la democtacia, en cuanto antídoto de la tiranía, y a
la demagogia, el fundamento a su
vez de la eunomía es el res­
peto común y vinculan.te, por el
derecho público, respecto a los
valores morales y

a Dios» [256). Esto
significa que la «demo­
cracia» que propone
Ratzinger no es la usual «democtacia libe­
ral» en
la que cualquier idea o ideología es aceptable y aceptada
en el «mercado
electora1»,. sin límite ni exclusión alguna, donde
s6lo la sanción del voto mayoritario decidirá la ganadora que,
automáticamente,
se erige en fuente del orden jurídico y justi­
ficaci6n última del mismo (67), cuya «última ratio»
es numé-
(67) Plo XII señaló como «por todas partes la vida de las naciones
está
disgregada par-el culto ciego del valor numérico ... , desde el punto de
vista de los partidos, el elector no cuenta sino por su poder electoral,
1406
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
rica, ya que como señala Revel ( 68) «el sólo hecho de proponer
un valor, significa censurar a los demás». Por el contrario, para
Ratzinger es preciso un «marco de fundamentos» previo al voto,
más
allá de él y no dependiente de la opinión pública: el ethos
natural, u «orden moral objetivo» en el lengnaje doctrinal ca­
tólico, que es el que asegura la verdadera paz -imperfecta como
el hombre en esta vida-y la participación social.
Vemos
cómo Ratzinger aquí cumple con aquello que vimos
al principio que
reclam"ba Ruiz Giménez, et al., en «Un Con­
cilio para el Siglo XXI»: la continuidad temática inexcusable que
se da entre la D. H. y el probkma de la forma política del
pueblo. Pero ocurre que
el Cardenal, en su profundo análisis del
tema, llega a un
concepto preciso, no ambiguo ni abstracto, de
fa democracia como sistema de participación del pueblo en la
constitución del poder político que es el responsable de la via­
bilidad de la sociedad, del «orden público». No puede oculrarse
que
sd concepto de democracia es inaceptable por los que hory
se tiene por dem6cratas, en la· acepción comúnmente admitida
en
el lenguaje político, que no acepta otro valor que la libertad
como indeterminación y el número como sanción social de . los
valores poHticos, separando de la consideración social todo lo
que sea referente a valores supetiores, dejándola reducida a la
mera utilidad y pretendiendo así una neutralidad imposible en
temas tan importantes como los antes señalados como educa­
ción, moral pública, bioética, regulación de la· familia, así como
la absoluta libertad de expresión de los «mass media». En estas
circuntancias es evidente que más que el valor de los «sustan­
tivos» tiene importancia
el de los «adjetivos» calificativos: así
no es igual «democracia» que democracia «popular» u «orgáni­
ca». Y respecto a la «democracia
cristiana» h.brá que ver cual
término es
el prevalente, si el sustantivo o el adjetivo: si prima
aquél,
la ideología será lo que hoy se entiende por democracia,
por el concurso del voto que da» (A los dirigentes del Movimiento Pro
Confederación Mundial, 6, IV, 1951, AAS, 43, págs. 278 y sigs., núm. 6).
(68)
J. F. REVEL: La tentaci6n totalitaria, Plaza & Janés, 1976, pá­
gina 178
1407
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
pero es inaceptable para un cristiano, ya qne lo que vale es el
número, no la cualidad, el valor cristiano del discurso político
y, por cristiano irrenunciable. En el caso contrario, la prioridad
dada
al discurso cristiano hace que para los hoy autocalificados
demócratas,
en todo el mundo occidentaf, tal tipo de democra­
cia
-que es, justamente, el propuesto por Ratzinger-será acu­
sada de totalitarismo religioso o fascismo, etc. Ahora bien, esta
forma de entender la democracia es un marco cristiano
respon­
de a lo que propone el Concilio Vaticano II: «Hay que instau­
rar el orden temporal de tal forma que, salvando íntegramente
todas sus leyes,
se ajuste a los principias superiores de la vida
cristiana
y se mantenga adaptado a las varias circunstancias de
lugar, tiempo y nación» (Aposwlicam Actuosistatem, 7).
La Dignitatis humana e y la doctrina tradicional: los "matices"
del lenguaje.
Ahora vamos a señalar otro aspecto de la importancia de los
calificativos respecto de los sustantivos básicos implicados en todo
este tema.
En efecto, acabamos de leer como Ratzinger habla de
«sus promesas
aparentemente racionales» en el pensamiento li­
beral. Es decir, no toda «razón» es «la razón» sino que hay una
razón «aparente». Y lo mismo se ha visto en todo
el discurso
doctrinal en

los
más diversos documentos: así vemos que se habla
en ellos de «libertad
verdadera», «orden jurídico legitimo», «po­
lítica retta», «verdadera justicia», etc. Y veremos que este es el
modo de expresarse la D. H., con lo que remite el problema a
planos especulativos
más profundos que una lectura superficial
que da por buena 1a «libertad religiosa», sea cual fuere el conte­
nido que tengan estas palabras.
Resumiendo todo lo anterior, hemos podido ver c6mo el in­
tento de diálogo con el
mundo moderno que anima al Concilio,
al utilizar las categorías inmanentes inscritas en
el lenguaje ac­
tual, bien que sea con el noble intento de trasmitir al mundo de
hoy
el mensaje eterno y trascendente de la Iglesia católica, ha
producido en muchos una confusión, pues
han tomado la «liber-
1408
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
tad» como «indeterminación» de la voluntad y, al ser la volun­
tad una facultad
del individuo corre el peligro de degenerar en
anarquía.
Queriendo evitar esta tentación solipsista, la cultura
moderna, «absolutizando lo
limitado» (Jasper), ha construido un
mundo dividido
en ideologías que agrupan a los individuos, pero
que llevan ineluctablemente en su seno la división cuando se tie­
ne que pasar de los grandes temas «abstractos» a los planteamien­
tos «concretos». Al
no poder la cultura moderna remitirse como
fundamento a un orden-del-ser-venido-de-fuera, y
al ser cada ideo­
logía una cadena lógica pendiente
de un ptincipio que la diferen­
cia de las otras, la competencia entre ellas
no puede establecerse
en términos de razón, sino de ,voluntad, la «voluntad de poder»
(Nietzsche), y ello dio origen al auge del discurso totalitario y
a
la realidad histórica subyacentec:· Frente a ella estaba el pensa­
miento liberal, democrático, que pretende no una ·conciliación de
razón ni una
paz, sino un mero equilibrio de fuerzas equipolen­
tes. Su
«iter» filosófico es el «pragmatismo», y en este sólo
cuenta lo «útil»,
. por lo que quedan eliminados del diálogo so­
cial aquellos temas que verdaderamente importan al hombre: el
alma, el
propio destino, el orden cósmico, Dios. No importa más
que la riqueza, individual en
el mundo capitalista; social en el
colectivista.
En la confrontación bélica con la inmanencia totali­
taria esta facción fue la vencedora.
Y, tras la
guerra mundial, el Concilio Vaticano II, cuyo de­
sarrollo coincide con el auge social y político de las ideas demo­
cráticas que, queriendo evitar los males del totalitarismo que
so­
mete absolutamente al individuo bajo el Estado, da prevalencia
a los derechos individuales, propiciando una constitución
social
entendida como equilibrio de los individuos que constituyen al
pueblo, bajo una legislación positiva meramente
formal fundada
en un poder «entregado como mandato» (69) y que emerge de
la base social, sin admitir otra jerarquía social que la tecnocrá­
tica o
la que da el poder económico: todo lo que no sea esto,
(69) El concebir el poder «como mandato» del poeblo al gobernante
elegido es expresamente rechazado por León XIII en Diuturnum, 3 y 7;
Inmortale Dei, 10; Libertas, 12; Annum ingresi, 12.
1409
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
toda apelación a unos valores que estén por encima del consenso
electoral
es totalitarismo, fascismo.
En otras palabras, «se niega el valor sustantivo único de «la
verdadera religión. y
única Iglesia de Cristo» (D. H., 1) frente a
io que, en el mejor de los casos, sólo son «tradiciones · de los
hombres»
(Me., VII, 7), .por ende cambientes según tiempo y
lugar, con lo que así
la Revelación de la trascendencia metafísi­
ca, la «ley objetiva» de
la creación, es igualada con las ideologías
y tradiciones inmanentes de los totalitarismos, pues se presentan
iguales en su .aparecer «formal». Y ello es lógico desde
la inma­
nencia antropocéntrica de la cultura actual, negadora del «ser»
más allá de la mera «forma», pero no lo es. para un verdadero ca­
tólico anclado en la seguridad de su fe, a no ser que advertida o
inadvertidamente haya caído en
el inmanentismo ambiental . que
niega cualquier «ser» más allá de la
mera «forma», como han ve­
nido a resaltar finalmente los existencialismos actuales. El pro­
blema, pues, reside en
lo señelado por el Aquinate sobre la di­
ferencia entre la
mera «fe» humana en las ideologías totalitarias
que «apenas puede llamarse
. verdadera fe», y la «Fe» fundada
«en la Verdad Primera», en «Deo Revelante», pues «el evange­
lio por
mi predicado no es de hombres, pues no lo recibí o apren­
dí yo de los hombres, sino por la revelación de Jesucristo» (Gal.,
I, 11-12), dijo San Pablo a los gálatas. Y así lo cree el auténtico
católico. Era lógico que la preocupación postbélica
por las libertades
individuales ante el totalitarismo del Estado fuera
compartido,
en su constante lucha por la verdadera libertad, por la Iglesia
católica, aunque esta estuviera igualmente preocupada por la
minoración de la libertad que
comporta el reducir el marco de la
verdad a sólo lo positivo y, por ende, la reducción del «estado
de moral» al mero «estado de derecho» (70); o sea, al paso que
señala Ratzinger del «ethos» a
la «estructura». Por ello es im­
portantísimo en la lectura de la D. H. -y de toda la doctrina
actual-la matización de los «adjetivos» que acompaiia en todo
(70) Cfr. Verbo, 273-274, A. SnoURA FlrnNs: Del Estado de derecho al
Estado de moral, págs. 329 y sigs.
1410
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
el tema de la «libertad», especialmente de la libertad civil en
materia de religi6n: debemos recordar las numerosas veces que
Pablo
VI hizo apremiantes llamamientos para interpretar bien
el Concilio (71), así como el daño que hizo una mala traducci6n
de una frase de la Pacem in terris que, variando la concordancia
original del texto latino, cambiaban el sentido
de ella, traducien­
do «rectae norman suae conscientiae» como la «recta norma de
la conciencia», es decir, que toda norma de conciencia es recta,
en lugar de la «conciencia recta» (72), con lo que antepone la
moral objetiva a la subjetiva. Es hoy evidente que durante el
Concilio actuó un ingenuo optimismo, un suponer una común
aceptaci6n de la interpretación católica de la ley natural y los de­
rechos humanos por los que no eran católicos, como si ellos no
tuvieran «sus» propias ideas al respecto
y que estas ideas po­
drían entrar en conflicto con las católicas. No otra cosa es lo que
el cardenal Ratzinger describe así: «En el Concilio penetr6 algo
de la hora de Kennedy, de aquel ingenuo optimismo de la idea
de la "'Gran Sociedad"», una ·gran sociedad de todos los hombres
regidos sin discriminación alguna por los mismos principios por
todos aceptados como expresión de
un único concepto del orden
social
y del orden natural (73).
Los párrafos conflictivos de la Dignitatis humanae.
Una vez fijado el marco de referencia -marco con múltiples
planos especulativos: antropológico, social, jurídico, político
y,
en último extremo, metafísico y teológico-en que se encuadra
el complejo tema de la libertad civil en materia de religión, va­
mos a resumir ahora fo que, a nuestro juicio, son los párrafos
(71) Cfr. Verbo, 59, textos de PABLO VI: «Para interpretar bien el
Concilio»,
pág. 595.
(72) Cfr. Verbo, 37-38, J. M.• ALONSO: «Diálogo sobte la libertad re­
ligiosa», pág. 437. La aclaración dada arriba es la de Luiggi Ciappi, Maes­
tro del Sacro Palacio, teólogo oficial del Papa.
(73) J. RATZINGER: Teor/a de los principios teol6gicos, pág. 445.
1411
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
conflictivos de la D. H., alguno de los cuales ya se ha citado in­
cidentalmente. Párrafos que, como acabamos de ver, no se pue­
den considerar desde grandes abstracciones, sino que deben ser
éstas
matizadas según la iluminación específica de la doctrina ca·
tólica, lo que hará resaltar unos perfiles que seguramente desa­
parecen si se miran bajo otras ópticas.
Vamos a leer, pues, la D.
H.: «Este Concilio declara que la
persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Esta liber­
tad consiste en que todos los hombres han
de estar inmunes de
coacción, tanto por parte de las personas particulares como de los
grupos sociales y de cualquier potestad humana,
y esto de tal
manera que, en materia
religiosa, ni se obligué a nadie a obrar
contra su conciencia
ni se la impida que actúe conforme a ella en
privado
y en público, solo o asociado con otros, dentro de los
límues debidos. Declara, además, que el derecho a la libertad w
ligiosa está realmente fondado en la dignidad misma de Ia per­
soha humana, tal como .se conoce por la palabra revelada y pcir
la 11'lisma razón natural (74). Este derecho de la persona humana
a la libertad religiosa debe ser reconocido en el ordenamiento
jurídico de la sociedad, de forma que llegue a convertirse en un
derecho civil.
«Todos los hombres, conforme a su dignidad, por ser perso­
nas, es decir,
dotados de razón
y voluntad libre y, por tanto,
enaltecidos con una responsabilidad personal, tienen
la obliga­
ción moral de
buscar la verdad, sobre todo en lo que se refiere
a
la religión. Están obligados, asi11'lismo, a adherirse a la verdad
conocida
y ordenar su vida según las exigencias de la verdad.
Pero los hombres no pueden satisfacer esta obligación de forma
adecuada a su propia naturaleza si no
gozan de la libertad psie lógica al mismo tiempo que de inmunidad de coacción externa.
Por consiguiente, el derecho a la libertad religiosa no se fonda
en
la disposición sub¡etiva de la persona, sino en su misma na-
(74) Con cita expresa de las encíclicas Pacem in terris y Mit brennen-­
der Sorge, así como la Libertas praestantissimum y el radiomensaje de
Pío XII del 24 de diciembre de 1982. Nótese que de lo que habla es do
la .«razón natural» tal como ·es vista desde la. fe católica.
1412
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
turaleza, por lo cual el derecho a esta inmunidad permanece en
aquellos que no cumplen
la obligación de buscar la verdad y de
adherirse a ella, y su ejercicio no puede ser
impedido con tal que
se guarde el justo orden público» (D. H., I, 2).
Este párrafo, transcrito íntegramente,
es el que pretende opo­
nerse como «Magisterio contra Magisterio» a
la anterior doctrina
pontificia que hemos aducido;
. también es el que se pone como
fundamento de las actitudes personales de «objeción de concien­
cia» en el terreno social y civil en
una «lectura» que no signifi­
ca otra cosa que otorgar la prioridad de la conciencia sobre la ley
objetiva, incluso en lo moral: es, pues, pura inmanencia. Y, en
último extremo, como hemos visto antes, lleva a la anomia
y la
anarquía.
Esta posición rupturista es, justamente,
la que Juan Pablo 11
invita a superar en una síntesis en la que, aclarando los puntos
oscuros en
la formulación de los problemas sociales y civiles que
comporta, una doctrinalmente,
la doctrina del Concilio Vatica­
no
11, con la precedente doctrina tradicional hasta el Concilio
de Nicea.
Antes de seguir, veamos las
.matizaciones que en la anterior
transcripción
se han subrayado, y que, según se interpreten, da­
rán uno u otro sentido al párrafo citado. En primer lugar, al alu­
dir a un limite debido» remite a un objetivo orden- que es rechazado por el pensar inmanente, es decir, hace cues­
tionable
para sus seguidores cualquier interpretación o acción
restrictiva que denunciarán como
una «coacción» que les impele
«a obrar contra su conciencia»,
por más que desde la visión ca­
tólica, que naturalmente es la del Concilio, este «limite debido»
esté claramente señalado. Algo parecido ocurre con
lo de «bus­
car la verdad»: ¿Qué «verdad?», ¿«mi verdad» o «la
Verdad»?,
pues para los hombres no es igual, en lo religioso, «su» verdad
«conocida» que las «exigencias de la Verdad»,
ya que ésta, para
el católico, presupone el «don de la Fe», y este está más allá
de las meras inquisiciones puramente humanas, por buena volun­
tad que se las presuponga.
Lo anterior muestra como el optimismo de los que, en pa-
1413
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
labras de Ratzinger, creyer<;>n en una kennediana «Gran Socie­
dad», de unánime sentir y pensar, tenía que presentar forzosa,
mente_ otro cariz, bastante más feo, en la práctica real. Por ello, .
leida hoy la D. H., se ve la prudencia de los que la «matizaron»
con sus observaciones, sus «modi», que determinaron la relación
finalmente aprobada y que permiten una
lectura de ella en clave
trascendente, que es la exijida por·el discurso católico.
Vamos a
ver dos tipos
de lectura trascendente que legítimamente se pue­
den hacer del párrafo citado. Por un lado puede entenderse, en
un sentido restrictivo y minimalista, que no vendría más que a
exponer y explicar el Canon 1351 del anterior
Codex Iuris Ca­
nonici que cita en nota (8), en punto 10, de la D. H., como
antes se dijo.
Pero, por
más que esto sea legítimo en último extremo, es
reducir demasiado Ia D. H, para que la explicación sea satisfac­
toria, por más que tiene la ventaja de la claridad y la concisión.
Y, además, tampoco es precisa tal reducción, pues, en
el mismo
párrafo citado · se dan los elementos precisos para llegar a una
interpretación
contraria de la inmanente que pretende oponerla
al anterior Magisterio. Empecemos señalando que
en la nota an­
tes citada --,la número (74)--, la misma D. H. remite a lectu­
ras del Magisterio anterior que, a su vez, amplían la referencia
autoritativa a otros documentos magisteriales en una exégesis
coherente y ampliatoria sin contradicciones con el
dep6sito de la
Fe. También se ve en este párrafo-clave la insistencia de la D. H.
de tomar como
último, fundamento de todo su razonamiento «la
naturaleza de la persona humana,
más que el aspecto subjetivo»
que, precisamente por
la. libertad, es capaz del mal y del error,
lo que no anula los derechos objetivos de la naturaleza del hom­
bre, lo cual tanto· puede aplicarse a su consideración individual
cuánto a la social. Por ello habla del «justo orden público», con
lo que remite a un fundamento objetivo de la justicia, no a una
mera «convención» subjetiva o, incluso, intersubjetiva.
Se da,
pues, en este párrafo, una doble remisión: por un lado, lo antes
dicho sobre el
relegar el tema al poder civil como lugar de lo di­
rectamente competente en temas de paz social y tal como se
1414
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOLICA
hizo en los antecedentes jurídicos inquisitoriales; por otro lado,
en este tema religioso,
se remite argumentalmente no a la teolo­
gía, sino a la filosofía social, es decir, a la «revelación por la
Creación», lugar propio de los razonamientos humanos sobre el
derecho natural como fundamento del derecho positivo.
Es una apelación a lo que
aquí hemos llamado el «ego psico­
somático»,
la exigencia de la necesaria «libertad psicológica», así
como también remite al
«ego sociohistórico» su petición de «no
coacción externa». Se subraya «externa», pues la estructura. on­
tológica de todo lo referente a lo social es una «relación» que
necesariamente comporta una «ro-acción» en -los «relata», una
simultánea acción reciproca inducida por ambos extremos: esta
«influencia mutua» no
es sólo una realidad en el «cuerpo místi­
co»
(I Cor., XII, 12 y sigs,), sino. «mutatis mutandis» en cual­
quier sociedad de personas. Personas que, no lo olvidemos,
«to­
das» ellas gozan del mismo estatuto ontológico y, por ende, de
la misma dignidad, lo cual implica que en la «co-acción» social
en
sus aspectos positivos y negativos, deban tenerse en conside­
ración igual ambos extremos.
Es obvio que la coacción «externa» - bida en el
Codéx Iuris Canonici, 1351-es una coacci6n «po­
sitiva», contraria a la condición libre de la persona seg6n su na­
turaleza. Pero no es ésta -a la que evidentemente se refiere la
D.
H., 6-la única coacción social posible, tanto psicológica
cuanto externa, de «los individuos
y también de los grupos», dice
la Declaración. Precisamente a esto alude cuando dice como «en
la divulgación de la fe religiosa y en la introducción de costum­
bres hay que abstenerse siempre
de cualquier clase de actos que
puedan tener sabor a coacción o a persuasión inbonesta o menos
recta sobre todo cuando
se trata de personas rudas o necesita-.
das» (D. H., 4). En este párrafo se traslucen dos cosas: la llac
mada al fundamento trascendente por medio de una expresión
común en el lenguaje inmanente
y; también, las dificultades rea­
les que esto comporta, pues al hacer juicios
-«inhonesto»,
«menos recto»--· lo hace desde el concepto de honestidad y rec­
titud que la religión católica ·aplica a· la «ley natural»; pero cori-
1415
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
ceptos cuyo contenido varía en otras visiones, incluso religiosas,
de
la «ley natural» que pueden considerar «honesto» o «recto»
lo que para
un católico no lo· es, como Parsons atribuye a los
«dokhubors»: en otras palabras,
lo que para el católico es deber
ineludible, en otros sólo es una «moralina», un bienintenciona­
do consejo moral que a nada obliga.
Esta situación diferencial que
un entender simplista de la
D. H. coloca a los católicos frente a los que no lo son en un
mundo pluralista, presenta diversa situación según
se considere
la «tesis» histórica o «alguna de la hipótesis» posibles, y es el
aspecto conflictivo del tema y el que, según
la D. H. dice «ex­
pressis verbis» compete al poder civil «proprie loquendo». As!,
pues, todo dependerá de cual sea la situación del pueblo respecto
a qué
se entiende por «bien común», que es el que el poder ci­
vil tiene la obligación de salvaguardar y promover. Desde la mis­
ma luz doctrinal de la D. H. es obvio que si no debe conculcarse
por «coacción externa»
la libertad religiosa, aun de «quienes in­
cumplen la obligación de buscar la verdad y adherirse a ella»,
menos debe permitirse
la «coacción externa ... , tanto por parte
de las personas particulares como de los grupos sociales» (D. H.,
I, 2) sobre los que están en la pacifica posesión de la Verdad
religiosa, que
es la católica: estos deben ser protegidos de la «coac­
ción social» que comporta una diferente moral -privada pero,
sobre todo,
pública-de otros «grupos sociales», por el conta­
gio degradante que
representa otra moral más permisiva en te­
mas tales como lo familiar ----divorcio, poligamia, etc.-, moral.
sexual -homosexualidad, aborto, modos y modas de comporta­
miento público,
etc.-, educación, etc., y que actuarán sobre los
católicos, sobre todo en «las personas rudas o necesitadas»
por la
condición del hombre como «animal imitador» que vimos que
Aristóteles atribuyó al «animal político». Y, también, por lo que
estos otros grupos entiendan por «honesto» proselitismo al que
son impelidos por
sus creencias, tal como ahora es evidente en
las llamadas «sectas».
La matización de la doctrina del párrafo antes citado se ve
clara en este otro, en
el que acude a evitar simplismos distor-
1416
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
sion¡u¡,es: «El derecho a la libertad en ma,eria religiosa se ejerce
en
la· sociedad humana y, por ello, su uso est:á someddo a ciertas
normas
... En el uso de ,odas las libertades ha de observarse d
principio de responsabilidad personal y social. Todos los hom­
bres y grupos sociales, en el ejercicio de sus derechos, es,án
obligados por la ley moral (75) a ,ener en cuen,a los derechos
de los demás y sus deberes para con
los o,ros y para d bien co­
mún de todos (76). Además, dado que la sociedad civil dene de­
recho ·a protegerse contra los abu_sos que puedan darse so pre­
texto (77) de libertad religiosa, C!rresponde principalmente a la
autoridad civil prestar esta
protección. Sin embargo, esto no debe
hacerse de forma
arbitraria o . favoreciendo iniustamente a una
parte, sino según normas jurídicas conformes al
orden moral ob­
¡etivo» (D. H., I, 7).
Este párrafo, tan claro, confirma y funda ·a nuestra !fnea in­
terpretadva como legítima respecto a
la D. H. No necesita co­
mentario, pero vamos a señalar dos cosas:
a) Para la autoddad civil, especialmente si son católicos y
en un país de ortodoxia pública católica
-que sería donde en
último extremo
su doctrina es vinculante--, no se trata tanto
de un «derecho a protegerse» de la sociedad, cuanto de un no elu­
dible «deber» de ellos y
dd que darán esttecha cuenta a Dios.
b) u apelación final a un «orden moral objetivo» como
norma de los calificativos que hemos subrayado, se funda
en una
metafísica cristiana en el orden-del-ser-creado, frente a un orden­
del-ser-pensado ( «cogito») por el hombre o los hombres que es
la metafísica de la inmanencia de 1a conciencia. En esta perspec­
dva, d «obrar conforme a la justicia y el respeto debido al hom­
bre», que
reclama la D. H., es obrar en consonanci'1 con la úni­
ca religión verdadera, en tanto que sea posible -y, si no lo es,
(75) Nótese lo antes dicho: la D. H. se funda en la ley moral «ob­
jetiva», universal, no opinable. Que es lo que el pensamiento inmanente
discute y niega.
(76) Aplíquese lo anterior al concepto del «bien común».
(77) «Pretexto»:' otro calificativo que remite a un juicio de intención
que sólo puede haoer Dios.
1417
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
trabajar para lograrlo--, y por ello, no es «favorecer injusta­
mente» una
parte -una religión frente a las otras--en el inevi­
table
«litis» religioso cuando se apoya a «la verdadera religión y
única iglesia de Cristo»
(D. H., 1, 1) que, justamente, es la que
ofrece mayor «marco de libertad», individual y civil, como an­
tes vimos, frente a los reduccionismos, por falsedad o por error,
que ofrecen los otros «marcos» religiosos. Pensar
lo contrario,
pretendiendo un neutralismo
civil en lo religioso, incluso en la
situación de «tesis» católica, es dividir al hombre, relegar la re­
ligión al ámbito de la conciencia individual -,paradigma éste del
pensamiento
liberal-y borrar así cualquier proyección social de
la religión, de toda religión, oponiéndose tanto a la tradición
cuanto
al Concilio Vaticano II y que ahora el Papa, con su insis­
tente llamada a una «recristianización de la civilización oa:iden­
tal: nos urge a nosotros, los españoles, a restaurar la unidad
española que se
fraguó a partir del II Concilio de Toledo, hace
catotce siglos, imprimiendo un carácter unitario a los diversos
pueblos y etnias
muy diferentes que han habitado esta «piel de
toro». Juan Pablo
11, el 19 de agosto de 1989, al llegar a San­
tiago, lo recordó con estas palabras: «Así fue posible inaugurar
una nueva
época e ir más allí de las diferencias y divisiones ...
Frutos preciados de aquel acontecimiento eclesial fueron la ar­
monización profunda de perspectivas entre la Iglesia y la socie­
dad, entre la fe cristiana y cultura humana, entre inspiración
evangélica y servicio al hombre»,
es decir, el «bien común» pro­
pio de Ia unidad católica que «construyó» a España.
Colofón.
La doctrina pontificia y eclesial está fundada en la Escritura
y la Tradición y a ella
acú bajo. Ert primer lugar constatamos que ya en la misma predica­
ción
de Cristo a sus discípulos, el mensaje evaQgélico a veces apa­
rece celado por circunstancias que El podía aclarar y no aclaró
en atención a lo que aún eran y todavía pensaban sus oyen-
1418
Fundaci\363n Speiro

LA «DIGNITATIS HUMANAE» Y LA UNIDAD CATOUCA
tes. Así, vgr., todo lo referente a la polémica que entre los
apóstoles
se suscitaba de continuo sobre la proximidad de la
restauración del reino de Israel, entendido «in recto», política­
mente. Cristo pudo haberlos desengañado; pero prefirió dejarlos
en
la oscuridad y que llegaran a la luz de la verdad por su. pere­
grinar histórico. Lo mismo ocurrió con los primeros
crisúanos
respecto a la «parusia» a venida gloriosa de Cristo que espera­
ban como inminente. Por ello no puede extrañarnos que el len­
guaje del Concilio resulte enigmático, no sólo por
utilizar un len­
guaje lastrado de la inmanencia cultural actual,
sino también en
atención a los hombres que viven este «tiempo indigente»
(Lo­
with) y que difícilmente hubieran aceptado una declaración cla0
ra y terminante sobre estos temas. Pero «nadie, después de haber
haber encedido una lámpara
la tapa como una vasija, sino que la
coloca sobre el candelero»
(Le., VIII, 16), para que finalmente
brille con toda
su intensidad. Aquí sólo intentamos «poner la
luz en
el candelero», pues el mismo Papa ha señalado que ahora
es
el tiempo oportuno.
También hay que señalar que Dios, a veces; elige los
más
extraños caminos para comunicarse con el hombre. Lo que se
dijo y aprobó en el Concilio
es una verdad sustantiva con inde­
pendencia
de las intenciones subjetivas de los concretos ponen­
tes que las redactaron,pues Quien habla es, en último
extremo,
el Espíritu Santo, para Quien no hay un «antes» ni un «después»
históricos, sino un eterno «nunc stans» incontradictorio consigo
mismo. No otra cosa nos dice el Evangelio cuando cuenta como
Caifás, «que era sumo sacerdote aquel año les dijo ... : conviene
que muera
un hombre por todo el pueblo», relata San Juan, que
añade: «No dijo esto de
sí mismo, sino que, como era pontífice
aquel año, profetizó que Jesús había de morir
,por el pueblo»
(Jn., XI, 49 y sigs.). Para nosotros, hoy, ¡qué duda cabe aquí
sobre que era muy otra la intención
subietiva de Caifás ! : pero
ello no invalida la
profecía.
Estrictamente, como antes decimos, en el tema de la libertad
civil en materia de religión,
la D. H. no hace sino «relegar al
brazo
secular» los efectos socíales de esta libertad. Pero esto hay
1419
Fundaci\363n Speiro

ANTONIO SEGURA FERNS
que entenderlo solamente desde la perspectiva que abre la De­
claración, es decir, que la libertad religiosa como «inmunidad
de coacción externa» no anula, sino que «deja íntegra la doc­
trina tradicional católica acerca del deber moral de los hombres
y de las sociedades para con la verdadera religión y única Igle­
sia
de Cristo» (D. H., I, 1). El tema de la obligación de la so­
ciedad civil de rendir culto a Dios y el debido acatamiento a
Su Ley, es decir, el «confesionalismo» del Estado es otro pro­
blema, ciertamente conexo, pero distinto del de la libertad civil
religiosa. En
el caso de una «hipótesis» pluralista y, además, es­
tructurada inorgánicamente la situación deviene aporética según
este dilema:
a) o se va a un legalismo reduccionista que elimina
de la moral social el fundamento religioso, reduciéndola a mero
«orden público» en un orden
jurídico que encierra la religión en
las conciencias individuales, con lo que se degrada la moral pú­
blica, como ocurre en las sociedades de capitalismo liberal, o
b)
se va a una moral estricta, pero sólo justificada en un orden to­
talitario,
como ocurre en los países de socialismo real. Tanto en
uno como en otro caso, la reducción del «marco de libertad»
se
paga.
Pido perdón por
la extensión del trabajo. Pero es un tema
com¡,le¡o. Quiere decir que la com¡,le¡idad sólo es asequible por
la diferenciación en planos analíticos -antropológico, social, po­
lítico, jurídico, metafísico, teológico---que al referirse a un mis•
mo tema obligan a repetirse constantemente. Por otro lado, este
remitir continuo de uno a otro plano
es bueno, pues evidencia
una interconexión temática que
se suele dar por sabida, pero
como es de ordinario ignorada distorsiona la comprensión. Por
otro lado, es «un solo» tema,
lo que quiere decir que la división
hecha aquí es
sólo analítica, ya que en la realidad existencial se
opera como
un todo único. Por ello no sirve hacer un extenso
trabajo en un solo plano, aunque
sea el más importante, el teo­
lógico, y hay que atender a todos.
1420
Fundaci\363n Speiro